El Museo Arqueológico de Oviedo muestra nuevas piezas de yacimientos romanos

Foto: Nacho Orejas

La exposición "La Vía de la Plata y mil caminos" presenta piezas de los yacimientos del campamento romano de La Carisa, Gijón y Lucus Asturum y de la necrópolis de Paredes

Vía: La Nueva España 20 de febrero de 2009


Más de medio centenar de piezas procedentes de excavaciones de yacimientos arqueológicos del campamento romano de La Carisa, de los de Gijón y Lucus Asturum (Lugo de Llanera) y de la necrópolis de Paredes (Siero) se exponen desde hoy por primera vez en el Museo Arqueológico de Oviedo como parte de la exposición "La Vía de la Plata y mil caminos".

Entre ellas se muestra el "depósito de Cenero", un conjunto de 200 monedas del siglo II que fueron halladas durante las obras de construcción de la autopista AS-II, restos de vasijas de barro y cerámica, piezas de cristal del siglo IV, restos de mosaicos y placas de mármol de la época romana.
"Hacia el Finisterre Cantábrico. Novedades de Arqueología Romana en Asturias" es el apartado de la exposición que engloba estos descubrimientos arqueológicos, que pasarán en un futuro a formar parte de la exposición permanente del museo.

La catedrática de Arqueología de la Universidad Autónoma Carmen Fernández Ochoa ha sido la encargada de seleccionar estas piezas con las que se pretende contribuir a comprender la presencia romana en la región.

Este apartado se ha añadido al contenido expositivo de la muestra "La Vía de la plata y mil caminos", organizada por la Sociedad Estatal de Conmemoraciones Culturales (SECC) y el Gobierno del Principado de Asturias.

La muestra, la primera que acoge el recién remodelado Museo Arqueológico, será inaugurada esta tarde por el ministro de Cultura, César Antonio Molina, y permanecerá abierta hasta el próximo 15 de abril.

Esta exposición, que repasa los más de 2.000 años de una ruta occidental de la Península Ibérica que hoy se mantiene a través de la Autovía de la Plata (A-66),cuenta con treinta paneles didácticos y un centenar de piezas que han podido ser vistas ya en el Museo Romano de Astorga (León) y en el Monasterio de San Isidoro del Campo de Santiponce (Sevilla).

La Vía, cuyo trazado fue fijado por los romanos entre Emérita Augusta (hoy Mérida) y Astúrica Augusta (la actual Astorga), aunque con prolongaciones al sur y al norte, puede conocerse a través de piezas como miliarios romanos y cerámicas, relieves, epigrafías, vidrios y materiales y maquetas de maquinarias de construcción de varias épocas.

La prolongación hacia el norte de la vía, entre Astorga y Gijón es conocido como el ramal transmontano, que en la exposición abierta hoy está presente con un panel y el Ara de Lucio corona Severo, perteneciente al Museo Arqueológico de Asturias.

Para el director general de Patrimonio del Gobierno regional, José Luis Vega, es interesante de la muestra haya sido "complementada con la aportación que hizo Asturias a la romanización y a ese camino que llega hasta Gijón".

Para la presidenta de la SECC, Soledad López, se trata de un recorrido desde un millar de años antes de Cristo hasta la actualidad por un espacio que no sólo fue fundamental para el control militar de la Península, sino que también fue primordial para los intercambios comerciales. EFE

Visitas: 3954

Comentario por Guillermo Caso de los Cobos el abril 19, 2009 a las 9:42pm
Se agradecen las referencias, Sr. DLH.

Aunque la primera ya es citada (así como otras más) en la amplia bibliografía del catálogo de la exposición "La Via de la Plata. Una calzada y mil caminos", no está de más citarlas y añadir los cómodos enlaces que usted ha puesto.

Saludos
Comentario por Diego Muñoz Hidalgo el diciembre 6, 2010 a las 7:10pm
Es agradable ver que en Terra Anticvae se haya tratado este tema.

