Iruña-Veleia y sus "revolucionarios" grafitos III: La fase judicial

Los dos posts anteriores sobre este mismo lamentable asunto: 'Iruña-Veleia y sus "revolucionarios" grafitos: Un triste y anuncia... (19-11-2008), y II' (3-3-2009) han tratado de las peripecias de aquellos ya lejanos "hallazgos excepcionales" (que tanta expectación e ilusiones levantaron entre expertos y aficionados, en junio de 2006), desde la publicación de los informes científicos (encargados por la Diputación Foral de Álava en el enero anterior) que los declaraban falsos hasta ahora mismo. La considerable extensión del último post, y el desenlace final ante las instancias judiciales, acometida antes de ayer por la DFA, en una querella que concreta ya las responsabilidades penales que a su juicio existirían (delitos contra el patrimonio y estafa), así como las tres personas específicas sobre las que éstas recaerían, siendo seguro el arqueólogo D. Eliseo Gil (todavía varían las versiones de prensa sobre quiénes serían los otros dos acusados), justifican la apertura de este nuevo espacio de noticias y debate. Puede hacerse el seguimiento de todo el tema primero desde Celtiberia.net ("Iruña-Veleia I-X", de junio de 2006 a julio de 2008) y luego desde Terraeantiqvae, aquí con un completo y cómodo "Dossier", documental y gráfico (casi al final, en la faja central de la portada), que incluye los documentos puestos a disposición del público por la propia Diputación de Álava.
-------------------

ÁLAVA SE QUERELLA CONTRA LOS TRES 'CEREBROS' DE VELEIA
La Diputación denuncia ante el juez a Eliseo Gil, Rubén Cerdán y Óscar Escribano como presuntos responsables de los delitos de ataque al patrimonio cultural y estafa

25.03.09 - M. José Carrero / A. Lorente | Vitoria

Eliseo Gil, a la derecha, durante su comparecencia en enero en el Parlamento foral. Junto a él, Óscar Escribano, la ex subdirectora Idoia Filloy y Rubén Cerdán. (Foto El Correo Digital)

Hay querella. Cuatro meses después de que una comisión de expertos de diferentes disciplinas dictaminase la falsedad de los hallazgos de Veleia, la Diputación denunció ayer ante el Juzgado de Guardia de Vitoria a las tres personas «que pudieran ser responsables de un presunto delito de ataque al patrimonio cultural alavés».

La diputada foral de Cultura, Lorena López de Lacalle (EA), impulsora de la investigación que ha permitido desmontar la mentira del primer Calvario de la Cristiandad y las primeras palabras comunes del euskera, eludió precisar a quién señala como supuestos 'cerebros' del engaño, entre otros motivos, porque ha solicitado el secreto de sumario. EL CORREO ha podido saber, sin embargo, que se trata del arqueólogo y ex director del yacimiento Eliseo Gil, del geólogo de su equipo, Óscar Escribano, y del coordinador de las analíticas, el supuesto físico nuclear Rubén Cerdán.

La Administración alavesa, propietaria del yacimiento, señala a los dos primeros como posibles responsables del delito de ataque al patrimonio. Pero la querella de la Diputación tiene una segunda vertiente, que es la acusación de estafa contra Gil y Rubén Cerdán. El Ejecutivo PNV-EA-Aralar considera que el engaño fue posible porque se presentaron unos analísis de las piezas falsos y, encima, se facturaron a la Diputación.

Lorena López de Lacalle señaló ayer que la institución foral ha decidido presentar la querella porque «cree oportuno adoptar un papel activo en este asunto, toda vez que se considera especial y directamente perjudicada por lo acontecido». Frente a esta explicación oficial, está la oficiosa. El Gabinete que preside Xabier Agirre ha acudido directamente al juez a poner en marcha un procedimiento penal a la vista de las críticas que ha recibido del fiscal jefe de Vitoria, Josu Izaguirre.
El pasado 5 de diciembre, Lorena López de Lacalle denunció al ministerio público el 'caso Veleia' por si fuera constitutivo de un delito de atentado al patrimonio cultural alavés. Diez días después, Izaguirre pidió nuevos datos para poder investigar.

La semana pasada, el fiscal cuestionó la metodología de la Diputación y aseguró que la investigación avanzaba «a saltos», debido a que la denuncia inicial debería haberse presentado «algo más trabajada y estructurada». Estos comentarios cayeron como un jarro de agua fría en el Palacio de la Provincia, hasta el punto de que el propio diputado general, Xabier Agirre, replicó que «aquí trabajamos con toda seriedad e imagino que el fiscal también. El 19 de diciembre le entregamos todo lo que teníamos y después, lo que hemos ido detectando». El desenlace de este rifirrafe ha sido la presentación de la querella. Pese a que la Fiscalía tenía aún de plazo hasta mayo para investigar, la institución foral ha decidido acudir directamente al juez.

Ayudas millonarias a dedo

Cuatro meses después de estallar el nuevo gran escándalo arqueológico alavés, tras el fiasco de las falsas pinturas rupestres de Zubialde, la Diputación abre una nueva vía judicial con la esperanza de desenmascarar a los autores de los falsos dibujos de temática cristiana datados en el siglo III y de las inscripciones en euskera, fechadas entre el IV y el VI.

Este deseo tiene una doble justificación. Desde un punto de vista cultural, Iruña-Veleia es el principal yacimiento del País Vasco. A partir de un planteamiento económico, este milenario asentamiento situado junto a la calzada Astorga-Burdeos se ha 'tragado' millones de euros en ayudas concedidas a dedo, sin concurso público. Así, la sociedad EuskoTren, dependiente del Gobierno vasco, ha financiado a la empresa Lurmen SL con casi 2,9 millones de euros entre 2001 y julio de 2008. El Departamento vasco de Cultura le concedió 218.433 euros, que el Ayuntamiento de Iruña de Oca complementó con 38.547 euros más. Esta última cantidad fue finalmente asumida por la Diputación, según el alcalde de la localidad, el socialista Javier Martínez.

Gracias a una petición del PSE alavés, en 2007 el Ministerio de Cultura otorgó 300.000 euros al yacimiento a través de una ayuda al Ayuntamiento de Iruña. De esta cantidad, 200.000 euros fueron directamente a parar a Lurmen para estudiar la muralla. Los 100.000 correspondientes al año 2008 están retenidos. A estas cantidades hay que añadir los 5.817 euros que la Diputación pagó, en 2006, a la empresa de Eliseo Gil en concepto de «análisis de grafitos». Estos estudios están en entredicho porque las analíticas atribuidas a un laboratorio francés no existen y numerosos gráficos son copia de un un manual de instrucciones de un programa informático.

