Cráneo del perro encontrado en Siberia. Fotografía cortesía de Yaroslav Kuzmin, PLoS ONE

 

Vía:eldia.com.ar| 18 de septiembre de 2011

 

Los restos fosilizados de un canino encontrados en la década de 1970 en las montañas siberianas de Altai corresponden al primer perro doméstico.

Los perros -los animales domesticados más antiguos- son comunes en el registro fósil de 14.000 años a esta parte. Pero los especímenes de hace más de 26.500 años son muy raros. Esto puede deberse al inicio del último máximo glacial, época en que la capa de hielo es más grande durante una era de hielo.

Con un registro histórico tan espaciado, nunca se supo cómo y cuándo los lobos se convirtieron en perros, proceso que pudo haber sucedido en un período de 50 a 100 años.

"Por eso nuestro descubrimiento es muy importante; tuvimos mucha suerte", afirmó Yaroslav Kuzmin, coautor del estudio y científico de la Academia Rusa de Ciencias de Novosibirsk.

En el caso del especimen ruso, el animal estaba a punto de convertirse en un perro completamente domesticado cuando su raza se extinguió.

Kuzmin y sus colegas se valieron del método de fechado por radiocarbono para examinar el cráneo y la mandíbula del perro ruso en tres laboratorios independientes. Cada laboratorio confirmó que el fósil rondaba los 33.000 años.

 Foto: Montañas siberianas de Altai

 

En el sitio, conocido como Cueva Razboinichya, se encontraron también ramas quemadas, que sugieren que el lugar fue usado por cazadores-recolectores para algo, y es probable que el perro haya sido su mascota antes de morir por causas desconocidas, añadió Kuzmin, explicando que las bajas temperaturas y el suelo no ácido de la cueva probablemente hayan contribuido a impedir la descomposición total de los restos.

El equipo comparó estos fósiles rusos con huesos de lobos salvajes, lobos modernos, perros domesticados y cánidos primitivos semejantes a perros que vivieron hace más de 26.500 años.

Según los resultados, el perro -que probablemente se asemejara a un samoyedo moderno- se parecía por su forma y su tamaño a los perros totalmente domesticados de Groenlandia. Eso no implica que ambos tipos de perro estén relacionados dado que el nuevo estudio no incluye análisis de ADN.



Foto: A: vista cenital; B: vista de perfil; C: paladar; D: mandíbula izquierda; E: fila inferior izquierda de dientes. PLoS ONE.

 

Al no estar totalmente domesticado, el perro ruso retuvo ciertos rasgos de su ancestros, como los dientes semejantes a los del lobo. Pero el animal no presentó otras similitudes con lobos antiguos o modernos ni con razas de perros de otras partes de Rusia, constataron Kuzmin y sus colegas.

Este descubrimiento sugiere que este perro comenzó su asociación con los humanos independientemente de otras razas, lo cual podría implicar que la domesticación no tuvo un solo lugar de origen, contrariamente a lo que indican algunas pruebas de ADN.

En general, es probable que los perros se hayan domesticado cuando los lobos curiosos empezaron a merodear alrededor de los pueblos de la Edad de Piedra, que cerca de sus campamentos dejaban restos de los animales que cazaban, según la coautora del estudio, Susan Crockford, antropóloga y zooarqueóloga de la Universidad de Victoria en Canadá.

Este fenómeno ocurrió en Europa, Medio Oriente y China, según el estudio publicado en PLoS ONE.

Los animales que se sentían más cómodos cerca de los humanos sufrieron cambios en su ritmo de crecimiento -probablemente regulado por hormonas- que finalmente cambiaron sus esquemas reproductivos, su tamaño y forma convirtiéndolos en perros, explicó Crockford.

Por ejemplo, los perros se achicaron, desarrollaron cráneos más anchos, tuvieron crías más grandes que los lobos, añadió la científica. "Los más curiosos y menos miedosos acentuaron aun más estos rasgos al cruzarse entre sí".



Un proceso caótico

El proceso de domesticación en Europa y Asia fue caótico; muchas razas nuevas evolucionaron y se extinguieron, observó Kuzmin.

El perro ruso se perdió, por ejemplo, posiblemente porque el avance de la era glacial llevó a los cazadores-recolectores a moverse más para encontrar alimento.

Algunos expertos sostienen que los lobos necesitan estar en el mismo lugar durante varias décadas antes de convertirse en perros totalmente domesticados, explicó Kuzmin.

