La iglesia de Abamia, en Corao. / S. S .M.

Vía: elcomerciodigital.com

La Asociación Cultural Abamia espera un paso de la nueva dirección de Patrimonio del Principado

El pasado mes de febrero el nuevo director de Patrimonio del Principado de Asturias, José Luis Vega, zanjaba unilateralmente la polémica creada entorno a la restauración de la Iglesia de Abamia.
«Hubo una reunión de expertos», recordó el técnico y, como si aquello fuera palabra de Dios, el tema quedó cerrado entonces. Sólo faltaba una cosa que fijó para hacer «en breve». Eran las obras para concluir la actuación en esta iglesia, que están divididas en dos partidas. La primera, de unos 47.000 euros, para desarrollar una mejora de los trabajos ejecutados por la anterior empresa con respecto a la aplicación del estucado. La segunda, de 58.000 euros, para atender las peticiones recogidas por aquel comité de expertos reunido en el parador de Villanueva de Cangas de Onís: retirar los canalones, las bajantes y el estuco de los contrafuertes así como eliminar el mobiliario instalado en el entorno del templo.

Desde la Asociación Cultural Abamia esperan todavía la ejecución de tales trabajos cuya «inminencia» se había anunciado hace ahora dos meses. «Nos contaron una milonga desde el principio y digan lo que digan no nos moveremos de nuestra postura», aseguraban ayer. Por el momento «nosotros estamos esperando a que pase el tiempo y que se vea que el destrozo en este templo es cada día más evidente». A la vista está en una de las paredes, dicen, «que se encuentra totalmente resquebrajada sin que nadie haga nada».

Parece que el tema de la restauración de la iglesia de Abamia realmente aún no está zanjado. «Lo que han hecho es enmascarar el edificio en base a unas argumentaciones que no son científicas, se trata más bien de gustos porque si el estuco protegiera realmente lo harían en todo el Prerrománico», señalan. A su juicio, y tal y como mantuvo la asociación desde el principio, «a esta iglesia vinieron a experimentar, vinieron de modernos y la presión popular se les echó encima en contra de todo lo que hicieron, es decir, una chapuza», sentencian.

Nada más que decir

«Da igual que vengan nuevos aires a la dirección de Patrimonio, ellos ya dijeron todo lo que tenían que decir», añaden, «pero ahora deben hacer lo que dijeron». Y es que, recuerdan, «la obra está mal ejecutada, sin entregar, el estuco está como está y todo lo que tienen que retirar sigue allí». Al final desde la asociación llegan siempre a la misma conclusión «a nosotros se nos está engañando y discriminando». Para muestra, dicen, «está la experimentación y el cambio del valor estético que han hecho en este edificio». Ellos sólo pidieron desde un principio «la restauración de acuerdo con los criterios del Prerrománico».

«El estuco es lo que más se ve, pero el problema de degradación de una historia y el valor cultural de Asturias es también una realidad en la iglesia de Abamia», declara. «Desconocemos los intereses políticos que se esconden tras esta restauración, sabemos que Abamia no es nada para ellos, así que tendremos que cambiar el plano de actuación y volver a poner nosotros la historia en ese lugar».

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Aunque la noticia es de hace dos días (lo siento, pero no siempre hay tiempo para todo) recupero la información sobre esta escandalosa restauración de la Iglesia románica de Abamia, de la cual ya se ocupó de denunciar muy oportuna, certera y ampliamente, nuestra amable profesora Alicia M. Canto hace ya más de un año.

El caso es que, a pesar de las protestas y denuncias que han llovido de todos lados en este amplio espacio de tiempo, como se puede comprobar por la noticia, las autoridades regionales del Principado de Asturias no ha hecho nada por paliar tan desafortunada actuación restauradora, que, para colmo, ya presenta serios deterioros.

Todo el arte Prerrománico (y Románico) asturiano está pendiente de un plan de actuación estatal y autonómico tendente a salvaguardar tan importante patrimonio por su significación artística e histórica.

