Iruña Veleia y sus "revolucionarios" grafitos IX: El auto de apertura de juicio oral

La jueza finaliza la instrucción del caso Veleia. Atribuye delitos de daños y estafa a Gil y sus colaboradores

La magistrada pone fin a ocho años de instrucción con la ratificación de que los grafitos y piezas excepcionales supuestamente halladas en las excavaciones de Álava eran «falsas»

Fuente: Diariovasco.com | David González | Vitoria | 3 mayo 2017 

La jueza de Instrucción número 1 de Vitoria ha dado carpetazo este mismo miércoles a la instrucción de uno de los casos más veteranos del Palacio de Justicia alavés, el referente a la supuesta falsedad de las inscripciones halladas en cerámicas y grafitos encontrados en el yacimiento de Iruña Veleia por el equipo de Eliseo Gil, un caso que estalló en 2008 tras presentarse en sociedad piezas «excepcionales» y que presuntamente iban a revolucionar la historia de Álava, del cristianismo y del euskera. La magistrada ha puesto fin a la larga instrucción con un auto en el que ratifica las sospechas de falsedad de las piezas objeto de la investigación y abre la posibilidad de la apertura de juicio oral. Los investigados son Eliseo Gil, director de Lurmen, la empresa que gestionaba el yacimiento alavés; y sus colaboradores Óscar Escribano (geólogo) y Rubén Cerdán, uno de los más estrechos lugartenientes de Gil. La jueza les atribuye sendos delitos de daños continuados y de estafa continuada.

El caso de los grafitos supuestamente falsos de Iruña Veleia saltó a la luz pública en 2008 [sic], cuando un grupo de investigadores y expertos alaveses [sic] puso en duda los excepcionales hallazgos presentados en sociedad por el equipo de Eliseo Gil. No eran descubrimientos humildes. Se trataba de inscripciones en piezas que venían a revolucionar conceptos del cristianismo e incluso del euskera. Entre esas piezas, se presentaron un calvario (representación de la muerte de Cristo), que el equipo de Gil dató en el siglo III y de leyendas en euskera datadas en piezas de los siglos IV al VI, todo un hito en la historia de la lengua vasca.

Pero todo era, a juicio de la magistrada que ha investigado el caso, una burda mentira. En el auto, la jueza señala que la «falta de autenticidad de estos grafitos viene acreditada» por diversos informes del Instituto de Patrimonio de España y de la Escuela de Conservación y Restauración de Bienes Culturales. «La trazabilidad de los fragmentos con grafitos no es demostrable y el tratamiento recibido no ha garantizado su integridad física necesaria para que los análisis sean concluyentes. Por motivos expuestos, los autores no pueden avalar la autenticidad de los grafitos», señalan estos informes.

La jueza desmonta también la serie de informes (tres) que los arqueólogos presentaron para avalar la autenticidad. Y atribuye igualmente un interés y un modus operandi a GIl y sus colaboradores. «Los encausados (…), puestos de común acuerdo y con el ánimo de obtener no solo un beneficio económico sino también prestigio y reconocimiento profesional (…) procedieron a realizar con diversos instrumentos inscripciones, entre otras en euskera, aplicando posteriormente y de manera intencionada un material de relleno para cubrir los trazados de los grafitos efectuados por ellos mismos». Una vez falsificadas las piezas, agrega la magistrada, las colocaron «de manera que fueran descubiertas después del lavado de los materiales por parte de los empleados de Lurmen». Por este motivo, añade, las piezas calificadas como excepcionales nunca fueron encontradas en los yacimientos, sino en el proceso posterior de lavado.

El caso estalló dos años después, cuando la Diputación alavesa, con la diputada de Cultura, Lorena López de Lacalle al frente, decidió abrir una investigación pública sobre unos hallazgos cuya autenticidad ya había sido puesta en tela de juicio por expertos vinculados a la Universidad del País Vasco [sic] (1) La comisión científico-asesora de la institución foral ratificó las sospechas y el caso entró en vía judicial.

