João Zilhão: «Los neandertales ni eran tontos ni se extinguieron»

El paleoantropólogo João Zilhão

Es difícil no referirse a los neandertales como la especie humana que habitó Europa durante cientos de miles de años hasta que desaparecieron misteriosamente hace unos 40.000. Es así como les presenta la mayoría de los artículos de divulgación para el gran público y, probablemente, pocos antropólogos se sentirían incómodos con la descripción.

Pero hemos dado con uno que sí. Para João Zilhão (Lisboa, 1957), investigador ICREA en la Universidad de Barcelona, esa primera frase está repleta de errores. El investigador defiende desde hace años que los neandertales y eso que llamamos el hombre moderno son en realidad la misma especie y que ambas poblaciones se mezclaron intensamente, razón por la cual en Europa cada uno de nosotros lleva un porcentaje significativo del genoma neandertal, del 2 al 4%, en su ADN. «Son nuestros ancestros», afirma.

Así le llevaron a pensar hallazgos, en su día muy polémicos, como el niño de Lagar Velho (derecha), en Portugal, en el año 98, o los restos óseos encontrados una cueva rumana, la Pestera cu Oase, en 2003-2005, en los que creyó ver un gran mestizaje. Zilhão está además convencido de la inteligencia y las capacidades cognitivas de los neandertales. No encuentra motivo alguno para pensar que eran inferiores. Incluso fueron ellos los primeros en pintar arte rupestre, según concluyó en una impresionante investigación publicada en la revista «Science» en 2018. Los últimos hallazgos sobre esta fascinante población humana parecen darle la razón.

-La mayoría de sus colegas se refieren a los neandertales como una especie humana diferente.

-Es una herencia del siglo XIX, cuando se encontró el primer fósil neandertal, y se sigue repitiendo. Pero los neandertales no eran una especie diferente, sino una población pequeña y periférica de Europa que terminó siendo absorbida hace unos 40.000 años. El concepto de comparar a los neandertales con nosotros conlleva implícito una noción antievolucionista, la noción de que nosotros fuimos creados hace 200.000 años tal y como somos hoy, y no es así.

-Pero la hipótesis de las dos especies es la dominante.

-Lo sé, lo ha sido en nuestra profesión durante más de treinta años. ¿Cómo se define si dos poblaciones diferentes son especies diferentes? ¿Por la diferencia morfológica? ¿En el caso de los neandertales, por su mentón inexistente, cejas muy pronunciadas y nariz grande? Hombre, basta mirar a los perros... ¿Un pequinés y un gran danés son especies diferentes? No hay correlación entre diferencia morfológica y diferencia genética. Lo que pasa es que la humanidad actual es muy homogénea, porque tuvo una expansión poblacional increíble desde el Neolítico, hace 10.000 años, y más aún desde la época industrial. A día de hoy, en las poblaciones de chimpancés la variación entre dos miembros de una misma banda de 60 o 80 individuos de un bosque de una región de África es mayor que la que hay entre los humanos, todos incluidos, del último millón y medio de años.



-Entonces, ¿a qué se deben las diferencias entre ambos grupos de población?

-Tenemos que estar abiertos a la posibilidad de que las diferencias entre un fósil europeo y otro africano se deban a la distancia geográfica. Cuantos más fósiles se encuentran más difícil resulta mantener el concepto de que estamos hablando de grupos discretos que se diferencian muy claramente.

-¿Y qué nos dice la genética?

-La genética nos dice que neandertales y africanos (prefiero llamarlos así en vez de hombre moderno) se mezclaron de forma extensiva, no de manera ocasional, y que hubo flujo genético entre los continentes. Los aborígenes de Tasmania han estado aislados durante 10.000 años y, desde luego, no evolucionaron en otra especie. Pues bien, no ha habido ningún período en el último millón y medio de años en que se produjera una situación parecida de aislamiento en Europa, África y Asia. Entre la humanidad siempre hubo flujo y se ha mantenido como una especie unificada, mucho más diversa en el pasado porque había menos gente. Las poblaciones regionales podían derivar características propias que se mantenían durante decenas de miles de años. A partir de esa observación no hay ningún problema en llamar neandertales a los europeos o denisovanos a los asiáticos, pero todos son la misma especie.

-Recibió grandes críticas por defender esa mezcla de poblaciones.

-Tras los hallazgos del niño de Lagar Velho en Portugal o los fósiles de Rumanía, para mí ejemplos de esa mezcla, los genetistas me dijeron de todo menos bonito. Pero en 2018 apareció la primera descendiente directa de madre neandertal y padre denisovano (una enigmática población de las montañas de Siberia). Las conclusiones de ese artículo parecen sacadas palabra por palabra de las cosas que yo y mi colega Erik Trinkaus (antropólogo estadounidense) escribimos hace quince años a raíz de nuestros descubrimientos.

