Iruña Veleia y sus "revolucionarios" grafitos IX: El auto de apertura de juicio oral

La jueza finaliza la instrucción del caso Veleia. Atribuye delitos de daños y estafa a Gil y sus colaboradores

La magistrada pone fin a ocho años de instrucción con la ratificación de que los grafitos y piezas excepcionales supuestamente halladas en las excavaciones de Álava eran «falsas»

Fuente: Diariovasco.com | David González | Vitoria | 3 mayo 2017 

La jueza de Instrucción número 1 de Vitoria ha dado carpetazo este mismo miércoles a la instrucción de uno de los casos más veteranos del Palacio de Justicia alavés, el referente a la supuesta falsedad de las inscripciones halladas en cerámicas y grafitos encontrados en el yacimiento de Iruña Veleia por el equipo de Eliseo Gil, un caso que estalló en 2008 tras presentarse en sociedad piezas «excepcionales» y que presuntamente iban a revolucionar la historia de Álava, del cristianismo y del euskera. La magistrada ha puesto fin a la larga instrucción con un auto en el que ratifica las sospechas de falsedad de las piezas objeto de la investigación y abre la posibilidad de la apertura de juicio oral. Los investigados son Eliseo Gil, director de Lurmen, la empresa que gestionaba el yacimiento alavés; y sus colaboradores Óscar Escribano (geólogo) y Rubén Cerdán, uno de los más estrechos lugartenientes de Gil. La jueza les atribuye sendos delitos de daños continuados y de estafa continuada.

El caso de los grafitos supuestamente falsos de Iruña Veleia saltó a la luz pública en 2008 [sic], cuando un grupo de investigadores y expertos alaveses [sic] puso en duda los excepcionales hallazgos presentados en sociedad por el equipo de Eliseo Gil. No eran descubrimientos humildes. Se trataba de inscripciones en piezas que venían a revolucionar conceptos del cristianismo e incluso del euskera. Entre esas piezas, se presentaron un calvario (representación de la muerte de Cristo), que el equipo de Gil dató en el siglo III y de leyendas en euskera datadas en piezas de los siglos IV al VI, todo un hito en la historia de la lengua vasca.

Pero todo era, a juicio de la magistrada que ha investigado el caso, una burda mentira. En el auto, la jueza señala que la «falta de autenticidad de estos grafitos viene acreditada» por diversos informes del Instituto de Patrimonio de España y de la Escuela de Conservación y Restauración de Bienes Culturales. «La trazabilidad de los fragmentos con grafitos no es demostrable y el tratamiento recibido no ha garantizado su integridad física necesaria para que los análisis sean concluyentes. Por motivos expuestos, los autores no pueden avalar la autenticidad de los grafitos», señalan estos informes.

La jueza desmonta también la serie de informes (tres) que los arqueólogos presentaron para avalar la autenticidad. Y atribuye igualmente un interés y un modus operandi a GIl y sus colaboradores. «Los encausados (…), puestos de común acuerdo y con el ánimo de obtener no solo un beneficio económico sino también prestigio y reconocimiento profesional (…) procedieron a realizar con diversos instrumentos inscripciones, entre otras en euskera, aplicando posteriormente y de manera intencionada un material de relleno para cubrir los trazados de los grafitos efectuados por ellos mismos». Una vez falsificadas las piezas, agrega la magistrada, las colocaron «de manera que fueran descubiertas después del lavado de los materiales por parte de los empleados de Lurmen». Por este motivo, añade, las piezas calificadas como excepcionales nunca fueron encontradas en los yacimientos, sino en el proceso posterior de lavado.

El caso estalló dos años después, cuando la Diputación alavesa, con la diputada de Cultura, Lorena López de Lacalle al frente, decidió abrir una investigación pública sobre unos hallazgos cuya autenticidad ya había sido puesta en tela de juicio por expertos vinculados a la Universidad del País Vasco [sic] (1) La comisión científico-asesora de la institución foral ratificó las sospechas y el caso entró en vía judicial.