Cuando vino el ya ex-ministro de Cultura, César Antonio de Molina, a reinaugurar el Museo Arqueológico de Asturias, anunció un nuevo plan de actuación en este sentido, incluso la creación de un Centro internacional del Prerrománico «alojado en una de estas iglesias desacralizadas».

Ahora ha habido un nuevo cambio en el Ministerio de Cultura, con Ángeles González Sinde al frente, lo cual hace temer que las cosas vuelvan a quedar en "stand by" hasta que se recurperen las intenciones y los procesos que se reclaman al respecto.

Además, al comprobarse que -a escala autonómica- en más de un año ni siquiera se ha hecho nada para mitigar el desastre restaurador de Santa Eulalia de Abamia (excuso decir otros casos), podemos concluir que no queda más remedio que volver a recordar y denunciar este lamentable estado de cosas.

Os pongo aquí debajo algunos enlances por si alguien está interesado en ampliar la información.

"Abamia y el nuevo «Románico amarillo» asturiano", de Alcia M. Canto

El mismo artículo de Alicia M. Canto con fotos.

Otro artículo de Alicia M. Canto (relacionado con los dos anteriores), pero con múltiples enlaces para una perfecta compresión del asunto.

Enlace a la web de la Asociación Cultural de Abamia

Visitas: 1268

Comentario por Alicia M. Canto el abril 15, 2009 a las 8:03pm
Este artículo me trae buenos y malos recuerdos. Mucho debatimos en Celtiberia.net (fue un foro muy "caliente"), desde junio de 2007, entre los defensores de esta restauración (patrocinada y financiada por la Dirección General de Patrimonio del Principado, con la aquiescencia del arzobispado de Oviedo), y los críticos de la misma.

Le agradezco que haya rescatado el tema. Es lamentable ver, en las últimas fotos de la combativa Asociación Abamia, cómo está siendo la (prevista) evolución a peor de aquella "restauración muy profesional", sobre cuyos elevados principios la gente de pueblo no sabía ni debía opinar nada (cosas así se decían), practicada sobre aquella histórica iglesia, ensopada con un estuco color ocre chillón que en los momentos iniciales cubrió hasta los contrafuertes de piedra.

No hay más que comparar el "antes" y el "después" de Sta. Eulalia de Abamia:



Vale la pena también ver esta serie de fotos de Elena Gutiérrez, "de época", y estas otras 12 fotos de enero de 2009, donde se aprecia el resultado, cada vez a peor, de lo que costó un enorme disgusto al pueblo, y un dineral a todos los contribuyentes.

Es una pena ver cómo se hace esto en una zona históricamente tan valiosa, de dólmenes, estelas e ídolos, necrópolis altomedievales, el primer sepulcro de Pelayo y Gaudiosa... por no hablar de los centenarios tejos contiguos a la iglesia (indicio habitual de un lugar sagrado), que también "se llevaron lo suyo" de los "rehabilitadores" oficiales, para instalar cables eléctricos casi al pie de las raíces (vulnerando otros preceptos legales protectores de estos árboles, y unas llamadas "formas geométricas puras":

(Foto E. Gutiérrez)

Como se ve en las fotos más recientes, ni se han protegido los muros ni se han eliminado las humedades, sino que encima el famoso estuco "protector", tan profesional, se está ya resquebrajando, después de menos de dos años:

(Foto de Abamia.net, aquí ampliada)

Y léase allí mismo el artículo de J.F. Casero, que comienza: "Entre el silencio ominoso y culpable de la Universidad de Oviedo y del anterior equipo de gobierno del Real Instituto de Estudios Asturianos (RIDEA), la complicidad activa del Consejo de Patrimonio Cultural y la autoría intelectual de una pléyade de restauradores expertos en técnicas experimentales, pero inexpertos intérpretes de los intereses generales definidos por las leyes del patrimonio histórico, ansiosos de notoriedad y de dinero, pero ayunos de conocimientos científicos e históricos sustantivos y en connivencia con la burocracia, se ha estucado Abamia -panteón del primer rey de la dinastía astur-, en mortero amarillo, con bolardos futuristas...", etc.

