Iruña Veleia y sus "revolucionarios" grafitos IX: El auto de apertura de juicio oral

La jueza finaliza la instrucción del caso Veleia. Atribuye delitos de daños y estafa a Gil y sus colaboradores

La magistrada pone fin a ocho años de instrucción con la ratificación de que los grafitos y piezas excepcionales supuestamente halladas en las excavaciones de Álava eran «falsas»

Fuente: Diariovasco.com | David González | Vitoria | 3 mayo 2017 

La jueza de Instrucción número 1 de Vitoria ha dado carpetazo este mismo miércoles a la instrucción de uno de los casos más veteranos del Palacio de Justicia alavés, el referente a la supuesta falsedad de las inscripciones halladas en cerámicas y grafitos encontrados en el yacimiento de Iruña Veleia por el equipo de Eliseo Gil, un caso que estalló en 2008 tras presentarse en sociedad piezas «excepcionales» y que presuntamente iban a revolucionar la historia de Álava, del cristianismo y del euskera. La magistrada ha puesto fin a la larga instrucción con un auto en el que ratifica las sospechas de falsedad de las piezas objeto de la investigación y abre la posibilidad de la apertura de juicio oral. Los investigados son Eliseo Gil, director de Lurmen, la empresa que gestionaba el yacimiento alavés; y sus colaboradores Óscar Escribano (geólogo) y Rubén Cerdán, uno de los más estrechos lugartenientes de Gil. La jueza les atribuye sendos delitos de daños continuados y de estafa continuada.

El caso de los grafitos supuestamente falsos de Iruña Veleia saltó a la luz pública en 2008 [sic], cuando un grupo de investigadores y expertos alaveses [sic] puso en duda los excepcionales hallazgos presentados en sociedad por el equipo de Eliseo Gil. No eran descubrimientos humildes. Se trataba de inscripciones en piezas que venían a revolucionar conceptos del cristianismo e incluso del euskera. Entre esas piezas, se presentaron un calvario (representación de la muerte de Cristo), que el equipo de Gil dató en el siglo III y de leyendas en euskera datadas en piezas de los siglos IV al VI, todo un hito en la historia de la lengua vasca.

Pero todo era, a juicio de la magistrada que ha investigado el caso, una burda mentira. En el auto, la jueza señala que la «falta de autenticidad de estos grafitos viene acreditada» por diversos informes del Instituto de Patrimonio de España y de la Escuela de Conservación y Restauración de Bienes Culturales. «La trazabilidad de los fragmentos con grafitos no es demostrable y el tratamiento recibido no ha garantizado su integridad física necesaria para que los análisis sean concluyentes. Por motivos expuestos, los autores no pueden avalar la autenticidad de los grafitos», señalan estos informes.

La jueza desmonta también la serie de informes (tres) que los arqueólogos presentaron para avalar la autenticidad. Y atribuye igualmente un interés y un modus operandi a GIl y sus colaboradores. «Los encausados (…), puestos de común acuerdo y con el ánimo de obtener no solo un beneficio económico sino también prestigio y reconocimiento profesional (…) procedieron a realizar con diversos instrumentos inscripciones, entre otras en euskera, aplicando posteriormente y de manera intencionada un material de relleno para cubrir los trazados de los grafitos efectuados por ellos mismos». Una vez falsificadas las piezas, agrega la magistrada, las colocaron «de manera que fueran descubiertas después del lavado de los materiales por parte de los empleados de Lurmen». Por este motivo, añade, las piezas calificadas como excepcionales nunca fueron encontradas en los yacimientos, sino en el proceso posterior de lavado.

El caso estalló dos años después, cuando la Diputación alavesa, con la diputada de Cultura, Lorena López de Lacalle al frente, decidió abrir una investigación pública sobre unos hallazgos cuya autenticidad ya había sido puesta en tela de juicio por expertos vinculados a la Universidad del País Vasco [sic] (1) La comisión científico-asesora de la institución foral ratificó las sospechas y el caso entró en vía judicial.

(1) El señor periodista olvida decir (o quizá no sabe) que esos dos expertos de la UPV (los Prof. Gorrochategui y Santos Yanguas) eran los mismos que en 2006 formaban parte del equipo de Eliseo Gil, y los que se presentaron con él ante la prensa a ratificar, con gran entusiasmo, la autenticidad de las piezas (junto con P. Ciprés y E. Knörr, aunque éste luego prefirió fecharlos en la Edad Media), y sobre todo "las «inequívocamente» en euskara" (Gara, 16-6-2006).