(1) El señor periodista olvida decir (o quizá no sabe) que esos dos expertos de la UPV (los Prof. Gorrochategui y Santos Yanguas) eran los mismos que en 2006 formaban parte del equipo de Eliseo Gil, y los que se presentaron con él ante la prensa a ratificar, con gran entusiasmo, la autenticidad de las piezas (junto con P. Ciprés y E. Knörr, aunque éste luego prefirió fecharlos en la Edad Media), y sobre todo "las «inequívocamente» en euskara" (Gara, 16-6-2006).

¡Peccata minuta que fueran los mismos! (y oficialmente fueron del Equipo Veleia hasta octubre de 2008). Que se olvidaran y se sepultaran aquel enorme bochorno y aquellas fotos y vídeos es lo que ellos y su "entourage" de la UPV se afanaron después en conseguir, y parece obvio que lo han conseguido, al menos de cara al gran público y a parte de la prensa. Pero aquí no nos olvidamos, porque su falta de profesionalidad en aquel momento crucial fue también culpable de que hayamos llegado hasta aquí, 11 años después.

Véase en TA el amplio dossier "El caso Iruña Veleia: Documentos y debates", desde el 8 de junio de 2006 hasta ahora mismo.

:::::::::::::::::

Nueve años desde que estalló el escándalo

El equipo de las excavaciones de Iruña-Veleia presentó como verdaderas unas inscripciones en piezas que revolucionaban la historia de Álava, del euskera y del cristianismo

 

Fuente: Diariovasco.com | SERGIO CARRACEDO | 3 mayo 2017 

El "caso Iruña-Veleia" ha concluido su instrucción tras más de 8 años. Cayó en manos de la titular del Juzgado de Instrucción 1 de Vitoria en marzo de 2009, meses después de que una comisión de expertos de la UPV y de otras universidades españolas –entre los que se encontraban lingüistas, historiadores y arqueólogos– emitieran a instancias de la Diputación de Álava, propietaria del yacimiento, un informe acerca de las 450 piezas de origen romano halladas por los ahora encausados entre 2005 y 2006.

Los fragmentos contenían textos en latín y euskera, símbolos e iconografía cristianos y escenas cotidianas datados por sus descubridores entre los siglos II a V, lo que las convertiría en algo excepcional. El caso estalló en 2008 tras presentarse en sociedad estas «excepcionales» piezas que presuntamente iban a revolucionar la historia de Álava, del cristianismo y del euskera.

Sin embargo, los expertos universitarios dieron su dictamen en 2009. «Son falsos». Las inscripciones son «infantiles», «ilógicas», «inverosímiles» e «imposibles», argumentaron. La diputada de Cultura, Lorena López de Lacalle, encargó el análisis de los grafitos después de que catedráticos como Gorrochategui y Lakarra hiciesen públicas sus dudas sobre la autenticidad de unas "ostracas" que se dieron a conocer al mundo en junio de 2005 [fue en 2006, la presentación de 2005 a la prensa había pasado desapercibida por falta de "pesos pesados", y de piezas en euskera].

Eliseo Gil e Idoia Filloy, socios de Lurmen, encargada de la excavación, fueron apartados de la gestión del yacimiento, aunque siguieron defendiendo la antigüedad de los grafitos y denunciaron una campaña de derribo «mediática y académica». También surgió la plataforma de apoyo SOS Iruña-Veleia, que organiza congresos y promueve estudios, artículos y foros. Y se sumaron a la defensa de la autenticidad de las piezas los colectivos Euskeraren Jatorria y Martin Ttipia.

Euskotren y Eusko Trenbide, patrocinadores de las excavaciones, se querellaron contra Lurmen, pero sus denuncias fueron archivadas. Sólo se ha mantenido la doble demanda presentada por la Diputación. Durante 2009 y 2010, Lurmen, que también entregó nuevos estudios, pidió a la juez analíticas de laboratorios internacionales. Se solicitó un peritaje a la Guardia Civil, pero ésta aludió falta de medios y el caso pasó a la Ertzaintza. En enero de 2014 técnicos del Instituto de Patrimonio Cultural de España determinaron que 35 piezas que analizaron «presentan suficientes anomalías como para que los grafitos que contienen sean considerados contemporáneos».

