Resultados de los análisis efectuados a la momia de Tutankamon

Porque murió joven, a los 19 años; porque no dejó herederos; y porque en los relieves y en las estatuillas tiene una apariencia femenina. Mucho se ha especulado sobre las enfermedades y la posible causa de fallecimiento del faraón egipcio Tutankamón, como también se ha teorizado sobre quién eran sus familiares directos.

Fuente:
Patricia Matey | El Mundo.es, 16 de febrero de 2010

Parte de la 'verdad' sale ahora a luz gracias a la utilización de varios métodos científicos, incluidos análisis genéticos, antropológicos y radiológicos que han sido llevados a cabo sobre su momia, como sobre otras 10 que posiblemente o definitivamente estaban estrechamente relacionadas de alguna forma con el joven faraón y que han formado parte del proyecto iniciado hace ya dos años, conocido como la Familia Real Tutankamón.

"Hemos identificado a su padre en la tumba KV 55 (la de Akenatón) y a su madre, en la KV35, aunque se desconoce su identidad", aclara Zahi Hawass, director del Consejo Supremo de Antigüedades de Egipto y firmante principal de la nueva investigación en la que han participado también científicos italianos y alemanes.

Para Carles Lalueza-Fox, del Instituto de Biología Evolutiva de Barcelona, los "kits de amplificación de marcadores genéticos polimórficos empleados en la investigación, tanto en las momias masculinas como en las femeninas, son los utilizados normalmente en genética forense y permiten, efectivamente, analizar ocho microsatélites cromosómicos, lo que ha servido para la aportación más novedosa de este estudio que es saber quiénes eran los padres y otros familiares de Tutankamón".

Publicado en el último número de la revista 'Journal of the American Medical Association' (JAMA), detalla además que la malaria y las anomalías óseas parecen haber contribuido al fallecimiento del rey faraón Tutankamón. "Debido a su muerte prematura, sin dejar descendencia, ha habido numerosas especulaciones con respecto a enfermedades que pudieron sobrevenirle a él y a su familia. Sin embargo, la mayoría de los diagnósticos establecidos son hipótesis derivadas de la observación y de la interpretación de los utensilios materiales encontrados en las tumbas y no por la evaluación de los restos momificados de las personas reales", aclaran los autores del ensayo.

Una de las enfermedades que se han sugerido de forma insistente es una forma de ginecomastia (excesivo desarrollo de las mamas en los varones, normalmente como resultado de un desequilibrio hormonal) o síndrome de Marfán (enfermedad rara del tejido conectivo que afecta a muchos sistemas orgánicos y que se caracteriza por un aumento inusual de la longitud de los miembros).

"Sin embargo, las supuestas mamas aumentadas de Tutankamón, así como las de su padre, no han podido ser determinadas porque Akenatón es un esqueleto momificado y el joven faraón carece de parte frontal de la pared torácica. Por el contrario el pene de Tutankamón, hace tiempo separado del cuerpo, está bien desarrollado. En cuanto a los huesos de la pelvis están casi totalmente desaparecidos. Sin embargo, los de su progenitor, pese a estar fragmentandos, no muestran características femeninas tras su reconstrucción mediante el uso de tomografía computarizada", reza el ensayo.

A pesar de que las nuevas inspecciones en el cráneo y el tronco del joven rey no revelan información novedosa, "sí se han producido hallazgos llamativos que proceden del examen detallado del pie", comentan los investigadores. En comparación con la anatomía normal del mismo, el pie derecho de Tutankamón tenía un arco bajo. El arco longitudinal medial del pie izquierdo era ligeramente superior al normal, con la parte delantera del pie en decúbito supino y posición girada hacia adentro, similar a una deformidad del pie equino varo" (o pie zambo), agregan los autores.

Otras evidencias hacen referencia a la necrosis ósea en el segundo y tercer metartasiano izquierdos los que hacen pensar, junto con otros hallazgos, "en que la enfermedad de Freiberg denominada también como enfermedad Köhler II (una osteocondrosis, un trastorno óseo que afecta principalmente el segundo metatarsiano y que deteriora las articulaciones) estaba floreciendo en el momento de su muerte", determinan.

