Los residentes del asentamiento prehistórico de Çatalhöyük (Turquía) eran enterrados dentro de sus propios hogares

Foto: Jason Quinlan

Los residentes de la protociudad prehistórica de Çatalhöyük, de 8.000 años de antigüedad, eran enterrados en las casas donde vivían, según una investigación realizada por la Dra. Katarzyna Harabasz, profesora asistente en el Departamento de Arqueología de la Universidad de Szczecin (Polonia).

Çatalhöyük es uno de los enclaves arqueológicos más famosos del mundo. Ubicado en la parte sur de Anatolia, en el centro de Turquía, estuvo habitado sin interrupción durante más de mil años entre 7.100 y 6.000 a. C., y se cree que, durante su período de mayor prosperidad, miles de personas vivieron en este asentamiento, densamente construido en varias docenas de hectáreas.

Como regla general, los investigadores epecializados se centran en un tema específico y rara vez intentan obtener una visión más amplia de las gentes prehistóricas y su forma de vida. Pero en este caso, la Dra. Harabasz y su equipo llevaron a cabo no solo el análisis de huesos de esqueletos particulares, sino que también analizaron el lugar de sus entierros.

Algunos de los restos estudiados fueron descubiertos en una casa que se utilizó entre 6.700-6.500 a. C. En ese periodo temporal, los muertos eran enterrados en muchos hogares, pues esa era la costumbre. Sin embargo, hasta ahora no estaba claro si los restos hallados pertenecían a personas que habían vivído en las mismas casas en que fueron encontrados, o si eran casas destinadas específicamente como lugares de enterramientos para un número adecuado de residentes de otros hogares cercanos.

Los investigadores encontraron que en los restos de una mujer fallecida (entre los 35 y 50 años de edad en el momento de su muerte) había rastros de hollín orgánico.

La Dra. Harabasz (izquierda) dijo: “Tal circunstancia sugiere que durante su vida la mujer inhaló los humos de la cocina del hogar, lo que le causó una carbonosis. La exposición a largo plazo a los humos le pudo haber provocado trastornos en el tejido pulmonar, lo que habría derivado en una insuficiencia respiratoria".

Estas condiciones ambientales de la casas probablemente no eran una excepción en el asentamiento de Çhatalhöyük, ya que los hogares estaban pegados unos con otros, y, por ello, la comunicación tenía lugar sobre los tejados. A vista de pájaro, el asentamiento parecía un panal. Por lo tanto, una ventilación eficiente de las habitaciones no era posible.

Harabasz añade: “En la casa donde descubrimos los restos, la disposición de la cocina impedía una buena ventilación. Por lo tanto, la inhalación de humos puede indicar que la fallecida vivía en esa casa y que fue enterrada en la misma".

Agregó que los muertos eran colocados en cavidades poco profundas, que luego se cubrían y sus superficies se enlucían.

Los arqueólogos a menudo encuentran cadáveres encogidos de modo antinatural, lo que, en su opinión, puede estar relacionado con la manipulación de los restos después de la muerte. Los cuerpos, además, probablemente eran sometidos a procedimientos no conocidos antes de ser colocados en las cavidades funerarias.

La Dra. Harabasz dijo: “Hay casos conocidos de que se volvía a abrir una tumba para recuperar algunas partes del esqueleto. Y en algunos edificios, las actividades funerarias se repetían regularmente, lo que daba como resultado la reubicación de personas anteriormente fallecidas".

También se descubrió que la mujer enterrada en el edificio tenía una estatura de 154 centímetros, y que sus ocupaciones principales giraban en torno a la elaboración de cestas y esteras.

"Este aspecto fue confirmado por el análisis antropológico, el cual mostró que había un desgaste de los dientes superiores frontales, con rastros de sostener cuerdas, cordeles, o materiales orgánicos con la mandíbula superior", explica, y agregó que la mujer había sufrido un traumatismo a lo largo de su vida, y que el mismo, que se había curado, era visible en su frente.

Durante el período en que vivió la mujer, el asentamiento estuvo habitado por la población más grande de su historia. Se sabe por otros estudios que el entorno natural alrededor de Çhatalköyük fue sobreexplotado, y que ello probablemente causó una escasez de alimentos, dado que algunos de los cadáveres analizados sufrían de escorbuto y osteoporosis.

Al mismo tiempo, los estudios óseos muestran que los hombres eran más móviles, que viajaban a distancias más largas y pastaban animales, pues ostentaban un mayor número de lesiones en las articulaciones en comparación con las mujeres.

El enclave arqueológico de Çatalhöyük fue inscrito a la Lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO en 2012, y el primer trabajo de excavación realizado en él fue llevado a cabo por el arqueólogo británico James Mellaart en la década de 1960.

Las investigaciones en el asentamiento no se reanudaron hasta 1993, y desde entonces hasta 2017 un equipo internacional de especialistas ha estado dirigido por el profesor Ian Hodder, de la Universidad de Stanford. Una misión polaca de la Universidad de Adam Mickiewicz, en Poznań, ha estado activa allí desde 2001, y actualmente coopera con el Museo Arqueológico de Konya, donde se exhiben los esqueletos hallados en Çatalhöyük.

Fuente: scienceinpoland.pap.pl | 2t5 de marzo de 2020

Posts de Terrae Antiqvae relacionados:

Ancient figurines were toys not mother goddess statues, say experts... (12/09/2009)

La organización social de Çatalhöyük era más compleja de lo que se ... (01/07/2011)

Nuevos hallazgos de pinturas murales en Çatalhöyük (Turquía) (16/09/2011)

Fallece James Mellaart, el descubridor del afamado yacimiento neolí...  (03/08/2012)

Identifican el volcán de una pintura mural de hace 9.000 años (31/10/2013)

Hallan un trozo de tela tejida con cáñamo en Çatalhöyük (Turquía) d... (08/02/2014)

La gran aldea de la Diosa Madre: Çatalhöyük (22/03/2014)

Las excavaciones en Çatalhöyük revelan que sus gentes vivían bajo e... (08/10/2014)

Los primeros agricultores europeos provienen de Anatolia (09/01/2016)

Nuevos hallazgos en ÇatalHöyük (Turquía) (26/01/2016)

Hallada en Çatalhöyük (Anatolia, Turquía) figurita femenina de hace... (13/09/2016)

Una investigación desmiente que la metalurgia del cobre se iniciara... (12/09/2017)

Los engaños arqueológicos de James Mellaart (17/03/2018)

El análisis de residuos en recipientes cerámicos revela la dieta de... (12/10/2018)

* Estudios genéticos arrojan luz sobre la estructura social de los ha...  (20/05/2019)

Excrementos de 8.000 años muestran cómo vivían los primeros agricul... (02/06/2019)

* Çatalhöyük (Turquía): hace 9.000 años era una comunidad con problem... (30/06/2019)

Hallan en Çatalhöyük (Turquía) adornos hechos con dientes humanos (20/11/2019)

Encuentran una figurilla neolítica de hueso en Çatalhöyük de unos 8... (04/02/2020)

Visitas: 1259

Comentario por Jose de Teresa el abril 19, 2020 a las 1:36am

No queda claro si al estudiar la composición química del hollín doméstico y el que se halló en los pulmones de la mujer allí enterrada, podrían diferenciarse (pero de hecho coincidían), y que de hecho son perceptiblemante distintos los restos de humo detectados en diferentes viviendas.  Además, que el entierro en la propia vivienda haya ocurrido en un caso, no muestra que fuera una práctica común.

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae para añadir comentarios!

Participar en Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en Redes Sociales: Facebook y Twitter

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2021   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más