Los defensores de la autenticidad calificaron el documento como de «auténtico despropósito» y «atentado contra el sentido común y la arqueometría», y acusaron a los responsables del Museo de Arqueología de haber alterado «voluntaria o involuntariamente» las piezas en las que los técnicos del Ministerio encontraron restos de metales modernos como el acero inoxidable.

Con el cierre de la instrucción, se abre ahora el juicio oral por el presunto fraude de los hallazgos del yacimiento de Iruña-Veleia por presuntos delitos continuados de estafa y daños contra el patrimonio histórico causados por las inscripciones efectuadas sobre los restos romanos hallados en el yacimiento.

............................................

También de interés, ayer en EITB (añadido por S. Cuesta en el post VIII):

Abren juicio oral por la presunta estafa del yacimiento de Iruña-Ve...

La magistrada cree "acreditado" que los responsables de la excavación falsificaron piezas para presentarlas como "extraordinarias".

Siguen más o menos la nota oficial, pero son los únicos hasta ahora en reproducir esto:

"...En el auto se indica que los daños causados por las inscripciones efectuadas sobre los restos romanos hallados en el yacimiento se pueden cuantificar en unos 600 euros por pieza. En su día, los responsables de la excavación aseguraron que se habían localizado entre 400 y 450 ejemplares "extraordinarios"." 

(A mi juicio se trata de una valoración económica sorprendente)

- La noticia apareció el mismo día 3 en otros medios, pero sin grandes novedades unos sobre otros:

ABC (de EFE): La jueza ve indicios de estafa y daños continuados en el caso de Ir...

Elperiodico.com: La juez abre juicio oral por la presunta estafa del yacimiento de I...

...............................................

Nota final

He comenzado y terminado este post con dos de mis ostraka (pues epigráficamente éstos no son "grafitos", nombre con el que sin embargo se han quedado) veleianos favoritos, el de "Porky" y el de "Deidre", porque ambos contienen casi todas las claves, tanto arqueológicas como epigráficas e históricas, que son aplicables para demostrar la falsedad del conjunto.

Como epigrafista de larga profesión que, con su nombre y apellidos, dio en 2006 la primera voz de alarma en el portal Celtiberia.net, nada más aparecer las primeras y escasas fotos y a pesar de la euforia general, añadiendo a lo largo de días, meses y años diversas críticas, y muchas observaciones técnicas básicas (varias luego muy repetidas por todos, como el 14-6-2006 la del imposible "RIP" o la del también increíble "ANQUISES", con la "probabilidad estadística", tan usada por Gorrochategui cuando cambió de bando...) que apuntaban a una falsificación, y más bien torpe (lo que a su vez -con algún otro dato- alarmó a los "expertos" de la UPV, hasta hacerles vacilar, y luego cambiar de opinión y de acera), además de informar a algunas autoridades que no sabían dónde estaba Iruña-Veleia, o qué pasaba allí (habría tanto para contar...), espero que este auto termine por fin de aclarar un suceso tan lamentable, que ha hecho daño en primer lugar a la venerable historia del euskera, que no necesitaba de esto para una mayor antigüedad y más bien le perjudicó, como entendieron por fin muchos medios y periodistas abertzales, durante mucho tiempo entusiasmados con los supuestos hallazgos.

También a mí, que -dejando aparte tantos insultos gratuitos de los "veristas", pues no sólo defendí mientras pude el "wait and see" en favor de Eliseo Gil, sino que jamás le ofendí ni le insulté (como sí lo hicieron otros, y terriblemente)- nunca he querido más que que se llegara a la verdad, tras unas conocidas amenazas a mi familia en 2011 (también les pasó a otros), tuve que abandonar el tema casi del todo, y he sentido como un riesgo inasumible -y no para mí- cualquier pequeño comentario que añadiera. A todas estas cosas simplemente no hay derecho.

Tengo mis dudas de que el juicio se llegue a celebrar pero si ocurre será bueno, porque aún faltan, como he dicho muchas veces, testigos y datos que el gran público todavía no conoce.