Por cierto que, mientras el Principado se gasta el dinero en potenciar "Vías de la Plata asturianas" que no existen, en exposiciones con d..., pasan estas cosas en zonas o actividades menos "visibles", "lucidas" o "rentables". O bien vemos a San Miguel de Lillo, al borde de la ruina (noticia de 29/01/2009, con excelente documentación gráfica de José Luis Santos). Esta también histórica iglesia se libró de ser "restaurada" por fuera como Abamia, pero tampoco se hizo casi nada por mantener en debido estado sus valiosas pinturas interiores, que se están perdiendo.

El Principado de Asturias debería sentarse a reflexionar un poco sobre cómo está tratando lo relativo al patrimonio histórico y arqueológico.
Comentario por Giannini el abril 16, 2009 a las 12:48am
Sigo manteniendo que esa restauración es magnífica, porque lo que se persigue es conservar el bien; y nada indica que las pinturas murales o la estructura padezcan, porque los vecinos nada dicen -creo- en torno a la conservación de las pinturas, la desaparición de humedades, etc. Los pequeños deterioros a los que se acogen como un clavo ardiente los miembros de la Asociación para hacer hincapié en lo mala-malísima que fue la obra, me parecen un poco de risa ¿Alguien conoce una obra en la que no se produzcan pequeñas grietas y desperfectos una vez concluida, o en la que los materiales que se encuentran a la intemperie no padezcan?

Por otra parte, en la galería de imágenes que nos enlaza Alicia M. Canto, no estaría yo seguro de que no hubiese una intervención de algún maestro del "fotochop". Nótese que las imágenes que aparecen a la derecha, resulta que el estuco que está bajo las alcobas de las campanas es más oscuro... y para mí que todas las fotos corresponden a una misma serie tomada en un día y una hora determinada.

Por otra parte, leo en la noticia que nos enlaza el Sr. Caso que "hubo una reunión de expertos" que al parecer dio por buena la restauración eliminando el estucado en los contrafuertes. Todo es opinable, pero imagino que si una comisión de "expertos" da por buena la restauración, mucho me temo que lo demás tiene escaso valor ¿O ahora va a resultar que los expertos en restauración no conocen su disciplina y los que en verdad conocen el paño son los vecinos de la Asociación, los filólogos, historiadores o químicos?

Un poquito de porfavor...
Comentario por Giannini el abril 16, 2009 a las 1:10am
En cuanto a esas bajantes y canalones, oigan, nada nuevo bajo el sol... Aprovecho la ocasión para subir una imagen correspondiente a una iglesia a la que los coruñeses tenemos algún afecto, la parroquial de Santiago, románica, del siglo XIII o finales del XII, la primera iglesia de la ciudad, y en cuyo interior aún sirven de base para dos imágenes sendos pedestales de estatuas romanas. Aparecieron también aras romanas, todo lo cual hace se sospeche que allí o en sus inmediaciones podría haber un templo romano. En fin, que por aquí nos gusta y estamos orgullosos del templo.

