Un emperador romano desconocido sale a la luz gracias al hallazgo de una moneda de oro

La moneda de oro objeto de la investigación, grabada con la inscripción "IMP SPONSIANI". A la derecha, recreación de un combate entre una legión romana y un ejército dacio. Fotos: Pearson et al. / Radu Oltean / Desperta Ferro Ediciones

La colección numismática del Museo Hunterian, ubicado en el campus de la Universidad de Glasgow (Escocia), escondía un sorprendente "misterio sin resolver": la autenticidad de una moneda de oro supuestamente de época romana grabada con el nombre y el retrato de un emperador totalmente desconocido, del que no se sabe nada por ninguna otra fuente escrita o arqueológica.

Hallada en 1713 en la región de Transilvania, en la actual Rumanía —así lo corrobora una nota manuscrita del inspector de medallas de la Colección Imperial de los Habsburgo en Viena—, muchos eruditos han considerado que se trata de una falsificación dieciochesca.

Sin embargo, un estudio científico liderado por Paul N. Pearson, del University College de Londres, y cuyos resultados se acaban de publicar en la revista PLOS ONE, ha desvelado que el áureo es auténtico y fue acuñado a mediados del siglo III d.C. Así lo demuestran las imágenes obtenidas con espectroscopia, luz ultravioleta o microscopía y la presencia de rasguños, marcas de uso y minúsculos restos de tierra: la pieza estuvo en circulación durante un considerable periodo de tiempo y luego acabó enterrada. ¿Quién fue entonces Esponsiano: un usurpador o un princeps tan efímero que ni siquiera fue contabilizado en las listas imperiales? 

Anverso y reverso de la moneda. Foto: Pearson et al.

La moneda en cuestión formaba parte de un conjunto mayor de siete piezas. Aparte de un posible  stater macedónico de Alejandro Magno hoy perdido, el resto del grupo, probablemente obra de un único acuñador por sus características estilísticas —barbillas prominentes, ojos saltones y letras gruesas, incluso con algunas omisiones por falta de espacio— conduce al mundo metálico romano por los personajes protagonistas: emperadores como Gordiano III o Filipo I/II, de mediados del siglo III d.C. 

El nombre del presunto emperador es extremadamente singular. Solo se conoce otra mención, gracias a una inscripción funeraria documentada en Roma, de un individuo llamado Nicodemo Esponsiano. El áureo, que iba acompañado de un ejemplar idéntico en plata también desaparecido, llama además la atención por la imagen del reverso: dos figuras con toga, una de ellas con un instrumento musical, y en medio una columna de cuentas. La leyenda "C AVG", que podría hacer referencia a los títulos de César Augusto, es en realidad, según los investigadores, la fórmula abreviada de Caius Minucius, un personaje republicano que acuñó un denario con este diseño en 135 a.C. Es decir, el tema iconográfico fue copiado de una pieza que había circulado más de tres siglos antes.

Monedas del conjunto más amplio y su tipología.

Crisis e invasiones

Las monedas del conjunto de Esponsiano tienen una menor pureza de oro que dos áureos puramente romanos con los que han sido comparadas. Los historiadores detallan que en el siglo III se registró una importante crisis para obtener este preciado metal por las pérdidas que sufrió el tesoro imperial en sus luchas contra los persas y por la derrota en la batalla de Abrito contra los godos en el año 251.

Los autores del estudio señalan, por lo tanto, que estas piezas no fueron acuñadas en Roma, donde estaba la ceca principal, sino que "se trata una categoría única de monedas antiguas: pesados medallones de oro fundido de diseño muy anómalo que no son 'bárbaros' [ejemplares de los siglos III y IV elaborados en una región que abarca las actuales Ucrania, Bielorrusia y Polonia y que imitaban toscamente a los áureos] ni falsificaciones [modernas]".

Foto: Las cuatro monedas de oro que revelan la existencia de Esponsiano, un nuevo emperador romano / Efe

Sin embargo, esto no resuelve el enigma del histórico Esponsiano. Al no controlar ninguna ceca oficial ni aparecer mencionado en ninguna de las fuentes clásicas es evidente que no gobernó en Roma. La moneda fue hallada en el corazón de la provincia de Dacia, la única parte sustancial del Imperio más allá del Danubio y que había sido conquistada por el emperador Trajano por sus recursos minerales. A mediados del siglo III, la zona estaba cada vez más aislada y los legionarios hacían frente a incursiones constantes de los sármatas o los godos.

Paul N. Pearson y su equipo rechazan algunas interpretaciones previas que describen a Esponsiano como un usurpador en época de Filipo I (gobierno del año 244 al 249). Para ellos, su aparición habría que enmarcarla en el  gobierno (260-268) del emperador de Galieno, cuando Roma empezó a desintegrarse.

"Sugerimos que Dacia quedó aislada del centro imperial alrededor del año 260 y se independizó efectivamente bajo su propio régimen militar, el cual, al principio, acuñó lingotes de metales preciosos usando diseños antiguos de la era republicana. Posteriormente usó los nombres de los emperadores más recientes que habían logrado cierto éxito en la zona y, finalmente, piezas con el nombre de un comandante en jefe local", escriben en el artículo científico.

Foto

La provincia de Dacia fue abandonada hacia el año 271, ya con Aureliano como césar. Las fuentes no informan de que liderase o pusiese en marcha una campaña militar contra un régimen rebelde, tal como había hecho en la Galia, por lo que lo más probable es que las autoridades regionales colaborasen en la evacuación. Quizá, en ese momento, un individuo acaudalado decidió ocultar bajo tierra las monedas de oro que poseía. Pero por alguna razón desconocida nunca pudo recuperarlas. Nadie lo haría hasta 1713.

"Proponemos que Esponsiano pudo haber sido el oficial al mando (dux) de esas legiones [XIII Gemina y V Macedonica] de las fuerzas de Dacia, y que lideró un régimen secesionista en una ventana temporal que se extiende entre el año 260 y mediados de la década de 270, en un momento en que la mayor parte del Imperio se vio sacudido por las guerras civiles y el colapso de las fronteras, y las comunicaciones con Roma eran imposibles", concluyen los investigadores.

"Su prioridad habría sido proteger a la población y resistir la invasión de tribus hostiles. En ese escenario, no fue técnicamente un usurpador que desafió a la autoridad central, sino que su 'imperium' puede considerarse una necesidad local".

Fuente: elespanol.com| 23 de noviembre de 2022

Visitas: 398

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae para añadir comentarios!

Participar en Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en Redes Sociales: Facebook y Twitter

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2022   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más