Las famosas huellas de Laetoli pueden pertenecer a cuatro individuos, y no a tres, como se suponía

Huellas de Laetoli (Tanzania). Foto: Charles Musiba

 

Vía: LiveScience | Stephanie Pappas | 4 de noviembre de 2011 (Traducción: G.C.C. para Terrae Antiqvae)

 

Un famoso sendero de huellas que antiguamente se creía que había sido dejado atrás por una familia de tres antepasados humanos podría, en realidad, haber sido hecho por cuatro personas que estaban viajando en diferentes momentos.

En un nuevo examen en Laetoli, en el norte de Tanzania, donde se conserva dicho sendero de huellas de 3,6 millones de años de un ancestro humano bípedo, un Australopithecus, los investigadores sostienen ahora que la comprensión clásica de este lugar es un error. Las huellas habían sido sepultadas desde mediados de 1990 para preservarlas, pero en una sección recientemente abierta para su estudio por funcionarios de Tanzania se planea hacer un museo.

Lo que se conserva en Laetoli son dos líneas de huellas de homínidos que se entrecruzan con huellas antiguas de conejos y otros animales. El lugar es el primer ejemplo del andar erguido de nuestros antepasados. Los primeros análisis sugirieron que las huellas fueron establecidas por tres individuos, parientes evolutivos de los famosos Australopithecus aferensis, tal como "Lucy", descubierta en Etiopía. Un Australopithecus caminaba al lado de otro, mientras que un tercer individuo, más pequeño, iba detrás, poniendo sus pasos sobre las huellas de uno de los individuos de mayor tamaño.

Foto: Neffra Matthews y Brent Breithaupt

 

Los investigadores especularon que los tres Australopithecus caminantes eran un macho, una hembra y un niño, una "primera familia" de caminantes erguidos. Pero ahora nuevas fotografías de alta resolución han revelado una historia diferente, dijo el investigador Brent Breithaupt, paleontólogo de los EE.UU., de la Oficina de Administración de Tierras  en Cheyenne, Wyoming.

"Las múltiples impresiones de las huellas parece que no contienen dos conjuntos de huellas del pie, sino tres", dijo Breithaupt. "Y todos los individuos que caminaban a través de la llanura tenía los pies del mismo tamaño".

"Así que en lugar de tener tres individuos de diferentes tamaño, con sus tallas en relación a sus diferentes edades, es probable que haya cuatro individuos del mismo tamaño moviéndose a través de esta área, y quizá no viajando como un sólo grupo", advirtió Breithaupt a LiveScience.

Nueva mirada sobre viejas huellas

Foto: Molde de las huellas de un Australopithecus afarensis en Laetoli. Museo de Laetoli. Cortesia GIRlintheCAFE. Flickr

 

Las huellas de los Australopithecus fueron descubiertas por primera vez en la década de 1970 por investigadores dirigidos por la antropóloga Mary Leakey. Mientras tomaban un descanso, los científicos se toparon con el estiercol de un ruidoso elefante que luchaba en la llanura del Serengeti. En la hilaridad del momento, uno de los investigadores se tropezó con las huellas de Laetoli.

Pero, dado que las huellas eran frágiles, las recubrieron para mantenerlas conservadas, y volvieron a exponerlas sólo una vez en la década de 1990. Esto significa que gran parte del estudio de las huellas ha sido de segunda mano, dijo la investigadora Neffra Matthews, una científica de la  Oficina de Administración de Tierras, en Denver.

"Cualquier interpretación secundaria tenía que ser hecha a partir de las primeras interpretaciones, o de un molde de yeso o de una reproducción", dijo Matthews a LiveScience. "Por lo tanto, no se tenía acceso a ese conjunto primario de buenos datos para canalizar de la mejor forma las interpretaciones que se han venido sucediendo desde entonces".

En febrero de 2011, sin embargo, una sección de la zona de las huellas fue reexcavada para evaluarla como un futuro museo en el lugar. Usando una técnica fotográfica que ofrece una alta resolución de imágenes tridimensionales de las huellas, Matthews, Breithaupt y Charles Musiba, un antropólogo de la Universidad de Colorado, en Denver, y sus colegas de los EE.UU., Tanzania, Corea y España, fueron capaces de obtener una nueva visión de las huellas.