(1) El señor periodista olvida decir (o quizá no sabe) que esos dos expertos de la UPV (los Prof. Gorrochategui y Santos Yanguas) eran los mismos que en 2006 formaban parte del equipo de Eliseo Gil, y los que se presentaron con él ante la prensa a ratificar, con gran entusiasmo, la autenticidad de las piezas (junto con P. Ciprés y E. Knörr, aunque éste luego prefirió fecharlos en la Edad Media), y sobre todo "las «inequívocamente» en euskara" (Gara, 16-6-2006).

¡Peccata minuta que fueran los mismos! (y oficialmente fueron del Equipo Veleia hasta octubre de 2008). Que se olvidaran y se sepultaran aquel enorme bochorno y aquellas fotos y vídeos es lo que ellos y su "entourage" de la UPV se afanaron después en conseguir, y parece obvio que lo han conseguido, al menos de cara al gran público y a parte de la prensa. Pero aquí no nos olvidamos, porque su falta de profesionalidad en aquel momento crucial fue también culpable de que hayamos llegado hasta aquí, 11 años después.

Véase en TA el amplio dossier "El caso Iruña Veleia: Documentos y debates", desde el 8 de junio de 2006 hasta ahora mismo.

:::::::::::::::::

Nueve años desde que estalló el escándalo

El equipo de las excavaciones de Iruña-Veleia presentó como verdaderas unas inscripciones en piezas que revolucionaban la historia de Álava, del euskera y del cristianismo

 

Fuente: Diariovasco.com | SERGIO CARRACEDO | 3 mayo 2017 

El "caso Iruña-Veleia" ha concluido su instrucción tras más de 8 años. Cayó en manos de la titular del Juzgado de Instrucción 1 de Vitoria en marzo de 2009, meses después de que una comisión de expertos de la UPV y de otras universidades españolas –entre los que se encontraban lingüistas, historiadores y arqueólogos– emitieran a instancias de la Diputación de Álava, propietaria del yacimiento, un informe acerca de las 450 piezas de origen romano halladas por los ahora encausados entre 2005 y 2006.

Los fragmentos contenían textos en latín y euskera, símbolos e iconografía cristianos y escenas cotidianas datados por sus descubridores entre los siglos II a V, lo que las convertiría en algo excepcional. El caso estalló en 2008 tras presentarse en sociedad estas «excepcionales» piezas que presuntamente iban a revolucionar la historia de Álava, del cristianismo y del euskera.

Sin embargo, los expertos universitarios dieron su dictamen en 2009. «Son falsos». Las inscripciones son «infantiles», «ilógicas», «inverosímiles» e «imposibles», argumentaron. La diputada de Cultura, Lorena López de Lacalle, encargó el análisis de los grafitos después de que catedráticos como Gorrochategui y Lakarra hiciesen públicas sus dudas sobre la autenticidad de unas "ostracas" que se dieron a conocer al mundo en junio de 2005 [fue en 2006, la presentación de 2005 a la prensa había pasado desapercibida por falta de "pesos pesados", y de piezas en euskera].

Eliseo Gil e Idoia Filloy, socios de Lurmen, encargada de la excavación, fueron apartados de la gestión del yacimiento, aunque siguieron defendiendo la antigüedad de los grafitos y denunciaron una campaña de derribo «mediática y académica». También surgió la plataforma de apoyo SOS Iruña-Veleia, que organiza congresos y promueve estudios, artículos y foros. Y se sumaron a la defensa de la autenticidad de las piezas los colectivos Euskeraren Jatorria y Martin Ttipia.

Euskotren y Eusko Trenbide, patrocinadores de las excavaciones, se querellaron contra Lurmen, pero sus denuncias fueron archivadas. Sólo se ha mantenido la doble demanda presentada por la Diputación. Durante 2009 y 2010, Lurmen, que también entregó nuevos estudios, pidió a la juez analíticas de laboratorios internacionales. Se solicitó un peritaje a la Guardia Civil, pero ésta aludió falta de medios y el caso pasó a la Ertzaintza. En enero de 2014 técnicos del Instituto de Patrimonio Cultural de España determinaron que 35 piezas que analizaron «presentan suficientes anomalías como para que los grafitos que contienen sean considerados contemporáneos».