¡Peccata minuta que fueran los mismos! (y oficialmente fueron del Equipo Veleia hasta octubre de 2008). Que se olvidaran y se sepultaran aquel enorme bochorno y aquellas fotos y vídeos es lo que ellos y su "entourage" de la UPV se afanaron después en conseguir, y parece obvio que lo han conseguido, al menos de cara al gran público y a parte de la prensa. Pero aquí no nos olvidamos, porque su falta de profesionalidad en aquel momento crucial fue también culpable de que hayamos llegado hasta aquí, 11 años después.

Véase en TA el amplio dossier "El caso Iruña Veleia: Documentos y debates", desde el 8 de junio de 2006 hasta ahora mismo.

:::::::::::::::::

Nueve años desde que estalló el escándalo

El equipo de las excavaciones de Iruña-Veleia presentó como verdaderas unas inscripciones en piezas que revolucionaban la historia de Álava, del euskera y del cristianismo

 

Fuente: Diariovasco.com | SERGIO CARRACEDO | 3 mayo 2017 

El "caso Iruña-Veleia" ha concluido su instrucción tras más de 8 años. Cayó en manos de la titular del Juzgado de Instrucción 1 de Vitoria en marzo de 2009, meses después de que una comisión de expertos de la UPV y de otras universidades españolas –entre los que se encontraban lingüistas, historiadores y arqueólogos– emitieran a instancias de la Diputación de Álava, propietaria del yacimiento, un informe acerca de las 450 piezas de origen romano halladas por los ahora encausados entre 2005 y 2006.

Los fragmentos contenían textos en latín y euskera, símbolos e iconografía cristianos y escenas cotidianas datados por sus descubridores entre los siglos II a V, lo que las convertiría en algo excepcional. El caso estalló en 2008 tras presentarse en sociedad estas «excepcionales» piezas que presuntamente iban a revolucionar la historia de Álava, del cristianismo y del euskera.

Sin embargo, los expertos universitarios dieron su dictamen en 2009. «Son falsos». Las inscripciones son «infantiles», «ilógicas», «inverosímiles» e «imposibles», argumentaron. La diputada de Cultura, Lorena López de Lacalle, encargó el análisis de los grafitos después de que catedráticos como Gorrochategui y Lakarra hiciesen públicas sus dudas sobre la autenticidad de unas "ostracas" que se dieron a conocer al mundo en junio de 2005 [fue en 2006, la presentación de 2005 a la prensa había pasado desapercibida por falta de "pesos pesados", y de piezas en euskera].

Eliseo Gil e Idoia Filloy, socios de Lurmen, encargada de la excavación, fueron apartados de la gestión del yacimiento, aunque siguieron defendiendo la antigüedad de los grafitos y denunciaron una campaña de derribo «mediática y académica». También surgió la plataforma de apoyo SOS Iruña-Veleia, que organiza congresos y promueve estudios, artículos y foros. Y se sumaron a la defensa de la autenticidad de las piezas los colectivos Euskeraren Jatorria y Martin Ttipia.

Euskotren y Eusko Trenbide, patrocinadores de las excavaciones, se querellaron contra Lurmen, pero sus denuncias fueron archivadas. Sólo se ha mantenido la doble demanda presentada por la Diputación. Durante 2009 y 2010, Lurmen, que también entregó nuevos estudios, pidió a la juez analíticas de laboratorios internacionales. Se solicitó un peritaje a la Guardia Civil, pero ésta aludió falta de medios y el caso pasó a la Ertzaintza. En enero de 2014 técnicos del Instituto de Patrimonio Cultural de España determinaron que 35 piezas que analizaron «presentan suficientes anomalías como para que los grafitos que contienen sean considerados contemporáneos».

Los defensores de la autenticidad calificaron el documento como de «auténtico despropósito» y «atentado contra el sentido común y la arqueometría», y acusaron a los responsables del Museo de Arqueología de haber alterado «voluntaria o involuntariamente» las piezas en las que los técnicos del Ministerio encontraron restos de metales modernos como el acero inoxidable.

Con el cierre de la instrucción, se abre ahora el juicio oral por el presunto fraude de los hallazgos del yacimiento de Iruña-Veleia por presuntos delitos continuados de estafa y daños contra el patrimonio histórico causados por las inscripciones efectuadas sobre los restos romanos hallados en el yacimiento.

