Un nuevo hallazgo aumenta el misterio del 'hobbit' de Flores

Algunas de las herramientas halladas en Sulawesi. / ANNAMARIA TALAS

Fuente: EL PAIS.com | Materia | Nuño Domínguez | 13 de enero de 2016

Las junglas de Indonesia esconden uno de los capítulos más interesantes y desconocidos de la evolución humana. Ese es el mensaje que lanza hoy un grupo de investigadores tras hallar un gran número de herramientas líticas en la isla de Célebes (Sulawesi en indonesio), situada entre Asia continental y Australia. Así dicho el descubrimiento puede parecer decepcionante, pero el análisis de los restos abre posibilidades que hubieran sido impensables hace apenas 15 años.

Sulawesi está cerca de otra isla mucho más famosa en estos asuntos: Flores. Allí vivió el humano (miembro del género Homo) más atípico que conocemos: el Homo Floresiensis. Desde su descubrimiento a principios de la década pasada, el hobbit de Flores ha sido un enigma constante por sus extrañas hechuras y su misteriosa desaparición, sin mencionar la simple presencia en una isla perdida de Asia a la que nadie sabe cómo llegó.

Los hobbit tenían un cerebro del tamaño de un chimpancé, medían un metro y estaban bien adaptados a su entorno. Cazaban elefantes enanos, grandes roedores, y fabricaban herramientas a veces difíciles de distinguir de las de Homo sapiens.

El nuevo estudio, publicado en Nature por Gerrit van den Bergh, de la Universidad de Wollongong, en Australia, y otros paleoantropólogos, describe el hallazgo en Sulawesi de más de 200 herramientas líticas cerca de la localidad de Talepu. El equipo las ha datado y tienen al menos 118.000 años. En esta isla no hay restos de humanos modernos (Homo sapiens) de antes de los 40.000 años, así que estos elaborados fragmentos de piedra prueban que una especie humana desconocida se estableció en la isla y lanzan una pregunta evidente: ¿quiénes eran?

Foto: El arqueólogo Gerrit van den Bergh (derecha) y el geoquímico Bo Li con una de las herramientas de piedra halladas.

Tsunamis

El estudio dice que se abren tres posibilidades. La primera es que los conquistadores de Sulawesi fueron, en efecto, los hobbit, que vivieron en Flores desde hace al menos 95.000 años y hasta hace tan solo 12.000. De hecho, las herramientas halladas tienen “claras similitudes” con las que fabricaba el hombre de Flores, según explica el propio Van den Bergh a Materia.

La segunda opción -la preferida de este paleoantropólogo- es que se trate de Homo erectus, un homínido de una talla similar a la nuestra. “Sabemos que H. erectus ya estaba en la región en esta época y de hecho creo que el Hombre de Flores es una variante enana e insular del erectus”, detalla.

Foto: Herramientas de piedra descubiertas en un yacimiento cerca de Talepu, en Sulawesi. ERICK SETIABUDI.

Sulawesi es un punto estratégico entre Asia continental, donde vivieron los erectus, y las islas indonesias. En parte por eso Van den Bergh cree que los ancestros del hobbit llegaron a Flores desde Sulawesi, arrastrados por las fuertes corrientes marinas hacia el sur que hay en la zona. “Esa es nuestra hipótesis de trabajo y no me sorprendería si algún día encontramos un fósil de Homo erectus de hace un millón de años en Sulawesi”, resalta el paleontólogo.

La tercera posibilidad es que los denisovanos, primos de los neandertales, fueran los primeros en llegar a la isla en un espectacular periplo que pudo comenzar en las estepas heladas de Eurasia.

En cualquier caso, otra incógnita queda sin respuesta, si aquellos humanos cubrieron las distancias de cientos de kilómetros entre las islas en sus propias embarcaciones o como náufragos a bordo de restos vegetales arrancados por tsunamis, pues ni en los momentos en los que el mar estaba más bajo era posible hacerlo a pie.

