Hallan unas termas romanas del siglo III en la excavación de Lucus Asturum

La excavación que busca los restos de Lucus Asturum en La Morgal (Llanera, Asturias) ha dado sus frutos. La campaña arqueológica que dirige Esperanza Martín ha localizado unas termas romanas tras algo más de un mes de trabajo sobre el terreno. La aparición de un hipocausto, el sistema utilizado por los romanos para calefactar el suelo de las zonas calientes de los baños, no deja lugar a dudas de que se trata de unas termas de época romana que estuvieron en activo hasta el siglo III.

Las habitaciones de estos baños se encuentran distribuidas en torno a un eje lineal. En concreto, en torno a un muro del que no queda prácticamente nada porque alguien expolió el yacimiento hacia el siglo XVIII. “A pesar de que faltan todas las piedras que formaban el muro, sí se conserva el mortero lateral con pinturas”, explica la arqueóloga Esperanza Martín (izquierda). En concreto, "se encontró  pintura blanca con motivos florales en color azul y algunas líneas en color rojo”. Recuperar estos restos decorativos es una tarea compleja porque la zona es muy húmeda y, además, se inunda con cierta facilidad, tal como apunta la arqueóloga.

Las termas romanas de este yacimiento conservan parte de las canalizaciones de agua y presentan dos salas típicas en este tipo de edificaciones: el frigidarium y el caldarium. O lo que es lo mismo: la sala donde se tomaban los baños fríos y el cuarto para baños calientes. Esta última estancia presenta un hipocausto, es decir, una estructura típica de la época romana para calentar el suelo. Estaba formada por columnas o pilas de ladrillos (llamadas pilae) que sustentan el suelo pero dejan un hueco por debajo por el que circula aire o agua para calentar la estancia. “Creo que en este caso se utilizaba aire y agua, las dos”, explica Martín.

Todos los suelos de este yacimiento, además, son hidrófugos para evitar las filtraciones de agua. Además, localizaron la típica moldura de cuarto bocel, una estructura que se colocaba en los laterales de las piscinas para evitar que el agua incidiese en los ángulos rectos de la habitación y se produjesen filtraciones.

La existencia de unas termas en Lucus Asturum abre nuevas vías de investigación en un futuro. “Se necesitan más excavaciones para poder saber si eran unas termas públicas o privadas y las dimensiones que tendrían”, especifica Martín. Hasta el momento, "la excavación en la finca de La Morgal abarca una cuarta parte del edificio”, tal como revelaron previamente las pruebas llevadas a cabo con el georradar.

Por el momento, la gran incógnita sobre Lucus Asturum sigue sin resolverse. La arqueóloga encargada de esta excavación sostiene que aún es pronto para determinar si este núcleo romano se trataba de una gran ciudad o de una sucesión de núcleos. Lo que sí puede asegurar es su datación. “Los materiales recuperados nos dan claras muestras de que el último momento de ocupación fue en el siglo III”, detalla Martín según los análisis llevados a cabo con los restos de tégula romana y trozos de cerámica que aparecieron en los primeros días de excavación a escasos centímetros de la superficie.

En estas últimas semanas del suelo de La Morgal también se han extraído los esqueletos de dos caballos. “Cuando robaron el edificio, se ve que el hueco que dejaron fue lo suficientemente amplio como para depositar el cadáver de un animal; otra hipótesis sería que el propio animal, uno de ellos es un potro por las dimensiones, se haya caído dentro”. Y hay más. Sobre el suelo romano también encontraron “restos de malacofauna”; en concreto, conchas de ostras.  “Esto no es algo extraño porque las consumían de manera relativamente habitual”, explica Martín.

El trabajo de campo llevado a cabo por los arqueólogos y voluntarios del Grupo de Investigación Histórica de Laviana está a punto de terminar. Aunque estaba previsto concluir la excavación el pasado viernes, se prolongará a lo largo de esta semana dado el interés de los restos encontrados.

El concejal de Cultura del ayuntamiento de Llanera, Alfredo Rodríguez, admite que el resultado de la excavación ha superado las expectativas del consistorio, que sufragó de forma íntegra esta excavación con 15.000 euros. “La existencia de una sala calefactada nos viene a confirmar que estamos ante un complejo de termas con sus diferentes salas. Esperamos que esto sea una puerta a futuras actuaciones porque este hallazgo demuestra la potencialidad de esta zona desde el punto de vista arqueológico”, dice Rodríguez. Mientras él siga al frente de la concejalía de Cultura, asegura, seguirá apostando por este yacimiento.

Visitas: 610

Comentario por Guillermo Caso de los Cobos el noviembre 16, 2018 a las 1:05pm

Carmen Fernández Ochoa: "Lucus Asturum necesita varios años de excavación"

El yacimiento romano de Lucus Asturum, en Llanera, puede convertirse en un activo patrimonial de primer orden en Asturias, equiparable a la  villa romana de Veranes. Pero para eso necesita un plan a largo plazo. Esa fue la reivindicación que ayer hizo Carmen Fernández Ochoa (izquierda), catedrática emérita de Prehistoria y Arqueología de la Universidad Autónoma de Madrid, que intervino en el Real Instituto de Estudios Asturianos (RIDEA) para hablar de los modelos de ocupación romana en la zona central de Asturias y, en especial, de los orígenes romanos de Gijón.

