Una antigua y rara estatuilla representa a una gladiadora con el pecho descubierto

Vía: LiveScience | Owen Jarus| 17 de abril de 2012 (Traducción: G.C.C. para Terrae Antiqvae)

 

Una pequeña estatua de bronce, de hace casi 2.000 años, puede ser la de una mujer gladiador victoriosa, según sugiere un nuevo estudio. Si se confirma, la estatuilla significaría la segunda representación de un gladiador femenino de las que se conocen.

 

La estatuilla de la gladiadora muestra a una mujer con el pecho descubierto, vistiendo sólo un taparrabos y un vendaje alrededor de su rodilla izquierda. Su cabello es largo, aunque ordenado, y eleva en el aire lo que el investigador Alfonso Mañas Bastidas, de la Universidad de Granada, cree que es un sica, una espada corta curvada usada por los gladiadores. El gesto que ella da es un "saludo a la gente, a la muchedumbre", dice Mañas, una acción realizada por los gladiadores victoriosos al final de una pelea.

 

La luchadora está mirando hacia abajo, al suelo, presumiblemente a su oponente caído. Los detalles "precisos, de la vida real" de la estatuilla sugieren que la representación está inspirada en una persona real, una verdadera mujer que combatió, dijo Mañas a LiveScience en una entrevista.

 

No se sabe dónde fue originalmente encontrada la estatuilla, aunque actualmente se encuentra en el Museum für Kunst und Gewerbein Hamburgo, Alemania.

 

La rareza de tales estatuillas probablemente refleja la idea de que las mujeres gladiadores en la antigua Roma eran escasas. Ellas fueron prohibidas por el emperador Septimio Severo en el año 200 d.C., con sólo una docena de referencias a las mismas en los escritos antiguos que han sobrevivido hasta nuestros días. La otra representación conocida es un relieve tallado en Halicarnaso (actualmente en el Museo Británico), el cual muestra a dos gladiadoras luchando. Ha habido afirmaciones hechas en el pasado de entierros de gladiadores femeninos que se han descubierto, pero ninguno ha suscitado un amplio apoyo entre los eruditos.

 

Foto: Relieve de las gladiadoras. Siglo I d. C. Museo Británico.

 

Identificación de la  gladiadora

Los investigadores habían sugerido inicialmente que la estatuilla representaba a una atleta femenina raspandose a sí misma con un estrigil (un utensilio de limpieza que puede tener una apariencia ser similar a una espada). Sin embargo, Mañas señala varios aspectos de la estatuilla que sugieren representa a mujer gladiador.

 

Uno de ellos es la postura de la mujer. Tendría poco sentido para un atleta levantar un instrumento de limpieza en el aire mientras mira hacia abajo, al suelo. No obstante, levantar una espada en el aire era una pose común de victoria entre los antiguos gladiadores.

 

Además, las mujeres atletas en el mundo romano no iban completamente en con los pechos al aire, ya que podían usar un bikini o "una túnica que dejaba un pecho al descubierto" señala Mañas. "En cualquier caso, las mujeres atletas nunca aparecían con los pechos desnudos", por lo menos no con los dos expuestos. Los gladiadores, por otro lado, tendían a ser esclavos o personas de baja condición social; representándolos con el pecho descubierto habría sido considerado más aceptable. El vendaje que la mujer lleva en su rodilla es también una característica común de los gladiadores.

 

Mujeres haciendo actividades deportivas en bikini. Mosaico de la Villa del Casale. Sicilia. S. IV

 

En conjunto, estas evidencias "parece indicar que la estatuilla del MKG (el museo) representa a una gladiadora, convirtiéndose así en la segunda pieza de evidencia visual que tenemos de gladiadores femeninos", escribe Mañas en un reciente número de la Revista Internacional de la Historia del Deporte.