De hecho, "la domesticación es un proceso, no un suceso", señala R. Lee Lyman, antropólogo de la Universidad de Missouri. "Se necesita tiempo para que se produzca un cambio genético suficiente como para que una población evoluciones de una especie salvaje a una doméstica".

Y lo que es más, "no todo cambio evolutivo tiene éxito en el sentido que una población se separa de su linaje ancestral y produce un linaje o especie nueva, doméstica o no".

El estudio, expresó Lyman "subraya estos dos hechos importantes que los arqueólogos en ocasiones no tienen en cuenta".

-----------------------------------------------------------------------------------------

Post de Terrae Antiqvae relacionado:

 * Un perro, la mascota prehistórica de una familia nórdica de hace ...

Noticia relacionada:

* Wolf-to-dog transition had little to do with humans, ancient skul...

Visitas: 2254

Respuestas a esta discusión

Servan, en este enlace puede leer lo siguiente:

 

La opinión más extendida es que proviene del lobo. Algunas especies de perros apenas se distinguen del lobo a simple vista, y en cuanto a caracter y comportamiento social, no hay prácticamente diferencias. De hecho, se pueden entender muchos comportamientos perrunos simplemente pensando cómo interactuan los lobos en la manada. De ésto se habla más detenidamente en la página dedicada a las relaciones entre el perro y la gente con la que vive. La gran variedad de razas de perros existente, se considera debida a que en distintos lugares y épocas, la base de la que se partía era la especie de lobo local; la selección por el hombre de las características deseables, conservando unas y descartando otras, ha ido aumentando estas diferencias.

Otro posible candidato, pese a que no goza de buena fama, es el chacal. Pese a la opinión negativa que se tiene de los mismos, lo cierto es que comparte las características sociales de los perros y los lobos, y algunas de las características físicas del perro son más próximas a las del chacal que a las de los lobos. Otros grupos de cánidos (el coyote, el dingo australiano, el perro salvaje asiático) tienen también carácterísticas similares. No hay que olvidar el detalle importantísimo de que todas estas especies son genéticamente compatibles entre sí: Se pueden cruzar y los descendientes son fértiles.

En cuanto a los zorros, son la alternativa menos probable. Sus características físicas son más distantes (por ejemplo la pupila del ojo es lineal, como la de los gatos, y ningún perro la tiene así). Pero el factor determinante es la incompatibilidad genética. Un perro y un zorro no pueden cruzarse (hasta su número de cromosomas es diferente).

Es difícil, pues, que se pueda determinar exactamente el origen del perro. Pero una conjetura bastante probable es que en diferentes lugares, la gente domesticáse y criase selectivamente la especie de cánido que tuviese más a mano (todas, incluso los zorros, se pueden domesticar. Si se seleccionan los individuos más dóciles y dispuestos a colaborar con las personas, se tiene un animal doméstico). El cruce de unas variedades con otras a lo largo de la historia, a causa de las migraciones de la gente, ha llevado a la situación actual. E igual tenemos sin saberlo un animal que tiene un 50% de lobo, un 20% de chacal, un 25% de coyote y un 5% de dingo. Como no sabemos el origen, llamamos perros a todos, y ponemos distinciones: collie, pastor alemán, schnauzer, etc, para identificar exáctamente unas características destacables.

En etólogo Konrad Lorenz en Como el hombre encontró al perro conjeturaba que quienes primero entrarían en contacto serían los niños con los cachorros: de la proximidad se pasaría al juego y del juego se llegaría a la convivencia. Si la memoria no me falla, calculaba que la domesticación, que él llamaba asociación, se habría producido hace más de treinta mil años. En otro libro, que leí hace cincuenta años (creo que se llamaba El origen de los animales domésticos de la editorial EUDEBA), se consideraba que los perros descendían del c. lupus y el c. aureus y que, según la raza, primaban las características de uno u otro de los antecesores. Sea como sea, el perro fue el primer animal que se convirtió en doméstico.

Hay otro cánido,  el zorro gris norteamericano, del género urocyon, que parece que también fue domesticado. No sé si las razas de perros americanas descienden también del lobo o del chacal dorado, pero creo que pueden cruzarse con las razas europeas o asiáticas de manera que es muy probable que lo sean. En ese caso debemos suponer que los primeros pobladores de América llevaron a sus perros consigo.

Comparto su opinión, Servan, sobre los perros mestizos. Además de inteligentes suelen ser muy sanos y aguantadores, a diferencia de buena parte de los perros de raza con los que, a mi juicio, se ha practicado una consanguinidad excesiva guiada únicamente por la morfología del animal.

