Hallan en Francia posibles restos de 'Homo sapiens' de hace unos 54.000 años: los más antiguos de Europa

Entrada de la cueva Mandrin, cerca de Montelimar, en el sur de Francia.

Un solo molar roto encontrado enterrado dentro de un refugio rocoso azotado por el viento en el sureste de Francia podría hacer retroceder la primera evidencia de humanos modernos en Europa en casi 10.000 años.

Según un equipo internacional, el diente y decenas de herramientas de piedra de la misma capa sedimentaria pertenecían a un miembro del Homo sapiens que vivió hace unos 54.000 años, una época en la que se pensaba que los neandertales eran los únicos ocupantes de Europa. Los hallazgos también pintan una imagen notable de la intimidad de los humanos modernos y sus vecinos neandertales, lo que sugiere que pudieron haber intercambiado la ocupación de la cueva varias veces, una vez en tan solo un año.

"Considero que este artículo de investigación es absolutamente fascinante", dice Kristin Krueger (izquierda), paleoantropóloga dental de la Universidad Loyola de Chicago. "Por lo que puedo decir, esta es una evidencia sólida... de que los humanos modernos llegaron a Europa antes de lo que se pensaba".

Para otros, la emoción se modera en cautela, especialmente dado que la afirmación se basa principalmente en un solo diente humano moderno. “Hay varios 'casos' aquí”, dice el paleogenético Carles Lalueza-Fox (derecha), de la Universidad de Barcelona. "Para hacer un caso más sólido, deberíamos tener al menos evidencia esquelética o genética más sólida".

Después de surgir en África, los humanos modernos viajaron a Oriente Próximo hace unos 180.000 años, donde pudieron haber conocido y apareado por primera vez con los neandertales, que ya vivían en Europa y Asia. (Hoy en día, los no africanos llevan el legado de esos apareamientos, habiendo heredado aproximadamente el 2% de su ADN de nuestros primos más cercanos). Pero los humanos modernos llegaron tarde a Europa, donde hasta ahora la evidencia más temprana de sus restos y artefactos provienen de la cueva de Bacho Kiro, en Bulgaria, con una datación de unos 45.000 años.

Los descubrimientos que podrían cambiar esa imagen provienen de un saliente rocoso conocido como cueva Mandrin en el verde valle del río Ródano. Desde 1990, las excavaciones del suelo de la cueva han ahondado en 12 capas sedimentarias depositadas hace entre 80.000 y 35.000 años.

En 2006, lo que los arqueólogos llaman capa E arrojó un tesoro de puntas de piedra afiladas con precisión y huesos de animales. Y en 2012  encontraron un molar parcial, un diente de leche. “Pasamos 15 años excavando esta capa”, dice Ludovic Slimak (izquierda), paleoantropólogo de la Universidad de Toulouse, Jean Jaurès. “Fuimos despacio porque es una capa muy rica y hay mucho material pequeño”.

Slimak, añadió que los hallazgos en Mandrin sugieren que el río Ródano pudo haber sido un vínculo clave entre la costa mediterránea y Europa continental. "Estamos ante uno de los corredores migratorios naturales más importantes de todo el mundo antiguo", dijo el especialista. “Este no fue un campamento de cazadores-recolectores a corto plazo, sino una tentativa de colonización de Europa. Mandrin es como una especie de Pompeya neandertal".

Slimak y sus colegas dataron por radiocarbono huesos de animales con marcas de carnicería desde la capa E hasta hace entre 57.000 y 52.000 años. La datación por luminiscencia de los sedimentos, que determina cuándo los minerales de cuarzo se expusieron por última vez a la luz solar, arrojó el mismo rango de fechas. 

Este diente de leche roto puede ser el fósil humano moderno más antiguo conocido en Europa. PHILIPPE PSAILA

Por su parte, Clément Zanolli (derecha), paleoantropólogo de la Universidad de Burdeos, analizó el molar de la capa E y otros ocho dientes encontrados en otras capas. Aunque el molar estaba roto, conservaba una parte reveladora de su cúspide llamado talónido. El talónido humano moderno da a sus dientes un contorno más cuadrado que en los neandertales. “Este diente es bastante cuadrado”, dice Zanolli, indicando que pertenecía a un joven humano moderno.  En contraste, todos los dientes de las capas por encima y por debajo de la capa E tenían características claramente neandertales.

