Iruña Veleia y sus "revolucionarios" grafitos IX: El auto de apertura de juicio oral

La jueza finaliza la instrucción del caso Veleia. Atribuye delitos de daños y estafa a Gil y sus colaboradores

La magistrada pone fin a ocho años de instrucción con la ratificación de que los grafitos y piezas excepcionales supuestamente halladas en las excavaciones de Álava eran «falsas»

Fuente: Diariovasco.com | David González | Vitoria | 3 mayo 2017 

La jueza de Instrucción número 1 de Vitoria ha dado carpetazo este mismo miércoles a la instrucción de uno de los casos más veteranos del Palacio de Justicia alavés, el referente a la supuesta falsedad de las inscripciones halladas en cerámicas y grafitos encontrados en el yacimiento de Iruña Veleia por el equipo de Eliseo Gil, un caso que estalló en 2008 tras presentarse en sociedad piezas «excepcionales» y que presuntamente iban a revolucionar la historia de Álava, del cristianismo y del euskera. La magistrada ha puesto fin a la larga instrucción con un auto en el que ratifica las sospechas de falsedad de las piezas objeto de la investigación y abre la posibilidad de la apertura de juicio oral. Los investigados son Eliseo Gil, director de Lurmen, la empresa que gestionaba el yacimiento alavés; y sus colaboradores Óscar Escribano (geólogo) y Rubén Cerdán, uno de los más estrechos lugartenientes de Gil. La jueza les atribuye sendos delitos de daños continuados y de estafa continuada.

El caso de los grafitos supuestamente falsos de Iruña Veleia saltó a la luz pública en 2008 [sic], cuando un grupo de investigadores y expertos alaveses [sic] puso en duda los excepcionales hallazgos presentados en sociedad por el equipo de Eliseo Gil. No eran descubrimientos humildes. Se trataba de inscripciones en piezas que venían a revolucionar conceptos del cristianismo e incluso del euskera. Entre esas piezas, se presentaron un calvario (representación de la muerte de Cristo), que el equipo de Gil dató en el siglo III y de leyendas en euskera datadas en piezas de los siglos IV al VI, todo un hito en la historia de la lengua vasca.

Pero todo era, a juicio de la magistrada que ha investigado el caso, una burda mentira. En el auto, la jueza señala que la «falta de autenticidad de estos grafitos viene acreditada» por diversos informes del Instituto de Patrimonio de España y de la Escuela de Conservación y Restauración de Bienes Culturales. «La trazabilidad de los fragmentos con grafitos no es demostrable y el tratamiento recibido no ha garantizado su integridad física necesaria para que los análisis sean concluyentes. Por motivos expuestos, los autores no pueden avalar la autenticidad de los grafitos», señalan estos informes.

La jueza desmonta también la serie de informes (tres) que los arqueólogos presentaron para avalar la autenticidad. Y atribuye igualmente un interés y un modus operandi a GIl y sus colaboradores. «Los encausados (…), puestos de común acuerdo y con el ánimo de obtener no solo un beneficio económico sino también prestigio y reconocimiento profesional (…) procedieron a realizar con diversos instrumentos inscripciones, entre otras en euskera, aplicando posteriormente y de manera intencionada un material de relleno para cubrir los trazados de los grafitos efectuados por ellos mismos». Una vez falsificadas las piezas, agrega la magistrada, las colocaron «de manera que fueran descubiertas después del lavado de los materiales por parte de los empleados de Lurmen». Por este motivo, añade, las piezas calificadas como excepcionales nunca fueron encontradas en los yacimientos, sino en el proceso posterior de lavado.

El caso estalló dos años después, cuando la Diputación alavesa, con la diputada de Cultura, Lorena López de Lacalle al frente, decidió abrir una investigación pública sobre unos hallazgos cuya autenticidad ya había sido puesta en tela de juicio por expertos vinculados a la Universidad del País Vasco [sic] (1) La comisión científico-asesora de la institución foral ratificó las sospechas y el caso entró en vía judicial.

