Cabeza modelada de un hombre de neandertal en el Museo de Historia Natural de Washington

 

Vía: ABC | 17 de enero de 2011

 

Pómulos salientes, nariz larga y anchísima... Así era el rostro grande y poco agraciado de un neandertal, unos rasgos que, durante décadas, los científicos han atribuido a una adaptación evolutiva al intenso frío de los períodos glaciares, ya que los senos nasales grandes son necesarios para calentar el aire que se inhala. Ahora, un grupo de científicos británicos asegura que atribuir este impactante aspecto, tan diferente al común del hombre moderno, a una adaptación al frío no tiene ningún sentido. La investigación aparece publicada en la revista Journal of Human Evolution.

 

El equipo, dirigido por el doctor  Todd C. Rae (izquierda), del Centro de Investigación en Antropología Evolutiva en la Universidad de Roehampton (Reino Unido), trabajó con datos de mediciones de rayos X y de tomografía computarizada en tres dimensiones de cráneos de nueve neandertales de más de 28.000 años de antigüedad. Después, recogieron las mediciones de cráneos de Homo sapiens, el hombre moderno, de cuatro yacimientos arqueológicos de Lituania, de 300 a 1.500 años.

Los científicos utilizaron cráneos medievales del Homo sapiens en vez de restos actuales, porque querían tener «material» anterior a la aparición del aire acondicionado y la calefacción central, que podría alterar los resultados.

 

 

Aislados en zonas cálidas

 

Los investigadores comprobaron que, en efecto, los neandertales tenían senos nasales más grandes que el hombre moderno, pero la proporción entre el tamaño del seno y el de la cara era la misma en ambas especies, lo que parece indicar que sus característicos rasgos faciales, esas narizotas, no estaban relacionados con una adaptación al frío.

 

Los resultados abren nuevas incógnitas sobre la vida de los neandertales, los ambientes en los que vivían y su desarrollo. Es posible que no evolucionaran para sobrevivir en la durísima tundra de Europa, sino que quizás estaban acostumbrados a climas más cálidos donde la posiblidad de obtener alimento era mayor. Los científicos creen que si este grupo humano se vio reducido a vivir en zonas cálidas, su población podría haber quedado aislada y era demasiado pequeña para sobrevivir a los periodos glaciares.

 

Una investigación hecha publica recientemente desvelaba que los neandertales, a los que hasta ahora se les había atribuido ser en su mayoría consumidores de carne, cocinaban y consumían regularmente una variedad de vegetales. Entre los dientes aparecieron restos de granos de almidón, raíces y tubérculos que, por su estado, habrían sido sido tratados antes de ser ingeridos.

 

Otras noticias relacionadas:

 

* The Neanderthal Enigma: Why Were their Noses So Big? (Fox News)

 

* The Neanderthal Nose Enigma: Why So Big? (Live Science)

 

* Neanderthal Noses (Discover)

 

 

 

Visitas: 1751

Respuestas a esta discusión

Me parece fenomenal esta noticia. Llevo pensando lo mismo desde hace tiempo. Una cosa es tener los senos nasales grandes y otra es tener narices prominentes. Existen una serie de reglas térmicas ecológicas básicas que hacen referencia a una serie de adaptaciones en cuanto a posibles cambios morfológicos frente a la temperatura (Regla de Jordan, Bergmann, Allen, Giger, etc) casi todas para animales homeotermos. Las grandes narices contradicen una de las reglas de respuesta de los animales a la temperatura: la regla de Allen. La regla de Allen enuncia que el tamaño relativo de las porciones que sobresalen de la masa central de los homeotermos es mayor cuanto mayor sea la temperatura. Uno de los ejemplos típicos es el del zorro polar (Alopex lagopus), que posee unas orejas pequeñas en contraposición al fénec (Fennecus zerda, antiguamente Vulpes zerda) qué posee enormes orejas. Las grandes superficies externas a la masa central son perfectas para la disipación del calor. En un clima frío estas grandes superficies causan pérdida de temperatura y son susceptibles de poder congelarse (i.e. a los alpinistas se les suelen congelar los dedos y las narices, estruturas que sobresalen de la masa central).
Sin embargo, en relación a estas reglas térmicas, la mayor corpulencia y tamaño de los neardentales respecto a nuestra especie (tan próximas que están cercanas a subespecies) si podría explicarse de acuerdo con la regla de Bergmann: las subespecies de homoeotermos serán más grandes cuanto menor sea la temperatura ambiente. Cuanto más grande y esférico (sin estructuras sobresalientes) menos calor se pierde.

Interesante comentario, Sr. Jabo.

 

La verdad es que la ancha nariz de los neandertales ha sido motivo siempre de teorías y debate. Una nariz ancha, con senos nasales anchos, no parece que se ajuste, desde luego, a la teoría del Sr. Allen que Ud. apunta. No obstante, ha habido autores que han reseñado que los senos nasales anchos de los neandertales no entrarían en contradicción con tal teoría al ser también senos nasales más largos, lo que favorecería un mayor tránsito y calentamiento del aire respirable, manteniendo así un equilibrio proporcional entre tamaño y función.

 

Se diría entonces, con arreglo al último estudio realizado, que la estructura de la nariz de los neandertales no es fruto de cambios adaptativos a un clima frio, pero sí que las características de sus senos nasales no tuvieron problemas para adaptarse perfectamente a dicho clima.

 

Por otro lado, otros autores se han preguntado hasta qué punto los grandes senos nasales de los neandertales, que, debido a la norma general, parecerían más adecuados para climas más calurosos, no se habrían encontrado con un mayor número de problemas infecciosos (respiratorios) dada la gran amplitud de sus senos cavernosos nasales.

 

Habida cuenta que también se han hallado restos de neandertales en la Península Ibérica, en tiempos de

un clima más beningno y cálido, no parece que hayan tenido tampoco mucho problema adaptativo al respecto.

 

En resolución, quizá haya que concluir que la especializada nariz de los neandertales no tuvo mucho problema para moverse en entornos climáticos dispares.

RSS

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en Redes Sociales: Facebook y Twitter

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2019   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más