 

La investigación fue financiada por el Ministerio de Turismo y Recursos Naturales de Tanzania.

 

 

Grupo de cuatro

Los datos en tres dimensiones, proporcionados por la nueva técnica, revelaron un conjunto extra de huellas de pie dentro de las múltiples huellas existentes. Las cuidadosas mediciones revelaron que cada individuo tenía una huella que medía alrededor de 19 centímetros de largo, lo que sugiere que cada Australopithecus era del mismo tamaño.

Además, el conjunto único de huellas que colindan con el rastro de huellas múltiples reveló que el pie derecho del individuo tenía un ángulo extraño en comparación con el pie izquierdo, informó Matthews el 4 de noviembre en la reunión anual de la Sociedad de Paleontólogos de Vertebrados.

"No sólo nos dimos cuenta que había un cambio en el ángulo, sino también notamos que había más peso en el pie izquierdo, lo que posiblemente indica que había un problema con el pie derecho", señaló Matthews.

"Los resultados son preliminares, y los planes futuros para volver a reexcavar las huellas podrían proporcionar más información sobre cómo estos antiguos ancestros humanos caminaban y cuántos eran", dijo ella.

Los nuevos hallazgos plantean preguntas de por qué los Australopithecus podrían haber estado caminando sobre las huellas del otro, dijo Martin Lockley (foto a la izquierda), un paleontólogo de la Universidad de Colorado, en Denver, y que no participó en el estudio actual. También destacan la importancia de adoptar una mirada más rigurosa sobre las evidencias, a fin de que los prejuicios modernos no se mezclen con las historias antiguas, dijo.

"Hemos idealizado el tipo de interpretación de las pruebas para tener una familia, una madre, un padre y un hijo", dijo a LiveScience Lockley, quien agregó que existe la tentación de interpretar los hallazgos fósiles a través de una lente moderna.

"Hay una tentación de decir: 'Bueno, tenemos estos datos y deben significar algo", dijo. "Y ¿de dónde obtenemos lo que queremos decir? Conseguimos nuestra interpretación de nuestra experiencia cultural. Por eso decimos: "Tenemos familias felices hoy, aquí está una familia de 3,5 millones de años".

"La nueva evidencia torpedea esa familia nuclear ideal.  Todo el concepto de la familia, posiblemente dos adultos y un joven, es algo así como los tres osos: mamá, papá y el niño", dijo Lockley . "Ahora hemos traído a un tío, o a una hermana o un hermano, o algo similar".

-------------------------------------------------------------------------------------------------------

Posts de Terrae Antiqvae relacionados:

* Descubren en Kenia las más antiguas pisadas humanas

* Las primeras huellas de la Humanidad, en peligro

* El ancestro de 'Lucy' ya andaba de pie

* La evolución de los pies determinó la de las manos

* La australopiteca Lucy ya andaba como nosotros

* Un ancestro de hace 3,7 millones de años ya andaba como los actua...

Visitas: 4114

Comentario por María // el noviembre 14, 2011 a las 9:46am

"Hay una tentación de decir: 'Bueno, tenemos estos datos y deben significar algo", dijo. "Y ¿de dónde obtenemos lo que queremos decir? Conseguimos nuestra interpretación de nuestra experiencia cultural. Por eso decimos: "Tenemos familias felices hoy, aquí está una familia de 3,5 millones de años".

"La nueva evidencia torpedea esa familia nuclear ideal.  Todo el concepto de la familia, posiblemente dos adultos y un joven, es algo así como los tres osos: mamá, papá y el niño", dijo Lockley . "Ahora hemos traído a un tío, o a una hermana o un hermano, o algo similar".

 

Una muestra de cómo también la ciencia funciona desde patrones culturales e ideológicos previos:-) y un ejemplo de lo que pueden hacer las nuevas tecnologías.

 

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae para añadir comentarios!

Participar en Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en Redes Sociales: Facebook y Twitter

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2019   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más