Fragmento del hueso, visto en distintas perspectivas, del que se extrajo ADN correspondiente a una madre neandertal y un padre denisovano.

-Plantear por qué se extinguieron los neandertales es, entonces, algo inútil.

-¿Alguien dice de los indios onas de Tierra del Fuego que se han extinguido? Fueron exterminados, hubo un genocidio, pero hubo mezcla y sus genes siguen ahí en las poblaciones de la isla, han contribuido a la humanidad que vive a día de hoy. Y los neandertales igual. Si se mezclaron con los demás seres humanos, también los tenemos como ancestros.

-¿Cambiarán las ideas al respecto?

-Cuando era estudiante, hace 40 años, se planteaba la cuestión de que el mas antiguo ancestro común a los humanos, chimpancés y gorilas era un fósil llamado Ramapithecus. Y que otro fósil contemporáneo, llamado Sivapithecus, era el ancestro de los orangutanes. Bueno, pues a día de hoy sabemos que son hembra y macho de una sola especie ancestral del orangután. Así que, por amor de Dios... Ahí no hay problema porque hablamos de primates, , pero cuando toca a los humanos, parece que cambiar de ideas cuesta mas...

-¿Y la fama de los neandertales de ser intelectualmente inferiores?

-El prejuicio de que los neandertales se extinguieron por ser más tontos que los demás es muy fuerte. Se generó en el siglo XIX y sigue instalado en la opinión pública y científica. Es más, es un concepto basado en la noción de que hay una correlación entre la forma del cráneo y la psicología o la inteligencia. En torno a esto se creó una pseudodisciplina científica llamada frenología. Hace más de un siglo que nadie se lo traga... Menos en la paleontología, que se sigue diciendo que los neandertales, por tener un cráneo diferente, tenían también que tener una cognición diferente y ser menos inteligentes. ¿Pero por qué? ¡Si los datos arqueológicos enseñan justo lo opuesto!

-Las cosas que hicieron...

-Claro. ¿Cómo sabemos, antes de la invención de la escritura, que los humanos tenían lenguaje? ¿Que los constructores de Stonehenge o los pintores de Altamira tenían lenguaje? Por aquello que hicieron. Entonces, si hay una cultura material o unas conductas que conllevan necesariamente un nivel de inteligencia, apliquemos esos mismos criterios a todas las poblaciones humanas de hace 100.000 o 50.000 años con independencia de sus rasgos anatómicos. Por el mismo rasero, no hay diferencias.

-Entonces, ¿me da algún ejemplo de esa inteligencia?

-Diferentes hallazgos de colgantes y objetos de ornamentación corporal de hace 115.000 años en Europa y, sobre todo, los resultados publicados en «Science» hace dos años que demuestran que los neandertales pintaron arte rupestre hace 65.000 años en cuevas de la península (La Pasiega en Cantabria, Maltravieso en Cáceres y Ardales en Málaga). No hay arte rupestre en África antes de 65.000 años y allí, los colgantes más antiguos tienen entre 70.000 y 80.000 años. Los datos son los datos. Si la gente no quiere aprender de ellos es su problema.

-Cuando el arte neandertal se dio a conocer en «Science», dijo que le gustaría «ver la cara de algunos cuando lean los periódicos». ¿A quién se refería?

-En un primer artículo que publicamos en «Science» en 2012, demostramos que los discos rojos de la cueva del Castillo (Cantabria) tenían más de 40.800 años, por lo que podían haber sido pintados por neandertales. Los líderes intelectuales de la escuela de pensamiento que dice que los neandertales eran una especie distinta reaccionaron diciendo: hombre, habéis demostrado la antigüedad, pero como el contacto entre neandertales y hombres modernos se produjo hace 40.000 o 42.000 años, eso no quiere decir que lo hayan hecho ellos. Puede ser un indicador de que entonces había hombres modernos como nosotros capaces de hacer arte en la península ibérica. La reacción de los defensores de este punto de vista fue que para aceptar que los neandertales podían hacerlo tenía que haber arte de hace más de 50.000 o 60.000 años. Pues bueno, lo hemos demostrado, ahí está.

La Pasiega (Cantabria), sección C, pared pintada de la cueva. Las líneas rojas verticales y horizontales datan de hace 64.000 años, y casi con certeza fueron pintadas por neandertales. (Imagen: P. Saura)

-Se quedaría más que satisfecho.

-Sí, porque creo que hemos resuelto un problema. Los científicos somos humanos y nos gusta tener razón, pero sobre todo nos gusta saber cómo son las cosas de verdad. Además, uno no es peor científico por equivocarse. Del error nace el avance del conocimiento. En nuestro campo ha habido un avance muy fuerte en los últimos 20 años porque había un debate muy intenso. Ahora, yo creo que esta cuestión esta aclarada, qué más quieren.

-¿Tenemos alguna idea de lo que representaban esos símbolos del arte neandertal?

