Estos monos crean herramientas de piedra como nuestros primeros antepasados

Monos capuchinos crean lascas golpeando piedras - Michael Haslam/ Primate Archaeology Group

Un equipo de investigadores ha observado cómo unos monos capuchinos de Brasil rompen piedras deliberadamente, creando lascas que comparten muchas de las características de las que producían los homínidos de la Edad de Piedra, como los bordes afilados. La diferencia es que las de los capuchinos no son herramientas hechas con intención para el corte y raspado, sino que parecen ser el subproducto del martilleo o «comportamiento de percusión» que los monos emplean, supuestamente, para extraer minerales o liquen de las piedras.

Los investigadores de la Universidad de Oxford, el College de Londres y la de São Paulo en Brasil dicen que este hallazgo es significativo porque los arqueólogos siempre han entendido que la producción de múltiples lascas de piedra era un comportamiento único de los homínidos. Nunca se había visto algo semejante en monos modernos. El estudio, dado a conocer en la revista Nature, sugiere que la ciencia tendría que redefinir sus criterios para identificar y diferenciar las escamas de piedra producidas por nuestros primeros antepasados de las hechas por los capuchinos.

Los monos del Parque Nacional de la Sierra de Capivara ya eran conocidos por tirarse piedras los unos a los otros y por utilizarlas para abrir nueces, pero el equipo los sorprendió haciendo algo aún más curioso. Los investigadores vieron cómo los monos golpeaban piedra contra piedra. Los capuchinos seleccionaban un canto de cuarcita redondeado y, usando una o dos manos, lo golpeaban repetidamente como si fuera un martillo contra otras cuarcitas incrustadas en un risco. Esta acción aplastaba la superficie y desprendía las piedras adoquinadas, de forma que los «martillos de piedra» se fracturaban involuntariamente, dejando un registro arqueológico de los primates identificable. Además, los monos reutilizaban esos «martillos».

De esta manera, e involuntariamente, los monos estaban creando lascas. Mientras los homínidos fabricaban estas herramientas de piedra para realizar tareas de corte y rasgar la carne, por ejemplo, no está claro por qué los monos tienen ese comportamiento. Según los investigadores, los capuchinos podrían estar tratando de extraer silicio en polvo (un nutriente esencial) o líquenes para fines medicinales hasta ahora desconocidos. En ningún momento los monos trataron de utilizar las escamas de piedra para cortar o raspar.

Evolución humana

El equipo examinó 111 piedras fragmentadas recogidas del suelo inmediatamente después de que se les hubieran caído a los capuchinos. Alrededor de la mitad de las lascas fracturadas exhibía una fractura concoidea, que normalmente se asocia con la producción homínida.

«En la última década, los estudios han demostrado que el uso y la producción intencionada de lascas afiladas no están necesariamente vinculados a los primeros seres humanos (del género Homo) que son nuestros parientes directos, sino que han sido utilizadas y producidas por una gama más amplia de homínidos», dice Tomos Proffitt  (izquierda), de la Escuela de Arqueología de Oxford y autor principal del artículo. «Sin embargo, este estudio da un paso más al mostrar que los primates modernos pueden producir lascas y núcleos arqueológicamente identificables con las características que pensábamos eran exclusivas de los homínidos».

Esto no quiere decir que el material arqueológico más antiguo en África oriental no fue hecho por los homínidos. Sin embargo, el hallazgo plantea preguntas sobre el origen de esta tecnología y desafía ideas anteriores sobre el nivel mínimo de complejidad cognitiva y morfológica necesaria para producirla.

Para Michael Haslam (derecha)de la Universidad de Oxford y coautor del estudio, «el descubrimiento ayuda a dar forma a nuestra visión de la evolución humana. El hecho de que hayamos descubierto que los monos pueden producir el mismo resultado pone un palo en la rueda en nuestro pensamiento sobre el comportamiento evolutivo y cómo atribuimos tales artefactos». Eso sí, mientras que los humanos no son únicos en la fabricación de esta tecnología, «la manera en la que la han empleado es todavía muy diferente de la de los monos».

Piedras afiladas por los monos capuchinos utilizados en el experimento
AP



Fuente: abc.es | 20 de octubre de 2015

 
 
style="display:block"
data-ad-client="ca-pub-8510012412669983"
data-ad-slot="3426785577"
data-ad-format="auto">

Visitas: 432

Comentario por Guillermo Caso de los Cobos el noviembre 10, 2016 a las 12:55pm

Monos “habilis”: ¿cómo definir la tecnología?

Tradicionalmente y de una manera muy simple se define la tecnología como la capacidad para transformar la materia prima en nuestro provecho. Siguiendo esta idea tan sencilla, las herramientas de piedra más antiguas que se conocen en la actualidad proceden de varios yacimientos africanos, como Lomekwi-3 (Kenia) y Gona (Etiopía), datados de 3,3 y 2,7 millones de años, respectivamente. La manufactura de estas herramientas es muy sencilla. Los homininos que las fabricaron tan solo tenían que golpear un canto apropiado para obtener un filo cortante. En esa acción de apariencia tan simple reside la idea de que ese filo tenía una utilidad. Sin duda, un avance sustancial de la mente de los homininos.

