Descubren en Arabia Saudita huellas humanas que datan de hace 120.000 años

Vista del borde del antiguo lago de Alathar y el paisaje circundante.

Hace unos 120.000 años, en lo que hoy es el norte de Arabia Saudita, una pequeña banda de Homo sapiens se detuvo a beber y a buscar comida en un lago poco profundo que también era frecuentado por camellos, búfalos y elefantes más grandes que cualquier especie que se vea en la actualidad.

Es posible que los humanos hubieran cazado a esos grandes mamíferos, pero no se quedaron mucho tiempo en el abrevadero, el cual utilizarom como punto de referencia de un viaje más largo.

Esta escena detallada fue reconstruida por un equipo de investigadores en un nuevo estudio publicado en Science Advances, a raíz del descubrimiento de antiguas huellas humanas y de animales en el desierto de Nefud, las cuales arrojan nueva luz sobre las rutas que tomaron nuestros antepasados ​​mientras se expandían fuera de África.

Investigadores estudiando el antiguo lago Alathar, situado dentro de una depresión interdunal en el desierto occidental de Nefud, Arabia Saudita © Proyecto Palaeodeserts

Hoy en día, la península arábiga se caracteriza por vastos y áridos desiertos que habrían sido muy inhóspitos para los primeros humanos y los animales que cazaban. Pero investigaciones realizadas durante la última década han demostrado que este no siempre fue el caso; debido a la variación natural del clima, Arabia experimentó condiciones mucho más verdes y húmedas en un período conocido como el último interglacial. En ese momento se parecería más a las praderas semiáridas de la sabana africana actual.

El principal autor del estudio, Mathew John Stewart (izquierda), del Instituto Max Planck de Ecología Química, Alemania, dijo a la AFP que las huellas fueron descubiertas durante el trabajo de campo de su doctorado realizado en 2017, tras la erosión de los sedimentos superficiales en un antiguo lago llamado 'Alathar' (que en árabe significa "el rastro").

"Las huellas son una forma única de evidencia fósil, ya que proporcionan instantáneas en el tiempo que representan unas pocas horas o días, una información que no solemos obtener de otros registros", dice Stewart.

Las pisadas fueron datadas mediante la técnica llamada luminiscencia ópticamente estimulada, que consiste en iluminar los granos de cuarzo y medir la cantidad de energía que emiten.

Una Arabia verde

En total, siete de los cientos de huellas descubiertas se identificaron con seguridad como de homínidos, incluidas cuatro que, dada su orientación similar, distancias entre sí y diferencias de tamaño, se interpretaron como de dos o tres individuos que viajaban juntos.

La primera huella humana descubierta en Alathar y su correspondiente modelo de elevación digital (DEM). Crédito: Stewart et al., 2020

Con base a la estimación de la estatura y la masa inferidas de las huellas, los investigadores argumentan que las mismas pertenecían a humanos anatómicamente modernos, y no a los neandertales, dado que no se sabe que nuestros primos extintos hayan estado presentes en esta amplia región de Oriente Medio en ese momento.

"Sabemos que los humanos estaban visitando este lago al mismo tiempo que los animales, pero, sorprendentemete para esta área, no hay herramientas de piedra, lo que indica que los humanos se asentaron aquí a más largo plazo", explica Stewart.

"Parece que los humanos visitaban el lago en busca de recursos hídricos y solo para buscar alimento, al mismo tiempo que los animales, y probablemente también para cazarlos".

Los elefantes, que se extinguieron en la cercana región de Levante hace unos 400.000 años, habrían sido una presa particularmente atractiva, y su presencia también sugiere que habría otros abundantes recursos de agua dulce y vegetación en la región.

Senderos de huellas de elefante (izquierda) y camello (derecha). Crédito: Stewart et al., 2020

Además de las huellas se han recuperado unos 233 fósiles, y es probable que los carnívoros acudieran al lago Alathar atraídos por los herbívoros, de modo similar a lo que ocurre hoy en día en las sabanas africanas.