Y en él Eliseo Gil e Idoia Filloy tendrían por fin la oportunidad de defenderse que tanto han reclamado.

Visitas: 92946

Comentario por Percha el febrero 10, 2020 a las 2:31pm
Eliseo Gil, siguiendo en pantalla el informe presentado por la Ertzaintza en el juicio de Iruña-Veleia

Eliseo Gil, siguiendo en pantalla el informe presentado por la Ertzaintza en el juicio de Iruña-Veleia ELDIARIONORTE.ES




El responsable comisionado por la Ertzaintza para la investigación de los hallazgos “excepcionales” en el yacimiento romano de Iruña-Veleia, a 10 kilómetros de Vitoria, ha sido muy rotundo en su declaración en el juicio que se está celebrando en los juzgados vitorianos. “Tenemos la convicción policial de que lo ocurrido constituye una de las mayores falsificaciones y/o manipulaciones realizadas sobre materiales arqueológicos del mundo romano”, ha solemnizado el agente, con número profesional 15323 y de la unidad especializada en delitos medioambientales y patrimoniales. A falta de uno, ha enumerado una larga lista de hasta 22 indicios de criminalidad y ha señalado con claridad al responsable de las excavaciones y principal acusado, Eliseo Gil, como autor de los hechos. La prueba fundamental es que en al menos 75 piezas hay una coincidencia en la grafía de las supuestas inscripciones excepcionales con unos grafitos incorporados a la reproducción de una letrina que Gil ya ha admitido haber realizado. Dos empresas especializadas, Grafotec y Lettera, así lo hacen constar en sendos informes. El abogado del arqueólogo, Javier Martínez de San Vicente, ha cuestionado la titulación académica del policía para extraer tan categóricas conclusiones.

Si Gil y su entorno –que asiste cada día al juicio y acusa a la pre... de las hasta 476 piezas de Iruña-Veleia, el agente que lideró la investigación de la Ertzaintza ha elaborado una larga lista de documentos y otras pruebas que sí concluyen la falta de autenticidad de los aparentes tesoros, aparecidos en 2005 y 2006. Según se anunció entonces, estos grafitos “excepcionales” iban a cambiar el origen del euskara o del cristianismo e incluían también jeroglíficos egipcios y hasta una primera ‘Última cena’ siglos antes que la de Leonardo Da Vinci. Algunos soñaban con tener en Vitoria una nueva Pompeya.



Éstos son todos los indicios de criminalidad recogidos en el informe de la Ertzaintza:

  1. La empresa de Gil que gestionaba Iruña-Veleia, Lurmen, se apoyó en “supuestos análisis científicos no realizados” para avalar la autenticidad de las piezas. El autor era el coacusado, Rubén Cerdán.
  2. Una empresa alemana confirmó que parte de los informes técnicos de Cerdán eran una “burda copia” de sus propios materiales.
  3. Lurmen utilizó informes sobre piezas auténticas no excepcionales para avalar la veracidad de los hallazgos extraordinarios.
  4. Cerdán y Gil giraron facturas a la Diputación de Álava –titular del yacimiento de Iruña-Veleia- por valor de casi 13.000 euros para sufragar los informes.
  5. Un informe químico del profesor Madariaga determinó que las piezas habían sido “sometidas a un proceso de envejecimiento acelerado” para que aparentasen ser originales.
  6. Expertos de la Universidad del País Vasco indicaron que no era posible verificar la trazabilidad de las piezas, es decir, no hay pruebas de que se extrajeran con las inscripciones durante las excavaciones. Los hallazgos solían aparecer durante el lavado, gestionado por la hermana de Gil.
  7. El profesor Julio Núñez habla de piezas manipuladas “en tempos muy recientes”.
  8. Dos profesores expertos en latín hallaron anomalías en los grafitos, como palabras en italiano o castellanizadas. “No pueden ser antiguos”, agregaron.
  9. Julián Gorrotxategi, sobre las primeras supuestas palabras en euskara, manifestó su “convencimiento” de una falsificación “total”.
  10. Al hilo del euskara, añadió el profesor Lakarra que “existió voluntad de falsedad”.
  11. Un email del difunto Henrike Knörr abundó: “En modo alguno puede suponerse que son del siglo III”. Se refería igualmente a los hallazgos de expresiones en lengua vasca.
  12. En cuanto a los jeroglíficos, el profesor Galán dictaminó que eran otra “manipulación reciente”.
  13. El profesor Velázquez: “Han sido esgrafiados en la época contemporánea”.
  14. En Iruña-Veleia había también referencias hebreas. Es “muy improbable” que fueran realizadas en la Antigüedad, manifestó el profesor Trebollé.
  15. La comisión asesora constituida por la Diputación tras las sospechas iniciales concluyó con claridad que se había producido una manipulación histórica de grandes dimesiones.
  16. La empresa Grafotec vio “sorprendente” el “paralelismo” entre las inscripciones de la letrina reconstruida con la de las piezas supuestamente excepcionales.
  17. Otra empresa similar, Lettera, fue más específica. Esas coincidencias grafológicas se daban con claridad en 75 piezas, a las que sumar 4 más con “alta probabilidad”. En 60 casos no se extrajo ninguna conclusión. Se cita incluso un caso en que la inscripción rompió una pieza romana original y que luego fue pegada.
  18. Lurmen realizó piezas ‘ad hoc’ y ya se ha constatado su falsedad. El tercer acusado, Óscar Escribano, ha reconocido ya que como “broma” grabó unos grafitos y los hizo pasar por auténticos.
  19. Se han hallado restos de “útiles” empleados para la realización de los grafitos: acero, acero inoxidable, níquel, alpaca, cuprita y otros metales. El informe lo ha hecho Patrimonio del Estado.
  20. Patrimonio añade que el relleno de los surcos es “intencionado” y no fruto de un proceso natural de siglos.
  21. Arqueólogos presentes en las excavaciones nunca vieron las piezas al extraerlas. Sólo aparecieron en el lavado posterior.
  22. A partir de que surgiera la polémica, se instaló una cámara en Iruña-Veleia para garantizar la trazabilidad de los hallazgos. Desde entonces no ha aparecido “ningún grafito excepcional”. Antes de 2005 y en proyectos anteriores al de Lurmen tampoco aparecieron piezas extraordinarias más allá de originales romanos.

“El equipo instructor [de la Ertzaintza] infiere a que los grafitos son falsos”, ha repetido en varias ocasiones el agente en una larga comparecencia, en la que ha recordado que lo grave es que se dañaron originales romanos. Y ha señalado con claridad a Gil como autor de los hechos. Preguntado por un posible móvil, ha indicado que Lurmen buscaba “prestigio” y “reconocimiento” en un contexto en que el patrocinador de Iruña-Veleia, la empresa pública Euskotren, que aportó 3,7 millones de euros, le demandaba resultados concretos.

Desde prácticamente la primera frase del policía, el abogado de Gil ha tratado de desacreditar las conclusiones de su investigación. Ha reiterado que el agente no tiene capacitación técnica para concluir qué hallazgos son o no excepcionales y, desde luego, para determinar si son o no auténticas. El miembro de la Ertzaintza ha replicado que su trabajo es policial y que bebe de los informes técnicos realizados sobre Iruña-Veleia y de las declaraciones de los testigos, algunos de los cuales también han comparecido en el juicio y han llegado a las mismas conclusiones sobre la falsificación de las piezas.

Además, ante las quejas sobre lo supuestamente excesivo de la actuación policial, 15323 ha recordado que la intervención fue requerida en 2013, “ocho años después” de que se produjeran los primeros hallazgos. Por ello, no pudieron hacerse diligencias “clásicas” como el control de las llamadas entre los implicados, “seguimientos” de sus movimientos o “registros domiciliarios” o de otras dependencias, como sería el caso de las oficinas de Lurmen en el propio yacimiento de Iruña-Veleia.

