El ADN de una niña reescribe la historia de los primeros americanos

Hallazgo de los restos de dos niñas en el yacimiento de Upward Sun River, en Alaska.

Una niña está reescribiendo buena parte de la historia de los primeros americanos. Sus restos, hallados en Alaska, tienen una antigüedad de unos 11.600 años. Un grupo de investigadores ha logrado obtener su genoma completo. Al compararlo con el de nativos americanos tanto ancestrales como actuales, han comprobado que pertenecía a un pueblo desconocido hasta ahora. Más importante aún, los genes de la pequeña señalan que los primeros americanos son más antiguos de lo que se creía y cruzaron desde Asia antes de lo que se pensaba.

La teoría más aceptada sobre los primeros americanos mantiene que cruzaron a América desde Asia por un puente terrestre que quedó sumergido al final de la última glaciación. Lo que no está tan claro es si aquellos primeros colonos pertenecían a un mismo grupo o vinieron en distintas oleadas. Tampoco se sabe con certeza cuándo cruzaron y qué paso en los milenios siguientes hasta llegar a la amplísima diversidad genética, lingüística y cultural de los actuales nativos americanos.

"En 2015 mostramos que los ancestros de los nativos americanos entraron en una única oleada desde Siberia y que fue en América donde divergieron en dos grandes ramas", dice el investigador en paleogenómica del Museo de Historia Natural de Dinamarca, el mexicano Víctor Moreno Mayar (izquierda). Aquel trabajo, publicado en  Science, señalaba que la división americana se produjo hace unos 13.000 años, cuando los hielos de la última glaciación estaban en retirada. Ahora, el nuevo estudio liderado por Moreno desvela que "la niña de Alaska era una nativa americana pero su ADN nos dice que formaba parte de una población externa, diferente de las otras dos ramas".

La niña, nombrada 'Pequeño Amanecer', solo vivió entre seis y doce semanas y fue enterrada en las cercanías del río Upward Sun, en la parte central de Alaska. El yacimiento ya ha dado algunos frutos, como el registro más antiguo de consumo de salmón en suelo americano. Su datación por radiocarbono la sitúa como uno de los fósiles humanos más antiguos localizados más al norte.

Pero son sus genes los que más alegrías están dando a la ciencia. Al contar con los datos de todo su genoma, su ADN se convierte en un punto de referencia muy robusto a la hora de compararlo con otras poblaciones del pasado. Teniendo en cuenta mecanismos de diferenciación como la deriva genética, el flujo de genes entre grupos o la tasa de mutaciones, los investigadores lograron un reloj biológico muy preciso cuyos resultados publica la revista Nature.

Así, los investigadores confirmaron que los ancestros de los primeros americanos empezaron a diferenciarse de otros pueblos asiáticos hace más de 36.000 años. Doce milenios después, el aislamiento era completo, reforzado porque fue entonces cuando la Edad de Hielo marcó su máximo glacial, quedando muy pocas regiones del hemisferio norte libres de hielo y con presencia humana. "La niña nos dice también que hace 20.000 años los nativos americanos ya eran americanos", comenta Moreno. Estuvieran donde estuvieran (en Asia, América o entremedias), para entonces eran genéticamente diferentes de los asiáticos.

Ilustración de cómo debía ser el poblado de 'Pequeño Amanecer'. ERIC S. CARLSON Y BEN POTTER

"Lo que no sabemos es dónde se originó el linaje americano", reconoce Moreno. Pero 'Pequeño Amanecer' vuelve a dar pistas. Después de su separación inicial, los genes de la niña muestran que sus antepasados mantuvieron el contacto (hubo flujo genético) con otras poblaciones americanas. Y para ello debían estar en la misma región, probablemente al norte de la gigantesca capa de hielo que cubría casi todo el actual Canadá y buena parte de los EE UU. Por entonces, la corriente del Pacífico norte hacía de Alaska un lugar más habitable y libre de hielo perpetuo.

Sobre la relevancia del estudio, el investigador de las universidades de Cambridge (Reino Unido) y Copenhague (Dinamarca) y coautor del estudio, Eske Willerslev (izquierda), afirma: "Hemos podido mostrar que probablemente entraron en Alaska hace algo más de 20.000 años. Se trata de la primera vez que tenemos una evidencia genética directa de que todos los nativos americanos pueden ser rastreados hasta una única población de origen, por medio de una única migración fundadora", afirma.

Las palabras de Willerslev, y toda la investigación, vienen a confirmar parte de la conocida como hipótesis de la parada en Beringia. Postulada en 2007, en ella se sostiene que los ancestros de los primeros americanos se aislaron, durante milenios, de sus orígenes asiáticos, y que aquella población fundacional encontró refugio en alguna región desconocida situada en el encuentro entre Asia y América hoy sumergida bajo el estrecho de Bering. El estudio de Nature corrobora el aislamiento durante milenios, pero no dónde se produjo.