Pues bien, pasen y vean


Como pueden comprobar, a la izquierda de la portada aparece una bajante de cobre, que ya tiene una abolladura -¡¡cachis!!- y esos escalones que ven (la imagen es de 2007) ahora ya no están a la vista porque los ha cubierto una rampa de granito con la que pueden acceder en su silla aquellas personas que tienen movilidad reducida. Y nadie ha puesto el grito en el cielo por los canalones -que los hay aunque no se ven- las bajantes o la rampa para minusválidos, obras que supongo habrán contado con el beneplácito de la Dirección General de Patrimonio de la Xunta de Galicia.
Comentario por victor el abril 16, 2009 a las 2:19am
Hola a todos, hace año y medio visité la Iglesita de Abamia por ultima vez con un amigo al que lleve para conocerla. Durante los ultimos 15 años raro fué el año que no llevaba a alguna persona con la ilusión y el orgullo de mostrarle un monumento que me atraia por su sencillez e importancia en la historia de nuestra region.
Al llegar al lugar no pude salir de mi asombro, simplemente no me salian las palabras y vista la reaccion de mi amigo no puedo decir que fuera distinta, incluso para un profano, simplemente, la vision fué espantosa.
Siento mucho tener que llevarle la contraria señor Giannini, pero no hay ningun photoshop en las fotos que se muestran, es asi de literal; es mas, añadiria que la imagen es benevola porque no luce el sol como se puede apreciar. En el momento que el sol se refleja sobre las paredes el resultado es espantoso, ese tono ocre, se torna en un amarillo canario insufrible que hiere la sensibilidad del gusto mas "fashion".
Me da igual que un grupo de "expertos" se reuniesen, que sea producto de un proyecto o un sesudo estudio y analisis que "parece" arrojar unos supuestos resultados que indican que ese tono era el original alla por el siglo XII, bajo el que se escuda el director de la restauracion. El hecho es que la iglesia lleva muchos, muchos siglos con la apariencia de la piedra vista. Sin estucos, ni manos de pintura ni nada que se le parezca, cuando yo la conocí tenia las paredes del interior quemadas y le faltaba la mitad de la techumbre.
Desde mi punto de vista, las restauraciones deberian tener la unica finalidad de consolidar los edificios restaurados, con la unica intencion de proteger y preservar la salud de los mismos. El excesivo protagonismo de algunos encargados de estos proyectos les lleva a cometer estropicios como el de sagunto o este que nos ocupa, sufragados con dinero publico, que por cierto en este caso superaba la cifra de 600.000 €.
A mi personalmente, no me gustaria ver el Partenon o el Templo de Luxor, restaurados con ocres, azuletes y bermellones por muy fiel que fuese la restauracion, me basta con saber que era el gusto de la epoca, pero no quiero que se intervenga sobre ellos mas que para consolidarlos y conservarlos tal cual los podemos ver hoy, sin aventuras ni intervenciones artisticas de los que quieren ser mas protagonistas que el propio templo en si mismo.
Y para terminar quisiera añadir, que no solo es de mal gusto la restauracion en si misma, sino que no ha sido efectiva para evitar las humedades, como se pretendia, pues precisamente, esos cambios de color que se aprecian en las fotografias, es precisamente eso, humedad que rezuma el estucado y que puede palparse simplemente con pasar la mano. Por cierto para comentar aparte, tambien estan los arreglos que rodean la iglesia, dignos de cualquier parque tematico y no de un entorno rural como es este.
Mi conclusion es que hay mucho snobismo y poca profesionalidad en el asunto y lo unico magnifico que yo he percibido desde un principio es la exagerada cantidad de dinero publico que se ha despilfarrado con unos resultados tan pobres y absurdos.
Se me han quitado las ganas de llevar a nadie y ni yo mismo me dejo caer por alli, gran efecto el logrado.
Comentario por Giannini el abril 16, 2009 a las 3:07am
D. Víctor, discrepo, pero por si no me hubiese expresado con toda claridad, lo que digo es que el enlace en cuestión nos lleva a una página que, de entrada, nos muestra cuatro imágenes. Sostengo que las dos que aparecen a la izquierda del espectador ofrecen un estuco más claro que las dos que en vertical aparecen a la derecha. La diferencia de intensidad en el color resulta particularmente llamativa en las dos imágenes que nos muestran de cerca la fachada, de ahí mis sospechas sobre la intervención de algún maestro del Fotochop.

Y en cuanto a gustos, permítame la licencia, pero esto es como salva sea la parte, cada cual tiene una. No se preocupe usted de que rezume el enlucido, que no tiene valor patrimonial, lo importante es saber si el deterioro de las pinturas murales que alberga esta iglesia se ha frenado; si la estructura original del templo se encuentra en las mejores condiciones, y todo apunta a que sí.

