Hallan un colgante de 25.000 años en el yacimiento de Irikaitz (Zestoa, Guipúzcoa)

El Arqueólogo de la Sociedad de Ciencias Aranzadi y director del yacimiento de Irikaitz ubicado en Zestoa (Gipuzkoa), Alvaro Arizabalaga, muestra el hallazgo del collar más antiguo conocido en la Península. Foto: EFE/Terra

 

Vía: EL Mundo.es | EFE | 10 de agosto de 2011

 

Un colgante de aproximadamente 25.000 años de antigüedad ha sido hallado en el yacimiento de Irikaitz de la localidad guipuzcoana de Zestoa por científicos de la Sociedad Aranzadi, que aseguran que se trata del collar más antiguo encontrado en una excavación al aire libre en la Península Ibérica.

La pieza, un canto de río de lucita de unos 10 centímetros, está perforada en uno de sus extremos y por su disposición se ha observado que estuvo colgada, según ha informado Álvaro Arrizabalaga, director de la excavación, quien además ha señalado que el otro extremo de la piedra fue utilizado como útil para retocar los filos de herramientas hechas de sílex, como flechas o rascadores.

"La pieza está muy bien conservada y hemos tenido la suerte de poder sacarla sin dañarla en ningún sentido", ha indicado el director de la excavación, que ha dicho que una vez extraído el fragmento "tiene que ser lavado", ya que solamente se le ha efectuado una limpieza.

Para Arrizabalaga, el colgante "no va a necesitar más restauración", y después de estudiarlo y incluirlo dentro del conjunto de descubrimientos del gravetiense hallados en este yacimiento, al ser un material público, pasará a formar parte de un museo y de la Comunidad Autónoma del País Vasco.

"Hace 25.000 años, seres humanos de nuestra especie venían a este lugar que funcionaba como espacio de caza para grupos itinerantes" ha declarado el arqueólogo, quien ha asegurado que estos seres humanos "se desplazaban ocho veces al año a zonas en las que había determinado tipo de recursos".

El hallazgo corresponde al Paleolítico Superior, a una época llamada gravetiense, la más reciente de las épocas investigadas en este yacimiento de Zestoa.

Arrizabalaga se ha mostrado "contento" por este descubrimiento, ya que hallazgos así no se logran todos los días, y ha indicado que es "más antiguo" que los collares magdalenienses encontrados en la cueva de Praileaitz, al los que se les calcula unos 15.000 años.

Ha señalado que, además, en toda la península habrá aproximadamente "unas veinte piezas de esa misma época", con la peculiaridad de que siempre han aparecido en cuevas.

Irikaitz, yacimiento que se comenzó a trabajar en el año 1998, desde un punto de vista patrimonial es conocida por sus descubrimientos de piezas de hace 250.000 años, pertenecientes a momentos más antiguos que corresponden ya a otra generación de seres humanos diferente a la actual.

En el yacimiento actualmente trabajan un total de 18 personas, a las que hay que sumarles los expertos que está desarrollando su función en el laboratorio, y otro grupo que actualmente se encuentra en el proceso de peritar una cueva cercana para estudiar la posibilidad de ampliar allí la excavación.

El equipo de esta decimotercera campaña de excavación dirigida por el arqueólogo vasco, esta formado por voluntarios que han venido de distintos puntos entre los que destaca la universidad de Faro (Portugal).

Visitas: 1165

Comentario por José Luis Santos Fernández el agosto 10, 2011 a las 3:53pm

Vídeos sobre el yacimiento de Irikaitz (euskera):

.

.

 

Comentario por María // el agosto 10, 2011 a las 9:19pm
¿no podría ser una bramadera en vez de un colgante?bueno ,quizá demasiado pequeña
Comentario por Guillermo Caso de los Cobos el agosto 11, 2011 a las 2:34am

Puede visionarse el vídeo de abajo en este enlace. Hay que advertir que la locutora menciona al Homo Heildelbergensis como el artífice del colgante hallado. Obviamente, es un error (que curiosamente también aparece en otras noticias), pues su realización corresponde a un Homo sapiens u Hombre de Cromañón.

 

Hallado un colgante de hace 25.000 años en un yacimiento de Guipúzcoa


Vía: eldiariomontanes.es | Teresa Flano| 11 de agosto de 2011


El equipo de arqueólogos de Aranzadi que trabaja en el yacimiento de Irikaitz, en Zestoa, vivió el pasado lunes un día de fiesta. Celebraba el descubrimiento de una pieza única, un collar de hace 25.000 años, es decir, perteneciente al periodo Gravetiense del Paleolítico Superior -el más antiguo encontrado en una excavación al aire libre en la Península Ibérica-.


Alvaro Arrizabalaga, profesor de Prehistoria en la Universidad del País Vasco, que dirige la excavación, comentaba ayer que «Irikaitz siempre nos ha dado muchas satisfacciones, pero ésta se encuentra por encima de todas. Es muy agradecido». «Ha sido como encontrar una aguja en un pajar, sobre todo porque está entera y teniendo en cuenta que el yacimiento tiene una extensión de 80.000 metros cuadrados...», subraya Arrizabalaga.