"Las herramientas de piedra de la capa E respaldan la identificación del diente", dice Slimak. Son más pequeñas, están hechas con mayor precisión y son más estandarizadas que las herramientas de las capas que tienen dientes de neandertal, las cuales se asemejan a las herramientas musterienses características de los neandertales. “Con las herramientas neandertales, cada herramienta es una creación”, dice Slimak. “Si miras 1000 herramientas, cada una será completamente diferente.  Pero un utillaje realizado por el 'Homo sapiens' ... es super estándar, super regular”.

Todo el conjunto de herramientas de los humanos modernos forma parte de una tecnología llamada 'neroniana' (con base a los hallazgos la cueva Néron), con hojas y puntas finísimas, de una complejidad de la que era incapaz el neandertal. Sin embargo, esta técnica avanzada solo se ha encontrado en excavaciones realizadas en el Líbano, a 3000 kilómetros del valle del Ródano.

En la cueva Mandrin, los arqueólogos Laure Metz (izquierda) y Ludovic Slimak sostienen dientes que creen que pertenecieron a un humano moderno y un neandertal, respectivamente. PHILIPPE PSAILA.

“No es solo una ola de humanos modernos que llegan y colonizan toda Europa, probablemente hubo varios intentos”, afirma Zanolli. "Lo que hemos encontrado... es probablemente uno de esos intentos, y probablemente hubo otros intentos que aún no hemos podido verificar"No está claro por qué esta incursión en Europa no tuvo éxito. "¿Volvieron al lugar de donde vinieron?" pregunta Zanolli. “¿O simplemente murieron allí y no sobrevivieron más de unas pocas décadas? Es imposible de decir".

De hecho, las herramientas y los dientes de las siguientes capas por encima de la capa E sugieren que los neandertales en algún momento volvieron a ocupar la cueva Mandrin. Luego, en capas que datan de hace unos 42.000 años, las herramientas una vez más parecen haber sido hechas por humanos modernos; se asemejan a las herramientas proto-auriñacienses que se encuentran en otros sitios humanos modernos del mismo período de tiempo, dice Slimak.

Estas piedras afiladas, halladas en la cueva de Mandrin (Francia), y que podrían haber sido puntas de lanzas u otras herramientas (denominada en su conjunto industria neroniana), se han relacionado con el 'Homo sapiens' . Crédito: Laure Metz y Ludovic Slimak.

En conjunto, esa evidencia demuestra que los humanos modernos llegaron al sur de Francia hace unos 54.000 años, informan los investigadores hoy en Science Advances. "Probablemente vinieron del este y viajaron por el valle del río Ródano desde la costa mediterránea", dice Slimak. Después de que los humanos modernos se trasladaron por primera vez al refugio, ellos y los neandertales se turnaron en el lugar durante otros 10.000 años.

“Los autores defienden con fuerza las dataciones obtenidas”, dice Krueger. "Proporcionan la secuencia estratigráfica, completada durante muchos, muchos años de excavación, y también usan múltiples métodos para fechar cada capa".

Pero la capa E molar es clave para el argumento. Shara Bailey  (izquierda), paleoantropóloga dental de la Universidad de Nueva York, que ha desarrollado varios métodos para distinguir los dientes modernos de los neandertales, no está segura de que el molar provenga de un humano moderno. "Falta demasiado. Sería genial si fuera cierto... pero no es pan comido", dice.

Si los miembros de nuestra especie realmente hicieron una aparición temprana en la cueva, es posible que hayan tenido un contacto cercano con los neandertales, lo que sugiere una serie de datos intrigante. Delgadas capas de depósitos minerales se forman a lo largo de las paredes de los refugios rocosos como Grotte Mandrin, registrando el paso de las estaciones húmedas y secas, un poco como los anillos de los árboles. Estas capas de minerales pueden atrapar el hollín de los fuegos que arden dentro de las cuevas, ofreciendo registros microscópicos de fogatas pasadas. Esta nueva técnica, conocida como fuliginocronología, fue descrita por primera vez en 2018 por uno de los coautores del artículo, Ségolène Vandevelde  (derecha), arqueóloga de la Universidad de Paris-Saclay.

