Australia pudo ser deliberadamente colonizada, según sugiere una nueva investigación

Los pueblos aborígenes descienden de asiáticos que pudieron haber migrado a Australia en mayor número de lo que previamente se pensaba, y más tarde crearían pinturas rupestres como las de la imagen en las colinas de Guguyalanji, en Queensland. PAUL DYMOND / LONELY PLANET IMAGES / GETTY IMAGES

Post confeccionado con las siguientes fuentes: LiveScience | ABC Science | Science | 28 de abril de 2013 (Traducción de G.C.C. para Terrae Antiqvae)

La colonización de Australia pudo haber sido una aventura organizada en lugar de un episodio accidental, según sugiere un nuevo análisis.

Hace unos 50.000 años los colonos humanos aborígenes llegaron al continente, pero cuántas personas constituían la población colonizadora de Australia es desconocida. El nuevo estudio, publicado el pasado martes (23 de abril) en la revista Proceedings of the Royal Society B, indica que alrededor de 1.000 a 3.000 individuos llegaron originalmente a las costas de Australia.

"Esto es en gran parte especulativo, pero creo que fue algo más que una colonización accidental llevada a cabo por un pequeño grupo en una balsa, o debido a cualquier otro viaje no planificado", escribe en un e-mail el investigador del estudio, Alan Williams (izquierda), estudiante de doctorado en la Universidad Nacional de Australia. "Para mí, el proceso sugiere que hubo un intento deliberado de exploración (si no de migración), más parecido a lo que hemos visto en el pasado reciente de Hawai y otras islas del Pacífico".


Al llegar a Australia

Los europeos no descubrieron Australia hasta 1606, cuando el navegante holandés Willem Janszoon vio la península del Cabo York en el extremo norte de Queensland. Algunos desembarcos y expediciones cartográficas se sucedieron, pero los pueblos indígenas del continente se mantuvieron prácticamente inalterados hasta que los británicos lo colonizaron a finales de 1700, estableciendo una colonia penal en Nueva Gales del Sur en 1788.

Incluso el número de población indígena o aborígen en 1788 es un poco misterioso, con estimaciones de la población que van desde 250.000 a 1,2 millones de personas. Más atrás, la historia de la población humana de Australia está velada, aunque estudios genéticos sugieren que una población fundadora relativamente grande habría sido necesaria para que diera lugar a la diversidad genética observable hoy en día. No está claro si los habitantes originales de Australia se multiplicaron y se extendieron por todo el continente con rapidez o se mantuvieron en un pequeño número hasta los últimos 5.000 años, más o menos, dijo Williams a LiveScience.

Williams ha abordado la cuestión utilizando 4.575 dataciones de radiocarbono de 1.750 enclaves arqueológicos de todo el continente. La datación por radiocarbono funciona mediante la medición de las variaciones de los isótopos del carbono, los cuales cambian de manera predecible con el paso del tiempo.

Foto: Distribución de los enclaves arqueológicos que contribuyeron con dataciones de radiocarbono al estudio.

Williams supone que el mayor número de enclaves datados, en un cierto tiempo y lugar, reflejan una población más grande en ese momento. A medida que la población humana crece, el número de sitios arqueológicos y los artefactos disponibles para la datación por radiocarbono aumenta también. Eso hace que las dataciones mediante radiocarbono puedan servir como un criterio de población. (Es posible, dice Williams ante las críticas por el sistema utilizado, que esta suposición sea errónea, si bien él no lo cree; algunos investigadores han señalado que un pequeño grupo de personas de gran movilidad podría explicar los picos de cantidad en el número de enclaves arqueológicos observables en un momento dado, sin haberse verificado ningún tipo de crecimiento de la población).

Es importante destacar, dice Williams, que su estudio fue capaz de controlar lo que se conoce como "sesgo tafonómico", el cual ocurre cuando los datos más recientes son más abundantes, ya que no han tenido la oportunidad de degradarse.

Él ha calculado el último volumen de la población fundadora extrapolando la nueva curva de la población hacia atrás. "He utilizado una ecuación desarrollada en Estados Unidos que convierte los datos de radiocarbono en un porcentaje de crecimiento y disminución del valor de la población. He aplicado luego esos datos a las cifras de población fundadora", dice.