Al margen de la vía judicial, la Diputación sigue adelante con su expediente administrativo contra Lurmen, empresa a la que ha revocado la licencia de ocupación y excavación del yacimiento. La sanción máxima prevista en la legislación vasca por prácticas negligentes es de 150.000 euros.
..................
En el DNA, variando algo en las demás personas implicadas:

LA DIPUTACIÓN SE QUERELLA CONTRA EL ARQUEÓLOGO ELISEO GIL POR EL 'C...
Garikoitz Montañés

Rubén Cerdán, Idoia Filloy, Óscar Escribano y Eliseo Gil, durante una comparecencia en las Juntas. (Foto: M. Ruiz).

Vitoria. La Diputación alavesa ha presentado una querella contra tres miembros de Lurmen, el equipo del arqueólogo Eliseo Gil, a raíz del caso Veleia . Esta maniobra supone un paso más allá para esclarecer este escándalo, en torno a la supuesta falsedad de los hallazgos de grafitos en latín, euskera y de temática cristiana, puesto que hasta el momento el Departamento foral de Cultura había trasladado información a la Fiscalía Provincial de Álava, pero ahora ha optado por acudir a la vía penal "por un presunto delito de ataque al patrimonio cultural alavés" y, al parecer, también por fraude.

La titular del área, la abertzale Lorena López de Lacalle, anunció ayer esta decisión, que tiene dos patas, una externa y otra interna. La primera es la presentación de la querella ante el Juzgado de Guardia de la Audiencia de Vitoria. La segunda, el inicio de un expediente sancionador de índole administrativo contra la firma Lurmen.

Es decir, el caso Veleia ya está en manos de un juez. Tras una reunión con la Fiscalía -que había lamentado las "prisas" forales en torno a este proceso-, la Diputación decidió ir más allá y durante la mañana de ayer presentó una querella ante el Juzgado de Guardia. Eso sí, el Ejecutivo, asesorado por sus servicios jurídicos, guarda con celo contra qué personas va dirigida esta querella, e incluso ha solicitado el secreto de sumario. Sin embargo, según ha podido saber este rotativo, en total son tres los miembros de la empresa afectados. Entre ellos, están Eliseo Gil y la ex codirectora de Veleia, la también arqueóloga Idoia Filloy.

El desencuentro entre Lurmen y la Diputación ha sido total desde que, el pasado 19 de noviembre de 2008, una comisión de expertos activada por el Ejecutivo determinó que las inscripciones en piezas encontradas en Veleia eran falsas. Dos meses después, la base del equipo de Lurmen -Gil, Filloy, el trabajador Óscar Escribano, y el colaborador Rubén Cerdán- defendió su gestión. A los dos días, la diputada de Cultura dio el debate científico por cerrado en favor de la comisión.

Ahora, sin embargo, ya no sólo se habla de mala gestión, sino de un delito. Un ataque contra el patrimonio cultural contempla penas de cárcel de uno a tres años y multas de 12 a 24 meses. Además, la querella también habla de fraude.

Las razones del Ejecutivo para optar por la vía penal se hacen evidentes en la orden con que se ha abierto el expediente contra Lurmen. El documento es así de claro: "Hemos constatado la falta y/o graves defectos de método arqueológico seguido en la excavación; la manipulación y tergiversación de los informes aportados en garantía de la autenticidad de los hallazgos; la falta de acreditación, requerida por una orden foral previa, sobre la capacitación profesional del asesor científico de Lurmen SL; la negativa a aportar informes de analítica que se dicen realizados por los laboratorios CEA-CNRS de Saclay, en París, y otros; la existencia de hechos de falsificación de inscripciones arqueológicas por un trabajador; y la falta de control de su dirección en la seguridad del yacimiento".

Este expediente, con el que la Diputación parece guardarse las espaldas en caso de que no prospere la vía penal -el documento quedaría en suspenso si finalmente se activa el proceso-, contempla sanciones que alcanzan los 150.000 euros.

Se trata del segundo expediente que el Ejecutivo elabora en torno a Lurmen, puesto que el primero ya supuso la revocación de sus permisos de excavación en Veleia. Esta vía ya se ha cerrado, negando cualquier tipo de indemnización a la firma de Gil.
..............

En Gara (en portada)
ARQUEOLOGÍA 24/03/2009 14:29:00
La Diputación de Araba activa la vía penal para depurar responsabil...

La diputada de Cultura de la Diputación de Araba, Lorena López de Lacalle, ha anunciado que el ente foral ha activado la vía penal en el caso Iruña-Veleia.

Gasteiz. Según ha afirmado la diputada de Euskara, Cultura y Deportes de la Diputación de Araba, Lorena López de Lacalle, en rueda de prensa tras el Consejo de Diputados, "existen suficientes indicios de delito como para acudir a la vía penal y continuar con el cauce normal de la investigación".

La querella pretende "arrojar luz" en el proceso administrativo iniciado a comienzos de 2008, que acabó demostrando que no existían pruebas suficientes que avalasen la autenticidad de los hallazgos del equipo arqueológico de Eliseo Gil en Iruña-Veleia, unas "antiguas inscripciones en euskara y el primer Calvario de la Historia".

El ente foral ha solicitado al Juzgado el secreto de sumario durante la apertura de la vía penal, algo que la diputada ha asegurado que "van a respetar", aunque ha señalado que la querella "es nominal, por lo que va dirigida contra personas concretas".

La Diputación alavesa quiere adoptar "un papel activo" en el proceso de depuración de responsabilidades y "cerrar un capítulo", para abrir una nueva etapa con la apertura el próximo 26 de marzo del Museo Bibat, el complejo que acogerá al nuevo museo de Arqueología junto al de Naipes.

Por otra parte, el ente foral ha iniciado dos expedientes administrativos, que quedarán en suspenso de activarse finalmente la vía penal, por los que se revoca el permiso de ocupación del yacimiento de Iruña-Veleia a la empresa Lurmen, que cuenta con una semana para retirar sus pertenencias del asentamiento, y un expediente sancionador de índole administrativa contra la misma empresa por "algunas materias presuntamente acaecidas".

Por último, la diputada ha señalado que desde su departamento se lleva trabajando "prácticamente desde setiembre" en el futuro de Iruña-Veleia, que estará dirigido por un equipo de personas de diferentes ámbitos, y no por un único director.

AMPLIACIÓN (26-28/3/2009)

Otras informaciones, de EiTB y Berria.info:

Audio: Iruña-Veleia: La Diputación Foral de Álava lleva el caso a los trib... (RV) (duración: 02:26)
Javier Moncada nos facilita todos los detalles. En "Araba Gaur" con Edurne Trascastro. La cita informativa del mediodía en Radio Vitoria.