Percutores de piedra con borde afilado, preparados por los monos capuchinos del Parque Nacional de Serra Capivara, en Brasil. Fuente: Nature.

La revista Nature acaba de publicar el estudio de un equipo liderado por Tomos Proffitt (Universidad de Oxford) y Lydia Luncz (Universidad de Sao Paolo). Ese trabajo explica las observaciones realizadas sobre el comportamiento de ciertos monos capuchinos (Sapajus libidinosus) del Parque Nacional de Serra da Capivara en Brasil. Se trata de un género de primates platirrinos endémicos de Brasil y emparentados con las especies del género Cebus. Estos primates golpean de manera deliberada los cantos de cuarcita de un conglomerado del parque donde residen para obtener herramientas con filos cortantes. Con tales instrumentos golpean determinados alimentos, excavan o, incluso, realizan exhibiciones de carácter sexual. Cuando una de las herramientas se rompe de manera natural, su aspecto parece ser el resultado de una secuencia más compleja de reducción del canto.

El resultado de estas acciones repetidas de manera sistemática es realmente sorprendente, porque los objetos podrían pasar por herramientas fabricadas por homininos en algún lugar de África. Si se hubieran hallado en algún yacimiento del Plioceno de ese continente ningún experto dudaría en atribuirlas a la acción deliberada de los homininos.

Proffit, Luncz y sus colegas nos recuerdan que los chimpancés y los bonobos utilizan piedras para golpear frutos secos. Ocasionalmente los percutores se rompen y aparecen filos cortantes. Sin embargo, estos primates no dejan acumulaciones de objetos similares a los hallados en el este de África y atribuidos a los homininos. Por el momento, la comparación con bonobos y chimpancés era una manera satisfactoria de contrastar las habilidades de nuestros ancestros. Pero ahora podemos comprobar las capacidades de unos monos de América de sur con los que nadie contaba.

Los monos capuchinos no pesan más de cuatro kilogramos, aunque su cerebro da muestras de encerrar una mente ingeniosa. Si aplicamos la definición de tecnología, estos monos brasileños no solo usan, sino que fabrican herramientas de manera sistemática ¿Qué hacer pues ante semejante hallazgo?, ¿cuál es el límite que podemos fijar ahora para aceptar sin ambigüedades los yacimientos arqueológicos con herramientas? Muy posiblemente los arqueólogos no estarán dispuestos a ceder. Se trata de una convergencia cultural inesperada. Pero ¿tenemos que redefinir la tecnología de la genealogía humana? Sin duda, este hallazgo invita a la reflexión.

Ejemplar de Sapajus libidinosus percutiendo con una herramienta de piedra. Fuente: Nature.

Con gran sutileza, los autores de este nuevo trabajo en Nature advierten sobre la necesidad de buscar criterios para distinguir los yacimientos africanos con verdaderas herramientas fabricadas de manera intencionada, de aquellos otros en los que puede haber piedras rotas por un uso similar al que realizan bonobos y chimpancés. Pero se dejan de sutilezas cuando finalmente concluyen que los inicios de la tecnología no son exclusivos de la genealogía humana.

Es evidente que la diferencia entre yacimientos de homininos con y sin herramientas es indiscutible. Aquellos ancestros que alteraban de manera deliberada la materia prima mostraban una nueva capacidad, que se socializó hace entre 3 y 2 millones de años. En mi modesta opinión tenemos dos alternativas: 1- reconocer que la tecnología (en su forma más arcaica) es un carácter compartido con otros primates, y 2- redefinir la tecnología para diferenciarnos así de tan molestos competidores. No sería extraño que la cultura de los monos capuchinos de Brasil pueda encontrarse en otras especies endémicas de las vastísimas regiones de América del sur.

Ya sabemos que herramientas como las halladas en los yacimientos africanos de entre dos y tres millones de años se clasifican de manera genérica en el Modo 1 (según la terminología de Grahame Clark de 1977). Pero los expertos están de acuerdo en reconocer una amplia variabilidad en el Modo 1, que experimentó una evolución sustancial durante los más de dos millones de años en los que se elaboró tanto en África como en Eurasia. La llamada “arqueología cognitiva” ha de ser capaz de inferir diferencias mentales entre la simple percusión de las piedras (como hacen los monos capuchinos) y la intencionalidad de establecer secuencias técnicas complejas dirigidas a la obtención de herramientas más sofisticadas.

En cualquier caso, no dejaremos de ser primates reflexionando sobre nosotros mismos y comprobando una vez más que no existen límites entre lo humano y lo no-humano.

Fuente: quo.es| 10 de noviembre de 2016

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae para añadir comentarios!

Participar en Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en Redes Sociales: Facebook y Twitter

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2019   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más