Pequeños trozos de mineral cayeron de la pared de la cueva en cada capa excavada. La secuencia de capas de hollín en trozos de pared de la capa E se superpuso con la secuencia en trozos de la capa inmediatamente debajo de ella, que contenía herramientas neandertales. Eso sugiere que solo pasó un breve período entre la formación de las capas y, por lo tanto, entre la salida de los neandertales y la entrada de los humanos modernos, tal vez no más de un año. “Probablemente se conocieron en algún momento, pero no podemos decir con seguridad que se encontraron en la cueva”, dice Slimak.

Excavaciones en la entrada de la cueva Mandrin (Francia). Slimak-Metz

 

Rachel Wood (izquierda), científica especializada en radiocarbono de la Universidad Nacional de Australia, califica el estudio de "notable". Pero no confía en que los investigadores puedan precisar el momento de las capas de hollín desde hace 54.000 años hasta dentro de 1 año, dadas las evidencias que han presentado hasta ahora. "Dadas las incertidumbres... sería escéptica acerca de que esto respalde una transición corta entre las dos capas".

Los hallazgos del artículo de investigación podrían ser revolucionarios para nuestra comprensión de la transición entre los últimos neandertales y los primeros humanos modernos en Europa, dice Francesco d'Errico (derecha), arqueólogo también de la Universidad de Burdeos. Sin embargo, él y otros colegas desean tener muchas más evidencias. “Si el patrón propuesto es confirmado por descubrimientos futuros, ciertamente tendremos que cambiar nuestra visión de esta transición”, dice. “Tal cambio de paradigma es completamente posible, pero requiere… más sitios y evidencias más inequívocas”.

Por otra parte, añade: “Esta tecnología neroniana es bastante diferente a la que se encuentra en el Próximo Oriente, lo que, sumado a la ausencia de este tipo de herramientas en el camino que habría tomado el 'Homo sapiens', debilita determinados supuestos del descubrimiento francés".

En declaraciones a la revista Nature, el arqueólogo William Banks (izquierda), de la agencia nacional de investigación francesa CNRS y de la Universidad de Burdeos, aseguró también que "las evidencias presentadas no parecen suficientemente convincentes". Él sostiene que es más probable que las herramientas de la capa E sean más invenciones locales que importaciones provenientes del Próximo Oriente, y al mismo tiempo postula que puede haber una superposición sustancial en las formas de los dientes del Homo sapiens y los neandertales. "No sería exagerado pensar que un solo diente de neandertal podría tener características que se asemejan a las piezas dentales de los humanos modernos"

Fuentes: science.org | diarolibre.com |huffingtonpost.fr |theconversation.com |  9 de febrero de 2022

Visitas: 1760

Comentario por Guillermo Caso de los Cobos el febrero 11, 2022 a las 1:55am

Una investigación sugiere que los humanos modernos vivieron en Europa 10.000 años antes de lo que se pensaba en territorios neandertales

Las excavaciones en el refugio rocoso de Mandrin han sacado a la luz herramientas de piedra, huesos de animales y dientes de homínidos. Crédito: Ludovic Slimak

Encaramado a unos 100 metros en las laderas de los Prealpes en el sur de Francia, un humilde refugio rocoso se asoma al valle del río Ródano. Es un punto estratégico en el paisaje, ya que aquí el Ródano fluye a través de un cauce estrecho entre dos cadenas montañosas. Durante milenios, los habitantes del refugio rocoso habrían tenido vistas imponentes de las manadas de animales que migraban entre la región mediterránea y las llanuras del norte de Europa, hoy reemplazadas por trenes TGV y hasta 180.000 vehículos por día en una de las carreteras más transitadas del continente.

El sitio, reconocido en la década de 1960 y llamado cueva Mandrin en honor al héroe popular francés Louis Mandrin, ha sido un lugar valioso durante más de 100.000 años. Los artefactos de piedra y los huesos de animales dejados por los antiguos cazadores-recolectores del período Paleolítico fueron rápidamente cubiertos por el polvo glacial que soplaba desde el norte, los famosos vientos mistrales, manteniendo los restos bien conservados.