Os informo de un nuevo trabajo que aparecerá próximamente en la Revista EL NUEVO MILIARIO, y anunciado en otro rincón de esta fenomenal web:

La Vía de la Plata no es sólo Mérida Astorga. Nuevo artículo de Investigación

Diego Muñoz Hidalgo
606-19 45 82
Comentario por Diego Muñoz Hidalgo el diciembre 6, 2010 a las 7:12pm
Este es el enlace:

La Vía de la Plata no es sólo Mérida Astorga. Nuevo artículo de Investigación
http://terraeantiqvae.com/forum/topics/la-via-de-la-plata-no-es-solo
Comentario por Diego Muñoz Hidalgo el febrero 21, 2011 a las 8:54pm
¿QUIÉN DIJO QUE LA VÍA DE LA PLATA ARRANCABA EN MÉRIDA?


Queridos amigos, aquí tenéis un Mapa de 1579 en donde aparece por primera vez representado en la Historia, en un documento cartográfico, nuestro camino bajo el nombre de "Camino de la Plata".

Se trata del documento más antiguo hasta ahora conocido, y hace referencia al tramo al Sur de Mérida:

http://www.juntadeandalucia.es/cultura/bibliotecavirtualandalucia/c...

Para saber más de este Mapa,además de acceder a cerca de una treintena de fuentes que hacen referencia a este topónimo al Sur de Mérida, os recomiendo mi trabajo de investigación titulado:

"Sobre el topónimo Camino de la Plata y el Eje S.-N./N.-S. del occidente hispano. Nuevas consideraciones, aportaciones y reflexiones".

Lo podíes conseguir en la Revista EL NUEVO MILIARIO (N.º 11, Diciembre de 2010).

http://www.elnuevomiliario.eu/

Suscripción y pedidos:
http://www.elnuevomiliario.eu/page13.php
Comentario por Diego Muñoz Hidalgo el abril 13, 2011 a las 11:45am

SOLICITUD: Si estas conclusiones, y el estudio que aquí se acompaña en archivo adjunto, cree que pueden ser válidos para esclarecer nuestra Historia (siempre revisable), reenvíe este escrito a sus contactos y adjúntelo en sus web y blogs. Que todos puedan tener la oportunidad de acceder a la información veraz e inédita que aquí se aporta. Seguro que se lo agradecerán.

 

 

 

¿QUIÉN DIJO QUE LA “VÍA DE LA PLATA” ES SÓLO MÉRIDA-ASTORGA?

Introducción a un estudio que intenta reparar un agrio y estéril entuerto historiográfico. 

 

       Existe un doble debate historiográfico del topónimo “plata” en el occidente peninsular: En primer lugar sobre sus variantes: “Camino”, “Calzada”, “Vía”, “Ruta”“de la Plata”; y, en segundo, sobre su extensión en este Eje de comunicación, debido a que en la antigüedad este nombre no abarcaba a todo el recorrido de este fenómeno viario y, además, siendo un itinerario con difícil acotación matemática de sus extremos (resultado de un ser vivo en continua evolución histórica, cual árbol con sus raíces y ramas).

 

       Últimamente, según lo académicamente correcto, se le pretende identificar con este nombre exclusivamente al tramo romano comprendido entre Mérida y Astorga. Mas, esta visión parcial, espacial-temporal, obedece a una serie de erróneas interpretaciones que hoy en día han sentado cátedra. Y es que esta denominación es el resultado de una evolución lexicográfica medieval (con cambios semánticos y fonéticos) y de una interpretación subjetiva popular con la cual, a lo largo del tiempo, se ha pretendido dar titulo a toda una realidad viaria en el occidente peninsular; un itinerario espacial y temporalmente mayor que la extensión que tuvo este topónimo en sus orígenes.

