Los habitantes de Oceanía conservan ADN del homínido de Denísova

Grupo de niños melanesios. / Wikipedia

Fuente: SINC | ABC.es | 17 de marzo de 2016

Los antepasados de los humanos modernos se aparearon con otras especies de homínidos que ya se han extinguido, como los neandertales y los denisovanos. Un equipo científico internacional, liderado por la Universidad de Washington (EE UU), ha analizado las secuencias del genoma de 1.523 individuos de todo el mundo para conocer la influencia genética de estas dos especies de Homo  extintas sobre los humanos de hoy.

“Desarrollamos un método estadístico para identificar el ADN en estos individuos que fue heredado de antepasados ​​arcaicos –tanto neandertales como denisovanos–. Esta es una innovación importante, porque nos ha permitido identificar el 40% del genoma de neandertal y el 10% del genoma denisovano que está presente en los humanos modernos en la actualidad”, explica a Sinc Benjamin Vernot (izquierda), autor principal del estudio e investigador de la Universidad de Washington.

El hecho de trazar el fluido genético de las secuencias genéticas supervivientes de estas especies ayuda conocer más sobre los patrones de la evolución humana y de cómo la han afectado estos cruces que tuvieron lugar en el pasado.

Los resultados de esta investigación muestran que todas las poblaciones no africanas heredaron entre un 1,5% y un 4% de sus genomas de los neandertales, pero los melanesios –los habitantes de Oceanía que viven desde el occidente del mar de Arafura hasta el sur de Australia– son los únicos que también tienen una ascendencia genética denisovana significativa, que representa entre el 1,9% y el 3,4% de su genoma.

La explicación de por qué estos individuos que habitan hoy la Melanesia tienen la mayor ascendencia genética de denisovanos del mundo aún es una incógnita. “Es una buena pregunta porque solo conocemos un homínido de Denísova encontrado en Siberia, pero está claro que había muchos más. No se sabe mucho acerca de su área de distribución geográfica. Del mismo modo, los melanesios tuvieron que llegar a Oceanía desde África, pero no estamos del todo seguros de qué ruta llevaron. Así que, aunque el hueso denisovano se encontró muy lejos de los melanesios actuales, es plausible que se cruzaran en algún momento”, añade el científico.

Falange del homínido de Denísova. / Wikipedia

Cruces en varios tiempos

En este punto, los investigadores trazaron el flujo genético de secuencias neandertales y denisovanas y encontraron que la mezcla neandertal ocurrió, como mínimo, tres veces distintas en la historia humana moderna. En cambio, parece que la mezcla denisovana solo sucedió una vez.

“Del primer cruce con los neandertales procede probablemente la mayor parte de nuestra ascendencia de estos homínidos. Sin embargo, parece que algunas poblaciones recibieron herencia neandertal adicional después de que se separaran de otros no africanos”, asegura Vernot.

Por lo que saben los investigadores, la ascendencia denisovana estaba presente en una sola población ancestral de Papúa. “Aunque la cantidad de ADN del homínido Denísova varía entre las distintas poblaciones, parece que procede simplemente de esta región. Esta es una conclusión bastante nueva, sin embargo, y podría cambiar en el futuro”, concreta.

Un análisis más en profundidad reveló que ciertas regiones del genoma humano moderno carecen de estos linajes arcaicos, inclusive los que juegan un papel en el desarrollo del córtex y el estriado del cerebro adulto. Son, en definitiva, investigaciones que proporcionan nuevas pistas sobre la evolución humana y su flujo genético.

Ventaja contra los patógenos

Anteriormente, los investigadores habían localizado grandes regiones del genoma donde los seres humanos no llevan ninguna secuencia neandertal. «Ahora sabemos que algunas de esas regiones también están desprovistas de secuencias denisovanas», dice Vernot, que se refiere a ellas como «desiertos arcaicos» que refuerzan el argumento de que algo ahí es exclusivamente humano.

Esas mismas regiones en el genoma humano moderno contienen cientos de genes, muchos de los cuales han sido relacionados con el lenguaje, el desarrollo del cerebro, y las señales de las células del cerebro. «Será un trabajo largo y difícil entender plenamente las diferencias genéticas entre los seres humanos modernos, los neandertales y los denisovanos, y los rasgos en los que influyeron», señala Joshua Akey (izquierda), experto en genética evolutiva de Washington.