(1) El señor periodista olvida decir (o quizá no sabe) que esos dos expertos de la UPV (los Prof. Gorrochategui y Santos Yanguas) eran los mismos que en 2006 formaban parte del equipo de Eliseo Gil, y los que se presentaron con él ante la prensa a ratificar, con gran entusiasmo, la autenticidad de las piezas (junto con P. Ciprés y E. Knörr, aunque éste luego prefirió fecharlos en la Edad Media), y sobre todo "las «inequívocamente» en euskara" (Gara, 16-6-2006).

¡Peccata minuta que fueran los mismos! (y oficialmente fueron del Equipo Veleia hasta octubre de 2008). Que se olvidaran y se sepultaran aquel enorme bochorno y aquellas fotos y vídeos es lo que ellos y su "entourage" de la UPV se afanaron después en conseguir, y parece obvio que lo han conseguido, al menos de cara al gran público y a parte de la prensa. Pero aquí no nos olvidamos, porque su falta de profesionalidad en aquel momento crucial fue también culpable de que hayamos llegado hasta aquí, 11 años después.

Véase en TA el amplio dossier "El caso Iruña Veleia: Documentos y debates", desde el 8 de junio de 2006 hasta ahora mismo.

:::::::::::::::::

Nueve años desde que estalló el escándalo

El equipo de las excavaciones de Iruña-Veleia presentó como verdaderas unas inscripciones en piezas que revolucionaban la historia de Álava, del euskera y del cristianismo

 

Fuente: Diariovasco.com | SERGIO CARRACEDO | 3 mayo 2017 

El "caso Iruña-Veleia" ha concluido su instrucción tras más de 8 años. Cayó en manos de la titular del Juzgado de Instrucción 1 de Vitoria en marzo de 2009, meses después de que una comisión de expertos de la UPV y de otras universidades españolas –entre los que se encontraban lingüistas, historiadores y arqueólogos– emitieran a instancias de la Diputación de Álava, propietaria del yacimiento, un informe acerca de las 450 piezas de origen romano halladas por los ahora encausados entre 2005 y 2006.

Los fragmentos contenían textos en latín y euskera, símbolos e iconografía cristianos y escenas cotidianas datados por sus descubridores entre los siglos II a V, lo que las convertiría en algo excepcional. El caso estalló en 2008 tras presentarse en sociedad estas «excepcionales» piezas que presuntamente iban a revolucionar la historia de Álava, del cristianismo y del euskera.

Sin embargo, los expertos universitarios dieron su dictamen en 2009. «Son falsos». Las inscripciones son «infantiles», «ilógicas», «inverosímiles» e «imposibles», argumentaron. La diputada de Cultura, Lorena López de Lacalle, encargó el análisis de los grafitos después de que catedráticos como Gorrochategui y Lakarra hiciesen públicas sus dudas sobre la autenticidad de unas "ostracas" que se dieron a conocer al mundo en junio de 2005 [fue en 2006, la presentación de 2005 a la prensa había pasado desapercibida por falta de "pesos pesados", y de piezas en euskera].

Eliseo Gil e Idoia Filloy, socios de Lurmen, encargada de la excavación, fueron apartados de la gestión del yacimiento, aunque siguieron defendiendo la antigüedad de los grafitos y denunciaron una campaña de derribo «mediática y académica». También surgió la plataforma de apoyo SOS Iruña-Veleia, que organiza congresos y promueve estudios, artículos y foros. Y se sumaron a la defensa de la autenticidad de las piezas los colectivos Euskeraren Jatorria y Martin Ttipia.

Euskotren y Eusko Trenbide, patrocinadores de las excavaciones, se querellaron contra Lurmen, pero sus denuncias fueron archivadas. Sólo se ha mantenido la doble demanda presentada por la Diputación. Durante 2009 y 2010, Lurmen, que también entregó nuevos estudios, pidió a la juez analíticas de laboratorios internacionales. Se solicitó un peritaje a la Guardia Civil, pero ésta aludió falta de medios y el caso pasó a la Ertzaintza. En enero de 2014 técnicos del Instituto de Patrimonio Cultural de España determinaron que 35 piezas que analizaron «presentan suficientes anomalías como para que los grafitos que contienen sean considerados contemporáneos».