"Sería estupendo excavar en Llanera, pero con un proyecto como Dios manda. Y con esto quiero decir de largo alcance. No se trata de picar a ver si hay algo. Nosotros estuvimos once años en Veranes y por eso se puede exhibir. Si no excavas largo tiempo no puedes hacer patrimonio de este yacimiento arqueológico", indicó la arqueóloga que dirigió las excavaciones del Gijón romano.

Los últimos trabajos en el asentamiento romano de Lucus Asturum, una zona en la que Carmen Ochoa trabajó durante dos campañas a mitad de los años noventa, se desarrollaron entre septiembre y principios de este mes de noviembre. Estuvieron a cargo de la arqueóloga Esperanza Martín y fueron sufragadas íntegramente por el Ayuntamiento de Llanera. "Ahora mismo es una promesa y a mí me gustaría que fuera una realidad", subrayó Carmen Fernández Ochoa. Al hablar de otros posibles lugares a donde tendrían que enfocarse las excavaciones arqueológicas en los próximos años también sugirió abordar la localización de otra de las civitas romanas en la actual Asturias: "¿Y Flavionavia? Pues seguimos buscándola, como Diógenes con su linterna", bromeó.

La naviega Carmen Fernández Ochoa dedicó un apartado de su conferencia a reivindicar el potencial del yacimiento arqueológico de Lucus Asturum. Pero la mayor parte de su intervención se centró en reivindicar la validez de sus investigaciones sobre el inequívoco origen romano del entramado urbano de Gijón. Y en este punto concreto se extendió en rebatir las afirmaciones de un artículo firmado en 2013 por los arqueólogos Sergio Ríos y César García de Castro, donde se cuestionaba la validez de las conclusiones alcanzadas por Fernández Ochoa. En resumen, negaban que los hallazgos hechos por la arqueóloga pudieran corresponder a un entramado urbano y, por contra, sostenían que todos los restos se corresponderían con una villa romana dedicada a la pesquería y la elaboración de salazones. Según estos autores no se podría hablar de una ciudad. Al respecto del artículo, la profesora emérita indicó: "Sólo puedo decir que la presencia romana en Gijón se ha distorsionado por quien busca el engaño". La arqueóloga calificó el texto mencionado de "artículo trampa" y añadió que "el origen de Gijón es romano, lo dice la estratigrafía a nivelas basales; no hay ocupación anterior".

El artículo de Ríos y Castro sostiene que las termas de Campo Valdés (derecha) contra las conclusiones alcanzadas por Fernández Ochoa, no fueron un establecimiento público urbano sino que formaban parte de una villa privada que estaría donde ahora se ubica la iglesia de San Pedro. Fernández Ochoa asegura que los autores que refutan sus teorías aplicaron en su análisis "un modelo de termas de épocas tardías, no altoimperiales. Además, si estas termas son de una villa, ¿dónde está la casa del 'dominus'?"

La arqueóloga que dirigió las excavaciones de los restos romanos de Gijón afirmó que "los argumentos para desvalorizar lo que allí se hizo no se sostienen". Aludió, entre otros muchos detalles, a la existencia de la muralla romana: "No hay en el mundo romano una estructura militar sobre propiedad privada".

Y añadió: "También dicen que los autores antiguos importantes no nombran a Gigia. Cuando Estrabón escribe, aún no se había fundado. Cuando nace Gijón, todos esos autores ya estaban muertos". A juicio de Carmen Fernández Ochoa todas esas afirmaciones "entran en el terreno de la posverdad. Y una posverdad acaba siendo una mentira". La arqueóloga insistió: "No nos hemos inventado algo. A veces se leen cosas, muchas en las redes sociales, que provienen de un verdadero desconocimiento y son una forma de desprestigiar el trabajo de sacar adelante algo importante".

La conferencia de Carmen Fernández Ochoa había comenzado con un mensaje recurrente en sus intervenciones, que lleva años "predicando". "Tenemos que superar el discurso de la excepcionalidad. El Noroeste fue un territorio provincial sobre el que actúa Roma. Y el territorio de lo que hoy es Asturias fue parte de ese territorio".

Fuente: lne.es | 15 de noviembre de 2018

Comentario por Guillermo Caso de los Cobos el marzo 27, 2019 a las 6:17pm

Lucus Asturum tuvo una «evidente» relación comercial con Lucus Augusti

Últimas excavaciones realizadas en el asentamiento de Lucus Asturum. / IMANOL RIMADA.

Lucus Asturum comienza, poco a poco, a desvelar sus secretos. Ayer la Casa de Cultura de Lugo acogió la charla 'Retomando la investigación de Lucus Asturum. Trabajos más recientes'.

