A los amantes de los perros prehistóricos les gustaba el pescado, los adornos y la espiritualidad

El compañerismo entre los humanos y los perros puede datar desde hace 14.000 años, si bien algunos dicen que incluso antes. GETTY IMAGES

 

Fuente: Discovery News | Jennifer Viegas | 22 de mayo de 2013 (Traducción de G.C.C. para Terrae Antiqvae)

 

Un análisis sobre antiguos enterramientos de perros ha puesto al descubierto que el propietario de un típico perro prehistórico comía un montón de pescados y mariscos, tenía creencias espirituales y llevaba adornos que en ocasiones terminaban en el perro.

 

El estudio, publicado en PLoS ONE, es uno de los primeros en probar directamente si había una clara relación entre la práctica de la inhumación de un perro y el comportamiento humano. La respuesta es sí.

 

"Los entierros de perros parecen haber sido más comunes en zonas donde las dietas eran ricas en alimentos acuáticos, debido a que estas mismas áreas también parecen haber tenido más densidad de población humana y, por tanto, donde estaban la mayoría de los cementerios", dijo a Discovery News el autor principal Robert Losey (izquierda), un antropólogo de la Universidad de Alberta.

 

El descubrimiento niega las especulaciones de que los perros, en su día, sólo fueron animales de trabajo introducidos en las actividades de caza.

 

"Si la práctica de enterrar a los perros estaba solamente relacionada con su importancia en procurar caza terrestre, esperaríamos verlos en el Holoceno temprano (hace unos 9.000 años), cuando las prácticas de subsistencia humana se centró en los animales", continuó Losey. "Además, esperaríamos verlos en períodos posteriores, en zonas donde los peces no fueron componentes muy importantes de la dieta, sino que los ciervos eran el objetivo principal, pero son raros o inexistentes en estas regiones".

 

Para llevar a cabo el estudio, Losey y su equipo investigaron entierros de perros en todo el mundo, si bien se centraron sobre todo en las áreas situadas en el este de Siberia. Siberia parece haber sido un antiguo semillero de los amantes del perro, con los primeros canes domesticados conocidos y que datan de hace 33.000 años. Los entierros de perros en esta región, sin embargo, se extienden a lo largo de un período más reciente, esto es, hace 10.000 años.

 

Los investigadores encontraron que la mayoría de los entierros de perros en esta zona ocurrieron durante el Neolítico, hace 7.000-8.000 años. Los perros sólo se enterraban cuando los cazadores-recolectores eran también enterrados. Cuando los pastores llegaron más tarde no enterraban a los perros, aunque ellos hacían sacrificios de los mismos de vez en cuando.

 

Justo debajo del perro se hallan el cráneo, la mandíbula y huesos de la pierna, de un ternero. Estos restos de ternero pueden haber sido colocados sobre la piel y utilizados para envolver al perro, el cual parece haber sido un animal sacrificado. Foto: Robert Losey.

"Creo que los cazadores-recolectores de esta zona veían a algunos de sus perros como siendo casi lo mismo que ellos, incluso a un nivel espiritual", dijo Losey. "En este momento, los perros eran los únicos animales que vivían cerca de los seres humanos, y probablemente eran conocidos a nivel individual, mucho más que en cualquier otro pueblo que se haya encontrado con animales. Las personas llegaron a conocerlos como a individuos especiales, únicos".

 

Los entierros reflejan esa asociación. Un perro, por ejemplo, fue enterrado al igual que si estuviera durmiendo. Un hombre fue enterrado con dos perros, uno cuidadosamente colocado a la izquierda de su cuerpo, y el otro a la derecha. Otro perro fue enterrado con una piedra redonda, posiblemente un juguete o un símbolo significativo, colocado en su boca. Incluso otros perros fueron enterrados con ornamentos y utensilios, tales como cucharas y cuchillos de piedra.

 

 Enterramiento de un perro con una bola redonda de piedra en la boca. Foto: Robert Losey

 

Perro enterrado en posición de reposo. Foto: Robert Losey

 

Una de las tumbas más interesantes contiene a un perro que llevaba un collar hecho con cuatro colgantes de dientes de ciervo (abajo). Estos collares parecen haber sido una moda y/o una tendencia simbólica del momento, ya que las personas también los usaban.

 

 

 

 

"El perro que llevaba el collar fue enterrado en una región donde la dieta humana era relativamente rica en peces fluviales", dijo Losey. "Sin embargo, el perro apenas consumió pescado, tenía una dieta más rica en proteínas procedente de  la caza terrestre. Esto sugiere que el perro era probablemente un recién llegado a la región, y la química de su cuerpo aún no se había adaptado a una dieta local de pescado".


Todos los perros de cazadores-recolectores eran similares en apariencia a las grandes variedades de los perros esquimales, similares a los huskies siberianos de hoy en día (derecha).

 

Erik Axelsson, investigador de la Universidad de Ciencias de Uppsala, y del 'Laboratorio por la Vida', también ha estudiado los perros prehistóricos. Él halló, igualmente, que las dietas de los humanos y los perros, así como las prácticas funerarias, estaban muy a menudo en paralelo entre sí, lo que revela cuán cercano ha sido el vínculo entre perros y humanos durante miles de años.

 

Axelsson dijo: "Los perros y los humanos compartimos el mismo entorno, comemos comida similar y tenemos enfermedades similares".

 

Basándose en el número de entierros, también hemos pasado, a menudo, a la eternidad junto con ellos.

 

Posts de Terrae Antiqvae relacionados:

* Un perro, la mascota prehistórica de una familia nórdica de hace ... (23/03/2011)

* Sepultura prehistórica revela la antigüedad del cariño a los perros (01/07/2011)

* Los perros pudieron ser domesticados hace 33.000 años (20/09/2011)

* Descubren un perro prehistórico con un hueso de mamut en la boca (11/10/2011)

* ¿Fueron los perros los que ayudaron al 'Homo sapiens' a dejar fue... (180/05/2012)

* Los perros se hicieron amigos del hombre escarbando en sus basuras (24/01/2013)

* Un fósil siberiano es uno de los perros más antiguos (07/03/2013)

* El genoma de los perros y de los seres humanos evolucionó en para... (28/05/2013)

Visitas: 1096

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae para añadir comentarios!

Participar en Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en Redes Sociales: Facebook y Twitter

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2019   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más