El análisis del pie de «Selam», la niña australopiteco más antigua del mundo, muestra cómo se movía

La pequeña «Selam», en una recreación de National Geographic - Archivo

Hace más de 3 millones de años en África, la vida de la pequeña «Selam», de dos años y medio, debía de ser una mezcla de curiosidad y vitalidad infantil mezclada con una lucha sin descanso por la supervivencia. Conocida como la niña de Dikika, por el yacimiento etíope donde fue descubierta en 2002, su diminuto esqueleto ha desvelado a los científicos muchas incógnitas sobre la forma de vida de su especie, Australopithecus afarensis. Es la misma a la que pertenecía «Lucy», la madre veinteañera de no más de un metro de altura convertida en una de nuestras más famosas y emblemáticas antepasadas.

Foto: Esqueleto incompleto de 'Selam", la 'Australopithecus afarensis', descubierta en 2012 en Dikika, Etiopía.

Uno de los aspectos que más intrigan a los científicos sobre «Lucy» y «Selam» -aunque los más imaginativos puedan pensar en madre e hija, hay que aclarar que la segunda vivió unos 200.000 años antes- es su capacidad para caminar como el hombre moderno. Desde hace tiempo, los investigadores están convencidos de que los australopitecos eran bípedos y se desplazaban bien erguidos, incluidos los miembros más jóvenes. De igual manera, sospechan que esa nueva habilidad no impedía que aún pasaran tiempo..., como los monos. El diminuto pie de «Selam» confirma, una vez más, que todavía no habían abandonado esa costumbre, especialmente las crías, que conservaban la capacidad de trepar con una agilidad simiesca.

«Este es el pie más completo de un niño antiguo jamás descubierto», afirma Jeremy DeSilva (izquierda), profesor de antropología en el Dartmouth College y autor principal del estudio publicado en Science Advances.

El pequeño pie, aproximadamente del tamaño de un pulgar humano, es parte del esqueleto casi completo de «Selam», encontrado por Zeresenay (Zeray) Alemseged (derecha), destacado palentólogo, profesor de biología y anatomía del organismo en la Universidad de Chicago y también autor principal del estudio. Aunque el esqueleto fue presentado en un estudio previo en 2006, muchos de sus elementos, incluido el pie parcial, estaban encerrados en sedimentos y solo han quedado expuestas después de intensos trabajos.

Al estudiar la anatomía notablemente preservada del pie fósil, el equipo se esforzó por reconstruir cómo habría sido la vida hace años para la pequeña. Los investigadores examinaron para qué usaría el pie, cómo se desarrolló y qué nos dice sobre la evolución humana. Aunque estos antiguos ancestros eran bastante buenos caminando sobre sus dos piernas, quizás todavía necesitasen de la vida en los árboles. «Caminar sobre dos piernas es un sello distintivo del ser humano. Pero caminar mal en un paisaje lleno de depredadores es una receta para la extinción», explica DeSilva.

Izquierda: Distintas vistas (medial, dorsal, lateral) del pie de 'Selam". Derecha: Vista dorsal del pie de 'Selam'  en comparación con los restos fósiles de un pie de Australopithecus adulto.

Refugio en los árboles

A los dos años y medio, la niña de Dikika ya caminaba erguida, pero hay indicios en su pie fósil (conocido como DIK-1-1f) de que todavía pasaba tiempo en los árboles, agarrándose a su madre mientras buscaba comida. Por la estructura esquelética del pie, en concreto por cómo era la base del dedo gordo, los científicos deducen que los ejemplares más jóvenes probablemente pasaban más tiempo en los árboles que los adultos.

Foto: Omóplato derecho de Salam.

«Si vives en África hace 3 millones de años sin fuego, sin estructuras y sin ningún medio de defensa, es mejor subirse a un árbol cuando se pone el sol», apunta DeSilva. «Estos hallazgos son fundamentales para comprender la adaptación dietética y ecológica de esta especie y son consistentes con nuestra investigación previa sobre otras partes del esqueleto, especialmente el omóplato», señala Alemseged.

Foto: El pie de 'Selam' superpuesto sobre una huella de un niño pequeño

El investigador se refiere a un estudio previo publicado en 2012, en el que él mismo, con la ayuda de otros paleontólogos, analizó los finos omóplatos de la pequeña, también muy bien conservados a pesar de su fragilidad. El análisis reveló rasgos de escalador activo que también se encuentran en los monos modernos, pero no en los seres humanos. Caminaban, sí, pero trepar y balancearse en las ramas seguía siendo parte de su estrategia de supervivencia.

«Selam», de nariz chata, morro alargado y aspecto parecido al de un chimpancé, pasó su breve existencia en un paisaje con claros de hierba y algunos árboles, en el que también había un lago o un río. Se alimentaba de frutas y quizás algún pequeño animal, aunque estos antepasados aún no eran cazadores. La cría murió probablemente en una inundación o una riada, dejando unos restos que iluminan el camino de la evolución humana.

Fuentes: abc.es | haaretz.com | National Geographic | 4 de julio de 2018

Posts de Terrae Antiqvae relacionados:

El ancestro de 'Lucy' ya andaba de pie (22/06/2010)

La australopiteca Lucy ya andaba como nosotros (11/02/2011)

Un ancestro de hace 3,7 millones de años ya andaba como los actuale... (21/07/2011)

Las famosas huellas de Laetoli pueden pertenecer a cuatro individuo... (14/11/2011)

El otro homínido que sabía caminar (28/03/2012)

El bipedismo contribuyó al desarrollo del cerebro (08/05/2012)

La especie de Lucy y de Selam (Australopithecus afarensis) tenía mu... (26/10/2012)

El bipedismo pudo empezar en el paisaje agreste africano como respu... (25/05/2013)

La mujer que puso cara a los primeros hombres (19/05/2014)

El descubridor de Lucy espera encontrar lo que hizo al hombre humano (05/11/2014)

Evolucionar también duele (26/05/2015)

El andar de los chimpancés indica que Lucy caminaba mejor de lo que... (07/10/2015)

Hallados nuevos fósiles de 'Australopithecus afarensis' al este del... (28/03/2016)

Al menos tres especies de homínidos coexistieron en África con Lucy (08/06/2016)

Otra especie humana ya caminaba como nosotros hace 1,5 millones de ... (12/07/2016)

* Nuestra antepasada «Lucy» todavía se subía a los árboles (01/12/2016)

Descubren nuevas huellas de 'Australopithecus afarensis' en Laetoli... (15/12/2016)

Se confirma que el cráneo humano evolucionó con el bipedalismo (26/03/2017)

Un fósil de 3,3 millones de años revela los orígenes de la columna ... (24/05/2017)

Visitas: 1303

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae para añadir comentarios!

Participar en Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en las Redes Sociales: Facebook, Twitter y Google+

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2018   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más