 

       Al respecto podéis profundizar en mi trabajo de investigación titulado: “Sobre el topónimo Camino de la Plata y el Eje S.-N./N.-S. del occi... (Revista El Nuevo Miliario, n.º 11, Diciembre de 2010; suscripción y pedidos; también os lo envío en archivo adjunto en pdf).  En este estudio se incluyen cerca de una treintena de documentos históricos y mapas que hacen referencia a este topónimo al Sur de Mérida (algunas de estas fuentes han salido de las plumas de Alfonso XI, Cristóbal Colón o Lope de Vega), incluso mencionando con este nombre a esta vía de comunicación desde tierras andaluzas hasta las salmantinas como un cuerpo íntegro. Mi objetivo es aclarar una serie de equívocos en base a una documentación histórica poco conocida o inédita. Por ejemplo, para ir abriendo boca, aquí tienen un Mapa de 1579 en donde aparece mencionado el "Camino de la Plata", en referencia al tramo meridional de este itinerario. Es, hasta hora, la primera representación cartográfica en la Historia en donde se menciona este topónimo y, por tanto, el primer mapa en donde se denomina así a este Eje S.-N./N.-S. del occidente peninsular. Una prueba que desmonta el concepto espacial Mérida-Astorga.

 

       En este trabajo demuestro que este “camino real” (que sigue en su mayor parte el itinerario romano que se forjó en este corredor geográfico a lo largo de todo el occidente hispano) era conocido desde el siglo XIV bajo el nombre de “Camino de la Plata”, entre Sevilla y Mérida. Posteriormente esta denominación se extendió, en el Renacimiento español, desde Cádiz hasta Salamanca.

 

       En el siglo XIX comenzó a denominarse como “Vía de…”, también desde tierras andaluzas hasta las salmantinas. En realidad este último término (en relación a la palabra latina “vía” o camino, por el gusto aquí a sus restos arqueológicos del mundo clásico y a sus monumentales elementos de ingeniería romana) fue un uso moderno, con afán cultista o academicista,

 

       Posteriormente, en el siglo XX, el topónimo popular "de la Plata" se extendió desde Salamanca hasta Astorga y Gijón, puesto que en realidad era un intento de la sociedad de dar nombre a la totalidad de este histórico fenómeno viario (no sólo romano), que ha vertebrado el occidente peninsular desde la prehistoria hasta nuestros días, y desde las costas andaluzas hasta las cantábricas, consolidándose paulatinamente su final septentrional (este último tramo, un ramal secundario romano, ya fue citado por el Anónimo de Rávena en el s. VII, en base a fuentes del s. III o IV). Así, bajo el nombre, “de la Plata” se comenzó a popularizar viejos trazados hermanados entre sí: Calzada Romana, Camino Real y Cañada Ganadera; que transitan, juntos o coincidentes, hermanados en un sólo cuerpo o entorno viario.

 

       En la segunda mitad del siglo XX, y como “Ruta de…”, comenzaron a denominarse: 1º)- a cada una de las modernas infraestructuras viarias (carretera, línea férrea y autovía) que han ido surgiendo, directas herederas de esa realidad viaria secular; y 2º)- a este corredor geográfico que abarca o que contiene la suma de todos estos trazados. Es decir, el nombre “Ruta de la Plata”, aún siendo en parte un cuño moderno (al igual que “Vía”), no es una invención o artificio, como algunos afirman de forma despectiva; responde, por evolución natural, a un intento globalizador de dar título a este histórico Eje meridiano de comunicación que ha sido una realidad y constante durante milenios; una corriente caminera en continuo cambio pero dentro de un mismo y múltiple paisaje cultural, de uno a otro extremo del occidente peninsular (incluso como un río cuyos sedimentos históricos van prolongando su desembocadura).

 