-No. Lo único que podemos decir es que nadie va al interior de una cueva, en la oscuridad absoluta, a poner su mano o pintar algo por deporte. Esta gente entraba a dejar su huella por una razón muy especial: religiosa, social... no lo sabremos nunca. Es una cuestión que quizás se pueda tratar desde el punto de vista de la literatura. Leo mucha novela de ficción prehistórica y a veces esos escritores tienen intuiciones que ayudan al científico, ¿por qué no? Pero ese es un punto sobre el arte que a nosotros no nos toca responder, solo podemos decir dónde está, qué materiales se han usado y de dónde los han sacado, cómo se ha hecho, que cronología tiene, qué otro tipo de conductas tenían esas gentes, cómo vivían, qué animales cazaban... Ahora, por qué una persona de hace 65.000 años va a Maltravieso a dejar la huella de su mano, no lo sabemos.

-¿Podían tener creencias religiosas o sobrenaturales?

-Algún tipo de pensamiento de esa naturaleza seguro que sí, porque enterraban a sus muertos. Es probable que tuvieran nociones relacionadas con el lugar del ser humano en la naturaleza no muy diferentes a las que existen en las sociedades de cazadores de religión animista. Quizás las pinturas estaban relacionadas con algún tipo de ceremonia o creencias sobre el mundo subterráneo. Pero es especulación, aunque sea lo más lógico.

-Hace tan solo unos días se anunció el hallazgo de otro esqueleto de neandertal enterrado en Shanidar (Irak).

-Sabemos desde hace más de cien años que los neandertales enterraban a sus muertos, pero los dedicados a propagar que eran un especie distinta han intentado ponerlo en duda. Sin embargo, hay decenas de casos conocidos. El artículo reciente concluye que es cierto en el caso de la cueva de Shanidar. Pero ya en 2014 se había podido comprobar que en el primer enterramiento neandertal que se conoce (La Chapelle-aux-Saints, en Francia, descubierto en 1908), la fosa se había excavado deliberadamente para poner el cuerpo. Mire, esto es una demostración de que de la misma manera que nuestros ancestros humanos de hace 50.000 años no eran tontos, los arqueólogos de hace 50 o 100 años tampoco.

Reproducción del neandertal 'Shanidar 4' con flores hallado en 1960. Imagen: JohnConnell.

-¿Y en que otras capacidades eran comparables los neandertales y el hombre moderno?

-¿No le resulta raro hablar de hombre «moderno» refiriéndose a alguien de hace 50.000 años? Prefiero hablar de africanos. Neandertales y africanos. Si los comparamos, hay diferencias morfológicas, pero no en adornarse, cocinar, utilizar el fuego... Las pruebas más antiguas de enterramiento y de utilización de adornos personales están en Europa entre los neandertales, no en África. A raíz de eso no puedo decir que los africanos eran más tontos, ¿verdad? No se me ocurriría.

-Otros estudios sugieren que los neandertales no eran brutales, sino que tenían compasión.

-Ni más ni menos que los chimpancés. Ellos también cuidan a los suyos. Las madres cuidan a las crías enfermas... Hay una gran cantidad de cosas absurdas que se han dicho de los neandertales que los convertirían en seres más alejados de los humanos que los mismos chimpancés.

-¿Qué le parece que el término neandertal se siga utilizando como un insulto?

-La definición zoológica de Homo neanderthalensis es de 1864 y fue propuesta por el naturalista británico William King. Planteaba que los neandertales tendrían una inteligencia menos desarrollada aún que la que encontramos entre los que él decía eran el pueblo más primitivo de la Tierra, los isleños de Andamán. Y a esos isleños King les consideraba tan en el límite de la estupidez, que no se podía ser más primitivo que ellos y todavía ser humano. Esto es parte de una visión en la que evolución equivalía a progreso y las razas humanas no eran iguales. Los ingleses eran los más evolucionados, evidentemente, mientras que los africanos y los pueblos llamados primitivos eran los representantes vivos de un estado primitivo ancestral del cual los pueblos civilizados habrían sido capaces de ascender pero los otros no. A día de hoy nadie se atreve a decir cosas de este tipo sobre otro grupo humano, y si lo hace se le tacha inmediatamente y con razón de racista, pero sobre los fósiles parece que se puede seguir diciendo sin problemas. Claro, no se pueden defender, no tienen abogados ni diputados en el parlamento (ríe). Es muy confortable desde el punto de vista de la psicología social utilizar los fósiles como una especie de espejo, mirar de dónde venimos y hasta dónde hemos podido llegar, lo grandes y buenos que somos. Pero ahí está la Covid-19 para recordarnos que, en la Tierra, no mandamos nosotros sino las bacterias y los virus.

Fuente: abc.es | 15 de marzo de 2020

Visitas: 646

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae para añadir comentarios!

Participar en Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en Redes Sociales: Facebook y Twitter

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2020   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más