Cuadro: ¿Este u oeste? Los investigadores no han determinado si los antepasados ​​de los nativos americanos se separaron después de que llegaron a Alaska, o si la división ocurrió en Siberia y provocó dos o más migraciones a Beringia

Gráfico del patrón de migración sugerido por la nueva evidencia de ADN. UNIVERSIDAD DE CAMBRIDGE

"¿Dónde estuvo viviendo esta población aislada de ancestrales nativos americanos hace más de 15.000 años? La cuestión se complica por el hecho de que este periodo de aislamiento se produjo durante el Último Máximo Glacial, cuando las condiciones eran tan frías y secas en el hemisferio norte que las poblaciones humanas de muchos lugares, como Siberia, tuvieron que abandonarlas por un clima tan extremo", recuerda el científico del Instituto de Investigación Ártica y Alpina de la Universidad de Colorado-Boulder (EE UU), John F. Hoffecker (derecha).

Para Hoffecker, que no ha participado en el actual estudio, la investigación, aunque relevante, falla al no reconocer la existencia de pistas sobre la presencia humana en diversas partes de Beringia muy... (de 30.000 a 25.000 años).

"No tenemos ADN antiguo de estas zonas, por lo que no sabemos si eran en realidad nativos americanos ancestrales, pero no es ilógico suponer que lo fueran y, por tanto, que se tratara de la población que quedó aislada en Beringia de su origen asiático durante el último Máximo Glacial", afirma.

Foto: Excavación en el sitio de Upward River Sun en Alaska. Foto de Ben Potter

Fuente: elpais.com | 3 de enero de 2018

Artículos relacionados: 

* Descubren a los «otros» pobladores de América (03/01/2018)

* A Previously Unknown Group of Ancient Native Americans Was Just Rev... (03/01/2018)

Posts de Terrae Antiqvae relacionados: 

Los primeros pobladores de América llegaron en dos grupos y rutas d... (08/01/2009)

Descubren en Alaska los restos humanos más antiguos de Norteamérica (25/02/2011)

Hallan evidencias, en las Islas del Canal (California), de una ruta... (05/03/2011)

Expertos mexicanos descubren huellas humanas de 25.000 años de anti... (27/09/2011)

En busca del primer indígena americano (21/10/2011)

Antropólogos de la Universidad de Pennsylvania aclaran la relación ... (28/01/2012)

Los americanos actuales descienden de tres olas migratorias (12/07/2012)

Tras la pista de los primeros pobladores del continente americano (18/04/2013)

Los antepasados de los nativos americanos habrían permanecido en la... (01/03/2014)

Hallan en Alaska restos fósiles de dos niños de la Edad de Hielo (11/11/2014)

Los primeros cazadores estaban en América del Norte antes de lo que... (29/03/2015)

Un estudio genómico a gran escala arroja luz sobre los primeros pob... (22/07/2015)

Los primeros americanos descendían de los humanos modernos proceden... (21/04/2016)

Nuevos datos indican que los primeros pobladores de América llegaro... (11/08/2016)

Los seres humanos ocuparon el Cono Sur de América desde hace 14.000... (29/09/2016)

Los primeros humanos llegaron a América 10.000 años antes de lo que... (16/01/2017)

Similitud de cráneos apoya la teoría de varias migraciones a Suramé... (0/03/2017)

El ADN confirma la tradición oral de los indígenas que viven hoy en...    (06/04/2017)

Las fascinantes pistas que dan los análisis de ADN sobre quiénes fu... (22/04/2017)

Seres humanos pudieron haber vivido en Brasil hace más de 20.000 años (15/09/2017)

* Los primeros humanos en América llegaron a través de 'autopistas de... (05/11/2017)

Publicidad by Google

 

Visitas: 930

Comentario por Guillermo Caso de los Cobos el enero 18, 2018 a las 12:27am

     El primer poblamiento de las Américas

La primera colonización del continente americano ha despertado siempre la misma pasión que el debate sobre la fecha del primer poblamiento de Europa. Los escenarios, los tiempos y los protagonistas de esos eventos, son bien distintos; pero quienes trabajan en esos temas han rivalizado en entusiasmo, sin obviar debates enconados entre partidarios de hipótesis rivales.

El primer poblamiento de Europa nos lleva hasta épocas remotas del Pleistoceno, mientras que el primer poblamiento de América se discute por unos cuantos miles de años ya en la parte final del Pleistoceno. Los partidarios de una colonización reciente asumen que los primeros americanos llegaron por Beringia hace poco más de 15.000 años, si tenemos en cuenta que los datos más antiguos de América de sur se cifran en unos 14.500 años (yacimiento de Monte Verde, Chile). Otros paleoantropólogos han abogado por entradas en torno a los 25.000 años, seguramente en varias oleadas. Por supuesto, todos ellos dejan a un lado las fantasías de unos pocos, que proponen entradas a través del Pacífico. Algunas en épocas muy remotas.