 

Anna McCullough, profesora de la Universidad Estatal de Ohio, y que ha escrito sobre gladiadores femeninos, pero que no está involucrada con la actual investigación, es cautelosamente optimista sobre esta identificación. "El gesto es mucho más similar a los gestos de victoria de lo que es cualquier representación de los atletas raspándose", dijo McCullough. "Creo que sin duda se parece más a una gladiadora que a una atleta, y me complace decir prudentemente que es un gladiadora en esos términos".

 

Un problema potencial, señala, es el hecho de que la "gladiadora" está representada sin casco, espinilleras (canilleras) o cualquier otra forma de armadura.

 

"La razón para que esta mujer esté con los senos descubiertos podría ser simplemente que toda aquella que lo hacía buscaba enfatizar el hecho de que era una mujer gladiador y no un hombre gladiador", dijo, si bien "que ella esté completamente sin armadura es un poco raro".

 

Tanto Mañas como McCullough indican que no era extraño ver que los hombres entraran en la arena con el pecho descubierto, aunque solían estar equipados con artilugios defensivos tales como un casco, un escudo, grebas o, incluso, una coraza.

 

McCullough dice que, en la vida real, las gladiadoras probablemente habría llevado puesto algo más que un taparrabos y un vendaje dentro de la arena. Sin un equipo de protección los combatientes habrían sido asesinados en gran número. "Si los gladiadores morían cada vez que había una pelea en la arena, usted acabaría teniendo un momento muy difícil para mantener la población de los mismos en su escuela de gladiadores", argumenta ella.

 

Mañas dijo que, en la vida real, una gladiadora como esta habría tenido al menos un escudo y, posiblemente, un casco. Tal vez ella se había quitado el casco para realizar el gesto de la victoria o porque el artista quiso mostrar su cabello, según él especula. O tal vez ella entró realmente en la arena sin un casco de guerrero para que la gente pudiera ver su rostro. En cuanto a su escudo, ella puede haber estado sosteniéndolo en su mano derecha, la cual ya no está presente en la estatuilla.

 

Foto: Relieve representando a un gladiador con la sica en la mano izquierda (posiblemente lleve otra en la derecha). Hierápolis. Siglo III. Museo de Pamukkale, Turquía.

 

¿Romanos eróticos?

Mañas aduce en su artículo que, además del aspecto típico del atletismo en las competiciones de gladiadores, las gladiadoras habrían proporcionado un elemento de erotismo para los hombres romanos.

 

"Sin duda, el aspecto particular de las gladiadoras (con sus pechos al descubierto) también podría causar un impacto erótico en los espectadores", escribe. "En una sociedad tan militarizada como la romana, en la que las armas eran tan populares (pero exclusivas para los hombres), ver a una mujer en ese papel, tan diferente a las costumbres femeninas, llevando la armadura de los gladiadores y mostrando gran parte de su anatomía,  debía estimular la imaginación y la libido de los espectadores".

 

McCullough tiene una interpretación diferente. "En los textos literarios que tenemos las gladiadoras no son descritas en ningún tipo de contexto erótico o usando un lenguaje erótico, en absoluto", dijo. Los autores de esos textos, dice ella, se limitan a indicar que "las mujeres lucharon en la arena y combatieron ferozmente, y nosotros estábamos excitados al verlas".

 

Si había alguna implicación sexual sobre el desnudo de los gladiadores, habría sido debido a su baja condición social. "En la mentalidad romana había ciertas asociaciones con la disponibilidad sexual de los esclavos", dice McCullough. "Los esclavos eran una especie de recurso que estaba sexualmente disponible para cualquier persona en cualquier momento, especialmente para sus amos".

 

"Al representar una mujer gladiador, o a un esclavo, el desnudo no era realmente una gran cosa. Era una indicación de su estado social extremadamente bajo".



 

Visitas: 16412

Comentario por Percha el abril 21, 2012 a las 3:27pm

Recientemente se trataba este tema en un documental, emitido por el Canal de Historia, que partía del hallazgo de una posible tumba de una gladiatrix en Londres.