............................................

También de interés, ayer en EITB (añadido por S. Cuesta en el post VIII):

Abren juicio oral por la presunta estafa del yacimiento de Iruña-Ve...

La magistrada cree "acreditado" que los responsables de la excavación falsificaron piezas para presentarlas como "extraordinarias".

Siguen más o menos la nota oficial, pero son los únicos hasta ahora en reproducir esto:

"...En el auto se indica que los daños causados por las inscripciones efectuadas sobre los restos romanos hallados en el yacimiento se pueden cuantificar en unos 600 euros por pieza. En su día, los responsables de la excavación aseguraron que se habían localizado entre 400 y 450 ejemplares "extraordinarios"." 

(A mi juicio se trata de una valoración económica sorprendente)

- La noticia apareció el mismo día 3 en otros medios, pero sin grandes novedades unos sobre otros:

ABC (de EFE): La jueza ve indicios de estafa y daños continuados en el caso de Ir...

Elperiodico.com: La juez abre juicio oral por la presunta estafa del yacimiento de I...

...............................................

Nota final

He comenzado y terminado este post con dos de mis ostraka (pues epigráficamente éstos no son "grafitos", nombre con el que sin embargo se han quedado) veleianos favoritos, el de "Porky" y el de "Deidre", porque ambos contienen casi todas las claves, tanto arqueológicas como epigráficas e históricas, que son aplicables para demostrar la falsedad del conjunto.

Como epigrafista de larga profesión que, con su nombre y apellidos, dio en 2006 la primera voz de alarma en el portal Celtiberia.net, nada más aparecer las primeras y escasas fotos y a pesar de la euforia general, añadiendo a lo largo de días, meses y años diversas críticas, y muchas observaciones técnicas básicas (varias luego muy repetidas por todos, como el 14-6-2006 la del imposible "RIP" o la del también increíble "ANQUISES", con la "probabilidad estadística", tan usada por Gorrochategui cuando cambió de bando...) que apuntaban a una falsificación, y más bien torpe (lo que a su vez -con algún otro dato- alarmó a los "expertos" de la UPV, hasta hacerles vacilar, y luego cambiar de opinión y de acera), además de informar a algunas autoridades que no sabían dónde estaba Iruña-Veleia, o qué pasaba allí (habría tanto para contar...), espero que este auto termine por fin de aclarar un suceso tan lamentable, que ha hecho daño en primer lugar a la venerable historia del euskera, que no necesitaba de esto para una mayor antigüedad y más bien le perjudicó, como entendieron por fin muchos medios y periodistas abertzales, durante mucho tiempo entusiasmados con los supuestos hallazgos.

También a mí, que -dejando aparte tantos insultos gratuitos de los "veristas", pues no sólo defendí mientras pude el "wait and see" en favor de Eliseo Gil, sino que jamás le ofendí ni le insulté (como sí lo hicieron otros, y terriblemente)- nunca he querido más que que se llegara a la verdad, tras unas conocidas amenazas a mi familia en 2011 (también les pasó a otros), tuve que abandonar el tema casi del todo, y he sentido como un riesgo inasumible -y no para mí- cualquier pequeño comentario que añadiera. A todas estas cosas simplemente no hay derecho.

Tengo mis dudas de que el juicio se llegue a celebrar pero si ocurre será bueno, porque aún faltan, como he dicho muchas veces, testigos y datos que el gran público todavía no conoce.

Y en él Eliseo Gil e Idoia Filloy tendrían por fin la oportunidad de defenderse que tanto han reclamado.

Visitas: 95706

Comentario por Percha el febrero 21, 2020 a las 8:53am
Comentario por Viriato el febrero 21, 2020 a las 4:08pm
Pues parece que va estar difícil, no demostrar que hay manipulación de las piezas, que queda de manifiesto que hay muchas pruebas que lo indican, sino encontrar al autor material, salvo que den por suficiente el informe grafológico que acredita la coincidencia de los trazos mecánicos en la escritura del Sr. Gil con la de varios grafitos.
Comentario por Larra el febrero 21, 2020 a las 10:08pm

Tranquilo, Percha, por mi parte no te pediré más imposibles.

Ahora todo queda en manos de una sola persona.