La comparecencia ha marcado un hito en los juzgados de Vitoria al no seguir el tradicional formato de interrogatorio. El policía, apoyado de un ‘powerpoint’ que se ha proyectado en las cinco pantallas de la sala de vistas, ha realizado una exposición muy gráfica y detallada del informe de la Ertzaintza y ha sido después cuando las partes han podido solicitar aclaraciones. “Estamos en el siglo XXI”, se ha felicitado la magistrada, Isabel María Díez Pardo.

Más en eldiario.es

Aquí tienes un resumen con fotografías y vídeos del caso de Iruña-Veleia: https://www.eldiario.es/norte/euskadi/Iruna-Veleia-arqueologica-cam...


Comentario por Percha el febrero 10, 2020 a las 3:09pm
La Ertzaintza cree que en Veleia hubo una falsificación por parte de Gil y sus socios
Eliseo Gil, exdirector del yacimiento alavés, dirigiendose al juzgado.
Los ertzainas que investigaron el caso de Iruña-Veleia creen que en el yacimiento alavés se cometió "la mayor falsificación o manipulación" sobre material arqueológico romano en una "maniobra orquestada", según "todos indicios", por Eliseo Gil, exdirector del yacimiento y dos colaboradores.

Los agentes que han declarado este lunes en el juicio por la presunta falsificación de grafitos han asegurado que "todas las sospechas razonables señalan" a Gil, al físico Rubén Cerdán y al arqueólogo Óscar Escribano.

La Fiscalía pide para los dos primeros 5 años y medio de cárcel, mientras que el tercero llegó a un acuerdo en el inicio del juicio y aceptó un año de cárcel tras admitir que había hecho a modo de "broma" una inscripción en una pieza.

Hoy ha declarado un ertzaina del equipo que investigó el caso a petición del juzgado a raíz de que surgieran sospechas de la autenticidad de los grafitos que fueron presentados en público en junio de 2006 como históricos, porque entre otras cuestiones, adelantaban al siglo III la aparición del euskera y la entrada del Cristianismo.

En su investigación la Ertzaintza constató "una concatenación de perplejidades, irregularidades, anomalías e indicios de criminalidad de todo tipo" y llegó a "la convicción judicial de que lo ocurrido es una de mas mayores falsificaciones y/o manipulaciones realizadas sobre materiales arqueológicos del mundo romano".

Los agentes concluyeron que se trató de "una maniobra orquestada por varias personas y todos los indicios y sospechas razonables señalan a Eliseo Gil, Óscar Escribano y Rubén Cerdán".

El agente ha explicado que los 466 grafitos falsos "provienen de daños graves e irreparables sobre piezas romanas auténticas" y, preguntado por el abogado de Gil por los posibles motivos de un delito así, el ertzaina ha respondido que de manera "objetiva" este fue "presionado por el patrocinador" de la excavación - Euskotren- para obtener resultados.

El policía ha garantizado la correcta custodia de las piezas -que ha sido puesta en cuestión por las defensas- desde que en noviembre de 2011 la Ertzaintza asumió esta tarea y ha asegurado que no hubo "ninguna fisura en la cadena de custodia" anterior por parte de la Diputación Foral de Álava, que actúa como acusación particular y pide 7 años y 6 meses para Gil y 3 años y 9 meses para Cerdán.

https://www.eitb.eus/es/cultura/detalle/7020819/la-ertzaintza-cree-...
Comentario por antton erkizia el febrero 10, 2020 a las 4:37pm

¿No se han pasado cuatro pueblos?

Me había prometido no opinar sobre cada “información y cada versión" del juicio que saliera en prensa. Pero esto me parece ya demasiado escandaloso:

--¿Puede la policía judicial, a estas alturas del juicio, seguir insistiendo ante la Jueza:  fue "una maniobra orquestada por varias personas y todos los indicios y sospechas razonables señalan a Eliseo Gil, Óscar Escribano y Rubén Cerdán" ?

--¿Puede el portavoz de la policía judicial incluir en su lista de indicios de criminalidad que: "Oscar Escribano ha reconocido que grabó unos grafitos y los hizo pasar por auténticos"?. ¿No tiene nada que decir ante eso la propia Fiscalía que ya ha retirado esas acusaciones contra Escribano?. Le están contradiciendo a la cara.