 

Al menos, la gran mayoría nunca han abandonado la sensatez y sus propuestas apuntan siempre al puente de hielo que se estableció varias veces entre los extremos de Eurasia y de América del norte, formando el puente de Beringia. La extensión de Beringia fue de miles de kilómetros cuadrados, permitiendo el paso franco de las poblaciones de nuestra especie. Pero, ¿cuándo sucedió este hecho?

 

Hace pocos años se propuso una hipótesis alternativa, que trató de conciliar el debate de quienes proponían una cronología antigua y los que abogaban por una cronología reciente. El llamado “standstill model” asumía que los primeros colonizadores de tierras americanas entraron hace más de 20.000 años, pero fueron incapaces de progresar hacia el sur debido a la barrera de hielo formada durante el pico de máximo frío de la última glaciación. Un ejemplo de esa posibilidad se postuló con el estudio de los yacimientos de Bluefish, en la zona americana de Beringia. Estos yacimientos se han datado entre hace 24.000 y 12.000 años, mostrando que los primeros colonizadores llegaron hace mucho tiempo al territorio que hoy en día conocemos como Alaska. Pero no pudieron progresar hacia el sur hasta varios miles de años más tarde (ver post de 27 de abril de 2017 en este mismo blog).

 

En la misma vasta región de la actual Alaska se localiza el yacimiento de Upward Sun River, que ha proporcionado dos esqueletos de individuos infantiles datados en unos 11.500 años de antigüedad. Víctor Moreno-Mayar (Universidad de Copenhague), Ben Potter (Universidad de Alaska) y Lasse Vinner (Universidad de Massachussetts), junto a un nutrido grupo de colaboradores, acaban de publicar en la revista Nature sus resultados sobre el estudio genético del ADN mitocondrial obtenido de estos esqueletos. Esos resultados refuerzan el modelo de “standshill” y sientan las bases para conocer de una manera definitiva y detallada el escenario del primer poblamiento de América.

 

El esqueleto número 1 (USR1) ha proporcionado las claves para dibujar un escenario hipotético, que se podrá contrastar en estos próximos años. La posibilidad de extraer ADN de restos esqueléticos en estas latitudes de climas fríos es muy alta, por lo que podemos esperar más resultados en poco tiempo. Los datos apuntan a que los miembros de nuestra especie pudieron colonizar Siberia hace aproximadamente 36.000 años. Parece una hazaña que en tan pocas generaciones Homo sapiens pudiera adaptarse a climas tan extremos, teniendo un origen tropical. Pero así fue.

Figura: Aborígenes americanos. Fuente: Unidiversidad.

Los nativos americanos parecen proceder de una única población madre, que se separó parcialmente en esa época de otras poblaciones eurasiáticas. Durante unos 10.000 años, la población madre siguió mezclándose de manera esporádica con sus vecinos de Siberia, hasta que hace unos 22.000 años se produjo la ruptura definitiva. Los autores de este trabajo cifran en unos 25.000 años la separación de los nativos americanos de la población actual de China. Hace unos 23.000 años se produjo la ruptura genética entre la población fundadora de la genealogía americana de las poblaciones siberianas, como la que actualmente vive en la península de Kamchatka (los koriakos). Todas estas fechas coinciden muy bien con los datos obtenidos en los yacimientos de Bluefish, que llegan hasta los 24.000 años.

 

Ya en la actual región de Alaska, los primeros americanos quedaron atrapados por el pico de máximo frío de la última glaciación del Pleistoceno. Pasaron al menos 5.000 años (unas 200 generaciones) hasta que esos primeros colonos pudieron progresar hacia el sur. Es entonces cuando la población original se dispersa por Norteamérica y Suramérica, produciendo la diversidad de grupos que se conocen por las excavaciones en numerosos yacimientos de América del norte y América del sur, así como la diversidad de la población autóctona actual. También parece definitivamente probado que la colonización de todo el continente fue muy rápida, una vez que la población madre y fundadora del linaje americano quedó liberada de la trampa de hielo de la última glaciación. Por cierto, los datos de Moreno-Mayar, Potter, Vinner y colaboradores también apuntan a que esa población fundadora fue reemplazada o absorbida por sus propias poblaciones hijas.

 

En definitiva, los investigadores que han defendido la hipótesis de una cronología antigua y los que han defendido una cronología más reciente tenían su parte de razón. La paleogenética ha dictado sentencia y promete muchos más datos. A partir de ahora, las múltiples piezas del puzzle del poblamiento de las Américas irán encajando una tras otra.

Fuente: quo.es | 11 de enero de 2017

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae para añadir comentarios!

Participar en Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en las Redes Sociales: Facebook, Twitter y Google+

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2018   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más