       Por lo tanto, los que digan que la “Vía de la Plata” (al menos el uso de este nombre) es sólo Mérida-Astorga, con una visión meramente parcial, espacial-temporal, exclusivista (es decir, en un ámbito físico restringido, y focalizándolo tan sólo en un tramo de la calzada romana, obviando otros tramos y otras épocas), siguen una interpretación que no se corresponde a la documentación histórica (que aporto en mi estudio) en donde la denominación "de la Plata” se demuestra su inicio en territorio andaluz, concretamente desde tierras de Cádiz, con una clara continuidad hacia el Norte de Mérida como un cuerpo íntegro; topónimo que lo encontramos en relación directa con el itinerario romano y con el camino real. Es decir, Mérida no es “arranque”, sino “consecuencia” del tránsito de un primitivo itinerario pre- y protohistórico que aprovechaba aquí un vado estratégico del Río Guadiana, luego calzada romana que aquí se consolidó en un monumental puente, surgiendo una ciudad para su control: Emerita Augusta; un paso obligado que continuó teniendo una gran importancia geopolítica y económica hasta nuestros días. Hasta tal punto fue importante el trasiego aquí de una a otra orilla, que este itinerario cimentó la actual ordenación territorial de todo el occidente peninsular.

 

       El origen de este error historiográfico partió básicamente de una mención que hizo el sabio Nebrija, profesor en la Universidad de Salamanca, sobre este recorrido en su faceta de calzada romana. A principios del s. XVI, con la pretensión de hallar la medida del “pie romano”, realizó un estudio centrándose en los numerosos miliarios de esta calzada en el tramo Mérida y Salamanca (y cuyo cómputo, o “miliario 0”, partía de la ciudad emeritense por ser capital político-administrativa de Lusitania). Recogiendo la tradición popular citó a este trecho con dicho nombre (aunque en latín: argentea), pero obviando mencionar que al Sur de Mérida también continuaba denominándose “Camino de la Plata” (¡desde un siglo y medio antes!), y ligado también con restos de calzada romana que proseguía en dirección Sur; tramo meridional que estaba fuera de su estudio al ser escaso en miliarios. Así, autores posteriores tomaron su escrito como referencia geográfica sin percatarse de este hecho, viendo al enclave de Mérida como origen o “arranque” de este camino hacia el Norte. Este descuido, equívoco o interpretación historiográfica, dio lugar a una visión parcial que se ha ido enraizando hasta nuestros días. Así vemos cómo esta errada visión ha sentado cátedra recientemente en universidades, enciclopedias, tribunas políticas, wikipedias…; un alambicado y espinoso entuerto que aquí humildemente pretendemos reparar (ardua tarea de un David frente a doctos Goliats).

 

       Por tanto, en respuesta a aquellos que (con buena fe pero de forma excluyente) defienden el uso parcial del nombre “de la Plata” entre Mérida y Astorga (a veces como un coto privado), podríamos decir lo siguiente: siendo puristas, sería un agravio comparativo, una incoherencia, un acto ilegítimo… el denominar así al tramo Salamanca-Astorga, cuando en la antigüedad medieval y renacentista no era conocido con tal nombre (aún formando parte de este mismo Eje viario); y el negarle, por otro lado, el derecho de llamarse así al tramo Sur de Mérida, que fue precisamente de donde provienen los documentos más antiguos y más numerosos en diversidad tipológica de sus fuentes (geográfica, administrativa, epistolar, literaria, etc.), en estrecha relación con el trazado del itinerario romano que provenía de la provincia romana de la Bética (documentado en fuentes antiguas y con restos arqueológicos), luego Camino Real en el medievo; tramo meridional y época ésta (y no en la romana) en donde se originó el nombre: “Camino de la Plata”.

 

       En resumen: el uso del nombre “Camino de la Plata” nos llega de las fuentes medievales del siglo XIV, entre Sevilla y Mérida; para luego extenderse, en el Renacimiento Español, hasta Cádiz y Salamanca; y en el siglo XX, como “Vía”, “Cañada” o “Ruta”, hasta Astorga y Gijón. Estas denominaciones obedecen a un sentir popular de dar nombre: 1º)- a una realidad viaria singular, única y múltiple (sea como calzada, camino, cañada, carretera…), en continua evolución, fruto de cada momento histórico y con necesidades diversas; y 2º)- a un entorno natural o corredor geográfico en donde se inscriben la suma de sus diversos trazados fosilizados, antiguos y modernos, hermanados entre sí; con lo que podríamos hablar del “Corredor de la Plata” (al igual que el “Corredor del Mediterráneo”, etc.).