Puede verse aquí (no consigo incrustar el vídeo)

Comentario por Guillermo Caso de los Cobos el abril 21, 2012 a las 3:41pm

Siento disentir, amigo Salvador. El taparrabos no es una prenda estrictamente masculina,  o que el significado de este término se aplique en exclusiva a los varones. El diccionario de la RAE proporciona, efectivamente, un significado genérico, que vale tanto para hombres como para mujeres: Pedazo de tela u otra cosa estrecha con que se cubren en algunas tribus los genitales.


No obstante, bien es verdad que la prenda que lleva la gladiadora tampoco es, en sentido estricto, un pedazo de tela o cosa estrecha. A lo que más se parece es a lo que hoy entendemos por "braga", pero esta definición, que alude hoy en día a una prenda íntima femenina, no parece muy apropiada para describir la prenda que porta la gladiadora. Ni siquiera en época romana el término bracca (braga) tenía esa forma, pues, como se sabe, una bracca se asemejaba más a unos pantalones que a otra cosa.


En conclusión, salvo mejor opinión al respecto, creo que el término "taparrabos" se puede emplear para describir la prenda de la gladiadora sin mayores problemas.


Y ya que proporciona algunos enlaces interesantes sobre el tema, me permito también ofrecer la reciente e interesantísima tesis doctoral que el propio Alfonso Mañas Bastida tiene publicada en internet, y donde dedica un capítulo a describir las implicaciones de la actividad de las gladiadoras:

Munera gladiatora: Origen del deporte espectáculo de masas


Un cordial saludo

Comentario por Salvador Cuesta el abril 23, 2012 a las 6:55pm

Gracias Guillermo y Percha por los enlaces. Son muy interesantes. Leo que Gladiatrix es neologismo desconocido en Roma. Los restos encontrados en Great Dover Street no parecen ser muy concluyentes. Siempre he creído que reconstruir el pasado con las gafas del presente produce notables distorsiones.

Sobre la posible gladiadora de Great Dover

Female Gladiators of the Ancient Roman World

By Steven Murray
Copyright © EJMAS 2003. All rights reserved.

Que las mujeres lucharon es un hecho. Yo creo que más bien poco y las más de las veces como pantomima, contra enanos, contra afeminados, contra niños, en un verdadero circo de esclavas para Domiciano. Los miembros de la clase senatorial que participaban en los ludi ¿alguien piensa que luchaban a muerte?. Es posible que hubiera un circuito de luchadoras más avezadas, más brutales y que cierto público se deleitara con esa extravagancia y desorden contra las buenas costumbres.

Muy interesante la tesis de A.Mañas, aunque a mí me cuesta mucho considerar deporte a lo que no era más que una matanza y un desastre, por mucho ejercicio físico que hicieran estos tipos no dejaban de ser esclavo y un esclavo no hace deporte, está jugándose la vida, que parece una cosa bien distinta.

Una curiosa foto erótica de principios de los XX.

Un saludo

 

Comentario por Salvador Cuesta el abril 25, 2012 a las 8:38pm

Una lámpara de aceite que se conserva en el museo arqueológico de Orange, llamada la "gladiatrice", representa una mujer desnuda a horcajadas de un hombre también desnudo. Ella blande una sica y un pequeño escudo cuadrado, las armas de un gladiador tracio. Una leyenda dice "¡Venga! Esto en un escudo" Parece que la idea esta sugerida por Juvenal que caricaturiza la admiración excesiva de las mujeres por los gladiadores.

La foto y la descripción de la pieza están publicadas en el nº 22, Abril, de Dossiers d'Achéologie, que acabo de recibir. Un número dedicado al Sexo en Roma muy prometedor.

 

He borrado por error mi primer mensaje en el que sugería que podía haber una mejor denominación que taparrabos a la prenda que lleva la muchacha y un par de enlaces.