Los territorios de Sahul y Sunda, durante el Pleistoceno. Maximilian Dörrbecker

Misteriosos navegantes

El estudio ha datado industrias líticas hace entre 200.000 y 100.000 años en Sulawesi, que está en Wallacea, es decir, en el conjunto de islas (que incluyen también a Flores y Timor, entre otras) que están más allá de la plataforma continental de la Sonda (con islas como Borneo, Java, etc., y faunas de mamíferos placentados) y más acá de la plataforma del Sahul (Australia y Nueva Guinea con faunas exclusivamente de mamíferos marsupiales y monotremas, más murciélagos).

A Sulawasi, como a las otras islas de Wallacea, solo se puede ir por mar, incluso cuando el nivel del mar descendía más de cien metros durante las glaciaciones y las islas de las dos plataformas continentales eran accesibles por tierra. Eso quiere decir que hubo navegantes, accidentales o deliberados, que llegaron a Sulawesi hace más de 100.000 años. En esa época ya existía nuestra especie, el Homo sapiens, pero no se tiene noticia de que hubiera llegado tan lejos desde su centro de origen africano. Así que es posible que no fueran individuos de nuestra especie, sino parientes del famoso Hombre de Flores o "hobbits" de la vecina isla de Flores. Lo que añade más misterio a la historia del Hombre de Flores, ya de por sí fascinante.

Estas islas de Wallacea son cajas de sorpresa, de enorme interés biogeográfico. El nombre les viene de Alfred Russel Wallace, el padre de la biogeografía y codescubridor con Darwin de la teoría de la evolución por selección natural. Si las Galápagos han sido calificadas de "laboratorios de la evolución", las de Wallacea pueden ser llamadas "laboratorios de la biogeografía". En el fondo es la misma cosa, evolución y biogeografía, para los animales y para los humanos.

Artículos relacionados:

* ¿Qué especie humana fabricó estas herramientas primitivas en Indonesia? (EL MUNDO)

* Mysterious 'Hobbit' Relative May Have Lived on Isolated Island (Live Science)

Posts de Terrae Antiqvae relacionados:

El pequeño gran hombre de Flores (26/10/2009)

Los 'hobbit' de Indonesia fueron una especie humana genuina (21/11/2009)

Los primeros habitantes de la isla de los «hobbits» llegaron hace u... (19/03/2010)

El 'Hobbit' fue un humano con falta de yodo, no una especie distinta (01/10/2010)

Nuevos estudios determinan que la especie 'Homo floresiensis' no ex... (15/08/2011)

El Hobbit que nos ayudó a encontrar nuestros orígenes (26/02/2012)

Experta reconstruye con técnicas forenses el rostro de un "Hobbit" (10/12/2012)

El hallazgo de nuevos huesos de la muñeca del 'Homo floresiensis' a... (13/01/2013)

La saga del "Hobbit" pone en evidencia una ciencia en crisis (20/02/2013)

El "Homo floresiensis" es posible que fuera un "Homo erectus" afect... (18/04/2013)

Los pájaros gigantes que piaban al hombre de Flores (11/07/2013)

El "hombre de Flores" fue una especie distinta y no un humano moder... (12/07/2013)

El "Hobbit" pudo haber sido un humano con síndrome de Down, según u... (06/08/2014)

El "Hobbit" cumple diez años rodeado de misterios (24/10/2014)

Descubren una cámara oculta en la cueva de Liang Bua (Indonesia), e... (01/11/2015)

* Un análisis dental del 'Homo floresiensis' muestra que era una espe...  (21/11/2015)

Visitas: 1174

Comentario por Guillermo Caso de los Cobos el enero 20, 2016 a las 10:57am

En los confines de Eurasia

Fuente: quo.es | 19 de enero de 2016

Las fluctuaciones climáticas del Pleistoceno, especialmente las ocurridas durante el último millón de años, han tenido una magnitud difícil de imaginar. La acumulación de hielo en los continentes provocó descensos del nivel del mar de hasta 120 metros. En esos períodos geológicos el extremo más oriental de Eurasia estaba constituido por la unión del conjunto de islas del actual estado de Indonesia, formando la llamada península de Sunda. Nueva Zelanda también quedaba unida al continente australiano, formando un conjunto de tierras emergidas mucho más amplio (Sahul).