 

       Espero que este trabajo de investigación que os presento, “Sobre el topónimo Camino de la Plata y el Eje S.-N-/N.-S. del occi..., vaya zanjando un agrio y estéril debate, y nos ayude a comprender el poliédrico fenómeno de este camino múltiple que va más allá de lo romano y del estrecho territorio que algunos, en base a erradas premisas, pretenden encorsetar (incluso con actitudes impositivas, beligerantes, insultantes y nada científicas, obviando deliberadamente la documentación que aquí se aporta).

 

       Y es que debemos ser conscientes que precisamente gracias a la suma de sus numerosos, diversos y bien conservados valores y crisoles artísticos y medioambientales, es hoy un itinerario histórico y natural universal; un múltiple paisaje cultural que ha de ser reconocido en su conjunto como Patrimonio de la Humanidad.

 

       Además, el corredor viario “de la Plata” nos ofrece un envidiable recurso social para nuestra calidad de vida, y un excepcional recurso económico para fijar la población rural y para promocionar lo mejor de su territorio, dentro de un modelo de desarrollo sostenible respetuoso con nuestros valores patrimoniales.

 

       En conclusión: El topónimo “de la Plata” se originó en el medievo, por lo que la traza romana no ha de monopolizar este nombre. En este sentido, por un lado, debemos reconocer, proteger e impulsar cada uno de sus trazados (calzada romana, camino real, cañada ganadera, carretera, ferrocarril y autovía; estando abiertos a la revisión histórica); y, por otro, debemos tener una visión globalizadora de este recorrido, sin exclusiones ni localismos, como un ser vivo que a lo largo de la Historia ha ido esculpiendo y forjando este ancho y extenso cauce viario; un corredor geográfico que es hoy un camino para nuestro Futuro.

 

 

Diego M. Muñoz Hidalgo

(Escritor e historiador).

(Telf.: 606-19 45 82, diegobeturiense@hotmail.com )

 

 

-“Sobre el topónimo Camino de la Plata y el Eje S.-N-/N.-S- del occidente hispano. Nuevas consideraciones, aportaciones y reflexiones” (Revista El Nuevo Miliario, n,º 11, Diciembre de 2010).

Enlace en Internet:

https://docs.google.com/leaf?id=0B-eRIyNLnPQ9YWVhNTNkZTEtYTAxNC00Zm...

 

-Mapa “Hispalensis Conventvs Delineatio”, de Jerónimo de Chaves. Año 1579. Aquí se representa el “Camino de la Plata” en el tramo Sevilla-Mérida. Es la primera fuente cartográfica de la Historia en donde se documenta este camino con este nombre.

Enlace en Internet:

http://www.juntadeandalucia.es/cultura/bibliotecavirtualandalucia/c...

 

 

 

Nota biográfica.-

 

       Diego M. Muñoz Hidalgo es cofundador de los Amigos de la Vía de la Plata-Camino de Santiago (1991) y de la Plataforma Ibérica por los Caminos Públicos (2007), entre otras asociaciones y plataformas ciudadanas en defensa del Patrimonio, Cultural y Natural. Como escritor e historiador es uno de lo impulsores, desde hace más de veinte años, de la defensa, señalización y promoción de la Vía de la Plata, así como de la propuesta de su declaración como Bien de Interés Cultural y Patrimonio de la Humanidad. Es coautor de la Guía del Camino Mozárabe de Santiago-Vía de la Plata (2001), entre otras obras de interés científico y turístico. Sobre este itinerario y sobre sus potencialidades socioeconómicas ha participado en múltiples Congresos y conferencias, e impartido varios cursos (Universidad de Salamanca, etc.), siendo autor de diversos artículos y reportajes, y colaborador en distintos medios de radio y televisión. Como escritor y artista es autor del poemario ilustrado Del Hombre y sus Ruinas. Un viaje poético, de mar a mar, por la Vía de la Plata (2004), entre otras obras poéticas y exposiciones individuales y colectivas.

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae para añadir comentarios!

Participar en Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en Redes Sociales: Facebook y Twitter

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2019   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más