Aborígenes australianos y asiáticos no se cruzaron hace 4 milenios

Aborígenes australianos en el río Tweed, Nueva Gales del Sur, Australia, 1880. Getty

Fuente: jornada.unam.mx | © The Independent | Traducción: Jorge Anaya |  1 de marzo de 2015

Los aborígenes australianos han estado genéticamente aislados del resto de la humanidad durante 50.000 años, sin evidencia directa de que alguna vez se hayan mezclado con asiáticos del sureste, hace unos 4.000 años, como algunos especialistas han sugerido. Esto se reveló en un estudio de ADN.

Un análisis detallado del cromosoma masculino 'Y' de 13 hombres aborígenes no encontró rastros de ADN de otros grupos étnicos, como gente del subcontinente indio que se creía que emigró a Australia alrededor del año 2000 a.C. Genetistas han calculado, a partir de mutaciones presentes en el cromosoma Y aborigen, que los primeros habitantes de Australia se separaron hace unos 50.000 años de otros miembros de Homo sapiens que vivían en otras partes del mundo, probablemente mucho antes de que nuestra especie llegara a vivir en Europa.

El caso del dingo salvaje

Los hallazgos del estudio, sin embargo, no explican el arribo del perro dingo salvaje a Australia, el cual no es una especie nativa y casi de seguro fue llevado por humanos al continente desde otras partes del sureste asiático.

Estudios genéticos anteriores, junto con evidencia arqueológica de herramientas importadas y un cambio de lenguaje, sugerían que el dingo había llegado con asiáticos del sureste que se habían establecido en Australia y mezclado con aborígenes locales.

Sin embargo, el estudio más reciente, publicado en la revista Current Biology por un equipo angloaustraliano de investigadores, descarta cualquier cruzamiento con no aborígenes, por lo menos en la línea masculina de descendencia, expuso Chris Tyler Smith (izquierda), genetista de la evolución en el Instituto Sanger del Wellcome Trust, en Cambridge (Inglaterra).

Hemos comprobado que no hubo cruzamiento con asiáticos del sureste, al menos en el linaje Y del cromosoma masculino, pero aún no hemos podido demostrar que no ocurrió en el linaje no Y, pero parece improbable, apuntó el doctor Smith. Se sabe que Australia y Papua Nueva Guinea, estuvieron pobladas desde muy temprano en la historia humana, pero la extensión del aislamiento geográfico y genético apenas ahora se vuelve evidente con el análisis genómico.

Hemos descubierto que es una historia muy profunda, de 50.000 años, que es específica del cromosoma Y de los aborígenes australianos. Esta profunda división muestra, en esencia, que tenemos dos linajes de evolución humana después de 50.000 años: uno en Sahula y otra en el resto del mundo, aseveró el doctor Smith.

Los investigadores se involucraron de cerca con comunidades aborígenes para realizar el estudio de ADN, y ya han compartido los resultados con ellas, apuntó. En realidad les dijimos lo que ya sabían. Los hallazgos no los sorprendieron en absoluto, comentó el científico.

Lesley Williams, anciano aborigen, afirmó que la ciencia había confirmado “lo que nuestros antepasados nos enseñaron: que por muchas generaciones hemos vivido aquí”.

Visitas: 987

Comentario por Guillermo Caso de los Cobos el abril 2, 2016 a las 5:21pm

Primeras ocupaciones humanas de Australia

Fuente: quo.es | 31 de marzo de 2016

Cada vez se van conociendo mejor el origen de los movimientos de las poblaciones de nuestra especie, tras salir de África y ocupar todo el planeta. Los modelos sobre de la evolución humana más reciente se habían centrado casi siempre en Europa. La expansión de nuestra especie en el continente europeo ha sido objeto de una especial atención. En particular, su relación con la extinción de los neandertales ha sido siempre objeto de una verdadera fascinación tanto para los especialistas como para la sociedad en general. Ahora estamos poniendo mucha más atención en otras regiones, además de plantearnos cuándo y por dónde se produjo la expansión de Homo sapiens.

Aborígenes australianos. Fuente: alotroladoderutaap7.bogspot.com

Aborígenes australianos. Fuente: alotroladoderutaap7.bogspot.com

Casi nadie duda ya sobre una primera salida por el estrecho de Bab el-Mandeb, en el llamado “cuerno de África” hacia finales del Pleistoceno Medio. Sorprendente fue saber que en ese mismo tiempo (unos 120.000 años) los babuinos utilizaron la misma vía para viajar desde el este de África hacia la península de Arabia. Las evidencias arqueológicas se han ido acumulando para seguir la ruta de aquellos pioneros hacia el este. Las evidencias paleontológicas, a su vez, señalan la presencia de nuestra especie en el sur de China hace entre 120.000 y 80.000 años. La historia parece ser muy diferente a la entrada de Homo sapiens en Europa hace poco más de 40.000 años, una vez que los neandertales dejaron de resistir (por razones no bien conocidas) la expansión demográfica imparable de nuestra especie.

En lo que concierne al continente australiano, el debate sobre las primeras ocupaciones de Homo sapiens han pasado casi inadvertidas para la sociedad europea. Quizá es solo una cuestión de lejanía, porque el tema es apasionante. No podemos olvidar que para llegar a este continente hay que atravesar amplios brazos de mar. Las glaciaciones acumularon suficiente hielo en el hemisferio norte como para que el nivel del mar pudiera descender hasta 120 metros. Las islas del actual archipiélago de Indonesia quedaron unidas entre sí y al continente durante largos períodos de tiempo, formando la península de Sunda. De ese modo, la “distancia oceánica” entre el sur de Eurasia y Australia se redujo notablemente.

Las evidencias arqueológicas y paleontológicas más antiguas conocidas sobre el poblamiento de Australia se encuentran en el actual estado de Nueva gales del Sur, en un yacimiento próximo al lago Mungo (Patrimonio de la Humanidad). La antigüedad admitida para este yacimiento esta en un rango de casi 70.000 y 40.000 años. La mejora de los métodos de datación posibilitarán algún día la reducción de esa horquilla temporal. Pero mientras llega ese dato, los genetistas han trabajado para conocer la posible antigüedad de la población actual de Australia, considerada como la original del continente.

Aborigen australiano. Fuente: www.aussieyoutoo.com

Sobre los llamados “aborígenes australianos” se ha especulado mucho. Sus diferentes lenguas, su cultura y su aspecto físico han dado lugar a múltiples estudios. La mayoría de las investigaciones han considerado que los aborígenes de Australia tienen un origen relativamente reciente. Sin embargo, la genética ha vuelto a darnos las claves. Un trabajo sobre la diversidad del cromosoma Y de 13 individuos de esta población, publicado el 21 de marzo en la revista Current Biology por un equipo liderado por Anders Bergström y Nano Nagle, ofrece una visión muy distinta y compatible con el registro fósil.

La historia de los aborígenes de Australia se remonta al Pleistoceno Superior. Su separación genética de las poblaciones del sur de Asia sucedió hace aproximadamente 54.000 años. Los primeros humanos que llegaron hasta la actual Papua Nueva Guinea no tardaron en atravesar los 150 kilómetros del estrecho de Torres y dar el salto definitivo al continente australiano. En este continente se expandieron y dieron lugar a culturas y lenguas diversas. Su legado genético ha llegado intacto hasta la actualidad.

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae para añadir comentarios!

Participar en Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en Redes Sociales: Facebook y Twitter

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2019   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más