Descubren que el Neolítico se desarrolló en Nueva Guinea independientemente del resto del mundo

Campamento base en Waim, donde el equipo se quedó durante la excavación. Judith Field.

Es bien sabido que la agricultura se desarrolló de forma independiente en Nueva Guinea hace 7.000 años, pero las evidencias de su influencia en la forma de vida de las personas han eludido a los científicos, hasta ahora.

Una excavación arqueológica realizada en Papúa Nueva Guinea ha descubierto por primera vez pruebas contundentes de que un período Neolítico, cuyo proceso agrícola provoca importantes cambios culturales, existió en la isla hace unos 5.000 años.

(A) Sitios mencionados en el texto y la extensión media del mar interior de Sepik-Ramu durante el Holoceno. 1, Waim; 2, Wanelek; 3, Kuk; 4, Manton; 5, Nombe; 6, Kiowa; 7, Kafiavana; 8, Aibura; 9, NFB, NFX; 10, NGH; 11, Yuku; 12, Manim; 13, Kamapuk; 14, Vilakuav; 15, Joes Garden; 16, fuente de obsidiana Kutau. (B) Perfil de elevación [noreste (NE) –suroeste (SW)] de los valles Simbai-Jimi que muestran la ubicación de Waim. Recuadro: posición global de Nueva Guinea. La línea en negrita es el Ecuador. Crédito de la figura: Ben Shaw, Universidad de Nueva Gales del Sur (UNSW).

Los arqueólogos creen que el conjunto de artefactos que han desenterrado, entre los que se incluyen hachas de piedra, morteros, tallas figurativas antropomorfas y otras herramientas, son las pruebas que faltaban y que eran necesarias para justificar dicho período Neolítico en la prehistoria de la isla de Nueva Guinea.

En un artículo publicado en la prestigiosa revista Science Advances, un equipo multi-institucional de arqueólogos y científicos documenta los objetos recuperados en el emplazamiento arqueológico de Waim (pronunciado 'Wy-im'), un área ubicada en las tierras altas del norte de la moderna Papúa Nueva Guinea.

Pueblo de Waim visto desde el aire, en las escarpadas tierras altas del norte de Papua Nueva Guinea. Imagen: UNSW / Ben Shaw

Los artefactos que faltaban

El autor principal, el Dr. Ben Shaw (izquierda), de la Universidad de Nueva Gales del Sur (UNSW), en Australia, dice que hasta ahora había pocas evidencias para demostrar que Nueva Guinea había disfrutado de su propia etapa neolítica como otros centros agrícolas del mundo, a pesar de haber pruebas bien documentadas de actividad agrícola en la isla en los últimos milenios.

"Ya conocíamos los cultivos de humedales como el taro, el ñame, la caña de azúcar y las bananas de hace unos 7.000 años en Nueva Guinea", dice el Dr. Shaw.

"Pero debido a que la arqueología en esta parte del mundo no es tan conocida como en otros lugares de China y Oriente Próximo, realmente no sabíamos cómo el desarrollo de la agricultura cambió los comportamientos humanos en el paisaje de Nueva Guinea".

El tipo de cambios al que alude el Dr. Shaw ocurrió cuando los humanos cambiaron lentamente de un modo de existencia de cazadores-recolectores a uno que conllevaba plantar y cosechar cultivos cada vez más.

“En los periodos neolíticos se ve a las personas en proceso de transición hacia áreas de vida más pequeñas en forma de aldeas, donde permanecen durante al menos una parte del año. Y, debido a que se quedaban en un lugar cada vez más tiempo, la gente comenzó a cambiar su tecnología para cuidar los cultivos. También vemos más mano de obra calificada y especializada en la construcción de edificios y en la fabricación de objetos materiales que comercializaban, dado que la sociedad tenía ya un tipo de existencia más estable".

Algunos de los artefactos de piedra, incluidas las herramientas y figuras artísticas, que se desenterraron en el sitio de excavación de Waim. Imagen: UNSW / Ben Shaw.

Tesoro
En Waim, el equipo quedó asombrado por el gran volumen y variedad de las herramientas que aparecieron en un solo lugar. Encontraron morteros muy finamente tallados utilizados para moler alimentos, hachas de piedra y azuelas, así como figuras talladas. Una de ellas, un gran fragmento de piedra tallada, de hace unos 5.000 años, representa las cejas de un rostro antropomorfo y es por ahora la evidencia tallada más temprana de una expresión corporal en Oceanía.

 Waim probablemente formaba parte de una extensa red regional, dado que en el sitio se encontró obsidiana procedente de un yacimiento ubicado a unos 800 kilómetros y en otra isla. Asimismo, la similitud entre las piedras talladas como imágenes antropomorfas, y varios objetos no datados que fueron encontrados previamente a decenas de kilómetros de Waim, indica una cierta unidad cultural del área.

Después de examinar las mazas o majas encontradas bajo el microscopio, la coautora, Dra. Judith Field (izquierda), identificó microfósiles, o evidencia de residuos de plantas, frutas y tubérculos, en las mismas, demostrando que habían sido utilizadas para procesar algunos de los cultivos de humedales nativos de Nueva Guinea.