Foto: Curva de población 

El clima y la colonización

Con esta gran base de datos, Williams ha reconstruido una línea de tiempo de la población de Australia en la prehistoria. Suponiendo una sola ola de colonización hace 50.000 años, se encontró con que Australia estaba escasamente poblada hace alrededor de unos 11.000 años. La población entonces comenzó a aumentar gradualmente hasta alcanzar un máximo de cerca de 3 millones de personas hace 500 años. (Hoy en día viven en Australia 23 millones de personas).

Los datos, a continuación, muestran una disminución de entre 700.000 a 1 millón de individuos en el momento del contacto con los europeos. La razón de esta caída todavía no está clara: podría ser debido a una peculiaridad de la base de datos, o puede reflejar una disminución real. En la década de 1700 -antes de las mayores intrusiones de los europeos en Australia- marineros indonesios, conocidos como Macassans, se aventuraron en Australia para pescar el pepino de mar (derecha), y el contacto cultural con los europeos pudo haber traído enfermedades que afectaron con fuerza a la población, comenta Williams.

La historia de la población de Australia muestra una serie de caídas y picos, algunos de los cuales se corresponden con cambios climáticos conocidos, dice Williams.

Entre los cambios de población más pronunciados está un importante declive ocurrido entre hace 21.000 y 12.000 años, cuando la población se redujo en un 60 por ciento. Esta disminución pudo haberse debido al Último Máximo Glacial, cuando las capas de hielo estaban en su punto más amplio y Australia era fría y seca, sostiene Williams, (esto también era así cuando la corriente de la Gran Barrera de Arrecifes se formó). Es probable que menos de 500.000 personas vivieran en Australia en ese momento, por lo que el efecto no fue tan pronunciado como lo hubiera sido en la actualidad, cuando una reducción del 60 por ciento de la población se habría correspondido con la pérdida de 14 millones de australianos de hoy en día, subrayó williams.

Los resultados plantean nuevas preguntas, advierte Williams, incluyendo lo que impulsó el aumento gradual de la población hace alrededor de 11.000 años. Dado que la población fundadora habría que considerarla en unos miles, los resultados también exigen echar un vistazo a lo que podría haber motivado una exploración organizada y un esfuerzo colonizador hace 50.000 años.

"¿Fue el clima? ¿Fue cognitivo?", se pregunta Williams. "El caso es que el asunto se ve menos como un descubrimiento accidental".

En cuanto a la motivación, los primeros colonizadores de Australia pudieron haber abandonado sus anteriores lugares debido a la competencia por los recursos, dice el arqueólogo James F. O'Connell (izquierda), de la Universidad de Utah, en Salt Lake City, el cual ha escrito extensamente acerca de la prehistoria australiana. Olas posteriores de inmigrantes del sudeste de Asia explican por qué las poblaciones actuales de allí no se parecen mucho a los aborígenes australianos, señala.

Williams dice que un posible factor para un estirón de la población, hace 12.000 años, es el cambio climático. El clima global se estaba calentando en ese momento, lo que debió alentar el crecimiento de las plantas, un beneficio para los cazadores-recolectores como los aborígenes australianos.

"Un pico en la población temprana tiene mucho más sentido para mí si es debido a cambios climáticos favorables, dijo O'Connell. Él también piensa que una población fundadora de unos cuantos miles es razonable y podría obligar a los estudiosos a reconsiderar sus ideas sobre las primeras gentes que llegaron. "Esto significa que los viajes marinos intencionales se remontan a hace 50.000 años, y para muchos de los arqueólogos eso es una sorpresa".

Una gran fuerza colonizadora también "implicaría la presencia de embarcaciones que fueran más grandes y más marineras que lo que se espera de los registros históricos de Australia", dice O'Connell. La mayoría de las embarcaciones australianas, en el momento del contacto europeo, eran balsas relativamente pequeñas, frágiles, hechas de cañas o ramas, dice, mientras que el viaje a Australia habría requerido un barco apropiado, quizá con un arbotante estabilizador.