Después de haberle dado un buen recorrido a la tesis (muy bien documentada) sobre los munera gladiatora como el origen del deporte-espectáculo de masas sigo sin encontrarle una solución a la objeción de que los esclavos no hacen deporte, solo los libres son los que pueden elegir hacer deporte. Quizás los únicos que hicieran deporte en los espectáculos públicos fueran esos miembros de la clase senatorial o esas mujeres que bajaban a la arena que tenían un espíritu deportivo, de competición y se atrevían a medirse, no a muerte, sino con armas simuladas contra gladiadores (lusiones).

También pienso que la cultura del espectáculo en Roma no era una cuestión de aficionados a tal o cual práctica, no eran placeres populares en exclusiva, sino que participaban todas las clases sociales y no eran una actividad de ocio tal y como la entendemos, sino una cosa seria, algo importante, una actividad social de primer orden inmbuida en el carácter de todo el cuerpo social.

Comentario por Salvador Cuesta el abril 26, 2012 a las 7:45pm

En fin, quiere la casualidad que me encuentre este documento en el cual desde el prisma de la "teoría de los juegos"  se pone en valor el papel del Presidente, árbrito del combate, que era el que aseguraba un espectáculo de calidad. El artículo "debe ser percibido como una contribución que se inscribe en un movimiento moderno que no ve a los gladiadores como combatientes sanguinarios, viles y sin escrúpulos sino como competidores que hacían honor a un contrato" . Así las cosas, percibiendo el combate como un juego, el árbito es un gestor de los equilibrios, conciliando espectáculo (belleza y duración) con la supervivencia. El dilema está en la creación de una incitación a una violencia estética y dramática conjugado con la minimización de riesgo de muerte tras el combate (quizás la más frecuente) Esto aseguraría la calidad de espectáculos con luchadores profesionales garantizando que el furor del público no acabe por exterminarlos. El papel del presidente es fundamental para la pervivencia del sistema.

Nunca he visto tantas fórmulas matemáticas complejas en un documento que habla de Roma.

Todo ello para demostrar que los árbritos deportivos de hoy en día se encuentran con las mismas dificultades que aquellos romanos que presidían los juegos "A saber, el respeto al equilibrio entre las partes, la estética del combate, el compromiso de los atletas, la adhesión del público y el respeto a las reglas. La diferencia está que la muerte es reemplazada por un cartón (amarillo o rojo), un penalty o una expulsión". Pues vaya.

 

Jérôme Ballet, Damien Bazin et Radu Vranceanu

, « Le jeu des gladiatores : un spectacle de qualité »,Mathématiques et sciences humaines [En ligne], 195 | Automne 2011, mis en ligne le 09 janvier 2012, consulté le 26 avril 2012. URL : http://msh.revues.org/12069

Comentario por Salvador Cuesta el abril 26, 2012 a las 8:14pm

Bien es cierto que había gladiadores profesionales, auctorati, hombres libre que firmaban un contrato (auctoramentum) de carácter sagrado con el lanista mediante el cual vendía su cuerpo y su vida al lanista. Y a cambio de la infamia buscaba la gloria y sus fastos y recorría las plazas degollando enemigos, pues si no los degüella es posible que acaben degollándolo a él, como nos recuerda el epitafio de uno que advierte que se ha de matar siempre al rival porque sino el te puede matar él a tí. Moneo ut quis quem viceret occidat

A pesar de los reglamentos, a pesar de la dureza de la preparación física de los luchadores, a pesar de la adhesión del público, a pesar de que se intente decir que se prima la supervivencia del caído, ¿se puede considerar "deporte" la gladiatura?