Los defensores de la autenticidad calificaron el documento como de «auténtico despropósito» y «atentado contra el sentido común y la arqueometría», y acusaron a los responsables del Museo de Arqueología de haber alterado «voluntaria o involuntariamente» las piezas en las que los técnicos del Ministerio encontraron restos de metales modernos como el acero inoxidable.

Con el cierre de la instrucción, se abre ahora el juicio oral por el presunto fraude de los hallazgos del yacimiento de Iruña-Veleia por presuntos delitos continuados de estafa y daños contra el patrimonio histórico causados por las inscripciones efectuadas sobre los restos romanos hallados en el yacimiento.

............................................

También de interés, ayer en EITB (añadido por S. Cuesta en el post VIII):

Abren juicio oral por la presunta estafa del yacimiento de Iruña-Ve...

La magistrada cree "acreditado" que los responsables de la excavación falsificaron piezas para presentarlas como "extraordinarias".

Siguen más o menos la nota oficial, pero son los únicos hasta ahora en reproducir esto:

"...En el auto se indica que los daños causados por las inscripciones efectuadas sobre los restos romanos hallados en el yacimiento se pueden cuantificar en unos 600 euros por pieza. En su día, los responsables de la excavación aseguraron que se habían localizado entre 400 y 450 ejemplares "extraordinarios"." 

(A mi juicio se trata de una valoración económica sorprendente)

- La noticia apareció el mismo día 3 en otros medios, pero sin grandes novedades unos sobre otros:

ABC (de EFE): La jueza ve indicios de estafa y daños continuados en el caso de Ir...

Elperiodico.com: La juez abre juicio oral por la presunta estafa del yacimiento de I...

...............................................

Nota final

He comenzado y terminado este post con dos de mis ostraka (pues epigráficamente éstos no son "grafitos", nombre con el que sin embargo se han quedado) veleianos favoritos, el de "Porky" y el de "Deidre", porque ambos contienen casi todas las claves, tanto arqueológicas como epigráficas e históricas, que son aplicables para demostrar la falsedad del conjunto.

Como epigrafista de larga profesión que, con su nombre y apellidos, dio en 2006 la primera voz de alarma en el portal Celtiberia.net, nada más aparecer las primeras y escasas fotos y a pesar de la euforia general, añadiendo a lo largo de días, meses y años diversas críticas, y muchas observaciones técnicas básicas (varias luego muy repetidas por todos, como el 14-6-2006 la del imposible "RIP" o la del también increíble "ANQUISES", con la "probabilidad estadística", tan usada por Gorrochategui cuando cambió de bando...) que apuntaban a una falsificación, y más bien torpe (lo que a su vez -con algún otro dato- alarmó a los "expertos" de la UPV, hasta hacerles vacilar, y luego cambiar de opinión y de acera), además de informar a algunas autoridades que no sabían dónde estaba Iruña-Veleia, o qué pasaba allí (habría tanto para contar...), espero que este auto termine por fin de aclarar un suceso tan lamentable, que ha hecho daño en primer lugar a la venerable historia del euskera, que no necesitaba de esto para una mayor antigüedad y más bien le perjudicó, como entendieron por fin muchos medios y periodistas abertzales, durante mucho tiempo entusiasmados con los supuestos hallazgos.

También a mí, que -dejando aparte tantos insultos gratuitos de los "veristas", pues no sólo defendí mientras pude el "wait and see" en favor de Eliseo Gil, sino que jamás le ofendí ni le insulté (como sí lo hicieron otros, y terriblemente)- nunca he querido más que que se llegara a la verdad, tras unas conocidas amenazas a mi familia en 2011 (también les pasó a otros), tuve que abandonar el tema casi del todo, y he sentido como un riesgo inasumible -y no para mí- cualquier pequeño comentario que añadiera. A todas estas cosas simplemente no hay derecho.

Tengo mis dudas de que el juicio se llegue a celebrar pero si ocurre será bueno, porque aún faltan, como he dicho muchas veces, testigos y datos que el gran público todavía no conoce.

Y en él Eliseo Gil e Idoia Filloy tendrían por fin la oportunidad de defenderse que tanto han reclamado.

Visitas: 19414

Comentario por Raúl Villanueva el julio 27, 2017 a las 4:39pm

Éste é experto no que faga falta. Esperpéntico!!!!!!!!!