Los defensores de la autenticidad calificaron el documento como de «auténtico despropósito» y «atentado contra el sentido común y la arqueometría», y acusaron a los responsables del Museo de Arqueología de haber alterado «voluntaria o involuntariamente» las piezas en las que los técnicos del Ministerio encontraron restos de metales modernos como el acero inoxidable.

Con el cierre de la instrucción, se abre ahora el juicio oral por el presunto fraude de los hallazgos del yacimiento de Iruña-Veleia por presuntos delitos continuados de estafa y daños contra el patrimonio histórico causados por las inscripciones efectuadas sobre los restos romanos hallados en el yacimiento.

............................................

También de interés, ayer en EITB (añadido por S. Cuesta en el post VIII):

Abren juicio oral por la presunta estafa del yacimiento de Iruña-Ve...

La magistrada cree "acreditado" que los responsables de la excavación falsificaron piezas para presentarlas como "extraordinarias".

Siguen más o menos la nota oficial, pero son los únicos hasta ahora en reproducir esto:

"...En el auto se indica que los daños causados por las inscripciones efectuadas sobre los restos romanos hallados en el yacimiento se pueden cuantificar en unos 600 euros por pieza. En su día, los responsables de la excavación aseguraron que se habían localizado entre 400 y 450 ejemplares "extraordinarios"." 

(A mi juicio se trata de una valoración económica sorprendente)

- La noticia apareció el mismo día 3 en otros medios, pero sin grandes novedades unos sobre otros:

ABC (de EFE): La jueza ve indicios de estafa y daños continuados en el caso de Ir...

Elperiodico.com: La juez abre juicio oral por la presunta estafa del yacimiento de I...

...............................................

Nota final

He comenzado y terminado este post con dos de mis ostraka (pues epigráficamente éstos no son "grafitos", nombre con el que sin embargo se han quedado) veleianos favoritos, el de "Porky" y el de "Deidre", porque ambos contienen casi todas las claves, tanto arqueológicas como epigráficas e históricas, que son aplicables para demostrar la falsedad del conjunto.

Como epigrafista de larga profesión que, con su nombre y apellidos, dio en 2006 la primera voz de alarma en el portal Celtiberia.net, nada más aparecer las primeras y escasas fotos y a pesar de la euforia general, añadiendo a lo largo de días, meses y años diversas críticas, y muchas observaciones técnicas básicas (varias luego muy repetidas por todos, como el 14-6-2006 la del imposible "RIP" o la del también increíble "ANQUISES", con la "probabilidad estadística", tan usada por Gorrochategui cuando cambió de bando...) que apuntaban a una falsificación, y más bien torpe (lo que a su vez -con algún otro dato- alarmó a los "expertos" de la UPV, hasta hacerles vacilar, y luego cambiar de opinión y de acera), además de informar a algunas autoridades que no sabían dónde estaba Iruña-Veleia, o qué pasaba allí (habría tanto para contar...), espero que este auto termine por fin de aclarar un suceso tan lamentable, que ha hecho daño en primer lugar a la venerable historia del euskera, que no necesitaba de esto para una mayor antigüedad y más bien le perjudicó, como entendieron por fin muchos medios y periodistas abertzales, durante mucho tiempo entusiasmados con los supuestos hallazgos.

También a mí, que -dejando aparte tantos insultos gratuitos de los "veristas", pues no sólo defendí mientras pude el "wait and see" en favor de Eliseo Gil, sino que jamás le ofendí ni le insulté (como sí lo hicieron otros, y terriblemente)- nunca he querido más que que se llegara a la verdad, tras unas conocidas amenazas a mi familia en 2011 (también les pasó a otros), tuve que abandonar el tema casi del todo, y he sentido como un riesgo inasumible -y no para mí- cualquier pequeño comentario que añadiera. A todas estas cosas simplemente no hay derecho.