Que nos toque el apartamento en Torrevieja-Alicante, el SEAT Marbella o la calabaza es lo de menos. Hemos venido a jugar. Lo hemos pasado bien. Que le den a Eliseo aunque haya hecho un trabajo excelente durante décadas, que les den a las piezas sean auténticas o sean de los chinos, que le den al delicado trabajo de excavadora de Julio Núñez...

Donde esté el poder seguir especulando sobre la Historia y la Lingüística desde el sesgo ideológico en vez del estudio de campo con los pies en el suelo descubriendo pruebas tangibles...vas a comparar...

Comentario por Percha el febrero 21, 2020 a las 10:12pm

Manzanas traigo. 

Comentario por Larra el febrero 21, 2020 a las 11:17pm

Le dijo la sartén al cazo, pues llevas trayendo sacos de manzanas tú. 

Comentario por Raúl Villanueva el febrero 25, 2020 a las 12:23pm

En mi humilde opinión este asunto no favorece absolutamente en nada a la ARQUEOLOGÍA.  Qué tristeza!!

Comentario por antton erkizia el febrero 25, 2020 a las 1:23pm

Esto perjudica en primer lugar a un ciudadano que viene siendo acusado por tierra, mar y aire, sin "presunción de inocencia", es decir, viene siendo linchado. Qué tristeza que nosotros miremos a otro lado ante este abuso de poder...

Dicho lo cual, estoy de acuerdo que esto perjudica a la arqueología…y perjudica a otras disciplinas: a la criminalística, por ejemplo, al peritaje caligráfico…

Fíjese como resumía El Correo las tres “claves”, las tres patas sobre las que se asienta la acusación:

"Quien hizo la letrina, hizo los grafitos."

¿En verdad, puede alguien asegurar “indubitativamente” que es la misma mano la que hizo el dibujo de "Tribunus Garrula" y el resto de dibujos que extraigo del sector 5 y 6, por ejemplo?. ¿La misma persona, el mismo motor neuronal? ¿De verdad se puede sostener esto?

Comentario por antton erkizia el marzo 1, 2020 a las 8:08pm

Garbiñe Biurrun, magistrada: "Y yo añadiría: El resultado de este juicio, de este proceso penal, se sabrá pronto...no sé cuánto tiempo necesitará...pero sea cual sea el resultado, sea cual sea la sentencia, yo creo que las instituciones deberían de garantizar la conservación y el mantenimiento de esas piezas, de todas ellas, en buenas manos. Y que se dará a la ciencia, a todas las ciencias, a todas las disciplinas necesarias, la oportunidad de poder hacer una investigación global y en profundidad..."

(Extracto de una tertulia de   EITB   video y superposición de texto corrido, obra de Chals)

Comentario por Percha el abril 12, 2020 a las 12:16pm

Por si a alguien le interesa, he encontrado el artículo sobre Veleia publicado en el Arkeoikuska 2018, publicado a finales de 2019, recogiendo las intervenciones de ese año 18. Puede leerse aquí.

Comentario por Percha el junio 10, 2020 a las 11:52am

La Justicia condena a Eliseo Gil por la «estafa» en los hallazgos de Iruña Veleia

El Juzgado de lo Penal 1 le castiga por un delito de falsedad documental y otro de estafa. A su colaborador Rubén Cerdán le impone un año y tres meses. Ambos evitarán el ingreso en prisión

Condenan a Eliseo Gil a 2 años y 3 meses por la «estafa» en el yacimiento de Iruña Veleia

Todo fue un embuste. Ni Iruña Veleia guardaba un tesoro que redefinía el origen del euskera ni por supuesto el cristianismo se alumbró a diez kilómetros de Vitoria. El Juzgado de lo Penal número 1 de Vitoria ha condenado a Eliseo Gil, antiguo director del yacimiento alavés, y a su colaborador Rubén Cerdán por su intento de vender como «extraordinarios» unos grafitos desenterrados de este enclave romano.

En un fallo de 256 páginas, la magistrada Isabel María Díez-Pardo considera probado que Gil estafó con sus descubrimientos. Le condena a un global de dos año y tres meses. Estima que cometió un delito continuado de falsedad documental y otro de estafa en concurso con un delito continuado de falsedad en documento privado. Por el primero le impone un año de cárcel y por el segundo, un año y tres meses. Esto significa que al no ser ninguna pena superior a los dos años y un día no ingresará en prisión.