El equipo de investigación también identificó los genes heredados de los neandertales y denisovanos que supusieron una ventaja para los antepasados de los modernos melanesios. Cinco de estas regiones tienen genes con función inmune que podrían haberlos protegido contra los agentes patógenos locales desconocidos para los humanos recién llegados. Según Akey, «algunas de las secuencias que los humanos modernos heredaron de los neandertales y denisovanos ayudaron a nuestros antepasados a sobrevivir y reproducirse».

 

Artículos relacionados:

* Ancient Denisovan DNA excavated in modern Pacific Islanders (Science Daily)

* Excavating Neandertal and Denisovan DNA from the genomes of Melanesian individuals (Science)

Posts de Terra Antiqvae relacionados:

* Científicos alemanes descubren una posible nueva especie humana (25/03/2010)

* Una población humana de hace 50.000 años, hallada en Siberia, rev... (23/12/2010)

* Hallan en Siberia la joya más antigua del mundo (03/02/2011)

* A partir del ADN del hombre de Denisova, científicos rusos afirma... (03/07/2011)

* La cueva de Denísova en Siberia esconde pistas desconocidas sobre... (06/08/2011)

* Hallan en Denísova otro resto fósil que podría confirmar la exist... (12/08/2011)

Los seres humanos modernos se cruzaron con los humanos arcaicos en ... (01/11/2011)

* El genoma de los aborígenes australianos (22/09/2011)

Un estudio del ADN denisovano sugiere que Asia fue colonizada en va... (24/09/2011)

Logran secuenciar el genoma completo del homínido de Denísova (07/02/2012)

Confirman la existencia de una nueva especie humana, «hermana» de l... (01/09/2012)

Nuevas revelaciones sobre el rastreo del ADN de los indígenas austr... (14/02/2013)

El hombre de Denisova tuvo sexo con mujeres modernas (19/10/2013)

Nuestros antecesores procrearon con especies desconocidas de homínidos (07/12/2013)

El ADN de los neandertales revela que las cuatro especies humanas s... (19/12/2013)

Juan Luis Arsuaga: «El ADN de Atapuerca nos permite asistir al inic... (01/02/2014)

La diversidad genética de los neandertales era menor que la de los ... (22/04/2014)

Los tibetanos se han adaptado a las alturas gracias a sus genes den... (05/07/2014)

Confirman genes denisovanos en americanos y euroasiáticos del Este (10/04/2015)

Los misteriosos denisovanos ya son tres (18/11/2015)

Visitas: 797

Comentario por Guillermo Caso de los Cobos el marzo 28, 2016 a las 9:21am

Neandertales, denisovanos y sapiens: sexo y adaptación local

Localización geográfica de las 159 poblaciones estudiadas. SCIENCE

Fuente: El Pais.com | Javier Sampedro| 25 de marzo de 2016

Estamos tan acostumbrados a ser los únicos humanos sobre la Tierra que casi no podemos imaginar un pasado en que, viajando desde África hacia un mundo desconocido, lo más fácil era encontrar por ahí a otros de los nuestros, otras especies del género Homo que compartían con nosotros un pasado olvidado, y con las que, según sabemos ahora, no nos importaba compartir el sueño de una noche de verano. Sin considerarlo animalismo, y sin que nuestra lógica más profunda, la genética, lo viera inconveniente tampoco, puesto que de aquellos polvos han venido estos lodos que la ciencia revela ahora en nuestro genoma.

Según la última investigación de 1.523 genomas de personas de todo el mundo, incluidos por primera vez los de 35 melanesios, los neandertales se cruzaron no una, sino tres veces (en tres épocas distintas), con diversas poblaciones de humanos modernos. Solo se libraron los africanos, por la sencilla razón de que los neandertales no estaban allí. Los melanesios actuales llevan ADN de otra especie arcaica, los misteriosos denisovanos que vivían en Siberia hace 50.000 años, pero ni por esas se libraron de la promiscuidad neandertal: sus genomas actuales llevan las marcas inconfundibles tanto de neandertales como de denisovanos.