Nadie nos ha dicho que el estado de conservación de las pinturas murales haya sufrido algún menoscabo; como tampoco sabemos que la estructura original padezca. Perfectamente.

No hay porque hacer lecturas falsas que nos lleven a un románico de cuento de hadas, decimonónico. Me estoy refiriendo a la ruina romántica, y es evidente que ese estucado responde a una intervención de nuestros días. Sobre lo acertado de la intervención me baso en lo que conozco sobre restauración de papel. Si una hoja de papel tiene pérdidas, porque se ha comido el papel la carcoma o por cualquier otro motivo, el restaurador tapa el hueco injertando un papel similar, que posea un tono parecido pero distinguible del original, y no se le ocurre dejar el hueco para que cualquier lector en un descuido pueda producir un rasgado e incrementar el deterioro de la hoja. Le devuelve de modo reversible las características mecánicas y estructurales a esa hoja de papel (o pergamino). En la restauración de piezas arqueológicas creo que ocurre otro tanto: el restaurador de una vasija a la que falta algún fragmento ¿lo tapa con un barro similar o deja el hueco a la vista? Reintegra y devuelve las características mecánicas a la pieza ¿verdad?

Así se hace y todo apunta a que así se seguirá haciendo, y nadie pone el grito en el cielo porque el hueco se reintegre con un papel o barro similar al original.

En Abamia se dispone en sus fachadas de un enlucido similar al original, reversible, que seca los muros, evita que estos suden por su interior -el exterior puede estar húmedo- y con ello se protegen las pinturas.

Hace bien poco me comentaba un constructor que hoy en día se tiende a evitar el uso de resinas para impermeabilizar edificios de piedra. En parte porque las resinas envejecen mal, se agrietan, se desprenden, adquieren un tono opaco que las hace "visibles" convirtiendo el conjunto en un verdadero adefesio que le da un aspecto plastificado. Por otra parte, me seguía diciendo esta misma persona que cuando el granito está afectado por el denominado mal de la piedra, el uso de resinas es perjudicial porque la arenización continúa en la parte posterior de la resina, y lo que es peor, crece hacia el interior aunque la superficie se nos muestre, en apariencia, íntegra y consolidada.
Comentario por Sastre el abril 16, 2009 a las 10:39pm
Giannini, poner en tela de juicio la utilización del photoshop por parte de la Asociación Abamía (que yo, ignorante de mí, no aprecio por ningún lado) no lo encuentro cuando menos apropiado. Más aun cuando no se pone objeción alguna al color amarillo chillón, horroroso y espantoso que presenta la iglesia en cuestión. Algo no me cuadra; o es que me va usted a decir que las gentes de dicha asociación pueden tener intereses ocultos y para la empresa de marras no existen dudas y todo es "magnífico".
Por último, me parece muy sano y recomendable que cualquiera pueda tener una opinión diferente a la que haya dictaminado la “comisión de expertos”, es más, defiendo que se trata de una aberración no sólo por el color, sino que me parece intolerable que no se tenga en cuenta la opinión de ese grupo de habitantes de Corao que llevan tantos años rogando por las distintas administraciones “competentes”.
Comentario por Giannini el abril 16, 2009 a las 11:30pm
Sr. Sastre, yo no pongo en tela de juicio la utilización del Photoshop por parte de la Asociación que nos ocupa. Tan sólo me limito a señalar, y lo mantengo, que en las fotos del enlace, aquellas que aparecen a la izquierda muestran un amarillo más claro que aquellas que se muestran a la derecha, en donde el amarillo es más oscuro. Si usted no ve la diferencia de color, permítame que con todo afecto le recomiende una visita a su oculista. Y como este asunto de Abamia mucho me temo que está envuelto por la demagogia (se llegó a protestar no sólo por el color, sino por los canalones, bajantes e incluso el cambio de unas tejas de los años 60), tan sólo digo que no me extrañaría que se hiciese barullo y se cargasen las tintas -nunca mejor dicho- en las fotos que aparecen a la derecha para desviar la atención sobre aquello que realmente importa, a saber:

1) ¿La restauración ha frenado la degradación de las pinturas murales que se encuentran en el interior del templo? Todo apunta a que sí.