Tengo mis dudas de que el juicio se llegue a celebrar pero si ocurre será bueno, porque aún faltan, como he dicho muchas veces, testigos y datos que el gran público todavía no conoce.

Y en él Eliseo Gil e Idoia Filloy tendrían por fin la oportunidad de defenderse que tanto han reclamado.

Visitas: 92946

Comentario por Alicia M. Canto el febrero 13, 2020 a las 4:27pm

Antton: Acaba Ud. de dar otro buen ejemplo de por qué todo esto resulta tan aburrido ya, y "el día de la marmota", como Percha hace tiempo recordaba de vez en cuando.

Encima me pregunta Ud. que "qué no entiendo" (¡!), o "¿Y de cuándo son los informes de Filloy, de Gil, de Juan Santos, de Pilar Ciprés?. Supongo que de finales del 2008 o principios del 2009".

Cuando en el mensaje al que me "contesta", y que se ve que Ud. ni se ha molestado en leer, ya le decía que ese Informe era de mayo de 2007, y el hallazgo de esa pieza concreta de 2005 (y por cierto que no es el único documento en el que se habla de ella como anterior).

O sea que ambos hechos son anteriores al "verano de 2008", cuando las dos restauradoras acaba de declarar que limpiaron esa pieza. Pues eso no puede ser.

Por si no se da cuenta y todavía no lo entiende, con este minúsculo dato de "la jarrita de la paloma picoteando", no sólo le digo que está Ud. equivocado, sino algo peor: que lo que las dos restauradoras han declarado en el juicio... no es posible, al menos en lo que respecta a esa pieza concreta, la IR 2371 (ya que la citaron expresamente).

Eso sí parece "un bombazo", como dice Ud. Dígaselo de paso a "sus fuentes", que parece que tampoco se han percatado.

Por último, el "RIP" no es lo que estas dos señoras restauradoras (que no epigrafistas, creo) afirman. Como tampoco lo es (según tengo entendido) el Dr. Elexpuru, y sospecho que tampoco otros.

Pero sobre este dichoso crucifijo y su inscripción ya hablé muchas veces durante años (un pequeño ejemplo de mayo de 2007, en Celtiberia) y aporté citas y paralelos que a veces fueron copiadas a mansalva (y hasta para lo contrario de lo que las dije: un ejemplo de 29-11-2008, ya aquí en TA), y Dios me libre de dar ningún detalle más, claro. Y agur.

Comentario por antton erkizia el febrero 13, 2020 a las 4:38pm

La foto de la paloma con una espiga en la boca, y que adjunté a mi comentario sobre las declaraciones de las técnicos, NO corresponde a la pieza descubierta por ellas. Ellas debieron de declarar que descubrieron un grafito excepcional con un ave, quizás una paloma...Y yo fui a Ostracabase y deduje (mal hecho) que era ese grafito. Mal hecho. Es otro grafito.

De hecho, no hay foto en Ostracabase de esa pieza que encontraron las dos técnicos.

Pido disculpas por mi error.

Están en su derecho de apalearme y hacer otro totum revolutum a raíz de mi error, pero no cambia nada el fondo de lo que estamos debatiendo: que hay unas 18 cajas llenas de piezas en el BIBAT o donde sea, procedentes del yacimiento y que quedaron  sin lavar y que ahí hay una buena fuente para contrastar científicamente.

Comentario por Borroconis el febrero 13, 2020 a las 5:04pm

Cierto, esa pieza la encontraron en 1997. La mencionan en el informe como antecedente.