 

Comentario por antton erkizia el julio 27, 2017 a las 5:26pm

Esperpento: ¿deformación de la realidad...para enmascarar la falta de contra-argumentos?

Pues sí que es bastante esperpéntica su actuación, sí. Nueve años buscando pruebas del 9 y sólo tienen...un juego de palabras.

Comentario por Raúl Villanueva el julio 27, 2017 a las 6:00pm

Estimado amigo Antton, dicen por mi tierra que:  "o falar non ten cancelas".    Un saludo.

Comentario por Koenraad Van den Driessche el julio 30, 2017 a las 2:07am

El mito de Akenatón en la literatura grecorromana y post-renacimiento

En este comentario quiero aportar un fragmento extenso del libro de Dominic Montserrat, de 2000, 'Akhenaten: History, Fantasy and Ancient Egypt' Akhenaten: History, Fantasy and Ancient Egypt'.
En esta cita Montserrat (2000) explica como la historia del faraón hereje parece ser tocado por Herodoto y Manetón, y puesto en Josephus en relación con el éxodo, de tal manera que la narración ha sido recogido por el escritor italiano Civitas Solis (La Ciudad del Sol), Tommaso Campanella (1568– 1639), publicado 1623. El tema central es una cita del viejo Testamento:

Isaias 19: 18:
En ese día habrá en Egipto cinco ciudades que hablarán hebreo y que jurarán fidelidad al Señor todopoderoso. Una de ellas se llamará Ciudad del Sol [en otras versiones Ciudad de Herez; Ciudad de Destrucción].

Allí el regidor venerará el sol al estilo de Atón'.

Otro ejemplo es la novela alegórica Sethos (1731) by the French scholar and classicist Abbé Jean Terrasson (1670– 1750) que está basado sobre los escritos de Manetón relacionado con la succesión de Amunohtep al final de la Dinastía XVIII con el principe Sethos, hijo del faraón egipcio Osoroth y la reina Nephte. Este verdadero laberinto se desarrolla antes de que hacia 1840 la figura de Akenaton y la historía de su herejía vieron la luz...