Quizás es esta ola que revisa la figura del gladiador se pueda inscribir esta comunicación que analiza el contrato gladiatorio (Auctoratus) pretendiendo el autor demostrar que la infamia de los gladiadores era superada por su popularidad

El auctoratus: controversia entre libertad e infamia. F.J. Castillo Arranz- Universidad de Alcalá

Comentario por Salvador Cuesta el mayo 2, 2012 a las 5:32pm

Estoy impresionado,este blog ha tenido nada menos que 11.784 visitas desde el 21 de abril. Entre los top 20 del mes, el último, que versa sobre una cama y cruz anglosajona llega a 1604 y está expuesto desde el 16 de marzo, hay otros con casi mil visitas, pero la mayoría están entre 350 y 700. O sea, ni color, casi mil visitas diarias.

Quería hacer un comentario más en esta especie de monólogo que voy teniendo con el tema de las mujeres gladiadoras y el deporte de matar al rival pero a la vista de los datos me voy a tener que repensar el enfoque y oportunidad. Es evidente que la mayoría no ha entrado aquí por al amor al arte de la antigüedad y menos por la discusión posterior. Parece que la atracción va por otro lado ¿sexo y violencia? ... Entiendo cada vez más el interés de ciertos medios de comunicación de masas por promocionar una "historia nueva de Roma", con sus honrados gladiadores deportistas y sus eróticas chicas luchadoras. Vaya, que no pensaba yo esto ...

Comentario por Salvador Cuesta el mayo 3, 2012 a las 5:07pm

Para agotar el tema en su vertiente iconográfica no estaría de más poner un par de piezas sobre las que en su día se discutió si eran mujeres los personajes combatientes. En un famoso mosaico del Museo de las Termas los bestiarii pueden sugerir mujeres, cabellos largos, un contorno marcado por teselas blancas que sugieren pechos. Sin embargo la estructura de los cuerpos es claramente masculina y lo que parecen pechos no es si no armadura de cuero que marca bien los pectorales. Yo diría que son unos pechos muy voluminosos para el gusto romano, aunque alguien no avisado y a primera vista vea mujeres.

 

Les Vicennalia d'Antonin sur une mosaïque du Musée des Thermes 

Este mismo error de apreciación se puede dar en este pequeño objeto de vidrio encontrado en 2003 en la villa romana de Whitehall

El gladiador lleva una armadura etrusca, como se descubre en la reconstrucción

Whitehall Roman Villa.

Sin embargo, esta última presenta ya dudas más razonables. Se trata de una pieza que sale a subasta de una colección particular, una lámpara cerámica del siglo I d.C. con la figura de un guerrero con escudo y maza que no responde a ningún patrón de gladiadores, aunque sin duda es un combatiente. Con un casco empenachado, lo que le da un aire femenino es la falda larga que hace vuelos y una como coraza que cubre el abdomen y el pecho, haciendo un significativo saliente en V por delante, dejando los hombros libres, lo que a mí me parece una armadura femenina ideal. Una Amazona no puede ser pues no lleva el pecho descubierto, ¿quizás un exótico guerrero de desconocida patria?... La lámpara, sin embargo, va sellada con la marca de L.M.ADIEC . Lucius Muniatus Adiectus, conocido alfarero de la Italia central.

 

Rare Oil Lampe w/ female gladiator 

 

Comentario por Percha el mayo 3, 2012 a las 7:28pm

Interesantísimas, como siempre, las aportaciones, Salvador, y que conste que no lo digo por la dosis de sexo y violencia. ;-)

Comentario por Salvador Cuesta el mayo 3, 2012 a las 9:34pm

Fue una broma, quizás desafotunada. Seguro que la gente busca las cosas bonitas y las encuentra precisamente aquí.

De todas maneras el tema de las representaciones de gladiadoras está agotado, quizás en algún gabinete de curiosidades, o pequeño museo, o en algún dibujo de libro antiguo que reproduce piezas perdidas hallamos algún que otro registro. Ojalá, visto el éxito que tienen.

Un saludo

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae para añadir comentarios!

Participar en Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en Redes Sociales: Facebook y Twitter

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2020   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más