Vídeo: Querella contra las personas que pudieran ser responsables del escá... (vídeo con declaraciones de la Diputada Foral)

Noticia: Arduradunen kontrako salaketa jarri du Arabako Foru Aldundiak

Berria: Arabako Aldundiak kereila jarri die Iruña-Veleia auziko erantzuleei
Auzibidean nor jarri duten ez dute zehaztu, baina orain arte Eliseo Gilen taldea eta Amelia Baldeon jo dituzte erantzuletzat - Zigor espedientea abiarazi du, halaber, aztarnategia ustiatu duen enpresaren aurka
2009-03-25 Irune Berro - Ainara Gorostitzu

Del día 26, en El Correo:
ÁLAVA QUIERE QUE LOS CIENTÍFICOS APOYEN SU DENUNCIA DEL 'CASO VELEIA'
M. José Carrero | Vitoria

La Diputación de Álava quiere un respaldo científico a la querella que ha presentado contra las tres personas que considera posibles responsables del engaño de Veleia: el arqueólogo Eliseo Gil, el geólogo Óscar Escribano y el supuesto físico nuclear Rubén Cerdán.

Por ello, en el escrito de denuncia que, el lunes, presentó en los juzgados solicita que entre las diligencias a practicar se llame a testificar a los expertos de diversas especialidades -Arqueología, Epigrafía, Iconografía, Lingüística, Egiptología o Química- que han participado en el dictamen.
La querella de la Administración foral señala a Gil y Escribano como supuestos responsables del delito de ataque al patrimonio al considerar que su actuación ha puesto en riesgo un yacimiento que fue declarado monumento nacional en 1915.

En su vertiente de estafa, la demanda afecta a Gil y Cerdán, a quienes acusa de presentar análisis falsos para autentificar la mentira de los dibujos de temática cristiana, datados en el siglo III, y las palabras en euskera, fechadas entre el IV y el VI. Estos informes fueron pagados por la propia Diputación.

Según ha podido saber EL CORREO, el 21 de junio de 2006 salieron de las arcas forales 5.817,40 euros que fueron a parar a la empresa de Gil -Lurmen S.L.- para abonar «los análisis de los grafitos» que trece días antes se habían presentado como extraordinarios. La Diputación ha comprobado que no se realizó ninguna analítica en los laboratorios franceses CEA-CNRS, como asegura Rubén Cerdán en la página 56 de un informe redactado por él ese mismo año y titulado 'Análisis de pátina de deposición superficial de contaminantes en muestras arqueológicas de cerámica común, T.S.H. y óseas' (*)

Además, la Diputación quiere que testifiquen los tres arqueólogos que dejaron Lurmen en enero de 2007. Se trata de José Ángel Apellániz, Miguel Ángel Berjón y Carlos Crespo, quienes han manifestado que nunca vieron salir de la tierra las piezas con dibujos e inscripciones, sino que aparecían en el proceso de lavado.

(*) Se trata de este informe, en cuya página 56 al final se afirma:


Visto con humor (gracias, Lakorzana):

© Iñaki Cerrajería 25-3-2009

Visitas: 3798

Comentario por Ramón el marzo 27, 2009 a las 5:44pm
Un espectador, aplaude a David Montero. Argumentos inapelables.
Comentario por satorrotas el marzo 27, 2009 a las 9:16pm
Sobre Cerdán. Es realmente increíble que un individuo haya podido timar y engañar durante tanto tiempo en ámbitos profesionales diferentes. Indica una gran habilidad por su parte. Pero de ahí no se deduce tan claramente una incapacidad profesional de los engañados, sino más bien la constatación de que la inmensa mayoría de los profesionales actúa de buena fe y espera que también actúen así sus colegas o socios. Cerdán fue cambiando de ambientes; esa puede ser la clave de su éxito: una permanencia excesiva en un solo ámbito le hubiera puesto en riesgo. Tuvo un momento difícil cuando un grupo del ayuntamiento de Legutio (Villarreal) le puso una denuncia por motivo de su titulación, pero por cuestiones formales se sobreseyó. Ya se sabe que lo único que está relativamente bien conectado en Euskadi es la Hacienda: no se le escapa ningún contribuyente, pero un listo con idea de ir dando “palos” por ahí puede perfectamente saltar de un ámbito a otro de los diferentes aledaños de la administración sin levantar sospechas. A Cerdán le fue bien hasta que entró en el affaire Veleia y se topó con algunos científicos (filólogos) que no tragaron sus “inapelables” pruebas y con algunas mentes críticas y muy observadoras como S. Cuesta que desenmascararon sus embustes.

Los informes. La dra. Canto acaba de citar otra vez aquellas declaraciones de Cerdán en las que no veía la necesidad de que se hicieran pruebas físicas a las piezas. Y es así. En la práctica arqueológica normal no hay paralelos de que eso se haga. De todos modos no creo que se convenza a Tutubel. Ahora bien, lo interesante, en mi opinión , está en saber porqué se mandaron hacer los informes.
Esto nos lleva a la cuestión crucial: ¿es E. Gil una víctima de la habilidad de Cerdán, que vio una oportunidad para lucrarse engañando? o ¿es E. Gil culpable del fraude en algún grado de autoría? Dejo aparte ahora la cuestión de su responsabilidad como encargado de la salvaguarda del patrimonio o como gestor de la excavación o como científico. Hablo ya de delitos de fraude, falsificación, etc.

Los textos falsos existen (porque alguien los fabricó). Los de la campaña de 2005 recibieron los primeros informes falsos de Cerdán en abril de 2006. E. Gil pudo ser engañado y creer de buena fe en la veracidad de los hallazgos. Pero en junio y julio de 2006 se le dice que aquello es falso. Sigue excavando ese verano, y en muchas de las catas desparramadas por el yacimiento aparecen óstraca vascas. Gil enloquecido por el éxito sigue sin ver críticamente los hallazgos (mientras que los falsificadores encuentran siempre el modo más fácil y cómodo para ir colando nuevas piezas en cada cata que abren). En una de estas se topan con el cadáver y el plato funerario: Gil manda hacer fotos y que todo quede registrado, que haya siempre gente custodiando el hallazgo; al aparecer el grafito en el lavado, queda convencido de que todo es verdad; además esta vez tiene fotos. Cerdán, que ha encontrado en este asunto un filón inagotable, analiza las piezas vascas, que también resultan ser auténticas. Con ello sigue afianzando las seguridad de Gil en la autenticidad de los óstraca, así como la de los demás asesores (Santos, Knörr, Calleja, Illaregui) y de Baldeón. Vienen las cartas públicas, el forcejeo, el largo año de 2007 donde pierde el apoyo de la mayoría de sus asesores y llega a la Comisión sin verdaderos avales de peso. Se hunde ante el resultado, convencido de que en todo momento ha obrado honestamente.
Si este relato es básicamente verdad, E. Gil no es el falsificador, pero estos se hallan junto a él, trabajan con él o saben en todo momento dónde va a excavar o pueden acceder sin problemas a las dependencias donde se procesa el material (recién) excavado. Si esto es así, no hay duda de que el juicio servirá para algo.