"Anteriormente se sabía que los primeros humanos se extendieron por Eurasia a través del sur de Grecia y el Levante, aprovechando los recursos costeros que encontrabn en su camino, pero esta nueva investigación muestra que las rutas interiores, siguiendo lagos y ríos, pudieron haber sido particularmente importantes", dice Stewart.

"La presencia de grandes animales como elefantes e hipopótamos, junto con pastizales abiertos y grandes recursos hídricos, pudieron haber hecho del norte de Arabia un lugar particularmente atractivo para los humanos que se movían entre África y Eurasia", agrega otro autor del estudio, Michael Petraglia (izquierda), del Instituto Max Planck de Ciencias de la Historia Humana.

Fuentes: phys.orgMax Planck Institute | 17 de septiembre de 2020

Posts de Terrae Antiqvae relacionados:

* Un arqueólogo inglés sostiene que bajo el Golfo Pérsico se hallan... (12/12/2010)

* El atajo árabe del 'Homo sapiens' al salir de África. (27/01/2011)

* Descubren miles de herramientas fabricadas hace más de un millón ....(25/03/2011)

* Descubren en Arabia Saudí una civilización muy avanzada de hace 9... (25/08/2011)

* El "Proyecto Genográfico" confirma que los primeros humanos emigr... (05/11/2011)

Los humanos salieron de África 35.000 años antes de lo pensado (01/12/2011)

Los primeros humanos modernos que salieron de África después migrar... (27/01/2012)

Arqueólogos de Oxford investigarán las repercusiones prehistóricas ... (12/05/2012)

Los primeros humanos se establecieron en Arabia (12/07/2012)

¿Los antiguos seres humanos migraron fuera de África de una sola ve... (23/02/2015)

Un rastro de herramientas líticas en Arabia revela uno de los camin...  (02/03/2015)

* Los primeros humanos salieron de África por Egipto (29/05/2015)

* La dispersión de los humanos modernos hacia Europa partió de Orient... (09/06/2015)

La vida de los antiguos árabes grabada en roca (08/08/2015)

La domesticación del dromedario se produjo en el sudeste arábigo (10/05/2016)

Los humanos llegaron al sur de Arabia 10.000 años antes de lo que s...  (12/05/2016)

El vídeo que explica cómo salimos de África desde que apareció el s...  (22/09/2016)

* Los humanos pudieron salir de África siguiendo los manantiales (01/06/2017)

* Se insiste en el cambio de paradigma evolutivo: el hombre no habría... (18/09/2017)

* Los seres humanos emigraron desde África hace 60.000 años debido a ... (08/10/2017)

Herramientas líticas halladas en Arabia Saudita pueden ofrecer clav... (29/12/2017)

Hallado en Arabia Saudí el fósil de ‘Homo sapiens’ más antiguo de Asia (09/04/2018)

Los primeros homíninos encontraron una Arabia verde al salir de África (30/04/2018)

Hallan herramientas achelenses en Arabia Saudita sorprendentemente ... (01/12/2018)

Hallan una ruta desconocida de emigración del 'Homo erectus' en su ... (12/05/2019)

Transformaciones sociales y resiliencia en Arabia a lo largo de 12.... (23/04/2020)

Un estudio revela que los mariscos ayudaron a las personas prehistó... (17/06/2020)

Una tecnología icónica de herramientas de piedra nativa americana d...  (07/08/2020)

Visitas: 880

Comentario por Guillermo Caso de los Cobos el septiembre 18, 2020 a las 11:58pm

Las huellas más antiguas descubiertas en Arabia Saudí revelan un paso intrigante en la migración humana

Las huellas fósiles se descubrieron en el antiguo depósito lacustre de Alathar, en Arabia Saudí. FOTOGRAFÍA DE PALAEODESERTS PROJECT

Unas pequeñas depresiones ovaladas —376 en total— salpican una franja de suelo seco ubicada entre las dunas del norte de Arabia Saudí. A primera vista, estos pequeños cráteres no llaman mucho la atención, por eso un equipo de científicos que estudiaba la región los pasó por alto en 2017. Pero tras un examen más detenido, el equipo se percató de que estas depresiones habían sido obra de un conjunto de animales antiguos y entre ellas había indicios de nuestra propia especie, Homo sapiens.