On the level of folklore, the kind of religious, political and human turmoil that characterised the latter part of Akhenaten’s reign is often mythologised. Passages in some Greek and Roman writers suggest that this is exactly what happened, and that Akhenaten was still remembered nearly a millennium after his death. The Greek historian Herodotus, writing in the mid-fifth century BCE, mentions a king who ‘first closed all the temples so that nobody could make their sacrifices, then forced all the Egyptians to work for him’ in stone-quarries. This may preserve some memory of Akhenaten transformed into the paradigmatic bad king of Egypt, but the parallel is tenuous (of Herodotus II 124). A more probable echo of Akhenaten’s story is in the third-century BCE author Manetho, whose work has only survived in résumés, quotations and translations by other ancient writers. Manetho had some knowledge of Akhenaten’s reign, perhaps derived from Egyptian-language chronicles in temple libraries, and oral histories which called Akhenaten ‘Osarseph’. He related a story about a certain King Amenophis (i.e. Amunhotep III), who wanted to see a vision of the gods and asked the seer Amenophis son of Paapis to help him do so. The seer predicted that there would be disaster in Egypt for thirteen years, and then committed suicide at the prospect. 76 Manetho also refers to great physical upheaval being involved in the story. He says that there was a movement of 80,000 people to a remote area east of the Nile, which was later abandoned. Could this be some memory of the move to Akhet-aten, the thirteen or so years Akhenaten lived there, and its eventual destruction? Historically there is not much to go on here, especially given the confusion of Manetho’s text. The anecdote may just show that the end of Amunhotep Ill’s reign was somehow connected with a vague memory of troubled times ahead. The surviving résumés of Manetho ascribe various successors to Amunhotep III, some of them with names superficially similar to Akhenaten, such as Akencheres and Akencherses. Other versions of the events of Akhenaten’s reign were circulating as late as the second century CE, though it is not clear to what extent these depend on Manetho’s history. 77 These versions share a strong tradition of connecting Moses with a period of religious iconoclasm and political brutality in Egypt lasting thirteen years. One of them, Against Apion (an apologia for Judaism by the Jewish author Flavius Josephus), is the first to link a folklore version of Akhenaten with the biblical Moses, another idea which will recur throughout this book. In spite of all this confusion among the ancient historians, they do seem to hint that some events of the Amarna period lived on in Egypt’s collective memory. And once recorded in important classical authors like Josephus, the story was set to live on for the educated elites in the west who read Greek and Latin – which was exactly what happened. In the ancient authorities like Manetho one could read about battles, conspiracies and struggles in ancient Egypt that gave insight into human character and were a guide to moral behaviour. In this oblique way, Akhenaten went on to be rediscovered by seventeenth- and eighteenth-century writers, who created allegories set in Egypt that prefigure the Akhenaten myth. One example is Ciυitas Solis (The City of the Sun) by Tommaso Campanella (1568– 1639), published in 1623. A mystic convinced of his own messianic mission, Campanella was arrested and tortured by the Inquisition, and wrote Ciυitas Solis while he was in prison. Its central text is a verse of the Bible, Isaiah 19: 18: ‘In that day there shall be five cities in the land of Egypt … one shall be called the city of the sun.’ Around this verse Campanella created an elaborate Utopia, an answer to the ecclesiastical and political corruption of his day. The city of the sun was ruled by a pacifist and benign theocracy, who worshipped a sun-god oddly like the Aten. ‘They serve under the sign of the sun which is the symbol and visage of god from whom comes light and warmth and every other thing.’ 78 Another example is the allegorical novel Sethos (1731) by the French scholar and classicist Abbé Jean Terrasson (1670– 1750), which is based closely on Manetho. Sethos is mostly remembered for its influence upon Masonic myth, but Terrasson also created a parallel of the Akhenaten myth without ever having heard of Akhenaten himself. Sethos is a highly moral tale. It tells the story of Prince Sethos, son of King Osoroth of Egypt and Qµeen Nephte. Osoroth cares only for pleasure and nothing for the business of government. He delegates the tedious work of ruling to his capable wife. Sethos is the paradigmatic good prince, and very much his mother’s son. He is keen to take instruction on spiritual and temporal matters from the priests of Memphis in order to rule well; but he finds that they are too corrupt, and goes in search of a purer, older wisdom at the Pyramids. Here he is enlightened, and to mark his new spiritual status, Sethos changes his name to Cheres. Terrasson borrowed this name from Manetho’s account of the successors of Amunhotep III in the Eighteenth Dynasty. Cheres-Sethos suffers many tribulations because of his political rivals, and though he is reviled at the time, his message lives on after his death as an instruction for the future. Who is this hero, sprung from gods, Whom, from afar, my eyes survey? See him approach! His features I can trace: My heart knew Cheres, ere my eyes his face. Is he that hero? Was his valour giv’n To be the instrument of gracious heav’n? 79 Terrasson’s novel corresponds to the basic motifs of the Akhenaten myth closely, even down to ‘Nephte’ being one of the principal characters! Present are the distant lazy father like Amunhotep, the energetic domineering mother like Tiye, the close bond between mother and son, the change of name, the spiritual ascent towards a lost ancient wisdom which is misunderstood at the time but survives because of its transcendent worth. ‘My heart knew Cheres, ere my eyes his face’: the line makes as much sense when Akhenaten is substituted for Cheres. The similarities of Campanella’s and Terrasson’s elaborate fables to Akhenaten’s history are coincidental, but they still show the extent to which Akhenaten’s story had already been written long before his historical rediscovery. This becomes all the more striking in the light of eighteenth- and early nineteenth-century interest in the variously named successors of Amunhotep III (Manetho’s Akencheres/ Akencherses/ Achencheres), because of their supposed connection with Moses and the Exodus.
Montserrat, Dominic. 2009 Akhenaten: History, Fantasy and Ancient Egypt (pp. 53-54). Taylor and Francis. Kindle Edition.
Comentario por Koenraad Van den Driessche el julio 30, 2017 a las 2:15am

Este autor parece claramente demostrar que el mito de Akenaton ha sobrevivido la furia de sus sucesores y forma un tema de tantos escritores grecorromanos como escritores post renacimiento, de antes del descubrimiento y la capacidad de lectura de sus historias en jeroglífico. Y mira la reina dominante y madre de 'Sethos' se llama Nephte. Preocupante, no?