Desde 1990, nuestro equipo de investigación ha estado investigando cuidadosamente los 3 metros superiores de sedimento en el suelo de la cueva. Con base a los artefactos y fósiles de dientes encontrados, creemos que Mandrin reescribe la historia de consenso sobre cuándo los humanos modernos llegaron por primera vez a Europa.

La cueva Mandrin está algo camuflada, como un afloramiento rocoso, cuando se ve desde la distancia. Ludovico Slimak.

Los investigadores sobre los orígenes humanos generalmente han estado de acuerdo en que, hace entre 300.000 y 40.000 años, los neandertales y sus antepasados ​​ocuparon Europa. De vez en cuando, durante ese período, tuvieron contacto con humanos modernos en el Levante y zonas de Asia. Luego, hace alrededor de 48.000 a 45.000 años, los humanos modernos, esencialmente nosotros, se expandieron por el resto del mundo, y los neandertales y todos los demás humanos arcaicos desaparecieron.

En la revista Science Advances, describimos nuestros hallazgos de evidencias de que los humanos modernos vivieron hace 54.000 años en Mandrin. Eso es unos 10.000 años antes de lo que se pensaba sobre cuándo nuestra especie ocupó Europa y más de 1.700 kilómetros al oeste del siguiente yacimiento más antiguo conocido, en Bulgaria: Bacho Kiro. Y, fascinantemente, los neandertales parecen haber usado la cueva de Mandrin tanto antes como después de la ocupación humana moderna.

En lados opuestos del Mediterráneo, el 'Homo sapiens' hizo puntas de piedra similares en la misma época. Laure Metz y Ludovic SlimakCC BY-ND.

Pistas de pequeños puntas de piedra y un diente

El primer hallazgo curioso que surgió durante la década inicial de las excavaciones en la cueva Mandrin fueron 1.500 diminutas puntas de piedra triangulares identificadas en lo que denominamos capa E. Algunas de estas puntas, de menos de 1 cm de longitud, se asemejan a puntas de flechas. No tienen precursores ni sucesores tecnológicos en las 11 capas arqueológicas circundantes entre los artefactos neandertales registrados en la cueva.

¿Quién las hizo? Un puñado de otros yacimientos en el medio del valle del Ródano también contienen estas pequeñas puntas. Pero esos sitios fueron excavados hace mucho tiempo con picos, por lo que es difícil saber si las puntas aparecieron abruptamente o gradualmente con el tiempo, tal vez porque los neandertales desarrollaron los métodos para hacerlas. En 2004, uno de nosotros, Ludovic Slimak, nombró a esta tradición distintiva “neroniana” por el sitio cercano donde se excavaron por primera vez estas puntas tan diminutas.

Sin más sitios locales para comparar, dos de nosotros, Laure Metz y Slimak, buscamos una región donde los humanos modernos vivían hace 54,000 años: el Mediterráneo Oriental. En particular, el sitio de Ksar Akil, cerca de Beirut, conserva lo que puede ser el registro paleolítico más extenso y rico de toda Eurasia.

Nuestros análisis de los artefactos de piedra de Ksar Akil muestran una capa de sedimento de antigüedad similar con puntas diminutas del mismo tamaño y hechas con las mismas tradiciones técnicas que las de la cueva Mandrin. Esta similitud sugería fuertemente que los artefactos neronianos no fueron hechos por neandertales, sino por un grupo de exploradores humanos modernos que ingresaron en la región mucho antes de lo que esperábamos.

La pieza final del rompecabezas llegó en 2018, cuando uno de nosotros, Clément Zanolli, analizó los nueve dientes de homínidos que habíamos encontrado en las diferentes capas sedimentarias durante la excavación. A través de minuciosos análisis, mediante tomografías computarizadas y comparaciones con cientos de otros fósiles, pudimos determinar que el diente Mandrin E, un solo diente de leche de un niño de entre 2 y 6 años de edad, provenía de un humano moderno temprano y no podía ser de un neandertal.

Con base en las tecnologías de las puntas de piedra y sus contextos en otros sitios, junto con esta evidencia fósil, concluimos que los creadores de las puntas neronianas de la cueva Mandrin eran humanos modernos.