Comentario por Gontzal Martín el febrero 13, 2020 a las 7:48pm

Referente de nuevo al RIP, me parece irrelevante que inicialmente viniera o no de la mano del equipo de Lurmen. Lo que está claro es que cualquiera que vea esa pieza por primera vez puede creer que ponga RIP, como me pasó a mí inicialmente, pero una vez que la miras en detalle y ampliada ves claramente (por lo menos en mi caso) que ahí no pone RIP, sino que se ha podido  producir un desconchado (por el paso del tiempo y por el contacto con otros elementos debajo de la tierra, etc) como han declarado en el juicio el Arqueologo y Dibujante José Manuel Tarriño y las Restauradoras de la Diputación Foral de Alava Paloma López e Isabel Ortiz.   

Y referente a la polémica surgida en este foro sobre el grafito encontrado por las dos restauradoras Paloma López e Isabel Ortiz, está claro que Antton se ha equivocado, como el mismo ha reconocido, y no es el grafito IR 2371 que como se indica en el informe de  Idoia Filloy, Eliseo Gil, Juan Santos y Pilar Ciprés de mayo de 2007, es un grafito de excavaciones anteriores. Y parece ser que del grafito encontrado por las dos restauradoras de la Diputación no hay soporte fotográfico, y si lo hay lo desconozco. Y además en ningún momento dijeron en la declaración que a este grafito se le hubiera asignado algún código identificativo y si lo tiene no lo dijeron.

Resumen de la declaración de la dos restauradoras sobre las 20 cajas de cerámicas:

A finales de 2007, y a raíz del ambiente de sospecha,  se ordenó desde la Diputación de Álava que no se lavara ninguna pieza más en el yacimiento. Llegaron a manos de las restauradoras unas veinte cajas de material llenas de cerámicas, etc., sin lavar. Ellas empezaron a lavarlas en verano-otoño de 2008. Cuando llevaban lavadas dos cajas, apareció un grafito excepcional, el dibujo de un ave, quizás una paloma, con una espiga en la boca. Dieron aviso del descubrimiento a la Diputación e inmediatamente se les dio orden de que no lavaran más. Que ellas sepan, esas cerámicas están sin lavar.

Comentario por Larra el febrero 13, 2020 a las 9:08pm

¡Vaya! Se acabó el aburrimiento...

Comentario por Percha el febrero 13, 2020 a las 10:07pm

Que va. 

Comentario por Larra el febrero 13, 2020 a las 10:24pm

Te he visto más animoso en otras ocasiones, Percha. Estoy seguro de que Alicia nos dará una sorpresa en cualquier momento para amenizar el debate.

He preparado un carro de palomitas.

Comentario por Percha el febrero 14, 2020 a las 12:04am

Lo dudo. 

Comentario por Larra el febrero 14, 2020 a las 12:27am
Sí, yo también lo dudo.
Felices sueños a todos
Comentario por Percha el febrero 14, 2020 a las 8:42am

Un perito señala que los trazos de las piezas romanas "excepcionales" de Iruña-Veleia coinciden con dibujos hechos por Eliseo Gil

"¿Qué posibilidades hay de que eso sea casualidad? [Se puede] Pensar muy seriamente que la mano es la misma", concluye.

La Ertzaintza concluye que Iruña-Veleia es "una de las mayores falsificaciones arqueológicas del mundo romano".

Ertzaintza: En Álava se dio la mayor falsificación de un yacimiento romano

Eliseo Gil, a su llegado al Palacio de Justicia de Vitoria EFE

Un experto calígrafo, Gregorio Rodríguez, ha asegurado este jueves en el juicio por daños al patrimonio en 476 piezas "excepcionales" aparentemente falsificadas procedentes del yacimiento romano de Iruña-Veleia, a 10 kilómetros de Vitoria, que los trazos de los dibujos aparecidos en algunas de ellas coinciden con otros realizados por el principal acusado, Eliseo Gil, responsable del yacimiento hasta su destitución cuando empezaron a crecer las sospechas del fraude arqueológico. Aunque el abogado de Gil, Javier Martínez de San Vicente, ha cuestionado con vehemencia el informe que en su día elaboró este profesional, éste ha insistido en que hay rasgos personales únicos tanto en la escritura como en los "trazos" que permiten extraer esa conclusión. Eso o, como ha ironizado, que "quizás haya dos personas, una en el siglo III y otra en el siglo XXI, que tenían la misma forma de escibir".

