Una serie única de conciertos con instrumentos musicales del Neolítico tendrá lugar en París

 

La profesora Odile Romain (izquierda) coloca un litófono prehistórico junto al palaeomusicologista y especialista en litófonos, Erik Gonthier, la semana pasada en París. Foto: AFP

 

Fuente: BDlive | 17 de marzo de 2014 | Traducción de G.C.C. para Terrae Antiqvae)

 

Miles de años después de que resonaran en las cuevas, dos docenas de campanillas de piedra, utilizadas por nuestros antepasados prehistóricos, harán música una vez más en una serie única de conciertos en el Museo de Historia Natural de París.

 

Conocidos como litófonos, los instrumentos han sido desempolvados del almacén del museo mencionado para ser tocados en público a fin de proporcionar al hombre moderno una idea de sus sonidos ancestrales.

 

Después de sólo tres espectáculos -dos el sábado, 22 de marzo, y un tercero, el próximo lunes- las preciosas piedras serán embalados de nuevo para siempre.

 

"Ese será su último concierto juntos", dice el arqueólogo de la música, Erik Gonthier, del Museo de Historia Natural de París, al frente de la producción de los conciertos. "Nunca más los repetiremos, por razones éticas, a fin evitar daños en nuestro patrimonio cultural. No queremos contribuir al desgaste de estos instrumentos".

 

Apodada Paleomúsica, la pieza fue escrita por el compositor clásico, Philippe Fenelon, con el fin de mostrar el sonido metálico y el eco de los instrumentos proveniente más allá de los tiempos registrados.

 

Los mismos serán tocados al estilo de un xilófono por cuatro percusionistas de la Orquesta Nacional de Francia, golpeando suavemente las piedras con mazos. La idea central es poner de relieve el lado musical de nuestros antepasados, el cual, dice el Sr. Gonthier, a menudo está eclipsado por su pintura parietal y su habilidad para fabricar herramientas líticas. De hecho, en su opinión, podría haber habido un fuerte vínculo entre la música y las artes visuales en las cuevas prehistóricas.

 

"Estas cuevas fueron los primeros teatros o salas de cine", especuló.

 

Los instrumentos, barras de piedra cuidadosamente elaboradas, y de hasta un metro de longitud, han estado en la colección del museo desde el siglo XX. Han sido datados entre 2.500 y 8.000 a.C., un período conocido como la Edad de Piedra Nueva (Neolítico), la cual se caracteriza por el uso humano de herramientas de piedra, la alfarería, el progreso de la agricultura y la domesticación de los animales.

 

Durante décadas, su oblonga forma sólida hizo que los expertos pensaran que eran morteros o molinillos de granos. Pero esa percepción cambió hace una década, gracias a un golpe de fortuna.

 

 

El Sr. Gonthier, un antiguo joyero y grabador, descubrió su verdadera naturaleza musical cuando tocó una de estas piezas con un mazo en el almacén del museo mencionado en 1994. En lugar de un ruido sordo, escuchó una potencial música y decidió investigar más a fondo.

 

"Pensé en el piano de mi abuela y en los pequeños soportes que hacen resonar las cuerdas. Encontré un poco de espuma de embalaje entre los contenedores de basura del museo ... Hice dos soportes que coloqué bajo los extremos de una de las piedras-litófono y la golpeé . Hizo un claro 'tinnnnggg'", según recuerda.

 

"Mi corazón latía como loco. Sabía que había encontrado algo grande".

 

El Sr. Gonthier nombró a su primer litófono "Stradivarius", tal como los famosos instrumentos de cuerda, los cuales eran el resultado de un "grano a grano", un proceso de astillado que podría tomar hasta dos años para completarlo.

 

Cinco años después de su descubrimiento, "Stradivarius", y docenas de otras piedras de la colección del museo, fueron reconocidas oficialmente como litófonos, una conocida, si bien oscura, categoría de instrumento musical. El nombre deriva de las palabras griegas para la piedra y el sonido.

 

El Sr. Gonthier dijo que tuvo una larga batalla para convencer a otros expertos de que las piedras podrían utilizarse de forma segura, con mucho cuidado, en un próximo concierto.

 

Los litófonos del museo proceden principalmente del Sáhara, muchos de ellos llevados por las tropas francesas estacionadas a partir del año 1900 en las colonias de Argelia y Sudán.

 

El Sr. Gonthier dijo que todos los litófonos, que se pueden hacer a partir de distintos tipos de arenisca o pizarra, comparten ciertas características. Cada uno siempre ha de descansar en la misma posición, determinada por su centro de gravedad, y cada instrumento tiene dos "planos" de sonido que se pueden encontrar golpeando en ángulos de 90 grados alrededor de su circunferencia.

 

Es importante destacar que los instrumentos son cortos y lo suficientemente delgados como para ser transportados fácilmente en una mano (son el primer ejemplo de un sistema de sonido portátil).

 

"Estos fueron los primeros MP3 del hombre", dijo el Sr. Gonthier.

 

Un ejemplo de ello: "Stradivarius" fue descubierto cerca de unos 1.500 km de la roca de la que fue tallado muy probablemente.

 

Para tocar, los instrumentos habrían descansado sobre soportes hechos de cuero o de fibras de plantas, o incluso sobre los tobillos del músico, sentado con las piernas cruzadas, dijo el Sr. Gonthier.