Pero, a nadie se le escapa que esta especulación tiene muchos puntos débiles:

- Manda hacer muchas analíticas a laboratorios diferentes; pero solo las que son coordinadas por Cerdán son realmente importantes para verificar la autenticidad del texto; todas las demás afectan a la datación de los soportes (.p. ej C 14 en huesos y maderas para datar el estrato, lo cual es normal).
- Tras la aparición de los escritos extraordinarios no toma medidas de control: fotos, vídeos, llamada a otros arqueólogos independientes, etc.
- El testimonio de los tres arqueólogos dimisionarios contradice en puntos cruciales la versión oficial difundida: no aparece nada en tierra, sino en el lavado y en alguna ocasión, hasta meses más tarde del desenterramiento (este testimonio contradice también el de Filloy, agosto 2007).
- Hay una broma típica entre arqueólogos, pero qué casualidad!, en el óstrakon ponía Veleia (no hay que olvidar que no estaba documentado epigráficamente el nombre antiguo del oppidum de Iruña). No sé en qué momento se hace la broma, lo cual es también crucial para evaluar la conducta. Si los supuestos ostraca verdaderos aparecen después (en los cuales la mención de Veleia es frecuente), la conducta de Gil sería muy sospechosa.
- Impide el estudio de las piezas vascas a los lingüistas vascos (a pesar de que declara que estaría encantado de dejarse convencer), porque es un terreno en el que encuentra oposición a su teoría.
- Su esfuerzo se concentra en la difusión de los hallazgos en los medios, en ámbitos no profesionales, y en lograr el apoyo institucional, en especial la creación de una Fundación, en lugar de responder a las críticas aportando datos y precisiones; en definitiva, otro aspecto de una actuación poco normal.


En resumen, tras todas las irregularidades por parte de Gil que se observan en este affaire, creo que la opinión que hace pocos días apuntó Elpater, “yo ni siquiera descarto la posibilidad de que realmente todo sea un montaje, y que Gil forme parte de él” (Blog II, 23 marzo), es probablemente la explicación más simple y económica.
Comentario por Elpater el marzo 27, 2009 a las 10:48pm
Satorrotas, me alegra decirle que estoy básicamente de acuerdo en una primera lectura de su análisis/resumen de la situación.

Simplemente añadiría, cuando dice que Gil hace oidos sordos a las críticas (o algo así), que esas críticas eran de un catedrático de lengua, pero al mismo tiempo había otro catedrático de lengua con tantos méritos y "sapiencia" como el anterior y un catedrático de Historia Antigua que apoyaban la antigüedad y la autenticidad de los grabados, a lo que hay que añadir los nuevos análisis, como usted cita oportunamente.

En cuanto al porqué de los análisis, y respondo también al mensaje de Alicia M. Canto con el que concuerdo en lo esencial, manifiesto una discrepancia leve en dos tiempos:

1.- En un caso normal esos análisis no pintan nada, eso está claro. Me refiero a la aparición de cerámicas normales, con inscripciones normales, en estratos bien definidos (felices los que gozan de tales yacimientos). Pero no siempre la arqueología puede precisar. Como siempre, batallita, y ahora de esta tarde. A ver si puedo explicarme un poco. Una secuencia en una ladera, en el interior del castro, próxima a la muralla exterior para cuya construcció barajamos la hipótesis del I d.C.: (1) tierra vegetal; (2) capa de piedras menudas, bastante ordenadas, cubriendo toda la superficie que cae hacia la muralla, con aspecto de empedrado artificial (no de derrumbe aleatorio) a modo de firme para sujetar la tierra e impedir su arrastre por el agua de lluvia; (3) capa delgada de tierra negra, arqueológicamente estéril; (4) roca madre. ¿Cuándo se depositó esa capa de piedras? Hallazgos: en la tierra vegetal, mezcla de materiales antiguos con modernos y muy modernos (loza, cerámica vidriada, etc.) Sobre la capa de piedras, muchísimos fragmentos de pizarra (material exótico, las pizarras más próximas se encuentran a unos 40 km) y algún fragmento de tégula. La capa de tierra bajo las piedras, estéril. Con esos datos, y no hay otros, la capa de piedras pudo haber sido colocada antes de la muralla, en el momento de la muralla y después de la muralla, en una horquilla que va del siglo I al XXI (es cierto que sobre ella hay fragmentos de tégula, pero pequeños y rodados, por lo que pudieron venir por arrastre o con la tierra que se aporta para la tierra de cultivo). Y no hay más cera para arder. Si hubiese algún tipo de análisis capaz de disminuir la imprecisión cronológica, aunque fuese un poquito, me parecería justificado recurrir a él. (Afortunadamente lo que les conté responde a una de las superficies excavadas; en las inmediatas parece prolongarse la capa de piedras en una situación estratigráfica algo maás favorable, y espero que según avance la excavación sea bastante o muy favorable; pero bien podría haber ocurrido que la excavación finalizase ahí en horizontal y no hubiese más tela).
Pero vamos, que lo que quería señalar es que no siempre existen datos estratigráficos que permitan precisiones cronológicas. Lo que sí se da siempre es una secuencia temporal, reflejada en la matriz, pero dar cronologías absolutas es asunto más complejo y muchas veces nada lineal; los análisis en esos casos pueden ayudar y mucho, aunque no proporcionen cronologías directas.

2.- Pero todavía está más justificado cuando los datos que se obtienen son anormales, como es el caso de Iruña-Veleia. Yo insisto en que la excavación está suficientemente bien hecha, y que la interpretación rocambolesca vino provocada por esas inscripciones que catedráticos de lengua y de historia daban por buenos. Como la cosa era tan gorda, se buscaron argumentos que pusiesen a prueba la conclusión; a fin de cuentas, "afirmaciones extraordinarias requieren pruebas extraordinarias", y como los grabados eran extraordinarias, se recurrió a argumentos extraordinarios, que no pintarían nada si los grabados fuesen ordinarios. De hecho, si los grabados fueron realizados en el laboratorio (o si fueron hechos por los excavadores, o introducidos por ellos), no habría nada de raro en la interpretación estratigráfica de Gil: un edificio romano que se levanta, se usa y se derrumba. En este caso, con todas las cosas raras que dicen, me parece un acierto de Gil el haber intentado nuevas formas de refutación; y un acreditado científico (o técnico, como gusten), bien conocido en los ámbitos científicos del país, no parece mala elección. De hecho muchos otros lo habían elegido antes.