Y un premio de consolación: los genes de la evolución del córtex, la sede de la mente humana, son enteramente nuestros, de los Homo sapiens. Lo demás parecen ser adaptaciones al clima local. Son los resultados que 17 científicos de la Universidad de Washington en Seattle, la Universidad de Ferrara, el Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva en Leipzig y el Instituto de Investigación Médica de Goroka, en Papúa Nueva Guinea, entre otros, han presentado en Science.

Los genomas se suelen medir en megabases, o millones de bases (las letras del ADN, gatacca…). El genoma humano tiene 3.235 megabases. De ellas, 51 megabases son arcaicas en los europeos, 55 en los surasiáticos y 65 en los asiáticos orientales. Casi todas esas secuencias arcaicas son de origen neandertal en estas poblaciones. En contraste, los melanesios presentan un promedio de 104 megabases arcaicas, de las que 49 son neandertales, y 43 son denisovanas (las 12 restantes son ambiguas de momento). Son solo números, aunque dan una idea del grado de precisión que ha alcanzado la genómica humana.

Pero el diablo mora en los detalles. Las secuencias arcaicas no están distribuidas de manera homogénea por el genoma, ni mucho menos. Hay zonas donde están muy poco representadas, es decir, donde hay tramos de 8 megabases o más sin una sola letra neandertal o denisovana. Estos tramos de puro ADN moderno, o sapiens, son ricas en genes implicados en el desarrollo del córtex cerebral –la sede de la mente humana— y el cuerpo estriado (o núcleo estriado), una región interior del cerebro responsable de los mecanismos de recompensa, y por tanto implicada a fondo en planear acciones y tomar decisiones.

Que los genes implicados en estas altas funciones mentales estén limpios de secuencias neandertales o denisovanas no puede ser casual, según los análisis estadísticos de los autores. El hecho implica, probablemente, que la presencia de ADN arcaico allí ha resultado desventajosa durante los últimos 50 milenios, y por tanto ha resultado barrida por la selección natural.

Entre los genes modernos se encuentra el famoso gen del lenguajeFOXP2, lo que vuelve a plantear dudas sobre la capacidad de lenguaje de los neandertales. Que la secuencia de este gen sea idéntica en neandertales y sapiens se ha considerado una evidencia de que los neandertales hablaban, pero los genes son más que su secuencia de código (la que se traduce a proteínas): hay además zonas reguladoras esenciales, las que le dicen al gen dónde, cuándo y cuánto activarse. Otros genes puramente modernos son los implicados, cuando mutan, en el autismo.

También son interesantes las regiones genómicas contrarias, es decir, las que están particularmente enriquecidas en genes neandertales o denisovanos. Los genomas melanesios han revelado 21 regiones de este tipo que muestran evidencias de haber sido favorecidas por la selección natural. Muchas de ellas contienen genes implicados en el metabolismo (la cocina de la célula), como el de la hormona GCG, que incrementa los niveles de glucosa en sangre, o el de la proteína PLPP1, encargada de procesar las grasas; también hay cinco genes implicados en la respuesta inmune innata, la primera línea de defensa contra las infecciones.

Todo ello refuerza los indicios anteriores de que los cruces de nuestros ancestros sapiens con las especies arcaicas que encontraron durante sus migraciones fuera de África tuvieron importancia para adaptarse a las condiciones locales: clima, dieta e infecciones frecuentes en la zona. Tiene sentido, desde luego.

Fueron sueños de una noche de verano, pero vuelven ahora a nuestro encuentro, como en una buena obra de teatro clásico.

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae para añadir comentarios!

Participar en Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Introduce tu email:

Gentileza de FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en las Redes Sociales: Facebook, Twitter y Google+

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas: del 3 de enero de 2005 al 11 de febrero de 2014 12,4 millones de visitas. Nuevas estadísticas desde 21 de marzo de 2014. 300 mil visitas a 6 de junio de 2014.

* De 6/6 a 12/11 sin datos.

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

relojes para blogger html clock for websites contador de usuarios online

contadores web relojes para blogs

Temperatura y Hora en Madrid:

 

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2017   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más