"Fue muy emocionante para nosotros encontrar estos microfósiles en las mazas", dice la Dra. Field. "Probablemente es uno de los vínculos más directos que puede señalar la influencia de la agricultura en el comportamiento humano en aquellos tiempos".

"Las innovaciones sociales identificadas en las tierras altas de Nueva Guinea muestran claros paralelos con los procesos neolíticos observados en otras partes del mundo, con adaptaciones conductuales a la gama única de entornos biogeográficos existentes", aducen los investigadores.

La excavación también fue interesante por lo que las reliquias nos dicen acerca de la antigüedad de algunas de las tecnologías que todavía se usan hoy en día en Nueva Guinea. El Dr. Shaw indica que se encontró una piedra volcánica estriada con ocre, lo que sugiere que hace 5.000 años los humanos ya lo usaban para pintar, teñir y decorar.

“El ocre es muy importante, pues a menudo se asocia con el desarrollo del pensamiento abstracto, las formas del arte simbólico y el comportamiento ritual, tal como los entierros. Cuando miramos las ranuras de esta piedra bajo el microscopio, parecía que estaban formadas por fibras orgánicas que las atravesaban. El ocre en la piedra habría manchado estas fibras de un color rojo, que incluso hoy en día es como a veces tiñen las fibras en la producción de bolsas de hilo tejidas, o 'bilums'. Esto nunca se había encontrado en ningún sitio".

Bloque pétreo desconcertante que resultó ser una especie de plantilla de piedra con un borde biselado que la gente solía romper para obtener hachas individuales. Imagen: UNSW / Ben Shaw.

Misterio tallado en piedra

Otra sorpresa fue el descubrimiento de un gran bloque de piedra que había sido cortado y pulido, y que, según el Dr. Shaw, fue colocado contra una ladera y posteriormente enterrado después de que el pueblo de Waim fuera abandonado hace unos 4.000 años. Él dice que, con aproximadamente medio metro de largo y 30 centímetros de ancho, era una pieza muy inusual, y que tuvo al equipo perplejo sobre cuál sería su propósito.

"Tenía la forma de un paralelogramo gigante con bordes muy afilados, y había sido bellamente pulido", comenta el Dr. Shaw.

“Cuando salió a la luz, estábamos tratando de pensar para qué podría haberse usado. Tal vez era una piedra para moler plantas o algo de esa naturaleza, pero tiene una forma extraña como para ser una piedra de moler. Mientras estábamos sentados allí rascándonos la cabeza, uno de los ancianos de la aldea se acercó y nos dijo que así es como solían hacer las hachas las personas mayores: tomaban un gran bloque de piedra, le daban forma, y luego simplemente cortaban los tamaños individuales de las hachas que querían".

Más tarde, el equipo verificó que este método había sido ya documentado en tiempos más recientes. Pero el tipo de hacha que estaba asociado con este modelo de piedra se piensa que había sido utilizado por individuos que habían migrado a esta área más de 2.000 años después, lo cual, según el Dr. Shaw "realmente nos impresionó y dejó sorprendidos".

El Dr. Ben Shaw y algunos lugareños de Nueva Guinea examinan algunos de los artefactos desenterrados en el sitio de excavación de Waim, en las tierras altas del norte. Imagen: UNSW / Ben Shaw.

Al otro lado del estrecho de Torres

Sobre la cuestión de si la sociedad humana en Australia experimentó transformaciones similares, el Dr. Shaw comenta que los arqueólogos ya han demostrado que hubo cambios importantes en la tecnología en toda Australia hace unos 5.000 años.

"Ahora bien, aún se debate por qué ocurrió esto", dice. “Nueva Guinea se encuentra completamente dentro de los trópicos, mientras que Australia abarca latitudes tropicales y templadas, por lo que sus habitantes se habrían adaptado a ambientes muy diferentes con distintos tipos de plantas y animales. La tecnología, así como el comportamiento y las estrategias de producción de alimentos, también habrían diferido, y ahora es un gran desafío ver cómo todo esto se une".

Algunos niños curiosos del pueblo de Waim observando las excavaciones. Imagen: UNSW / Ben Shaw.

Dado que el grupo ha demostrado, pues, el eslabón perdido entre el desarrollo de la agricultura y los cambios culturales asociados con ella en Nueva Guinea, el siguiente paso es analizar más de cerca los tesoros recién descubiertos.

“Llevaremos a cabo mucha más investigación sobre los artefactos hallados para contextualizar su uso en la sociedad de Nueva Guinea en ese periodo temporal. Por tanto, ya que hemos podido definir los contornos del rompecabezas agrícola en Nueva Guinea, es hora de completarlo”.

Fuentes: Universidad de Nueva Gales del Sur | actualidad.rt.com | popular-archaeology.com | 26 de marzo de 2020

Visitas: 419

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae para añadir comentarios!

Participar en Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en Redes Sociales: Facebook y Twitter

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2020   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más