Si hay un fraude, se sale del ámbito de competencia de la arqueología de campo (a no ser, claro, que sea un fraude muy burdo y deje huellas estratigráficas, que en ese caso sí). Sólo los análisis posteriores son capaces de detectarlo, como así parece haber ocurrido en este caso (sean análisis epigráficos, lingüísticos o científicos). Pero si los resultados de los análisis de todo tipo, sea por error, sea por engaño deliberado, dan resultados anómalos, lo que ocurre es que se mete al arqueólogo en un callejón sin salida, y no me consta que eso sea sancionable por el Código Penal.

Yo no sé si Gil obró con buena o mala fe. Lo que me incomoda es que se niegue sin más la primera posibilidad. Porque, si lo que se va conociendo de los antecedentes de Cerdán apunta a lo que apunta, me parece que la trayectoria anterior de Gil no coniene nada parecido, por lo que, por el mismo razonamiento, apunta en sentido contrario.
Comentario por David Montero el marzo 28, 2009 a las 8:31am
Sobre la posible complicidad de E. Gil en el fraude no parece posible añadir nada más (que sea sensato) a los últimos comentarios de Satorrotas y "Elpater".

Lo único que me gustaría saber (y ya sé que es cosa difícil) es si Eliseo Gil habló con el Sr. Santos de las críticas del Sr. Gorrochategui y qué se dijeron en el caso de que así fuera. (Para el Sr. Knörr es desgraciadamente imposible saberlo). Otra cosa es por qué, después del fiasco de la "egiptóloga" asesora, no buscó un asesor de prestigio en este campo y por qué se presenta como valedora final una egiptóloga que no es experta en escritura jeroglífica. Me gustaría saber también por qué no busca un experto en iconografía. Tampoco tengo claro que hubiera acudido a un experto de filología latina o en epigrafía para consultar. Externos al equipo, claro. Estas carencias se reflejan bastante bien en la extraña amalgama de las respuestas de la Sra. Filloy y el Sr. Cerdán, especialmente este último, que ejercen de expertos en temas que no son manifiestamente los suyos. Desde fuera da la impresión que Gil no tuvo mucho interés (o capacidad) en contrastar los datos que le proporcionaba su equipo, a pesar de la polémica y que tomaba los informes del Sr. Cerdán como artículo de fe o principal arma arrojadiza. Pero eso no quiere decir necesariamente que estuviera implicado en el fraude, sino que podría ser que seguía la táctica del avestruz hasta el final. Es decir, incluso cuando sus asesores externos (Santos, etc.) le iban abandonando. Y eso puede ser mala práctica científica, pero no punible criminalmente.

La otra pregunta que me hago, para la que no tengo respuesta, es: ¿Qué va a aclarar el juicio sobre todo esto? ¿Qué pruebas puede aportar en un sentido o en otro? ¿Qué se podría considerar una prueba de la culpabilidad o inocencia de Gil en el fraude? Soy bastante escéptico al respecto.
Comentario por Alicia M. Canto el marzo 28, 2009 a las 9:24am
Algo de prensa:

Entrevista de Garikoitz Montañés a la nueva diretora del Bibat, en DNA

[....]

¿Qué papel va a tener Iruña Veleia en el Museo de Arqueología?

La colección está organizada cronológicamente, y por supuesto incluye la época romana. En Veleia han pasado cosas en estos últimos tiempos, pero no cabe duda de que es un yacimiento importantísimo. Por eso habrá expuestas piezas de Veleia.

¿Ha hablado con su antecesora en el cargo, Amelia Baldeón, desde que se conoció el relevo?

No, no he tenido oportunidad. Pero no habría ningún problema.

Las circunstancias en las que usted ha llegado al cargo no son las más deseables. ¿Diría que ha sido una situación difícil?

Sí, ha sido difícil. Pero mi puesto es nuevo; antes había una estructura y ahora se apuesta por otra.

La diputada de Cultura, Lorena López de Lacalle, pretende revisar todo el sector arqueológico tras el 'caso Veleia'. ¿Cómo puede afectar esa reflexión a su trabajo?

Yo soy la responsable del continente más que del contenido. Para eso están los técnicos del museo y el jefe del Servicio de Patrimonio.

.............

ENTREVISTA: ITZIAR RUIZ DE ERENTXUN Técnico responsable del museo B...
"Ha llegado el momento del diálogo entre el sílex y el naipe"
Txema G. Crespo - Vitoria - 28/03/2009

[....] En resumen, el Bibat recorre, en su continente y su contenido, la historia de Álava". Desde ayer, Itziar Ruiz de Erentxun ejerce como técnico responsable de este nuevo museístico ubicado en el Casco Viejo de Vitoria que incorpora al de Naipes, situado en el palacio de Bendaña, y al de Arqueología, en el edificio de nueva planta contiguo proyectado por el arquitecto navarro Patxi Mangado. La Diputación de Álava ha elegido a una profesional de la casa, experta en patrimonio y museística para dirigir este proyecto en el que conviven las técnicas de impresión, el tarot, los utensilios prehistóricos de sílex o las estelas romanas.
[.....]

P. ¿Pero qué tienen en común materias tan dispares?
R. Me parece que hay que entender el conjunto expositivo como una referencia a la historia de la comunidad alavesa, en la que el juego puede servir como enlace. En la sección de Arqueología se exhiben piezas que recogen prácticas de entretenimiento desde el Paleolítico hasta la Edad Media. Y el de Naipes toma el testigo con su primera baraja, de origen provenzal, que corresponde a esa época. Sin olvidar que la fabricación de naipes protagoniza un apartado representativo y, sobre todo, carismático, de la historia última de Álava. Ahora ha llegado el momento del diálogo entre el silex y el naipe.

P. Después de la polémica que ha vivido el Museo de Arqueología con el relevo de su antigua responsable, Amelia Baldeón, a causa del escándalo de los hallazgos de Iruña-Veleia, ¿cómo vive su nombramiento?

R. Sólo puedo agradecer la confianza que se ha depositado en mí. Ahora bien, mi labor está vinculada a la gestión del continente, de los 5.700 metros cuadrados de los dos edificios, que cuentan con una serie de servicios, como la sala de exposiciones temporales o la de conferencias, que obligan a una programación que ponga el valor el Bibat.

P. Pero alguien tendrá que encargarse de la gestión de los contenidos.

R. Sí, los equipos técnicos que ya trabajaban en ambos museos hasta la fecha.

P. En el caso de que aparezcan nuevos hallazgos en alguno de los yacimientos arqueológicos alaveses, ¿quién será el responsable de su supervisión?