De confirmarse, el hallazgo de huellas humanas sería la pista más antigua de nuestra especie hallada en la península arábiga, que se encuentra a las puertas de la expansión de los humanos por el mundo. Según se describe en un nuevo estudio publicado en Science Advances, las pisadas conservan una instantánea de hace unos 115.000 años, cuando los animales y los humanos se congregaron cerca de un lago poco profundo, quizá con el propósito compartido de saciar la sed y el hambre.

Aunque no es fácil vislumbrar las huellas, la más grande llamó la atención de uno de los miembros del equipo. La pisada, ubicada en la antigua orilla de un lago, parecía pertenecer a un elefante más grande que cualquiera de los que viven hoy en día.

«En cuanto vimos una, pudimos verlas todas», cuenta  Matthew Stewart (izquierda), zooarqueólogo del Instituto Max Planck de Ecología Química y autor principal del estudio.

Un análisis más minucioso reveló las puntas alargadas de los camellos y quizá rastros débiles de parientes de los caballos y de búfalos gigantes. Mientras el equipo recogía tras un largo día de trabajo, encontraron el que pasaría a ser el hallazgo más emocionante: siete improntas que probablemente pertenecían a los miembros de nuestra propia especie.

Aunque las huellas no son la evidencia más antigua de los humanos fuera de África, las pisadas inscritas en el barro aportan una imagen de las criaturas y paisaje exuberante con los que podrían haberse topado los humanos en sus primeras incursiones.

«Es como un instante en el tiempo, por así decirlo», afirma  Michael Petraglia (izquierda), investigador de evolución humana en el Instituto Max Planck que dirigió el equipo. «La imaginación se desenfrena. ¿Cómo eran estas personas? ¿Qué hacían?… Cuando estos lagos se secaron, ¿qué les pasó? Despierta mucha curiosidad».

El cruce continental

La investigación de Arabia Saudí forma parte de una iniciativa de más de una década dirigida por Petraglia para desenterrar la historia de los homínidos en la península arábiga y comprender mejor los primeros pasos de nuestra especie fuera de África.

Hoy en día, la mayoría de las personas no africanas pueden rastrear sus raíces hasta una ola migratoria de Homo sapiens que salió de África hace unos 60.000 años. Pero no fueron los primeros en partir. Es muy probable que los primeros Homo sapiens salieran de África, poco a poco, decenas de miles de años antes. Un hueso de mandíbula hallado en Israel  (izquierda)  sugiere que los humanos llegaron a la región hace unos 180.000 años. Y el hallazgo polémico, pero asombroso, de un cráneo humano en Grecia que data de hace unos 210.000 años (derecha) apunta a olas migratorias aún más antiguas.

Según la historia típica, estos exploradores antiguos salieron por el nordeste de África cruzando la actual península del Sinaí y se extendieron hacia el Levante —la región justo al norte de Arabia que incluye Israel, Siria, el Líbano, Jordania y los Territorios Palestinos— antes de migrar a Europa y Asia. Con todo, otros sugieren que los humanos cruzaron por un lugar cerca del Cuerno de África  hacia el sur de la península arábiga y se extendieron hacia las orillas del océano Índico.

En esta encrucijada continental se encuentra Arabia, una vasta franja de tierra que no se estudió durante años. «Si pensamos en los primeros pasos fuera de África, tenemos que saber más sobre Arabia», afirma Petraglia.

Petraglia y su equipo han empezado a llenar ese vacío, desenterrando pistas de una época en la que la ahora árida península era muy diferente. Praderas verdes cubrían un paisaje surcado por ríos y salpicado de unos 10.000 lagos, un lugar muy atractivo para los exploradores homínidos. Se han descubierto herramientas de piedra esparcidas junto a las orillas de muchos lagos antiguos, pero aún se desconoce la identidad de sus fabricantes.

«Esto nos ha motivado para seguir adelante durante años», afirma Petraglia.

Modelos digitales de elevación de tres huellas de homínidos seleccionados (HPR001, HPR002 y HPR003). Crédito de la foto: Klint Janulis, Universidad de Oxford.