Comentario por David Montero el julio 30, 2017 a las 8:32am

¿Preocupante para quién? ¿Dónde aparece Nefertiti en todo esto? Preocupante debería ser para Ud. no enterarse de dónde reside el problema con "NEFERTITI".

Comentario por Koenraad Van den Driessche el julio 30, 2017 a las 12:57pm

Esta claro que el autor del artículo asocia la reina Nephte con Nefertiti ("Terrasson’s novel corresponds to the basic motifs of the Akhenaten myth closely, even down to ‘Nephte’ being one of the principal characters!").

Todo esto mata a la argumentación de que la persona de Nefertiti fue ya desde mucho tiempo olvidada en Egipto. Tan olvidada que un escritor francés en 1731 'se acuerda' de ella.
No creo que tengo un problema con Nefertiti. Yo he situado el problema correctamente ( ver el post Nefertiti de nuevo ). Lo que estoy demostrando a base de opiniones de los mejores egiptologos es que de las opiniones de egiptologos (quick and dirty: 'opiniones rápidos y sucios') casi nada cuadra, y esto es muy grave.

A mi por lo menos me han enseñado en la universidad de ser tenaz, de buscar como un perro que busca su hueso metiéndose por todos lados. En España se enseñan en demasiados casos en las universidades de hacer reverencias a su profesor y de creer todo que su eminencia afirma, aunque sea sin pensarlo e sin investigarlo. Esto tiene graves consecuencias para la capacidad crítica de sus universitarios.

No es tan importante quien lo dice, sino como se demuestra!

Dominic Montserrat es un egiptologo muy atípico, enfermo de hemofilía, gran conocedor de la literatura grecorromana y se ha ocupado de estudiar en profundidad el tema de Akenaton como fenomeno cultural. Montserat nos es recomendado por Aidon Dobson ("lectura obligada") mismo:

A hint of the widespread usage and abusage of the Amarna Period by people alive in the nineteenth and twentieth centuries AD can be obtained from the lamented Dominic Montserrat’s superb Akhenaten: History, Fantasy and Ancient Egypt (2000). That book should be compulsory reading for all who consider immersing themselves in the murky waters of Amarna studies.
Dodson, Aidan. (2009) Amarna Sunset: Nefertiti, Tutankhamun, Ay, Horemheb, and the Egyptian Counter-Reformation (p. xxi). I.B.Tauris. Kindle Edition.

Dominic Montserrat asocia además Akenaton con mitos sobre el éxodo, el faraón furioso, de la Ciudad del Sol que aparece en Isaías, abandonando la verdad histórica y entrando en mitos y literatura. Esta es la transmisión que podría haber llevado a una mención de dicha reina en época romana tardía. Hacer afirmaciones generales basadas en prejuicios y viento es muy fácil, investigar un tema hasta el limite de lo posible es un gran trabajo.

Comentario por David Montero el julio 31, 2017 a las 7:47am

"Todo esto mata a la argumentación de que la persona de Nefertiti fue ya desde mucho tiempo olvidada en Egipto. Tan olvidada que un escritor francés en 1731 'se acuerda' de ella".

Falso. Ud. no distingue el conocimiento, con la identificación concreta de un nombre real y datos concretos, de las vagas analogías de hechos históricos con narraciones que se parecen (el nombre moderno "Nefertiti" no, por supuesto). El mito no es la historia. Cuando los egiptólogos que Ud. desprecia desde su ignorancia hablan del desconocimiento del reinado de Akhenaton y del nombre de "Nefertiti", con su grafía particular, no están hablando de supuestos mitos que, personalmente, me parecen más que dudosos -si metemos hasta Campanella, la cosa se convierte en pura neblina-. Como dice el propio Montserrat, "históricamente no hay mucho que hacer aquí".

Venga, vuelva a sus geologías y deje de perseguir huesos que no existen más que en su imaginación. 

Comentario por Koenraad Van den Driessche el julio 31, 2017 a las 1:45pm

David, los comisionados hablan de su 'memoría', 'fueron olvidados', y de repente no parece ser así.