R. En principio, el director del Servicio de Patrimonio estudiará cualquier novedad y remitirá al equipo del Bibat la gestión de la misma. De todos modos, la última Oferta Pública de Empleo de la Diputación incorporaba un puesto de técnico en Arqueología, con cuya incorporación esperemos que se normalice la gestión del patrimonio en este aspecto. Insisto, mi trabajo es la gestión de esta nueva infraestructura.

P.D.- Parece, pues, una directora de gestión, lo que es razonable en su caso. Y eso tan nuevo del "diálogo entre el sílex y los naipes"... Espero que no se olviden de decirnos el resultado.

De ayer en El País:
Un nuevo hito de la Vitoria medieval
Comentario por Alicia M. Canto el marzo 28, 2009 a las 10:12am
Pater, dijo Ud. anoche: "Pero vamos, que lo que quería señalar es que no siempre existen datos estratigráficos que permitan precisiones cronológicas. Lo que sí se da siempre es una secuencia temporal, reflejada en la matriz, pero dar cronologías absolutas es asunto más complejo y muchas veces nada lineal; los análisis en esos casos pueden ayudar y mucho, aunque no proporcionen cronologías directas. Yo insisto en que la excavación está suficientemente bien hecha, y que la interpretación rocambolesca vino provocada por esas inscripciones."

1) En eso estamos de acuerdo, pero yo me referí en todo momento a datar cerámicas u otros materiales que contengan inscripciones ("...los análisis físico-químicos no sirven absolutamente de nada a efectos de garantizar ni fechar cuándo se grabaron unos textos sobre unos materiales cerámicos de tipos bien conocidos.."). Por otro lado, nadie manda a analizar una Drag. 37 para que le den una cronología absoluta.

2) En esto no. Que la excavación no estaba "suficientemente bien hecha" se demostraría ya sólo con que al arqueólogo responsable se le pasaran por alto en el campo (supuestamente) casi un millar de inscripciones (muchas imposibles en la fecha que, estratigráficamente, él aseguró), ni hay pruebas fehacientes de la "cápsula del tiempo", etc. etc.

Lakorzana, dijo: "Por lo menos, servirían para determinar el "arma homicida". Si en el CSI ya lo usan para eso mismo. Y un vistacillo, aunque sea con microscopio, seguro que estorbar, no estorba."
Naturalmente que sí, pero me refería a pruebas físico-químicas complejas, de laboratorios especializados, no hace falta reiterar cuáles son.

Tutubel: Dijo Ud., refiriéndose al párrafo 3.6.5. de Perring: "Es su opinión absolutamente contradictoria con la del informe de Perring que dice que los análisis de pátina son determinantes..." Bueno, si cita Ud. algo, hágalo del todo, no sólo lo que le interesa. Él lo que dice es: "The Cation-dating report is critical. If this can be shown to be based on reliable science....", o sea "El informe sobre la datación por cationes es fundamental. Si se puede demostrar que se basa en ciencia fiable...".

Contra lo que Ud. "traduce", Perring no se fía de ese método tal como se presentó, esencialmente, supongo, porque no es conocido ni usado en Arqueología, ni está contrastado. Por eso entre las recomendaciones de futuro, más abajo, en 3.7.1., dice que el método podría ser útil, pero que debe ser sometido antes a una revisión por expertos, se entiende que en ese campo. Se había dejado Ud. lo más importante en el tintero, pues.

Por cierto que ésos son justamente los análisis franceses "desaparecidos en combate". Recordaré ese párrafo del "Equipo Veleia" en el comunicado colectivo de noviembre de 2006: "Los materiales encontrados han sido sometidos a diferentes estudios para poderlos datar y confirmar su autenticidad. El estudio principal se llevó a cabo en los laboratorios de espectroscopia nuclear del CEA-CNRS en Francia en donde se analizó la pátina superficial quedando determinado que cuando el material fue enterrado en el siglo III ya estaban los grafitos hechos...".

¿De verdad que no le parece extraño que los análisis originales, los más "fundamentales", no aparezcan? ¿No admitirá ni eso? Bueno, quizá Gil se los presente al juez, no lo descartaremos toavía. Pero aún así quedará en pie lo que Perring advirtió.

Por último, en cuanto a su frase: "Ni siquiera Euskaltzaindia puede decir nada sobre las ostrakas euskaldunas porque ya lo ha dicho todo Gorrotxategi, (que es palabra de dios), no digamos nada la opinión de Elexpuru que es herética":

Creo que nadie que haya seguido bien este asunto diga o pueda pensar que en este tema concreto la del Prof. Gorrochategui sea "palabra de dios", puesto que le hemos leído y oído garantizar la completa autenticidad de los textos euskéricos (al menos de los siete que él mismo presentó con Knörr y Gil el 15/6/2006), para unos meses después defender su completa falsedad. Pero, vamos, sin querer faltar al respeto personal a nadie, no me compare Ud. la obra científica de ambos, además de minucias (de lo que entiendo) como que el Sr. Elexpuru afirme que escribir "Anquises" sería perfectamente normal en época romana (alegando nada menos que "inquisitio", creo recordar); en fin, que en euskera antiguo no sé si será "herético", pero en cómo se latinizan las palabras griegas, un poco.
Comentario por Alicia M. Canto el marzo 28, 2009 a las 11:45am
Con la venia de Sotero/Salvador Cuesta, quería recomendar aquí la visita a un "documento histórico" que él publicó ayer en su blog: Se trata del planning del acto de presentación oficial de los materiales de Iruña-Veleia el 8 de junio de 2006 en el Hotel Lakua, con primera degustación del "Vino Veleia (Crianza)" incluída. Lo ambienta con una referencia de prensa del acto, del DNA (que sí conocíamos), en la que se cita a buena parte del "who's who" veleyense de la época.