Los sesgos

El arqueólogo y profesor de la Universidad de Australia Occidental, Joe Dortch (derecha) acoge con satisfacción la investigación, pero apunta que según un estudio realizado en 2009, no citado por Williams, encontró que en la región de Pilbara, el aumento de la población en el Holoceno podría explicarse por un sesgo tafonómico. Él dijo que la datación por radiocarbono también está sujeta a otros muchos sesgos.

"Por ejemplo, Williams dice que la mayor parte de la actividad humana estaba en la costa este de Australia. Para mí la concentración de datos en el este refleja la concentración de la población europea, y, por tanto, los proyectos de campo de los arqueólogos".

"La distribución de los grupos lingüísticos aborígenes sugiere que las mayores concentraciones de gente fueron, de hecho, en el extremo norte y en la región de Kimberley. Estas áreas son relativamente difíciles de acceder desde los centros de población europea-asutraliana, y la conservación arqueológica en las zonas tropicales es bastante mixta".

Dortch está trabajando actualmente con los genetistas para investigar la población prehistórica de Australia. Él espera que este método proporcione respuestas más sólidas a preguntas tales como el tamaño de la población fundadora.

Otros científicos, al elogiar algunos aspectos del estudio, plantean interrogantes sobre su metodología y algunas de sus conclusiones.

Así, Simon Holdaway (izquierda), de la Universidad de Auckland, en Nueva Zelanda, dice que el número de dataciones mediante radiocarbono puede variar debido a factores distintos del cambio demográfico. Por ejemplo, los enclaves arqueológicos se conservan más fácilmente en algunos paisajes que en otros, lo que podría dar lugar a un gran número de fechas de radiocarbono en un sitio con un buen mantenimiento y un bajo número de fechas en otro lugar con mala conservación.

Asimismo, Barry Brook (derecha), de la Universidad de Adelaida, en Australia,  dice que el estudio se basa en un bajo número de datos a partir de los primeros años de ocupación humana. El escaso registro significa que los modelos del trabajo de investigación no pueden distinguir entre una población fundadora de 5.000 personas que creció poco y una población fundadora de 100 personas que se multiplicó rápidamente hasta legar a los 5.000 individuos, argumenta. "Para los tiempos recientes el modelo es razonablemente realista, pero para los tiempos más antiguos el modelo es bastante incierto".

Él está de acuerdo con Williams en que hubo una explosión demográfica en el pasado más reciente, pero piensa que el continente fue colonizado, en realidad, por solo unos pocos cientos de personas.

Williams no considera que su trabajo de investigación diga la última palabra sobre el tema. "Todavía hay muchas más preguntas que respuestas", finaliza.

Posts de Terrar Antiqvae relacionados:

Una excavación arqueológica revela la gran capacidad de adaptación ... (02/10/2010)

¿Fueron los aborígenes australianos los primeros en llegar a América? (02/10/2010)

*  Un estudio genético revela una nueva ruta en la primigenia coloniza... (07/02/2011)

Hallan grabados rupestres de 12.000 años de antigüedad en Timor Ori... (11/02/2011)

El genoma de los aborígenes australianos (22/09/2011)

El Stonehenge aborígen: observando las estrellas en los tiempos rem... (10/10/2011)

*  Los 'Homo sapiens' ya pescaban en el mar de Timor hace 42.000 años (24/11/2011)

Descubren en Australia arte rupestre de 28.000 años de antigüedad (19/06/2012)

Instituto Max Planck: Indios colonizaron australia hace más de 4.00... (16/01/2013)

Nuevas revelaciones sobre el rastreo del ADN de los indígenas austr... (04/02/2013)

La datación del uranio en herramientas coralinas ofrece la posibili... (04/03/2013)

Los petroglifos de la península de Burrup (Australia) entre los más... (20/04/2013)

Visitas: 858

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae para añadir comentarios!

Participar en Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Introduce tu email:

Gentileza de FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en las Redes Sociales: Facebook, Twitter y Google+

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas: del 3 de enero de 2005 al 11 de febrero de 2014 12,4 millones de visitas. Nuevas estadísticas desde 21 de marzo de 2014. 300 mil visitas a 6 de junio de 2014.

* De 6/6 a 12/11 sin datos.

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

relojes para blogger html clock for websites contador de usuarios online

contadores web relojes para blogs

Temperatura y Hora en Madrid:

 

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2017   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más