Que Akenatón fue asociado al exódo, no debe ser historicamente correcto, basta que los mitos son una razón para transmitir los nombres de Akenatón o Nefertiti. Si llegan a inspirar novelas de antes de su redescubrimiento.

Dominic Montserrat afirma que aunque Akenatón fue tratado como un criminal y se intentó, su existencia no fue borrado de todos los registros, y que se preservo probable mente a travès de anales de templos algún registro de él y su reinado.
Probablemente existían todavía en el siglo III a. C. cuando historiadores griegos transmitieron una versión tergiversado de su historia:

"Yet Akhenaten and the upheavals of his reign were not forgotten. Towards the end of Ramesses II’s reign, more than a century after Akhenaten’s death, euphemisms such as ‘ “the rebel” (sebiu) or “the criminal” (kheru) of Akhet-aten’ were used to avoid speaking his name. 29 The word kheru usually describes the defeated rulers of Egypt’s foreign enemies. Using kheru to execrate Akhenaten dissociates him from the official lineage of approved kings, setting him apart as aberrant though still royal. But Akhenaten was not erased from every kind of record. It seems likely that chronicles or annals in temple archives preserved some record of him and his reign. These chronicles were perhaps still extant in the third century BCEwhen they were consulted by historians writing in Greek, and a rather garbled version of Akhenaten’s story was transmitted into the classical tradition."

Montserrat, Dominic. Akhenaten: History, Fantasy and Ancient Egypt (pp. 28-29). Taylor and Francis. Kindle Edition.

Si tenemos que creer al Dr. Moreno y internet, en época egipcio se pronunció su nombre como 'Naftete'...

Dominic Montserrat da también información sobre el sufix -iti. Afirma que normalmente es reservado por los dioses.

"Her name, ‘The-radiant-one-has-come’, is curious. Other Egyptian names ending in -iti honour important goddesses, such as Bastiti, ‘Bast-has-come’. The nefer-element of the name has associations with beauty, completeness and vitality, and becomes a much-used word in the vocabulary of the Aten cult."

Montserrat, Dominic. (2000) Akhenaten: History, Fantasy and Ancient Egypt (p. 16). Taylor and Francis. Kindle Edition.

Va a ser que un filosofo o un jurista pueden opinar sobre costras y un geólogo no va a poder leer libros y artículos sobre egiptología, y compartir su resultados. Cuando se refieren a mi formación de geólogo (con doctorado) es cuando se agotan los argumentos.

Por cierto libros que yo encuentro de 2000, y que los egiptologos de la Comisión aparentemente no han consultado, y que son muy citados como p.ej. Akhenaten: History, Fantasy and Ancient Egypt

Comentario por Percha el julio 31, 2017 a las 5:59pm
Yo alucino. Suponiendo, y es mucho suponer, que esa historia tenga bases reales, y que estas tengan que ver con Ajenatón, que también tiene tela, entonces Nephte (de remoto parecido) no sería Nefertiti si no Tiy. Por tanto su excitación no tiene razón.

Luego dice Montserrat en el texto que pone Koenraad, aunque no lo destaca: "but Terrasson also created a parallel of the Akhenaten myth without ever having heard of Akhenaten himself.”

Por lo demás, la relación entre Ajenatón y el Éxodo pues me parece algo extraña. Desde luego no es la más defendida, ni mucho menos.Los monoteístas hebreos van y se largan de Egipto justo cuando llega al poder el monoteísta Ajenatón. Al final va a resultar que Ajenatón era Moisés, aunque mejor no dar ideas que seguro que alguien ha propuesto esto.

Mejor le dejo con su ilusión.

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae para añadir comentarios!

Participar en Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Introduce tu email:

Gentileza de FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en las Redes Sociales: Facebook, Twitter y Google+

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas: del 3 de enero de 2005 al 11 de febrero de 2014 12,4 millones de visitas. Nuevas estadísticas desde 21 de marzo de 2014. 300 mil visitas a 6 de junio de 2014.

* De 6/6 a 12/11 sin datos.

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

relojes para blogger html clock for websites contador de usuarios online

contadores web relojes para blogs

Temperatura y Hora en Madrid:

 

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2017   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más