--¿Puede la policía judicial esgrimir como indicio de criminalidad lo que dicen “Julián” Gorrochategui, más el profesor Lakarra y/o Julio Nuñez y/o Isabel Velazquez y/o el profesor Galan...y no incluir lo que dicen otros en sentido contrario?...

A mí me parece que hay (habrá) algo más que exageración o imprudencia en ese testimonio de un funcionario público ante la Jueza ...Se están perdiendo hasta las formas. O eso me parece a mí ¿solo a mí me lo parece?).

Comentario por Percha el febrero 10, 2020 a las 4:55pm

No sé si es excesivo o no pero básicamente son las conclusiones que ya se conocían. En todo caso para atajar esos posibles excesos está la defensa de los imputados. Sí me llama la atención lo que se dice de los informes caligráficos teniendo en cuenta que aquí se ha dicho en innumerables ocasiones que la Ertzaintza no los amparaba. 

Por otro lado, la Fiscalía no ha retirado la acusación sobre Escribano, de hecho a sido condenando. Lo que ha ocurrido es que se ha llegado a un acuerdo para reducir la condena por admitir los hechos. 

Comentario por antton erkizia el febrero 10, 2020 a las 5:22pm

Yo entiendo que la Fiscalía sí ha retirado la acusación de que Oscar Escribano manipulara grafitoS para hacerLOS pasar por auténticos y tal. La Fiscalía admite (tácita o explícitamente, no se) que contra Oscar Escribano no hay más acusación que "la broma" de haber grabado un trozo de cerámica común romana, y el propio Oscar Escribano lo reconoce haber "dañado" un trozo de cerámica romana (ya lo había reconocido) y la Jueza le condena a un año (sin efecto si no vuelve a rayar otra pieza), a 600 euros (lo que vale cada trozo de pieza romana, según DFA. Iremos por ahí recogiendo trocitos de cerámica romana, a 600 euros...) Más la Jueza le impone una multa por inflingir la ley, como nos ponen por pisar la raya continua, no porque la hayamos roto.

Ese "llegar a un acuerdo para reducir la condena" es una ambiguedad calculada, en realidad se refiere a "la condena que pedía para él la Fiscalía y la DFA" (y ahora no pide, claro.) Porque si Oscar Escribano siguiera siendo acusado, siquiera sospechoso de falsificación masiva y ser parte de la maniobra orquestada y tal, y hubiera llegado al acuerdo ese así con la Fiscalía, eso sería cuasi delito. ¿O no?.

Y sin embargo, la policía sigue manteniendo los indicios de criminalidad contra Oscar Escribano en la misma Sala y ante la misma Jueza que ya ha sentenciado contra el.. En fin, yo no entiendo las cosas de palacio.

Comentario por Percha el febrero 10, 2020 a las 5:39pm
Antton, no es así. Escribano está condenado y se le ha reducido la condena por confesar. Si se hubiese retirado la acusación no se le podría condenar.
Comentario por antton erkizia el febrero 10, 2020 a las 6:02pm

Escribano está condenado, sí. Está condenado por una broma, por haber rayado un trozo de cerámica romana, sí. Pero no está condenado por nada más.

Y la policía judicial le sigue incriminando: falsificación masiva y participación en la orquestación de la falsificación masiva. Y la Fiscalía ("el Pueblo contra tal...") no le ha llamado la atención a la policía por imputar tal o cual delito a un ciudadano, ante sus bigotes.

Usted dirá que no es así. No seguiré con estos juegos de palabras que se trae siempre. El lector es callado, nos aguanta, pero piensa.

Comentario por Percha el febrero 10, 2020 a las 6:12pm

No son juegos de palabras, pero paso.