El documento ha sido puesto más de relieve por D. Íñigo Uribe (director de marketing y "videísta" del Proyecto), al solicitar ayer a Sotero su retirada por contener, según él, "datos privados sobre un trabajo realizado, no público, con datos creo algunos erroneos". Un punto de vista que Sotero de momento no comparte.
Comentario por satorrotas el marzo 28, 2009 a las 12:44pm
Ya he dicho que es perfectamente posible pensar que E. Gil fue engañado al principio. Ahora bien tuvo que darse la gran coincidencia de que se unieran dos tipos de falsificadores distintos: por un lado, el falsificador o falsificadores de las piezas (que en mi opinión estaba(n) muy cerca de él) y por otro Cerdán, que era un timador nato. Puede ser, pero como hipótesis tiene su costo.
Ahora bien, el tiempo no pasa en balde. Lo que realmente es poco comprensible es que ante las críticas, que fueron in crecendo, no se planteara como científico la duda e hiciera una revisión y una “investigación” interna él mismo. Y las dudas empezaron muy pronto. Gorrochategui se lo dijo a los pocos días (no a los meses, dra. Canto); ese mismo verano, al parecer, hubo epigrafistas externos que también se lo dijeron. Es verdad que al final del verano recibe la “confirmación” de la autenticidad de las óstracas vascas por medio del segundo informe de Cerdán (lo cual da a entender que ese punto estaba pendiente y es seguramente también lo que convence a Knörr; es evidente que Gorrochategui ya no cree en los análisis o al menos en las consecuencias de los análisis). Son todas estas cuestiones las que me resultan raras en el comportamiento de Gil. Vamos, que no hace lo que sería esperable, de ser él realmente una víctima, y se empeña contra toda evidencia cada vez más clamorosa en mantener la autenticidad.
Yo tengo alguna esperanza en que el juicio oral pueda servir para avanzar algo, especialmente si el / los fasificador(es) no es Gil.
Como dice un conocido columnista: Atentos, continuará.
Comentario por Elpater el marzo 28, 2009 a las 1:15pm
Alicia, dice usted:

2) En esto no. Que la excavación no estaba "suficientemente bien hecha" se demostraría ya sólo con que al arqueólogo responsable se le pasaran por alto en el campo (supuestamente) casi un millar de inscripciones (muchas imposibles en la fecha que, estratigráficamente, él aseguró), ni hay pruebas fehacientes de la "cápsula del tiempo", etc. etc.


Vamos a los tres apuntes por separado.

1.- El último: no hay pruebas de la "cápsula del tiempo". Todavía no sabemos si las hay o no. Sabemos que no las conocemos. Pero, a mi modo de ver, los profesores de la UPV activos en la Comisión no manifestaron interés en conocelas. Se limitaron a hacer una críica de un informe (realizado durante la investigación, es decir, un informe provisional, y ahí entiendo que Gil lleva la razón), cuando tenían a su disposición tanto el yacimiento como toda la documentación en todos los estados de elaboración y, sobre todo, al director de la excavación para plantearle todo tipo de cuestiones, dudas y aclaraciones.
Como ya he dicho varias veces, entiendo que lo crucial de la existencia de la "cápsula del tiempo" está en el presunto "sellado" de la unidad que contenía las cerámicas grabadas por parte de otra unidad, la 51143, que al parecer presentaba una capa continua de lajas de pizarra que cubría por completo a la unidad subyacente, que quedaría así "sellada".
Pues bien, yo echo mucho de menos un interrogatorio acerca de eso. Me parece que era de rigor algo como "Sr. Gil, usted afirma que la unidad "sellante" cubre con una capa continua de lajas a la unidad "sellada", pero no aporta prueba gráfica al respecto. ¿Puede enviarme, o presentar en la próxima sesión, las fotografías de que disponga, tanto generales como de detalle, de la excavación de dicha unidad, incluso si son deficientes por motivos de enfoque, graduación de la luz, balance de colores, etc? Sin su estudio no podemos dar por buena la existencia de ese sellado, y en consecuencia no podemos admitir su interpretación".
Creo que algo así era necesario para poder dar por buena la actuación de la Comisión. La interpretación que se desprende es que el objetivo fue, más que aclarar la verdad de la excavación y de lo ocurrido, cargar las tintas sobre el trabajo de Gil, lo que, aunque pueda entenderlo, no me parece apropiado ni acertado, máxima cuando no era una comisión disciplinaria sino una comisión científica asesora.
Que conste que, frente a lo que dicen quienes entienden todo como pelis de indios y vaqueros, al criticar a los vaqueros no estoy defendiendo ni exculpando al indio. Simplemente señalo que hay chapuza, incongruencias y falta de comportamientos que desde fuera parecen evidentes tanto por un lado como por el otro. A mí también me extraña, como a todos, que Gil no haya presentado a la Comisión las pruebas científicas si es que dispone de ellas. Pero también me extraña que la Comisión no las haya pedido y se haya contentado con analizar un informe que no había sido escrito para la Comisión y no haya pedido con concreción las pruebas que consideraba necesarias. No, en este caso no hay forma de repartir sobresalientes ni notables. Como mucho, el que apruebe lo podrá hacer con un cinco raspado.
Añado, para que no digan que no me pronuncio, que, si desde una óptica objetiva y aséptica sólo puedo decir que la "cápsula" no está probada, desde una óptica particular nada universalizable tengo la impresión de que ni hay cápsula ni hay nada parecido, sino simplemente un derrumbe normal y corriente, si es que no se trata de un echadizo posterior a cualquier derrumbe (para optar por uno u otro no hay datos suficientes).

2.-El penúltimo: "muchas imposibles". Cierto, claro. Sólo señalo que eso no tiene que ver con los trabajos de campo, sino con la interpretación de los mismos. Son dos fases diferentes. La primera depende exclusivamente de quien excava, y su objeto es exclusivamente lo que contiene el yacimiento. La segunda, la de interpretación, puede ser objeto de muchas más personas, incluso no vinculadas a la excavación y a la investigación (y este foro es buena prueba de ello), y en ella intervienen multitud de factores que no se encuentran en el yacimiento (desde noticias históricas hasta todo tipo de análisis posteriores).
Aunque sea normal y deseable que el excavador plantee hipótesis interpretativas, la incorrección de éstas no afecta al trabajo anterior, que puede ser perfecto.
Señalo además que en el propio trabajo de campo hay a su vez las dos fases, de registro y de interpretación. La primera se resume en la elaboración de la matriz simple, sin agrupamiento de unidades estratigráficas en unidades de orden superior (fases, periodos, etc.), adscribiendo a cada unidad todos los datos disponibles acerca de ella, materiales, muestras, fotos, dibujos, planos... Más tarde se agrupan esas unidades en fases, periodos, etc, donde ya hay interpretación; se trata de una explicación "de autor", que no viene dada por el yacimiento. Ya por último se añade a esta materia prima todo tipo de conocimientos, y a veces salen delirios, como el pedagogo egipcio y similares.
A lo que yo me refiero es a la primera de las fases, a la recogida y ordenación de los trabajos de campo, porque entiendo que es a eso a lo que se refieren los informes elaborados por los expertos en método arqueológico. Unos informes cuyas conclusiones difieren en tal grado que lo que para unos (o para uno, pero al que se ha considerado que está entre los mejores del mundo) son altos estándares, para otros es un completo desastre.
Yo veo que hay errores, pero errores subsanables con la propia documentación, de forma que cabe considerarlos como errores menores, como pecados veniales. Por eso hablo de calidad "suficiente", no sobresaliente.
Puede también tener que ver la discrepancia con la vara de medir que se use, que no se explica. Yo comparo la excavación que se estudia con lo que conozco de muchas intervenciones arqueológicas que se hacen, y que me parecen de peor calidad que ésta. Tengo la impresión de que en los informes oficiales se comparó con lo que viene en los libros, no con lo que ocurre en la vida real. No sé, me parece el típico caso en el que, habiendo una larga fila de coches aparcados en un lugar prohibido, el agente de tráfico sólo multa a uno. Es cierto que la multa es correcta y el coche estaba mal aparcado. Pero también es cierto que el agente no obra bien al multar a uno solo, o si presenta el caso como si ese conductor fuese un ejemplo de conducta particularmente incívica, sobresaliendo el incivismo del normal, cuando lo cierto es que en ese lugar aparca tododiós.