«Se trata de un ornamento personal que no es muy abundante en la Península Ibérica. En total se habrán localizado unas veinte 'joyas' de este tipo, en su mayoría realizadas con conchas marinas y colmillos de ciervos, pero todas ellas se han hallado en cuevas».


De un primer estudio se desprende que el abalorio tenía una doble función: además de servir de ornamento -tiene un agujero muy pulido que en su tiempo estaba atravesado por un cordel- se usaba como herramienta. «Tiene una serie de puntitos por las dos caras que se produjeron al retocar y afilar piezas en sílex. Se podría decir que nuestro prehistórico era una especie de MacGyver que llevaba a mano los utensilios».


Porque, como explica, «hace 25.000 años eran cromañones como nosotros, con las mismas capacidades para pensar y simbólicas, tendrían alguna creencia y hablaban perfectamente un lenguaje articulado». Además del collar, se han encontrado otros utensilios: una punta de flecha, un buril y un raspador con un borde redondeado que se utilizaba sobre todo para limpiar las pieles sin cortarlas.


Pero eso no es todo. En el yacimiento han aparecido también herramientas mucho más antiguas y que han permitido conocer que el lugar ha estado ocupado en dos ocasiones, con una diferencia de miles de años entre ellas. La que da mayor valor al yacimiento, porque es la menos habitual, se remonta al Paleolítico Inferior.
Comentario por José Luis Santos Fernández el agosto 11, 2011 a las 11:49am

Más vídeos en Antena3

Comentario por José Luis Santos Fernández el agosto 11, 2011 a las 12:01pm

Hallan un colgante de 25.000 años en el yacimiento de Guipúzcoa

 

San Sebastián, 10 ago (EFE).- Un colgante de unos 25.000 años de antigüedad ha sido hallado en el yacimiento de Irikaitz de Zestoa (Guipúzcoa) por científicos de la Sociedad Aranzadi, que aseguran que es el más antiguo encontrado en una excavación al aire libre en la Península Ibérica.

 

La pieza, un canto de río de lucita de unos 10 centímetros, está perforada en uno de sus extremos y por su disposición se ha observado que estuvo colgada, ha informado Álvaro Arrizabalaga, director de la excavación, quien además ha señalado que el otro extremo de la piedra fue utilizado como útil para retocar los filos de herramientas hechas de sílex, como flechas o rascadores.

El hallazgo corresponde al Paleolítico Superior, a una época llamada gravetiense, la más reciente de las épocas investigadas en este yacimiento de Zestoa.

Arrizabalaga se ha mostrado “contento”, ya que hallazgos así no se logran todos los días, y ha indicado que es “más antiguo” que los collares magdalenienses encontrados en la cueva de Praileaitz, a los que se les calcula unos 15.000 años.

Además ha señalado que en toda la península habrá “unas veinte piezas de esta misma época”, con la peculiaridad de que siempre han aparecido en cuevas.

“La pieza está muy bien conservada y hemos tenido la suerte de poder sacarla sin dañarla en ningún sentido”, ha indicado el director de la excavación, que ha dicho que una vez extraído el fragmento “tiene que ser lavado”, ya que solamente se le ha efectuado una limpieza.

Para Arrizabalaga, el colgante “no va a necesitar más restauración”, y después de estudiarlo y incluirlo dentro del conjunto de descubrimientos del gravetiense hallados en este yacimiento, al ser un material público, pasará a formar parte de un museo y de la Comunidad Autónoma del País Vasco.

“Hace 25.000 años, seres humanos de nuestra especie venían a este lugar que funcionaba como espacio de caza para grupos itinerantes” ha declarado el arqueólogo, quien ha asegurado que estos seres humanos “se desplazaban ocho veces al año a zonas en las que había determinado tipo de recursos”.

Desde un punto de vista patrimonial, el yacimiento de Irikaitz, en el que se comenzó a trabajar en 1998, es conocido por sus descubrimientos de piezas de hace 250.000 años, pertenecientes a momentos más antiguos que corresponden ya a otra generación de seres humanos diferente a la actual.

El equipo de esta decimotercera campaña de excavación dirigida por el arqueólogo vasco, esta formado por voluntarios que han venido de distintos puntos, entre ellos la universidad de Faro (Portugal).

