Tan solo entre el 1,5 % y el 7 % de nuestro genoma es exclusivamente humano

Vía PxFuel.

Menos del 10% del genoma de una persona es exclusivo de los humanos modernos, y el resto se comparte con parientes humanos antiguos como los neandertales, según un nuevo estudio. 

Los investigadores del estudio también encontraron que la porción de ADN que es exclusiva de los humanos modernos está enriquecida con genes involucrados con el desarrollo y función del cerebro. Este hallazgo sugiere que los genes para el desarrollo y la función del cerebro son lo que realmente nos distingue, genéticamente, de nuestros antepasados.

Sin embargo, no está claro qué significa este hallazgo en términos de las diferencias biológicas reales entre los humanos y los neandertales, dijo el autor principal del estudio, Richard E. Green (izquierda), profesor asociado de ingeniería biomolecular en la Universidad de California en Santa Cruz.

"Esa es una pregunta gigante que el trabajo futuro tendrá que desentrañar", dijo Green a WordsSideKick.com. "Al menos ahora sabemos dónde buscar".

Para el nuevo estudio, publicado el pasado viernes (16 de julio) en la revista Science Advances, los investigadores tenían como objetivo separar los genes que son exclusivos de los humanos de hoy en día en contraposición a los heredados de ancestros antiguos. Pero este proceso es complicado porque los humanos tienen variantes genéticas que comparten con los neandertales, no solo porque los dos grupos se cruzaron, sino también porque los humanos y los neandertales heredaron algunas de las mismas variantes genéticas de un ancestro común. 

Así que los investigadores desarrollaron un algoritmo conocido como el "estimador gráfico de recombinación ancestral rápida", que les permitió diferenciar de manera más eficiente las partes del genoma que los humanos modernos heredaron debido al mestizaje con los neandertales y las partes que los humanos compartían con los neandertales antes de la división evolutiva entre los neandertales y los humanos, hace aproximadamente más de 500.000 años.

Utilizaron el algoritmo mencionado para analizar 279 genomas humanos modernos, dos genomas neandertales y un genoma de un denisovano, otro grupo de humanos arcaicos. 

Descubrieron que solo entre el 1,5% y el ​​7% del genoma humano es exclusivo del Homo sapiens, libre de signos de mestizaje o variantes ancestrales.

Green describió el valor del 7% como la parte del genoma humano donde los humanos están más estrechamente relacionados entre sí que con los neandertales o los denisovanos. El valor del 1,5% es la parte que incluye las variantes genéticas que tienen todos los humanos, pero que ningún neandertal o denisovano tenía.

Más que un asunto de proporciones

Desde un primer vistazo, puede parecer inexplicable que más del 90% de nuestro ADN pueda estar relacionado con otras especies de homínidos. Ello sobre todo cuando tenemos en cuenta que la mayoría de la población no suele tener más de un 2% de genes de neandertal dentro de su código genético particular.

El detalle está en que, el 2% del genoma neandertal que tiene una persona no necesariamente es el mismo que tiene otra. En otras palabras, es como si cada individuo pudiera tener una pieza individual de un rompecabezas dejado por los neandertales cientos de miles de años atrás.

El genoma del ‘humano moderno’ está relacionado con el desarrollo del cerebro

Green dijo que él y sus colegas estaban sorprendidos por sus hallazgos. "Parece que gran parte del genoma no es exclusivamente humano", dijo. También se sorprendieron de que la mayoría de los genes dentro de esa porción del 1,5% al ​​7% fueran "genes que conocemos y reconocemos", que codifican en gran parte proteínas que se sabe que están involucradas en el desarrollo y la función del cerebro, en lugar de material genético que no es conocido por tener una función concreta.

 

Los investigadores también encontraron que las mutaciones específicas en los humanos surgieron a través de dos "explosiones" distintas de cambios genéticos adaptativos que ocurrieron hace unos 600.000 años y 200.000 años, dijeron los autores. Se desconoce exactamente por qué ocurrieron los cambios genéticos en esos momentos, o qué podría haber estado sucediendo en el medio ambiente para desencadenar esos cambios.

"Es extremadamente tentador especular con que una o varias de estas ráfagas tengan algo que ver con el increíble comportamiento social de los humanos, mediado en gran parte por nuestro control experto del habla y el lenguaje", aventura Green.

Centrarse en estas mutaciones y comprender exactamente lo que hacen en el cerebro puede ayudar a los investigadores a comprender cómo los humanos y los neandertales se diferenciaban cognitiva y biológicamente.

Por ejemplo, los investigadores pueden tomar células en una placa de laboratorio y editar genéticamente los genes humanos específicos para "devolverlos" a la versión neandertal, dijo Green. Green añadió que "no sería lo mismo que tener un neandertal real para estudiar, pero podría darte una idea molecular de lo que hizo ese cambio en la historia de la humanidad".

Fuentes: livescience.com | tekcrispy.com| 17 de julio de 2021

Visitas: 514

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae para añadir comentarios!

Participar en Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en Redes Sociales: Facebook y Twitter

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2021   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más