Comentario por Viriato el febrero 10, 2020 a las 7:08pm

Sí Antton, los lectores pensamos. Y opinamos, unos con conocimientos detrás, otros con menos, pero la mayoría de los que llevamos deliberando que ha habido manipulación creo que no tenemos más interés que la prevalencia de la verdad y del rigor científico. Queremos que lo que se descubra, sea un hito o no, sea de verdad y no tergiversar la Historia por muy excepcional que pudiera ser el descubrimiento. Queremos fiarnos de que  lo que aparezca en los libros didácticos o en las revistas científicas sea real. Y miré que he empatizado con aquellos de vds. que por amistad  o afinidad con los imputados, les han defendido a muerte... Lamentablemente, ya lo he dicho alguna vez, por culpa de estas manipulaciones de los "ostracas", no se tendrán en cuenta muchos hallazgos de este yacimiento, pues habrá una mezcla de piezas buenas y manipuladas, que el que se arriesgue a poner una en un museo, estará tragando saliva mientras dure la exposición. Y ustedes seguirán apoyándose en resquicios imposibles como ya ha pasado. Y se dictará sentencia y considerarán que la justicia no es justa si no actúa conforme a sus intereses y que ha faltado tal prueba y tal testigo, o excusando actuaciones infantiles de los encausados. Si es así, perderá la confianza en el rigor arqueológico y en la honestidad de la profesión, pero ganará la necesidad en la implementación de medidas infalibles para asegurar la integridad de los hallazgos futuros. 

Comentario por Percha el febrero 10, 2020 a las 7:43pm
Plato funerario romano en el que presuntamente se grabaron las palabras «ian, van (o jan) zvta». / E. C.

La Ertzaintza concluye que tras manipular las piezas originales las envejecían con barro y las volvían a introducir en el proceso de limpieza

Un agente de la Ertzaintza especializado en daños contra el patrimonio histórico testificó este lunes en el juicio por el 'caso Iruña Veleia' que sigue en el Palacio de Justicia de Vitoria contra Eliseo Gil y Rubén Cerdán por una presunta falsificación de 476 piezas tardoromanas desenterradas en un yacimiento arqueológico, con el fin de presentarlas como unos «hallazgos excepcionales» y, de esa forma, «obtener un beneficio patrimonial».

La investigación de la Ertzaintza, según declaró el agente, concluyó que «los grafitos excepcionales son falsos» y acredita la falta de autenticidad de esas inscripciones «por los informes periciales científicos, grafísticos y por declaraciones de testigos». Así lo recalcó este policía cada vez que se le preguntó por ello. El ertzaina indicó que «los presuntos autores de las falsificaciones debían pertenecer necesariamente a la empresa Lurmen S.L.» y aportó incluso el modus operandi para realizar las falsificaciones. Como ejemplo, mencionó el caso del plato cerámico hallado en un depósito funerario fuera del recinto amurallado del que ya se ha hablado durante otras sesiones de este proceso judicial.

Ni en la fase de excavación ni en el levantamiento de la pieza, que duró más de cinco horas, «ninguno de los múltiples testigos presentes observó grafitos en su superficie», a pesar de haberlo limpiado con un cepillo a escasos 40 centímetros del plato. Tampoco vio nada Ainhoa Gil que recibió el plato para su lavado. «Cuando me entregaron la pieza no vi ningún grafito en ella», declaró en su momento la hermana de Eliseo Gil. En consonancia con la declaración de varios arqueólogos, el ertzaina trasladó al tribunal que «de repente, sin decir nada a nadie», Ainhoa abandonó la zona de lavado y «subió a las oficinas con un fragmento. Al cabo de un tiempo indeterminado, Eliseo y Ainhoa bajaron al túnel de lavado y comunicaron a todos que habían aparecido grafitos excepcionales en euskera en un fragmento del plato», describió el agente durante el juicio. Según los expertos los grabados contendrían las palabras «ian, van (o jan) zvta», leyenda interpretada como un «mensaje religioso».

La investigación policial destaca también que existen fotografías de la extracción de todas las evidencias de este sondeo «excepto del grafito excepcional que presuntamente tenía y que apareció tras su lavado».

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae para añadir comentarios!

Participar en Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en Redes Sociales: Facebook y Twitter

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2020   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más