Este testimonio avala la tesis de Fiscalía y Diputación de Álava -titular del yacimiento- de que las piezas fueron falsificadas. La sección de investigación de delitos contra el patrimonio de la Ertzaintza, tras su investigación, llegó a considerar este caso como “una de las mayores falsificaciones arqueológicas del mundo romano”. Sin embargo, dos peritos grafísticos de este mismo cuerpo evitaron valorar los grabados de los supuestos hallazgos excepcionales al considerar que el dictamen no podría ser concluyente al estar hechos en soportes diferentes al papel como huesos o, sobre todo, cerámicas. Admitiendo esas limitaciones, la experta Alicia Martínez Carrasco sí remarco los "parecidos muy importantes" entre la pieza de comparación -la reproducción de una gran letrina romana en la que Gil admitió haber grabado frases y dibujos- y las supuestas joyas de Iruña-Veleia, que abarcarían las primeras piezas del cristianismo, las inscripciones más antiguas en euskara o incluso una 'Última cena' muy anterior a la obra cumbre de Leonardo Da Vinci

Rodríguez -aunque no lo ha explicado en su declaración judicial- había dejado por escrito en su informe que de 139 piezas analizadas en 75 de ellas había "común autoría con los patrones de la letrina". En cuatro más, además, hay "alta probabilidad" de la autoría también sea la misma. Ello incluye algunos de los hallazgos más significativos, como un cerdo con la leyenda "Júpiter". El perito superpuso los trazos de los grafitos de la letrina -una persona y un pene alado- y apreció que las curvas eran similares. "Se repite una línea compleja. Está exactamente igual en otro dibujo. ¿Qué posibilidades hay de que eso sea casualidad? [Se puede] Pensar muy seriamente que la mano es la misma", ha incidido.

 

El dibujo de un cerdo con la inscripción "Júpiter", todo ello centrado en una pieza rota

El dibujo de un cerdo con la inscripción "Júpiter", todo ello centrado en una pieza rota. ELDIARIONORTE.ES

La defensa de Gil le ha preguntado en no menos de media docena de ocasiones si había manipulado los dibujos de referencia de la letrina hasta que encajaran y el perito, otras tantas veces, ha indicado que simplemente ha ajustado con Photoshop las escalas para hacer comparables los dibujos, sin deformar las imágenes en ningún momento. "Hay que igualar los tamaños para ver si coinciden las trayectorias", ha apostillado.

-¿Es como el Tetris? ¿Lo iba moviendo hasta que le encajaba?

-No he jugado nunca al Tetris, lo siento. Es igualar los tamaños para ver si coinciden las trayectorias. Se lo he dicho unas cuantas veces.

El letrado también ha cuestionado las conclusiones del informe porque, según ha indicado, incluso en El Prado tardan siglos en detectar la autoría de un cuadro. El momento cumbre del interrogatorio ha sido cuando el abogado ha retado al experto a que dibujara en una pieza con cincel para probar sus afirmaciones. El defensor había acudido a la sala con los útiles para el grabado. La juez, Isabel María Díez Pardo, ha sido tajante y no se lo ha permitido a la defensa de Gil.

Pese a lo contundente del testimonio, los seguidores del arqueólogo que le acompañan todos los días en el Palacio de Justicia han celebrado como una victoria la comparecencia por la pregunta final de la magistrada a Rodríguez. El llamado a ser el calvario más antiguo del mundo presenta un "RIP" a simple vista, una expresión impropia del siglo III. Al mencionar la juez que, visto con un microscopio, podría no tener esa inscripción sino simplemente tres palos, justamente la tesis de Gil para defender su autenticidad, el público lo ha tomado como un triunfo. Mientras, los fiscales y el abogado de la Diputación han protestado por la "valoración" de la magistrada sobre un elemento en discusión.