Esperanza Martín, arqueóloga responsable del equipo que realizó los últimos trabajos sobre el terreno explicó que «lo que habíamos propuesto como una aproximación cronológica tiene un refrendo claro en los materiales», y adelantó que la labor de limpieza de piezas como las monedas halladas en el enclave permiten tener «las fechas más centradas».

Apuntó, en este sentido que, por ejemplo, la cerámica de una zona como la de cloacas se extrajo con mucho sedimento. Una vez liberado del mismo «se ve claro de dónde proceden». Entre los hallazgos más interesantes fruto de la investigación, la arqueóloga citó que, de manera «evidente», el asentamiento «tenía comercio claro con Lucus Augusti».

La responsable del equipo que trabajó en la zona durante los meses de septiembre y octubre del pasado año indicó que existen monedas que prueban que las termas del enclave aún existían y funcionaban en el 350 después de Cristo.

Continuar el trabajo

La arqueóloga considera que «es imprescindible continuar con los trabajos de investigación». «Para su exposición y para dar algo más va a requerir más excavaciones, seamos nosotros o no», dijo. «El enclave requiere más intervenciones, tanto si lo quieres visualizar como enseñar y dar datos exactos». Y es que «con una excavación de un mes o dos hemos sacado toda esta información... imagina con más tiempo».

Considera que Lucus Asturum se diferencia de otros asentamientos de la región, caso de Veranes, por su tamaño y porque se enfrenta al «expolio secular». «A Lucus Asturum ha llegado gente en los últimos 2.000 años a llevarse piedras». «Cuando un enclave está abandonado no sabemos hasta qué punto está intervenido por la mala mano del hombre», añadió la arqueóloga durante su intervención.

Fuente: elcomercio.es | 27 de marzo de 2019
Comentario por Guillermo Caso de los Cobos el abril 15, 2019 a las 10:11pm

«El tamaño de las termas de Lucus Asturum confirma un gran asentamiento»

La arqueóloga Esperanza Martín ofreció una conferencia en Gijón en la que mostró una tégula con «la huella de un perrito de época romana» / PALOMA UCHA

Los estudios previos por georradar y fotografía aérea habían delimitado antes de iniciarse las excavaciones que en el terreno de la finca de la Castañera, en Llanera, se localizaba una estructura compartimentada, lo que animó a los arqueólogos a escoger ese lugar para empezar los trabajos en Lucus Asturum. Ya en las primeras horas de trabajo, localizaron los primeros restos de material romano y unos días más tarde dejaron al descubierto una estación balnearia del siglo III. «Por las dimensiones de las mismas podemos confirmar que estamos hablando de un asentamiento poblacional de gran importancia», explicaba ayer la directora de la investigación arqueológica, Esperanza Martín, que ofreció una conferencia y mostró imágenes de parte de los materiales encontrados a lo largo de la campaña. Lo hizo en el Instituto Jovellanos, de mano del Círculo de Amigos y Nativos de la Abadía de Cenero (Candela).

El inmueble hallado constaría de cuatro estancias, entre ellas una sala calefactada, donde se localizaron restos de las tuberías por las que circulaba el agua caliente y el vapor, y otra con suelo hidrófugo. «Fue un acierto empezar a excavar en esa zona», dijo. Y agradeció el trabajo de todos los compañeros que colaboraron en el hallazgo: Natalia Gutiérrez, Otilia Requejo, Javier Calleja, Paulino Suárez y su equipo.

Las termas de Lucus Asturum estuvieron activas hasta el siglo IV.

Mientras mostraba el hipocausto -el sistema de calefacción bajo suelo de las termas-, destacó la riqueza del yacimiento, en el que apareció también numeroso material cerámico y numerario -las monedas-, «que confluyen en señalar un periodo de ocupación entre el siglo II y el siglo IV, con una solución de continuidad fácilmente demostrable». Esto es, durante todos esos siglos, las termas estuvieron en funcionamiento. Además, el hecho de que la cerámica provenga de Lucus Augusti -la actual Lugo- demuestra una relación comercial entre estas dos áreas en aquellos tiempos.

Una de las piezas más curiosas es «una tégula con la huella de un perrito de época romana. Hay muchas huellas de animales, de perro, de gato, de liebre...», explicó. Algo habitual en este tipo de elementos. «Cuando el alfarero hacía las tégulas las dejaba secar al aire libre, antes de cocerlas, y si había animales por la zona, podían pasar por encima», explica. Pequeños hallazgos que «humanizan» el trabajo, como sucede cuando aparecen huellas dactilares de algún romano. «Nos hace mucha ilusión», reconoce. También aparecieron unos cuantos kilos de ostras.

Habló también de la importancia de Lucus Asturum como nudo de comunicaciones. «La Vía Carisa está jalonada por una serie de lugares importantes como Veranes, Murias de Beloño, Noega -la actual Gijón- y había un ramal que llevaba a 'Lucus Asturum', que era un importante cruce viario», destacó. Las excavaciones, financiadas íntegramente por el Ayuntamiento de Llanera, seguirán dando alegrías, augura.

Fuente: elcomercio.es | 13 de abril de 2019

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae para añadir comentarios!

Participar en Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en Redes Sociales: Facebook y Twitter

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2019   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más