La catastrófica razón que forzó a los humanos a escapar de África hace 0,9 millones de años

En agosto de 2023, un equipo de investigadores chinos publicó un controvertido artículo en Science en el que analizaron los genes de 3.154 humanos actuales de diferentes regiones del planeta. Con sus resultados crearon un nuevo y complejo modelo genético (FitCoal) que permitió  proyectar hacia el pasado la variabilidad genética y crear estimaciones del tamaño de las poblaciones de individuos. Los escalofriantes resultados indicaron que entre hace 930.000 años y 813.000, a finales del Pleistoceno inferior, la mayor parte de los humanos pereció en un brutal cambio climático en el que tan solo sobrevivió el 2,3 % de nuestros antepasados.

Estos casi 1.300 individuos que mantuvieron viva a la Humanidad estuvieron asediados por intensos  periodos glaciares y una aridez y sequía extremas que acabaron con especies vegetales y animales. Sin embargo, el cuándo ocurrió este apocalíptico evento sigue siendo motivo de debate. Pocas semanas después, otro estudio publicado en Science sugirió que el "cuello de botella" poblacional pudo ser causado por una glaciación ocurrida hace 1,1 millón de años. En ese momento se cree que el hábitat de los homínidos disminuyó de forma drástica coincidiendo con la desaparición de vida humana en Europa, incluyendo los primeros moradores de Atapuerca.

Basándose en un riguroso estudio estratigráfico de los yacimientos de humanos más antiguos que se conocen en Europa y Asia, el último estudio publicado por la revista PNAS, de la Academia Nacional de Ciencias (EEUU), afirma que el evento glacial ocurrió hace 0,9 millones de años y forzó la migración hacia Europa de las poblaciones africanas.

Foto: Los investigadores detectaron una reducción en el tamaño de la población de nuestros antepasados ​​de aproximadamente 100.000 a aproximadamente 1.300 individuos, que persistió durante unos 100.000 años. Crédito de la imagen: Instituto de Nutrición y Salud de Shanghai, Academia de Ciencias de China

El equipo comenzó estudiando los cambios en los isótopos de oxígeno que se encuentran en las capas de sedimentos rocosos), lo que les permitió ver que el primer Pleistoceno importante comenzó hace aproximadamente 900.000 años. Dirigieron su atención a los resultados de estudios anteriores que mostraban un cuello de botella en la población aproximadamente 200.000 años antes. En ese trabajo, el equipo descubrió que los resultados no eran confiables; señalan que es posible que el número de población fuera mayor, pero había áreas donde no se estaban contando.

Luego señalaron que la evidencia de investigaciones anteriores mostraba que la ocupación de homínidos en toda Eurasia comenzó hace aproximadamente 90.000 años, lo que coincide con el inicio de la primera Edad de Hielo del Pleistoceno. Cuando comenzó la Edad de Hielo, los niveles del océano habrían bajado, lo que habría permitido a los homínidos una ruta más fácil desde África. Además, las condiciones en África se habrían vuelto más difíciles para los homínidos que vivían allí, lo que hacía que la migración fuera una propuesta tentadora. Y los investigadores señalan que muchos animales también comenzaron a migrar fuera de África aproximadamente al mismo tiempo.

"Sugerimos que la aridez que causó la expansión de la sabana y las zonas áridas por gran parte de África continental obligó al género  Homo a adaptarse en África o migrar para evitar la extinción", sostiene el equipo de investigadores, liderados por Giovanni Muttoni  (izquierda), del Departamento de Ciencias de la Tierra de la Universidad de Milán, y Denis V. Kent  (derecha), investigador del Observatorio Terrestre Lamont-Dorherty de la Universidad de Columbia.

Ventana de oportunidad

De forma irónica, esta salvación solo pudo ser posible gracias al cambio climático que amenazó con acabar con la humanidad. En este periodo glacial, la temperatura del mar descendió varios grados, el polvo comenzó a poblar el Sáhara y el nivel del mar disminuyó hasta casi 110 metros en algunos puntos. Este retroceso del agua abrió grandes puentes de tierra en el mar Negro y el Mediterráneo que no solo fueron aprovechados por nuestros antepasados.

Aquel frío devastador que cubrió de hielo gran parte del planeta y desertificó una inmensa porción de África también empujó a gran parte de la red de fauna y flora africana, incluyendo elefantes y grandes mamíferos. Estos puentes hacia la vida arrinconan, una vez más, la desfasada y tradicional explicación de que esta migración pudo realizarse a través del estrecho de Gibraltar, cuya profundidad es de cerca de 300 metros. 

Estudio climático realizado en Cracovia-Zwierzniec, Polonia. El investigador está al mismo nivel que una capa de ocupación temprana del Homo sapiens. Giovanni Muttoni.

"Al parecer, los homínidos se extendieron rápidamente hacia el norte de África (donde se encontró el cuello de botella genético en las poblaciones modernas de África central) y por toda Eurasia hacia el este, llegando hasta Java (Sangiran) y al sur y norte de China. (...). Al mismo tiempo, los homínidos se expandieron hacia el oeste de Europa atravesando la extensión entre los ríos Danubio y Po, llegando tan al oeste como la península ibérica y tan al norte como las Islas británicas", explican los científicos. 

No hay que olvidar que en este momento, los 1.300 individuos desconocidos de los que descienden denisovanos y nenandertales y, por ende, el Homo sapiens moderno, vivió junto a varias especies del género Homo que ya estaban distribuidas por África y Eurasia, como el Homo antecessor,  Homo erectus, Homo ergaster u Homo floresiensis. 

Para llegar a estas conclusiones sobre la glaciación que separó el Pleistoceno inferior y medio, los investigadores estudiaron los yacimientos arqueológicos con presencia humana anterior a los 1,1 millones de años y los que rondaban cerca del hito de los 0,9 millones de años buscando el origen de este cuello de botella. El filtro aplicado fue severo y para empezar todos los yacimientos debían contar con un contexto estratigráfico claro. Además, su antigüedad debía haberse confirmado con métodos radiométricos, magnéticos, estudios de mineralogía o de nucleidos cosmogenéticos, como el carbono 14.

Mapa que muestra la ruta de migración de 0,9 millones y señala los yacimientos analizados. PNAS.

Entre estos yacimientos de todo el mundo se analizaron cuatro españoles: la Sima del Elefante y la Gran Dolina, ambos en Atapuerca, junto a los granadinos Cúllar y Solana Zamborino. Los investigadores afirman en su estudio que muchos sitios arqueológicos cuya cronología va más allá del millón de años -como en Dmanisi (Georgia) o Shangchen (China)- no se pueden asociar con facilidad a eventos climáticos determinados.

"Por otro lado, existe una fuerte concentración de yacimientos de homínidos euroasiáticos a los 0,9 millones de años, lo que coincide con otros yacimientos en África y una inferencia genómica en el cuello de botella humano", concluyen en su estudio.

Fuentes: elespanol.com | phys.org | 11 de marzo de 2024

Visitas: 570

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae para añadir comentarios!

Participar en Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en Redes Sociales: Facebook y Twitter

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2024   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más