¿Un "burdo" plagio para justificar los hallazgos?

Uno de los elementos clave que Gil empleó en su día para autentificar los polémicos tesoros de Iruña-Veleia fueron los informes del coacusado, Rubén Cerdán, cuyo coste (unos 12.000 euros) fue imputado a las arcas públicas. En su caso, se cuestiona su titulación como físico nuclear y, además, que el contenido de los supuestos análisis técnicos de las piezas era en realidad un plagio de un material de ejemplo ofrecido en un 'software' de una empresa alemana. "Una burda copia", según la compañía. En el documento se aprecian mediciones de 1990 aunque los hallazgos de Iruña-Veleia fueron de 2005 y 2006.

Para contrarrestarlo, la abogada de Cerdán ha citado al juicio a una ingeniera informática llamada Ainoa Celaya. La perito ha asegurado que recibió los informes bajo sospecha por correo electrónico para compararlos con los que estaban subidos a un servidor en el extranjero, el de la empresa de Alemania. Ha centrado su intervención en explicar que los ‘hash’ —una especie de firma electrónica que hace único a cada documento— de unos y otros eran diferentes, de lo que se deduce que los archivos también lo son.

Pero la acusación ejercida por la Diputación alavesa ha convocado a otro perito que ha cuestionado el método que condujo a esas conclusiones. A preguntas del abogado foral, Francisco Javier Villarrubia, ha criticado que la comparación se limitase a analizar los ‘hash’, sin entrar en el contenido de los archivos. Villarrubia, durante la sesión, ha repetido una analogía con el ‘Quijote’. Si a un archivo digital con el texto de la obra se le añadiese una mera coma, o un espacio, su firma ‘hash’ ya no sería la misma. “Pese a que una persona que los leyese llegaría a la conclusión de que está leyendo exactamente lo mismo, desde el punto de vista del ‘hash’ son efectivamente dos archivos diferentes”, ha zanjado.

Este perito también se ha mostrado sorprendido por la elección del algoritmo para el análisis de las firmas ‘hash’ en el informe. “Me sorprende que, citando incluso en el informe la existencia de una herramienta mucho más válida y fiable, se optase por una que es vulnerable y está mundialmente desaconsejada”, ha señalado. Esa ‘herramienta’ a la que el perito apunta como preferible es la SHA-256, publicada en 2001; en cambio, para realizar la comparativa se optó por la SHA-1, de 1995.

Una de las piezas polémicas del 'caso Iruña-Veleia'

Una de las piezas polémicas del 'caso Iruña-Veleia' ELDIARIONORTE.ES

También ha prestado declaración este miércoles María Teresa Izquierdo, técnico de patrimonio cultural del Gobierno vasco. Lo ha hecho en calidad de testigo, no como perito, porque no llegó a firmar ningún informe. Sí que escribió, sin embargo, “unos párrafos” que luego servirían para llevar a cabo una valoración económica orientativa de los daños de las piezas. Cuestionada por la Fiscalía, ha estimado que los daños superaban “ampliamente” los 600 euros por pieza, si bien considera necesario valorarlos como parte de un conjunto.

“En el contexto del País Vasco, por el yacimiento del que proceden, las piezas tienen un valor enorme”, ha señalado. A preguntas del abogado de la Diputación, ha hecho hincapié en que Iruña-Veleia es un bien de protección especial. “Es el yacimiento romano más extenso y monumental del País Vasco, y eso es un plus a tener en cuenta. Los materiales, por sí mismos, tienen valor científico y patrimonial, porque cumplen una función social y cultural. Pueden ser objeto de exposición en la vitrina de un museo”, ha apuntado. Si se dan por acreditados los daños patrimoniales, la cuantificación económica de las piezas será fundamental para estimar la multa que deberían afrontar, en su caso, los acusados.

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae para añadir comentarios!

Participar en Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en Redes Sociales: Facebook y Twitter

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2020   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más