Hallado en Bolonia el manuscrito en hebreo más antiguo de la Torá

El pergamino conservado en la biblioteca de la Universidad de Bolonia con la versión en hebreo más antigua. / NUCCI MICHELE (EFE)

Fuente: EL PAIS.com | Lucía Magi| Fotos: Corriere della Sera| 29 de mayo de 2013

No se sabe cuánto tiempo llevaba en la caja fuerte de la biblioteca universitaria de Bolonia, ni cómo aterrizó en la colección de códigos y pergaminos del primer Ateneo de la vieja Europa. Sin embargo, varios exámenes y análisis han confirmado que Bolonia, la ciudad norteña de callejuelas medievales y soportales misteriosos, conserva el texto completo más antiguo de la Torá, conjunto de libros sagrados del judaísmo. Aunque, hasta ayer, no se sabía.

Manos anónimas y pacientes copiaron los cinco libros más sagrados del judaísmo (Génesis, Éxodo, Levítico, Números, Deuteronomio) entre 1150 y 1225 sobre un rulo de blanda piel de oveja. El pergamino consta de 56 segmentos cosidos uno tras otro hasta alcanzar los 36 metros de longitud —198 columnas— y 64 centímetros de altura. Estaba archivado bajo el nombre algo futurista de Rotolo 2, junto a otros 30 documentos en hebreo que la Biblioteca, en el corazón de Bolonia, guarda bajo llave.

Copia latina del Canon de la Medicina, fechada en 1484, situada en la Biblioteca Médica P.I. Nixon del Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Texas en San Antonio.

Un fondo que se fue enriqueciendo a lo largo de los siglos, gracias a donaciones de mecenas, papas y estudiosos. Allí se guarda una valiosa traducción al hebreo del canon médico (izquierda) de Avicena. Cuando en el siglo X el filósofo, científico y médico persa escribió su ensayo, el texto se convirtió en todo un best seller medieval, traducido y difundido en diferentes territorios. La versión que se conserva en Bolonia reproduce sus miniaturas de forma espléndida. Hasta ayer, el texto de Avicena se consideraba la joya de la corona de la colección.

Pero algo cambió gracias a la investigación de Mauro Perani, catedrático de hebreo en el Departamento de Bienes Culturales, en Ravenna. “Hacía mucho tiempo que quería redactar un nuevo catálogo de este núcleo de manuscritos. La directora de la biblioteca, Biancastella Antonino, me autorizó y me puse manos a la obra con mi colaborador Giacomo Corazzol. Cuando pasé a fotografiar el Rotolo 2, salté en la silla. Me di cuenta de inmediato que mi predecesor lo había minusvalorado: lo que tenía entre manos era un testimonio valioso y rarísimo, copiado antes de todos los pergaminos que hasta entonces conocíamos”, cuenta Mauro Perani.

Foto: El profesor Mauro Perani comenta el hallazgo al lado de la directora de la biblioteca Biancastella Antonino.

El anterior catalogador de la colección fue un bibliotecario que dominaba bien el hebreo, pero carecía de nociones de filología y paleografía. Se llamaba Leonello Modona y cuando archivó el Pentateuco en cuestión, en 1889, lo fechó en el siglo XVII. “Tiene una grafía torpe, con algunas letras, además de las habituales coronas y ápices, llevan apéndices nada comunes y extrañas”, escribía el hombre.

Perani se dio cuenta rápidamente del garrafal error de evaluación que había cometido su predecesor: “Lo que Modona liquidaba como rareza y desaliño, me pareció en realidad una prueba patente de que el manuscrito se remontaba a la época anterior a Maimónides (derecha), es decir como mucho a principios del siglo XIII”.

Ahora bien, Moshé ben Maimón, conocido como Maimónides, fue un médico, rabino y teólogo que nació en Córdoba en 1135 y murió en 1204. En su obra principal esculpió las reglas a seguir para copiar los textos sagrados de los judíos. “Su autoridad en el mundo contemporáneo hizo de su obra una especie de diktat para todos los amanuenses. El pergamino de Bolonia la desatiende de forma tan evidente que no queda otra que deducir que fue copiado antes”, evalúa el profesor Perani. “Contradice muchas de las reglas fijadas por el teólogo. Por ejemplo: distribuye y espolvorea a lo largo de toda la página las coronas y los ápices. Y añade trocitos de letras o señas en el extremo de izquierda de las columnas para que el texto parezca más compacto. Ambos trucos fueron prohibidos después”.

El análisis gráfico-paleográfico llevó al estudioso a considerar que el ejemplar pertenece a una tradición oriental, no sefardí, “muy elegante y refinada”. Pero no se quedó contento. Envió un trocito de piel al Centro de datación y diagnósticos del Departamento de Ingeniería de Salento para que sometieran el tejido a una prueba del Carbono 14.

Un amigo de la Universidad de Jerusalén pagó el mismo examen en el prestigioso taller de la Universidad de Chicago. Los resultados fueron similares y coinciden con las conclusiones del académico-descubridor: el pergamino sepultado en aquella caja fuerte de la biblioteca de la universidad más antigua del mundo occidental sería el ejemplar de Torá más antiguo llegado hasta nosotros.

Se trata de un nuevo guiño de la Historia, como señalan desde la Universidad de Bolonia. La ciudad del medievalista y semiólogo Umberto Eco, que reflejó sus atmósferas misteriosas en El nombre de la rosa, está estrechamente vinculada con el texto sagrado de los judíos: también en Bolonia, en 1482, se imprimió la primera edición absoluta del Pentateuco hebreo.

Visitas: 1350

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae para añadir comentarios!

Participar en Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en Redes Sociales: Facebook y Twitter

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2019   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más