Siguiendo el símil, entiendo que el error de Gil no estribó tanto en aparcar mal en ese lugar, cuanto en empeñarse en discutir con el agente pretendiendo demostrarle, sin presentar las pruebas, que ese lugar era de aparcamiento libre.

Su error no fue tanto haber hecho mal el trabajo de campo (que no parece sobresaliente, pero sí aprobado o incluso notable, a no ser que suspendamos a todos y paralicemos la actividad arqueologica, cosa a la que no me opondría por cierto) cuanto empeñarse en que los resultados de ese trabajo de campo eran verdades irrefutables. No es así, pero eso no implica que el trabajo de campo sea inválido.

Debo señalar también que tengo más dudas que las que expreso, y que estoy aplicando en todo momento el in dubio pro reo. Cuando hay dudas se piden o se buscan pruebas que aclaren la situación, no se da por cierta la maldad en el reo. Y las pruebas nos irán guiando en el camino del conocimento. Es cierto también que ese camino no parece llevar a buen fin, pero también lo es que hay caminos con muchas curvas.

Dejo el que queda (el no haberse enterado de los grafitos en el campo) para otro mensaje, que me enrollo demasiado y hay más cosas que hacer.
Comentario por Elpater el marzo 28, 2009 a las 2:27pm
Bueno, pues ya aprovechamos y termino. Es que, de paso, quería ponerles unas fotitos para ver qué opinan, si es que quieren opinar, claro. Por eso del Pisuerga y Valladolid, o como sea la frase ;-)

Efectivamente lo que dice (lo de que no se hubieran detectado en la excavación) es un punto débil, quizá uno de los gordos, a la hora de juzgar el trabajo de campo. Frente a eso dice Tutubel que en los inventarios muchísimas piezas grabadas aparecen convenientemente coordenadas, lo que querría decir que sí se habrían detectado, pues no aparecen coordenadas todas las piezas, sino sólo aquéllas que pueden ser especialmente significativas (lo que es normal).

Iba a seguir por ahí, amparándome en la afirmación de Tutubel, pero antes de seguir me pareció prudente comprobar cuántas piezas con grabados habían sido coordenadas. El resultado es más bien desolador.

Haciendo un recuento de visu y en la pantalla, que al menos yo leo peor que el papel, del Inventario General de la estancia 59 del sector 5 (el paedagogium), por lo que puede haber errores que en cualquier caso no provocarán desviaciones excesivas, el resultado es el siguiente:

Total de piezas con grabados inventariadas: 297 (100%)
Total de piezas con grabados coordenadas: 42 (14,14%)
Total de piezas con grabados sin coordenar: 255 (85,86%)

El porcentaje de piezas grabadas coordenadas no llega al 15% de las inventariadas. Hay que tener en cuenta además que la mayor parte de las coordenadas no son simples fragmentos cerámicos o de hueso (de éstos creo que no se coordena ninguno), sino que en la mayor parte son piezas significativas por sí mismas (fragmentos cerámicos que dan formas completas, fichas, etc), por lo que cabe suponer que el hecho de haber sido coordenadas se debe en muchos casos a la pieza en sí, no al grabado.

Lo cual refuerza lo que Alicia señala de que los grabados no fueron vistos durante la excavación, sino tras el lavado.

¿Esto es grave? De principio no suena bien, desde luego. Pero todo dependerá del comportamiento de la tierra en que se encuentren, y de las instrucciones que haya dado el director de la excavación. Alicia comentaba que es frecuente que el propio excavador limpie un poco la pieza con el dedo, lo cual es cierto. En mi caso, lo tengo prohibido, porque las cerámicas (según en dónde) salen muy deterioradas por la humedad, con las superficies muy blanditas, de forma que hacer eso produce arañazos en la superficie y puede llegar a llevarse por delante el barniz en caso de haberlo. En ocasiones hay una tierra negra, muy untuosa, grasa, de grano mínimo muy adherente, de forma que no se ve nada, pero nada de nada, de la superficie de la pieza hasta su lavado, y aun con éste hay ocasiones en que no hay forma; hay que proceder a limpieza detallada por restauradores, con hisopo y bajo binocular. Es decir, hay tierras que permiten ver el grabado y otras que no. Claro, en principio es raro que toda la tierra de la unidad 51144, en la que había diferentes manchas (y estoy de acuerdo con los diversos informantes de la Comisión y asesores en que habría sido mucho mejor haber considerado cada mancha como una unidad estratigráfica que haber dado una común), tuviese un comportamiento igualmente negativo. Todo lleva a pensar que efectivamente o bien no se percataron, lo que indicaría descuido, o bien las piezas fueron grabadas después de haber sido extraidas, lo que exige mayor investigación, que hasta ahora no se ha dado (lo que no entiendo; echo en falta preguntas al respecto en la Comisión, pues según se ha dicho o he entendido, estaba muy extendido el rumor que apuntaba a la responsable del lavado). En cualquier caso, nada bueno.

Dejo esto aquí y paso a someter a opinión una ficha cerámica que nos apareció hace un par de días, en tierra benévola: muy arenosa, nada pastosa, nada adherente, lo que permitió a la persona que excavaba ver que había lo que podían ser pequeñas incisiones (insisto en que en la mayor parte de los casos esto no habría sido posible), aunque no se pudieron ver con detalle hasta después del lavado. Van las fotos:

La ficha en el momento de su aparición (está abajo, con una escala; le puse un circulito amarillo a ver si ayuda)

Detalle de la ficha en el lugar de su aparición.

La ficha después de lavada.

Detalle del posible grabado en la pieza lavada.

¿Pueden la crucecita y las líneas ser grabados intencionales, o puede tratarse de roces casuales?

Y por favor, ¡que nadie use esto como prueba irrefutable de la temprana entrada del cristianismo en el territorio galaico! ;-)

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae para añadir comentarios!

Participar en Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en Redes Sociales: Facebook y Twitter

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2019   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más