Según mi experiencia, algunas especies de cánidos pueden entrar en contacto con los humanos. Un zorro colorado, del género lycalopex, se comportaba conmigo como un perro: me saludaba meneando el rabo, saltaba y se tiraba panza arriba para que lo rascara. Sin embargo seguía siendo salvaje y las veces que otra persona intentó tocarlo les soltó un mordisco.

Sin ánimo de ser la nota disonante ¿no les parece que se trata nuevamente de una noticia que trabaja más el titular que el contenido?. La mayor parte de las propuestas de Kuzim aquí no dejan de ser conjeturas posibles y sugerentes sí, pero con escaso sustento firme.  Así que cuando dice “… y es probable que el perro haya sido su mascota antes de morir por causas desconocidas” a mí, por ejemplo, me gustaría saber el motivo de esa afirmación. Porque lo que se deduce de la redacción del artículo es que son rasgos morfológicos los que le hacen pensar que el cánido fuera domesticado. Y sinceramente, entiendo que la domesticación dé lugar a un proceso de cambio en ese sentido, pero el salto mortal de establecer esa misma relación en sentido contrario, que los cambios morfológicos se deban a la domesticación….  me parece que exige algunas pruebas más.

 

Saludos.

Al contrario, Aspidio, lo interesante es intercambiar opiniones. Los restos encontrados son de un animal que ya no es un lobo pero tampoco del todo un perro. Lo que resulta más confuso del artículo es el proceso mediante el cual el lobo (o el chacal) cambió su morfología convirtiéndose en perro. Al encontrarlo junto con los restos de una hoguera, suponen que era una mascota de los que la encendieron. Por lo que encontré en este enlace http://neanderthalis.blogspot.com/2008/10/descubren-domesticacin-de... ya se habían encontrado en Bélgica fósiles de un perro domesticado de unos 31.700 años de antigüedad, por lo que el hallazgo de Siberia no resulta tan sorprendente.

Aspidio:

 

No acabo de ver bien la relación del salto mortal al que alude, tal como lo expresa. ¿Quiere usted decir que, si bien toda domesticación del perro lleva aparejado cambios morfológicos en el mismo, no todo cambio morfológico en el mismo se debe a la domesticación (dado que dichos cambios morfológicos pueden tener su causa en el propio proceso natural de evolución)? Yo creo que así quedaría mejor expresado.

 

Sin embargo, no me parece que esto sea lo que se discute. Lo que se subraya es que todo proceso de domesticación lleva aparejado cambios morfológicos en los cánidos o en cualquiera otras especies domesticadas. Un proceso en el que, además, cabe diferenciar dos fases, según sugieren los autores en su trabajo de PLoS ONE: una primera fase de cambio morfológico experimentado por los cánidos de modo natural, es decir, sin mediación directa humana (al tratar los cánidos de aproximarse y adaptarse a los nichos ecológicos, acciones y costumbres humanas), y una segunda fase en la que ya hay una directa intervención humana tendente a favorecer la domesticación del animal y por la cual los cambios morfológicos se agudizan.

 

Por lo demás, hay que tener en cuenta que, aun cuando el cráneo del cánido hallado en la cueva de Goyet (Bélgica) tenga una antigüedad similar al hallado en la cueva Razboinichya, se ha verificado por los propios autores que ambos muestran características morfológicas semejantes de perros incipientes, confirmando así que ya no estamos ante un sólo ejemplar en vías de domesticación con tan antigua datación, y, por lo tanto,  de ahí su importancia.

Science Dialy  presenta los últimos avances sobre este hallazgo:

Ancient Domesticated Dog Skull Found in Siberian Cave: 33,000 Years...

Las novedades son que estos antiguos perros, de hace unos 33.000 años (tanto el siberiano como uno belga de edad parecida), pertenecen a linajes que no guardan relación con los actuales. Esto podría significar que el proceso de domesticación no se realizó en un único lugar ni con un único linaje.

Yo tampoco la veo, Servan. ¡Que cosas más raras!

Sólo era para dar noticia de la aparición , en Science Daily, de un artículo ampliando la información sobre este hallazgo, y la puesta en relación con otro similar en Bélgica.

Ancient Domesticated Dog Skull Found in Siberian Cave: 33,000 Years...

Servan, el dingo no sólo habita en Australia sino en todo el sureste de Asia. Al parecer se calcula que llegó a Australia hace unos 5000 años. No se han hallado fósiles en Tasmania, así que dudo que los introdujeran los tasmanos.

RSS

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en Redes Sociales: Facebook y Twitter

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2019   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más