La evidencia cultural y antropológica en la cueva Mandrin muestra la llegada del 'Homo sapiens' al corazón de los territorios neandertales. Ludovic Slimak , CC BY-ND.

Leyendo capas de hollín de fogatas como anillos de árboles

Pero los descubrimientos de Mandrin no se detienen ahí. A lo largo de las capas sedimentarias hay fragmentos de las paredes y el techo del refugio que se han caído y han sido enterrados con los fósiles y artefactos.

Cuando los neandertales y los humanos modernos hacían fuego en el lugar, el humo dejaba una capa de hollín en esas superficies. Luego, a la temporada siguiente, una fina capa de carbonato de calcio llamada espeleotema lo cubriría. Este ciclo se repetía una y otra vez.

Primero descubrimos estos fragmentos de bóveda con hollín en 2006, y el equipo recuperó miles, año tras año, en cada capa arqueológica de Mandrin. Una década de trabajo del miembro del equipo Ségolène Vandevelde ha demostrado que estos patrones se pueden leer como los anillos de los árboles para decirnos con qué frecuencia y duración los grupos visitaron el sitio, lo que demuestra que los grupos humanos llegaron a Mandrin unas 500 veces durante unos 80.000 años.

Posteriormente, Vandevelde pudo determinar cuánto tiempo de separación había entre el último fuego neandertal y el primer incendio humano moderno en la cueva: solo había transcurrido un máximo de un año entre los neandertales que usaron la cueva Mandrin y los humanos modernos que se mudaron a ella.

Después de que los humanos modernos ocuparan Mandrin anualmente durante unos 40 años, una o dos generaciones, desaparecieron tan rápida y misteriosamente como habían aparecido. Luego los neandertales volvieron a ocupar regularmente Mandrin durante los siguientes 12.000 años.

Vista de una larga hoja de pedernal que emerge del sedimento de la cueva Mandrin. Ludovic SlimakCC BY-ND

Múltiples especies humanas compartiendo el paisaje

¿Cómo llegaron estos humanos modernos tan temprano a Europa Occidental? 

La evidencia arqueológica de Australia muestra que los humanos modernos llegaron a ese continente hace 65.000 años. Por supuesto, habrían necesitado un bote para cruzar el océano abierto para llegar allí. Por lo tanto, no es exagerado suponer que la gente del Mediterráneo tuvo acceso a las tecnologías de los barcos hace 54.000 años y las utilizó para explorar las costas de este mar contenido.

Sabemos, por las ubicaciones de origen del pedernal utilizado para hacer los artefactos en la cueva  Mandrin, que tanto los neandertales como los humanos modernos vagaron ampliamente, alrededor de 100 km en todas las direcciones en torno a la cueva.

¿Cómo aprendieron los humanos modernos sobre todos estos recursos de piedra en un paisaje tan grande y variado en tan poco tiempo? ¿Tuvieron relación con los neandertales, quienes podrían haber intercambiado información o actuado como guías? ¿Fue este un momento en que los dos grupos se cruzaron?

Nuestro trabajo en curso en Mandrin arrojará más luz sobre estas y otras preguntas acerca de nuestros primeros ancestros en Europa.

Fuente: theconversation.com | 9 de febrero de 2022

Comentario por Guillermo Caso de los Cobos el febrero 11, 2022 a las 12:35pm
Comentario por Jose MT el febrero 11, 2022 a las 6:52pm

Este video de hace un año presenta en forma panorámica lo que hoy sabemos sobre el modo de vida neandertal del Occidente europeo, p. ej. en Jersey y Gibraltar, e incluye varias referencias a la cueva Mandrin. Entre otros especialistas, interviene destacadamente el Dr. Slimak. El hallazgo del diente de un individuo de nuestra especie no se había producido aún, pero el documental resulta muy interesante.

Nota: para quienes somos un poco duros de oído, o si tenemos un dominio precario del inglés, es posible poner subtítulos en Youtube pulsando un recuadro en la parte inferior derecha de la pantalla. 

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae para añadir comentarios!

Participar en Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en Redes Sociales: Facebook y Twitter

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2022   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más