2) ¿La restauración ha frenado la degradación de la estructura? Todo apunta a que también.

Pues no creo que haya mucho más que decir.

Permítame, Sr. Sastre, que le recuerde, una vez más, que esto de los gustos es particular, y todos tenemos uno, como también tenemos una opinión, pero una vez que se pronuncian los expertos, no creo que haya mucho más que añadir. Si usted o yo vamos al oculista o a una comisión de oculistas y nos diagnostican un problema visual, usted o yo podemos opinar que no tenemos tal problema, sino otro. Una opinión como otra cualquiera, pero para mí que los profesionales de una disciplina, además de formación, tienen un criterio (profesional) del que, salvo mejor opinión, carecemos tanto usted como yo. Pues eso.
Comentario por Giannini el abril 16, 2009 a las 11:54pm
Se puede llenar este hilo de calificativos, que si el amarillo es chillón, horroroso, espantoso, que si el trabajo es de bajo perfil, que si se trata de un atentado cultural y demás; lo que no impide que quienes realmente tienen criterio sobre el asunto hayan aprobado la actuación eliminando únicamente el enlucido en los contrafuertes y algún elemento más.

Si en verdad existen métodos para proteger la piedra, imagino que habrá hecho usted un diagnóstico de patologías que afectan al bien y nos puede ofrecer un abanico de posibilidades a la hora de actuar ¿tendría usted la bondad de indicar cuáles son esos métodos modernos alternativos? Cualquiera diría que los calificativos, afirmaciones hasta ahora incomprobadas sobre los tratamientos a efectuar, encierran algún gato...

Y permítanme que les diga que flaco favor hacen a la restauración de los bienes culturales asturianos. A ver quien es el restaurador de prestigio, con un nombre y un curriculum, a los que no suele faltar trabajo como a cualquier otro buen profesional, que tiene redaños para realizar una intervención en Asturias sabiendo que se le puede poner a caer de un burro por trabajar con criterio profesional y buena praxis, que salvo en detalles, ha sido ratificada por una comisión de expertos.
Comentario por Giannini el abril 17, 2009 a las 12:26am
Sr. Dragan Blagovic, no sé lo que sucede en su país, pero en España, esta actuación ha merecido la aprobación de una comisión de expertos. En España, la ley que protege estos bienes es la 16/1985 de 25 de junio de Patrimonio Histórico Español, que prima por encima de todo la conservación del bien, y todo apunta a que la intervención mejora de forma notable las condiciones de conservación.

Ya veo que señala una serie de técnicas instrumentales para realizar el diagnóstico de patologías, pero no era eso lo que yo le preguntaba. Me dice, sobre lo que le preguntaba, que no conoce las condiciones climáticas del lugar, naturaleza de la piedra y antigüedad del edificio... Oiga, no se ofenda, pero careciendo de tales elementos de juicio, ¿no cree que es un poco osado por su parte cuestionar una intervención que ha sido aprobada -con ligeros matices- por una comisión de expertos que además de contar con tales elementos de juicio, es de suponer que ha manejado información de primera mano sobre el estado del bien, diagnosis de patologías, posibilidades de intervención, etc.?

Un poquito de porfavor...
Comentario por Giannini el abril 17, 2009 a las 12:32am
Por las proximidades creo que circulan muy pocos vehículos y siendo Asturias, se trata de una de las zonas más húmedas de España. Y por cierto, salvo mejor opinión, no recuerdo que se haya usado yeso.

Ángeles González-Sinde pírate

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae para añadir comentarios!

Participar en Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en Redes Sociales: Facebook y Twitter

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2020   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más