El atractivo de un paisaje exuberante

Las huellas se identificaron durante un estudio del antiguo lago de Alathar y los científicos analizaron el sistema con una serie de pruebas. El estudio de las algas antiguas sugiere que antes albergaba agua dulce, un recurso vital para animales y humanos. Sin embargo, es probable que las aguas estuvieran en proceso de secarse, lo que sugiere que quienes dejaron las huellas lo visitaron durante una temporada calurosa, quizá en busca de este recurso menguante.

Cuatro de las siete huellas de homínidos están agrupadas en una ruta meridional cerca del borde del lago y es probable que pertenezcan a dos o tres individuos. Petraglia apunta que tanto animales como humanos parecían desplazarse sin un rumbo claro y se congregaron alrededor de las orillas del lago. Es probable que las pisadas se realizaran en cuestión de horas o días, según sugieren los experimentos modernos.

Frente a otros restos antiguos, las pistas fósiles ofrecen una imagen diferente del pasado. «Para un geólogo o paleoantropólogo, las huellas son restos de un comportamiento pasado. Y eso es algo que no se suele obtener con huesos y piedras», afirma Cynthia Liutkus-Pierce (izquierda), geóloga de la Universidad Estatal Appalachian que hace poco dirigió la investigación sobre un conjunto de huellas hallado en Tanzania como becada de National Geographic.

La comparación de la forma y el tamaño de las huellas de los homínidos con otras pisadas antiguas y modernas ha ayudado a desvelar las identidades de los exploradores. Stewart, que analizó las huellas, también utilizó las medidas para estimar la altura y la constitución de los responsables de las pisadas. En general, parece que las huellas pertenecían a homínidos altos y delgados como el  Homo sapiens, no a neandertales bajos y fornidos, aunque no están conservadas lo suficientemente bien como para afirmarlo con certeza, según Stewart.

Sin embargo, la identificación de los autores de las huellas como Homo sapiens encaja con el panorama actual sobre dónde vivían los diferentes tipos de humanos hace unos 115 000 años, cuando los neandertales, los denisovanos e incluso quizá los Homo erectus habitaban diversos rincones del mundo. En esta parte de Oriente Medio solo se han descubierto restos de Homo sapiens que daten de esa época. Las pisadas se encuentran cerca de otro lago donde el equipo halló un dedo fosilizado (derecha) que data de hace unos 90.000 años y que también podría pertenecer a un Homo sapiens.

"Aunque atribuir la autoría de las huellas al Homo sapiens es una conclusión razonable, el registro fósil está plagado de vacíos y nuevas pruebas podrían cambiar el guion de los homínidos antiguos en esta región", señala Craig Feibel (izquierda), de la Universidad Rutgers (Nueva Jersey), y que se ha especializado en  reconstrucciones ambientales. «No es imposible que aparezcan pruebas nuevas de repente y cambien nuestras ideas», afirma Feibel, que no participó en el estudio.

Si se confirma la identificación del Homo sapiens, las huellas y el fósil del dedo apuntarían a grupos de humanos que no solo cruzaron el Levante a toda prisa, sino que se adentraron en el interior de Arabia. «Probablemente dependía mucho del hábitat», afirma Feibel. "En lugar de «hacer las maletas y viajar al norte», es probable que estos humanos antiguos buscaran ecosistemas que sustentaran a sus poblaciones en aumento".

La historia de Arabia aún está incompleta, pero este descubrimiento es una pista interesante sobre lo mucho que podría estar oculto a plena vista, señala Kevin Hatala (derecha), biólogo evolutivo de la Universidad de Chatham (Pennsylvania) que se ha especializado en las huellas de homínidos antiguos y que tampoco no participó en el nuevo estudio.

«Creo que esto nos abre los ojos a la presencia de una nueva forma de datos», afirma. «Es muy fácil pasar por alto este tipo de improntas en el barro si no las buscas. No me sorprendería que acaben encontrando más».

Fuente: National Geographic | 18 de septiembre de 2020

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae para añadir comentarios!

Participar en Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en Redes Sociales: Facebook y Twitter

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2020   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más