Asegura la resolución que no puede probarse que Gil fuera el autor material de las falsificaciones. Pero sí que, debido a su cargo y a sus conocimientos arqueológicos, sí sabía de la falsedad de los hallazgos, que presentó como únicos a la opinión pública. E incluso, asegura la jueza, «él mismo o terceros por su encargo, tuvieron la ocasión de causar los daños que las piezas presentan». Los grafitos son auténticos pero las incisiones que presentan son recientes, según la mayoría de expertos que desfilaron por el juicio.

La jueza dictamina que no puede probarse que Gil fuera el autor material de las falsificaciones, pero sí conocía el engaño y lo presentó como auténtico la clave de la sentencia

Ha entendido su señoría como atenuante las «dilaciones indebidas» provocadas de un proceso que se ha alargado en el tiempo nada menos que once años. La pena para su colaborador Rubén Cerdán asciende a un año, tres meses y 23 días de prisión. Este acusado, que se presentó como «físico nuclear», dio validez a los hallazgos.

Entre ambos deberán abonar 12.490 euros a la Diputación Alavesa, propietaria del yacimiento alavés. A Gil, asimismo, la sala le condena a pagar 72 euros «en concepto de daños en las piezas». Este juzgado sólo ha considerado acreditado que se manipularon 36 grafitos con fines delictivos. La Fiscalía elevó esta cantidad a 171 fragmentos.

La titular del Juzgado de lo Penal número 1. / R. G.


Se cierra así de momento, hay opción de recurso, el caso de las supuestas falsificaciones de los fragmentos extraídos del yacimiento de Iruña Veleia entre 2005 y 2006, y presentados al mundo por su entonces director, Eliseo Gil, como «excepcionales». Las inscripciones grabadas en cerámicas, vidrios y huesos adelantaban seis siglos el origen conocido de las primeras palabras comunes escritas en euskera y localizaban en la Llanada el primer Calvario –representación de Cristo en la cruz– cristiano. Prometían revolucionar la Historia.

Quince años

Quince años después de aquellos asombrosos anuncios, cuestionados de inmediato por la comunidad científica, Gil se enfrentaba a al menos cinco años y medio de prisión. La Fiscalía alavesa le señaló como presunto ideólogo de este engaño. A su cómplice, el «físico nuclear» Rubén Cerdán, le pidieron dos años y medio por «falsear» unos informes que validaban los fragmentos. Aquello fue el germen de la contienda judicial más larga vivida en Álava: once años han transcurrido desde que la propietaria del yacimiento, la Diputación, demandara al que fue director de la excavación entre 1994 y 2008. Gil, no obstante, siempre ha proclamado su inocencia.

De hecho, los letrados de ambos acusados reclamaron su absolución en el juicio, celebrado en febrero. La sala sí ha atendido su petición de «la atenuante muy cualificada de dilación indebida» –por la década larga de espera– «en caso de fallo condenatorio» como así ha sucedido.

Euskotren firmó a Lurmen, empresa propiedad de Gil, una subvención de diez años por un monto de 3,7 millones de euros. La firma vasca de transporte público no se personó en la causa. Cerdán se embolsó 12.490 euros por sus informes, que se ajusta a la cantidad exigida ahora por la Justicia.

En las doce sesiones de juicio comparecieron una treintena de testigos. Los compañeros de excavación de Gil jamás vieron sacar de la tierra una pieza excepcional. Estas surgían en la fase de lavado, controlada por su hermana Ainhoa. Peritos dijeron que los fragmentos databan entre los siglos III y V, pero que sus inscripciones eran «contemporáneas». En varias marcas hallaron restos de acero inoxidable, una aleación de principios del siglo XX. La aparición de grafitos se circunscribe a 2005 y 2006. Cuando obligaron a Gil a colocar una cámara en las zanjas, los descubrimientos cesaron. Jamás ha vuelto a salir nada semejante.

La gran duda siempre fue discernir quién manipuló las piezas. En este punto, el fiscal apeló durante las vistas orales a la réplica de una letrina ideada para ser expuesta en Iruña Veleia. Contenía dibujos y frases en latín. Dos excolaboradores de Gil declararon que éste les contó que salieron de su puño, algo que el acusado dijo no recordar. Dos peritos dijeron en sala que esas letras y las de los grafitos las hizo«la misma mano». La jueza no lo considera acreditado, aunque sí le señala como el ideólogo de toda la trama.

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae para añadir comentarios!

Participar en Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en Redes Sociales: Facebook y Twitter

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2021   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más