Comentario por mariano Serna Martínez el agosto 20, 2011 a las 11:15am
Con todo respeto. No sé en qué se basan estos entendidos para decir que aquellas gentes realizaban ocho desplazamientos al año ¿? pero, de entrada, no me creo tal cosa. Y también dudo, con todo respeto, sobre la antiguedad que se atribuye al colgante y al número de ese tipo que puedan existir, pese a que se haya encontrado en un yacimiento que corresponda al tiempo en cuestión. No es infrecuente el que se encuentren bifazes por ejemplo, en las inmediaciones de dólmenes. Creo que esa pieza es más actual y que no se trata de un adorno, aunque se pudiese llevar al cuello, sino que, basándonos en las huellas de su superficie, se trata, como se ha apuntado, de una herramienta para la confección de otras. Un uténsilio similar a este, aunque de arenisca, que encontró mi amiga Rosario Santamaría en el Cerro de San Mateo de Ávila, donde se han documentado una sucesión de yacimientos que van de finales del Neolítico a los inicios del Hierro, presentaba similares signos de utilización: pequeños golpecillos y fricciones. La perforación en este tipo de utensilios creo que tenía por principal objeto, el poder tenerlo a mano cuando se necesitase y no adornar el cuerpo de la persona, aunque la forma del objeto y la pericia que exige tal trabajo, ya supone una labor que adorna a la persona que lo ostenta.  Recuerdo que cuando se excavó un túmulo funerario en la dehesa del río Fortes de Ávila, se encontraron varios utensilios líticos de cuarcila, de pequeño tamaño, con perforaciones similares a esta, el túmulo fue datado entre el 3000-2000 a. d. C.  En ambos casos estamos barajando tiempos más actuales aunque, claro está, estos casos no constituyen pruebas irrefutables que nieguen lo anterior.  
Comentario por Guillermo Caso de los Cobos el diciembre 27, 2011 a las 10:50am

El colgante de 25.000 años hallado en verano en Guipuzkoa pudo ser un afilador

Vía: ABC| EFE 26 de diciembre de 2011

San Sebastián.- El colgante de piedra de una edad aproximada de 25.000 años, hallado este verano en el yacimiento de Irikaitz de Zestoa (Gipuzkoa), podría haber sido utilizado para afilar herramientas y no como adorno, como se creyó en un primer momento.

Así lo ha anunciado hoy en un comunicado la Universidad del País Vasco (UPV-EHU), cuyos investigadores, varios de ellos pertenecientes también a la Sociedad de Ciencias Aranzadi, excavan anualmente el yacimiento prehistórico de Irikaitz en campañas estivales.

El colgante es un canto de río de lucita de nueve centímetros de largo, perforado en uno de sus extremos para permitir llevarlo colgado, y por su edad podría ser el más antiguo encontrado en unas excavaciones al aire libre en la Península Ibérica.

En su momento, el director del yacimiento, Álvaro Arrizabalaga, ya anunció que, al menos una parte de la piedra, fue utilizada como útil para retocar los filos de herramientas hechas de sílex, como flechas o rascadores.

El hallazgo corresponde al Paleolítico Superior, a una época llamada gravetiense, la más reciente de las investigadas en Irikaitz.

Según explicó entonces Arrizabalaga, en toda la península habrá "unas veinte piezas de esta misma época", con la peculiaridad de que siempre han aparecido en cuevas.

Irikaitz, uno de los yacimientos a cielo abierto más antiguos de Europa, está situado en un entorno rural entre el núcleo urbano de Zestoa y el barrio de Lasao, a muy poca distancia de la cueva de Ekain, declarada Patrimonio de la Humanidad por sus excepcionales pinturas rupestres.

Su excavación resulta "realmente extraordinaria", según Arrizabalaga, debido a sus restos del Paleolítico Inferior, durante el que pequeñas bandas de "homo heidelbergensis" -una especie humana más antigua que el hombre de neandertal- acamparon asiduamente sobre esta verde colina que desciende en una pendiente suave hacia el curso medio del río Urola.

Protegido de la intemperie por los montes cercanos, el enclave reúne una serie de condiciones naturales que lo hace muy adecuado para vivir. "Es un cazadero muy bueno porque hay un estrechamiento en un meandro del río y, si se acosa hacia allí a los animales que acuden a beber, no tienen escapatoria", explica Arrizabalaga.

Las cercanas aguas termales, que durante todo el año fluyen a 38 grados y de las que todavía hoy se puede disfrutar en el prestigioso balneario de Zestoa, fueron otro argumento de peso para nuestros antepasados, quienes sin duda también encontraron atractivo el lugar por su clima templado y la abundancia de especies vegetales.

Además, la relativa abundancia de rocas volcánicas, muy escasas en otras zonas, con las que confeccionar sus útiles de piedra hace pensar a los arqueólogos que Irikaitz fue una especie de "taller" al aire libre, donde los antiguos crearon unas herramientas muy primitivas en los primeros asentamientos del Paleolítico Inferior, hace unos 250.000 años.

Estos útiles se hicieron mucho más complejos en el Paleolítico Superior cuando, hace 25.000 años, durante el período gravetiense, se asentaron en el lugar humanos modernos: "homo sapiens", completamente iguales a nosotros que desarrollaron complejas relaciones sociales. EFE

Comentario por Dani García de la Cuesta el diciembre 28, 2011 a las 1:37pm

Muy buenas.

 

En relación a esta pieza, muestro otra completamente desconocida, pues se la encontró un familiar, casualmente y parece que descontextualizada, al quitar algo de tierra en el interior de un patio de una casa en LLión, para asegurar el suelo de una pequeña  balsa, tipo piscina de niños.

Mide aproximadamente unos 5,8 x 2,8. Se aprecia que también tuvo un agujero para su posible uso colgante o transporte, lo que indica que podía llegar a medir aproximadamente unos 8 centímetros de largo.


 

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae para añadir comentarios!

Participar en Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en Redes Sociales: Facebook y Twitter

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2019   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más