Entre Sunda y Sahul quedaban todavía varias islas próximas entre sí, que representaron entonces un puente perfecto para llegar de un sitio a otro, aún con sistemas rudimentario de navegación. Entre esas islas, que dibujan las líneas imaginarias de Wallace y Liddeker, se encuentran la de Flores y la de Sulawesi. La isla de Flores se hizo mundialmente famosa por el hallazgo de los pequeños humanos clasificados en la especie Homo floresiensis, que vivieron en la isla al menos durante 180.000 años, de acuerdo con las dataciones realizadas hasta el momento. La isla de Sulawesi no ha tenido la fortuna de un hallazgo tan espectacular, pero su nombre acaba de llegar a la revista Nature, gracias a ciertos hallazgos no menos interesantes y prometedores.

Situación geográfica de Sunda y Sahul durante las épocas frías del Pleistoceno. Los fuertes descensos del nivel del mar solo dejaban un reducido conjunto de islas entre las líneas imaginarias de Wallace y Lydekker. Imagen tomada del archivo marketbusinessnews.com.

Situación geográfica de Sunda y Sahul durante las épocas frías del Pleistoceno. Los fuertes descensos del nivel del mar solo dejaban un reducido conjunto de islas entre las líneas imaginarias de Wallace y Lydekker. Imagen tomada del archivo marketbusinessnews.com.

Gerrit van den Bergh y un nutrido grupo de científicos, la mayoría de instituciones australianas, acaban de publicar un importante trabajo de investigación en esta prestigiosa revista, donde ofrecen una ingente cantidad de información multidisciplinar sobre un yacimiento de la isla de Sulawesi. No se trata del primer hallazgo realizado en la isla. Ya en los años 1940 se llevaron a cabo trabajos de investigación, alentados por el éxito de los hallazgos en la isla de Java. En aquellos años se encontraron un cierto número de utensilios líticos poco elaborados y asociados a restos fósiles de vertebrados de especies extinguidas. Teniendo en cuenta la época en la que se llevaron a cabo estos trabajos, siempre han quedado dudas sobre muchos de los datos necesarios para situar en el tiempo geológico los hallazgos. Además, las herramientas de piedra no se encontraron in situ, sino fuera de su contexto original. Se sabía que los humanos modernos habíamos llegado a esta isla hace unos 40.000 años, pero se debatía sobre la posibilidad de que otros homininos la hubieran habitado en épocas anteriores.

El yacimiento excavado en fecha reciente por los autores de la investigación publicada en la revista Nature se localiza en la pequeña localidad de Talepu, en el sur de la isla, a 32 metros sobre el nivel del mar. Esto significa que en épocas glaciales, el yacimiento tuvo que estar situado a unos 150 metros por encima del nivel del mar. Las excavaciones han proporcionado 270 herramientas, que se encuentran in situ. Es la primera vez que se realiza un hallazgo de estas características, confirmando la presencia de alguna especie del género Homo a finales del Pleistoceno medio. Junto a las herramientas han aparecido, entre otros, restos de elefante enano del género Stegodon, un suido endémico de las islas (género Celebochoerus) y una tortuga gigante. Las dimensiones, grandes o pequeñas, de estas especies obedecen a los efectos del aislamiento prolongado y adaptación a un territorio reducido, como sucedió en la vecina isla de Flores. Las dataciones del yacimiento, realizadas por el alemán afincado en Australia Rainer Grün, ofrecieron fechas situadas en el rango de 200.000 y 100.000 años. Su fiabilidad es muy elevada.

A falta de fósiles humanos, el hallazgo queda a la espera de conocer a los autores de la industria lítica de Talepu o la que se pueda localizar en otros lugares de la isla. Sería un acontecimiento increíble que en la isla de Sulawesi se encontraran humanos parecidos en sus dimensiones y características a los pequeños Homo floresiensis descritos en 2004. Quizá se acabaría con el intenso debate entre los detractores y los defensores de esta especie. En cualquier caso, las islas situadas entre las líneas de Wallace y Lidekker resultaron ser un verdadero laboratorio evolutivo, donde la variabilidad de la especie o las especies humanas que las habitaron reflejan el “trabajo” de la selección natural durante milenios. Estaremos expectantes a que se produzcan nuevos hallazgos en Sulawesi.

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae para añadir comentarios!

Participar en Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en Redes Sociales: Facebook y Twitter

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2019   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más