 

Los mazos pueden haber tenido cabezas de madera o de hueso, aunque no se han encontrado nunca. Los instrumentos casi siempre se han encontrado solos.

 

La música no puede haber sido su único propósito. También pudieron haberse empleado para señalar un peligro, "o incluso para llamar a la gente a cenar", se rie el señor Gonthier. "Se pueden escuchar desde kilómetros de distancia, en el desierto o en el bosque".

 

Una cosa está clara: "Fueron hechos para perdurar, la prueba es que todavía los tenemos hoy en día".

 

Visitas: 1278

Comentario por María Jesús el marzo 20, 2014 a las 11:50am

En relación a lo que el Sr. Gonthier apunta, de que "existe un fuerte vínculo entre la música y las artes visuales en la cuevas prehistóricas", y "barriendo" para la tierra, debo citar un artículo que tuve la ocasión de leer -y que me fascinó-.

-Díaz-Andreu, M. and García Benito, C. 2012. Acoustic and Levantine rock art: auditory perceptions in La Valltorta Gorge (Spain). Journal of Archaeological Science 39 (12): 3591-3599. 

Ahí queda eso, trabajo en España.

Saludos,

María Jesús

Comentario por Carmen L. el marzo 22, 2014 a las 12:59am

Fascinante, es verdad. Justo cuando he enlazado en mi blog (fuera de TA) una cosita sobre instrumentos de la Edad del Bronce-Hierro

Espero que funcione el enlace: es al original, no a mi blog. Y barro para mi "casa" ;)

Comentario por Guillermo Caso de los Cobos el marzo 22, 2014 a las 2:00am

Gracias, Carmen, un enlace ciertamente muy interesante.

Esos tubos de madera, de tamaño escalonado, son realmente sorprendentes en su elaboración. Ahuecarlos a mano debió resultar un trabajo paciente digno del santo Job. Los especialistas los consideran, por lo visto, un instrumento musical de viento, pero me pregunto si no podría haber funcionado igualmente como un instrumento de percusión. El distinto tamaño y el ahuecamiento es posible que pudieran dar sonidos diferentes si se golpea sobre ellos. No obstante, nada se dice al respecto, así que es probable que esta posibilidad ya se haya comprobado y desechado. En cualquier caso, no deja de ser, en su conjunto, una pieza muy curiosa y digna de conocer.

                                          Los Tubos de Wicklow

Comentario por María Jesús el marzo 22, 2014 a las 3:53pm

Lo que hace excepcional a este paraje (Valltorta Gorge, Spain) es cómo suena en él el viento, además de la calidad del sonido dentro de los distintos abrigos que hay en él (una concentración extraordinaria); esta última -la calidad del sonido- ha sido medida por los investigadores principales desde diversas variables (sonidos agudos, graves, voces -de mujer o de hombre-, palmas, etc), y establecen tras su estudio una relación directa entre los abrigos dotados de una óptima sonoridad con el arte paleorupestre.  No puedo subir el sonido del paisaje, ni de las cuevas, puesto que hay que visitarlos para poder disfrutarlo; ni tampoco puedo subir el artículo, porque es propiedad intelectual, pero, claro, si no se accede a él, si no se lee, es imposible sentir esa fascinación de la que hablaba.

Saludos,

María Jesús

Comentario por María // el marzo 24, 2014 a las 4:10pm

María Jesús;yo había oído hablar de eso también en Valltorta.Tiene que ser impresionante

Aquí hay varios trabajos de Carlos García Benito

https://unizar.academia.edu/CarlosGarc%C3%ADaBenito

Saludos  

Comentario por María Jesús el marzo 24, 2014 a las 5:41pm

Hola María, buenas tardes

Eres muy amable; y he disfrutado mucho con el enlace que me has anotado: fíjate que somos, García Benito y yo, de la misma ciudad, pero no conocía esa página.  Muchas gracias.  Un afectuoso saludo.

Comentario por María // el marzo 24, 2014 a las 9:48pm

De nada,Marías Jesús;gracias a tí.Lo he encontrado porque intenté leer el enlace que pusiste y no pude, así que busqué más cosas de él por el nombre.Todavía no he leído nada,la verdad ,pero los títulos son de lo  más sugerentes

Saludos cordiales

Comentario por María Jesús el marzo 25, 2014 a las 4:37pm

Hola María.  No es exactamente un enlace.  Es una cita bibliográfica, y corresponde a una publicación científica, lo que ellos -los científicos- llaman un "paper" o un "issue".  Debes acceder a esa publicación http://www.journals.elsevier.com/journal-of-archaeological-science y una vez aquí, baja al final de la página y pincha View Articles que está en la esquina izquierda; en la siguiente página verás a la izquierda una columna con los Volúmenes, este corresponde al 39, pincha y busca el "paper", que aquí es el 12, se corresponde al número entre paréntesis de la cita bibliográfica.  Así llegarás al artículo, del que puedes disponer para tu lectura previo pago.

Un saludico,

María Jesús

Comentario por María // el marzo 25, 2014 a las 9:39pm

Gracias !;sí ,me expresé mal con lo del enlace.En realidad lo que ocurrió es eso,que ví que había que estar registrado o pagar algo y en  ese momento no me podía poner con ello.Pero en cuanto tenga un ratillo lo hago.Gracias otra vez!

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae para añadir comentarios!

Participar en Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en Redes Sociales: Facebook y Twitter

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2019   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más