Vamos a intentar estudiar el simbolismo humano en sus orígenes, y antes que nada hay que solucionar tres problemas que siempre hay que tener en cuenta.

1º ¿Qué podemos conseguir?
En todos los estudios de los periodos prehistóricos, hay que tener presente una premisa fundamental: es prácticamente imposible adquirir la certeza absoluta sobre las causas, formas de desarrollo y características sociales y simbólicas que dieron lugar a los patrones de conducta que tanto nos interesa. Por tanto, ninguna hipótesis podrá alcanzar este deseado nivel, pero si puede lograr un mínimo aceptable de seguridad en la argumentación de tal posibilidad teórica. Detrás de cada exposición, sobre cualquier faceta de nuestro pasado, debería existir un fundamento teórico bien estructurado, lógico y documentado, que ofrezca a la hipótesis expuesta ese mínimo adecuado de verosimilitud. Por supuesto, mucho más verosímil que la mera afirmación académica basada en el simple criterio del que lo analiza.

2º. ¿Cómo podemos realizarlo?
El método empleado en la interpretación arqueológica cada vez adquiere un protagonismo más relevante, pues dependiendo de las características de su desarrollo, así tendrán un mayor peso científico las conclusiones que obtengamos.
El principal problema que siempre se nos presenta es el de la subjetividad del método que empleemos en el estudio de los escasos datos arqueológicos. La realidad es que en todos los métodos interpretativos siempre se nos presentan dos aspectos que lastran continuamente cualquier análisis:
- El efecto humano, pues los razonamientos que realizamos están elaborados subjetivamente, pues la Razón se configura subjetivamente y sin embargo la subjetividad no constituye la Razón. La Razón se elabora exclusivamente con los conocimientos que pueda aportar su creador. Lo que no se conoce no existe para él, aunque en la realidad son aspectos realmente vigentes que limitan sus conclusiones.
- El desconocimiento de las bases reales de la conducta. Aunque sabemos que tales bases conductuales no debieron de ser iguales a las nuestras, continuamente actuamos como si lo fueran. Constantemente estamos infiriendo patrones de conducta elaborados con nuestra lógica y razonamiento, los cuales están basados en nuestra cultura, desarrollo social y simbólico.
De la primera sólo podemos tomar conciencia de su problema, lo que nos obliga intentar mejorar en lo posible los fundamentos de la segunda. No cabe duda que la ampliación teórica de los estudios multidisciplinarios parece necesario, para disminuir en lo posible el grado de subjetividad (inconsciente, o tal vez consciente) que empleamos en el análisis de los datos arqueológicos.

3º. Concretar y estructurar analíticamente el problema a estudiar. Hay que centrarse y definir lo que queremos estudiar, como en nuestro caso el origen del simbolismo humano. En este sentido lo mejor es realizar una definición.


Definición del simbolismo humano: El simbolismo es un proceso cognitivo que otorga a determinados objetos, pinturas, sonidos o conductas la representatividad de ciertas ideas, conceptos o creencias (casi siempre de naturaleza abstracta, aunque en principio deducidas de la propia naturaleza), que la sociedad ha generado y aceptado en su conjunto.

Si no estáis de acuerdo, u os parece incompleta en algún aspecto os pido que así lo expongáis.
Un saludo para todos

Visitas: 140

Comentario por María // el diciembre 6, 2008 a las 12:50am
A mí me parece que la definición está bién .
Quizá sería interesante remontarse a los orígenes animales para ver las diferencias con los humanos.
Por ejemplo: todos los animales son capaces de interpretar determinadas señales que vienen del medio ambiente (olores ,colores ,sonidos etc );claro,esto sería a niveles muy instintivos, pero también,son capaces de interpretar y de reproducir determinados códigos de su especie (rituales de apareamiento,gestos de jerarquía ,sonidos que significan que hay determinada comida etc).
Por ejemplo,los chimpances tiene tres sonidos diferentes relacionados con la presencia de las serpientes: si está cerca, si está en un árbol, si está en el suelo (hablo de memoria);en función de cual de los tres tipos de sonido se emita ,los chimpancés del grupo actuará de una manera o de otra.
También están los reflejos condicionados :un perro, cuando vé que su dueño coge la correa de salir a la calle, empieza a agitarse porque ha aprendido a relacionar esa correa con el hecho de salir a la calle. No sé si esta puede ser una de las bases sobre las que se acabará asentando la capacidad humana de simbolizar.
Comentario por Angel Rivera el diciembre 6, 2008 a las 7:41pm
Efectivamente, las raices de nuestras capacidades cognitivas se encuentran en las especies de las que provenimos evolutivamente, anque su grado de desarrollo y las mismas cualidades emergentes que presenta nuestra especie las diferencia claramente. Pero hay que reconocer que incluso entre los primates actuales, parece que existe cierto simbolismo verbal, al aplicar a ciertos sonidos, socialmente reconocibles, determinadas conductas o información.
Sobre el papel, no cabe duda de que se trata de un simbolismo, aunque también hay que reconocer que es de características muy elementales, muy poco variado y limitado a muy pocas especies, casualmente a las más desarolladas cerebralmente.
También se aprecia, en el ejemplo de la correa y el perro, la sociación de recuerdos (ideas elementales) que existe entre los animales, es el ejemplo más representativo de las ventajas adaptativas que la seleccion natural ofrece con el desarrollo cerebral (memoria, relación de hechos). Muchos animales salvan la vida al reconocer a su depredador, asociarlo al peligro que entraña y actuar en consecuencia, aunque su caracter es muchas veces instintivo, siempre hay un factor de aprendizaje en la infancia.
Nuestro simbolismo, que sin duda tiene a estos procesos como elementos básicos en su desarrollo, tiene componentes mucho más complejos, consecuencia del caracter emergente de nuestars capacidades cognitivas.
Esto ya nos indica un hetcho trascendental en la historia de nuestro linaje: si los primates actuales tienen conductas que pueden estar relacionadas con procesos simbólicos (aunque sean muy elementales), todos los homínidos que les siguieron en las diferentes cadenas evolutivas devieron de tenerlo también. Por lo que el simbolismo es una capacidad cognitiva que siempre ha existido en nuestro género Homo, sólo que las diferencias de desarrolo son enormas. Su estudio lo podremos iniciar en el próximo post.
Comentario por María // el diciembre 6, 2008 a las 9:36pm
De acuerdo Angel , gracias por la explicación ;iré añadiendo cosas también.
Comentario por Angel Rivera el diciembre 11, 2008 a las 11:15pm
La definición de simbolismo es sólo eso una definición, y como tal parece que es clara. Todas las palabras, hechos, conductas y objetos que existen en la sociedades humanas desde el inicio del Paleolítico superior son simbolizaciones de las abstraciones que los humanos de aquella época fueron adquiriendo de la propia naturaleza (p.e. el concepto del tiempo y el espacio). Lo que adquiriera un individuo, si quería que los demás lo supieran tuvo que explicarlo por medio de palabras o simbolizaciones. Lo que en un principio fue elemental, con posterioridad fue adquiriendo una enorme complegidad, hasta cambiar radicalmente nuestra conducta. Lo que sucedió despues es otra historia y no es parte de lo que intento trasmitir en mi blog.
Un cordial saludo

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae para añadir comentarios!

Participar en Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en Redes Sociales: Facebook y Twitter

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2019   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más