"Este hecho demuestra que los bastones encontrados, como los de caña de azúcar, no obedecen a una cuestión meramente estética o simbólica sino a un problema físico real", explica Carles Lalueza-Fox.

Tanto Hawass como su equipo insisten en sus conclusiones "que no hay signos de ginecomastia ni de craniosinostosis (fusión prematura de las suturas craneales tras el nacimiento) o del síndrome de Marfan en el joven rey, pero la acumulación de malformaciones en la familia de Tutankamón es evidente.

Diversas patologías como, la enfermedad Köhler II han sido diagnosticadas en Tutankamón, pero ninguna por sí sola le causó su muerte. Las pruebas genéticas para Plasmodium falciparum (el parásito de la malaria) han revelado indicios de la patología infecciosa en cuatro momias, incluida la de Tutankamón. Además, la fractura de una pierna, como consecuencia tal vez de una caída, progresó hacia una enfermedad crónica [una necrosis ósea vascular, enfermedad producida por la falta temporal o permanente de irrigación sanguínea al hueso] debido a su infección por malaria. Y ambas circunstancias fueron las causas más probables de su muerte".

Para los científicos, "este estudio sugiere un nuevo enfoque en la investigación molecular genealógica y en la palogeonómica de los patógenos de la era faraónica. Una disciplina científica llamada Egiptología molecular podría establecerse y consolidarse con la fusión de ciencias naturales, ciencias de la vida, de la cultura, las humanidades, la medicina, y de otros campos".

Reservas éticas

No obstante, en un artículo de opinión que acompaña al estudio, Howard Markel, de la Universidad de Michigan en Ann Arbor (Estados Unidos) se pregunta por este tipo de ensayos y cómo deberían llevarse a cabo. "En el futuro lo que está menos claro es el desarrollo de las normas éticas con las que deben conducirse las investigaciones genéticas, médicas y radiológicas de otros humanos de la Historia. ¿Se podrán exhumar cuerpos para resolver 'puzzles' patológicos inquietantes? ¿Tienen las figuras históricas derecho a las mismas normas de privacidad que los ciudadanos normales y a disfrutarlas incluso después de la muerte? Y más pragmático, ¿qué es lo que realmente se gana con estos estudios? ¿Pueden cambiar la forma actual de pensar sobre el tratamiento y prevención de enfermedades mortales, como la gripe? ¿Van a cambiar la comprensión del pasado...?".

Para Markel, "todos los historiadores son culpables de disfrutar de la lectura del correo electrónico y de los materiales personales de los demás. Sin embargo, antes de molestar a los muertos con las maravillosas técnicas científicas del siglo XXI es esencial seguir el ejemplo de los autores de este nuevo trabajo y ponderar todas las implicaciones éticas de estos trabajos para evitar abrir una caja de Pandora histórica".

Más sobre Tutankamon:

Tutankamon no fue asesinado. Resultados del TAC

Tutankamón y la Edad Dorada de los Faraones

A Tutankamón le gustaba el tinto

Los Ángeles acoge la ambiciosa exposición 'Tutankamón y la edad dorada de los faraones'

Egipto expone un busto similar al modelo Tutankamón en el Museo Egipcio

El misterio del ejército desaparecido y la joya de Tutankhamón


El enigma de la maldición de los faraones

...

The Tut Puzzle

By Rossella Lorenzi | Tue Feb 16, 2010 02:42 PM ET

Source: Discovery.com

Revealed in DNA study: King Tut's family tree

King Tut, the best-known pharaoh of ancient Egypt, has been puzzling scientists ever since his mummy- and treasure-packed tomb were discovered in 1922 the Valley of the Kings by British archaeologist Howard Carter.

Only a few facts about his life are known.

While he lived in Amarna, his name was Tutankhaton ("honoring Aton" -- the sun god).

When he ascended the throne in 1333 B.C., at the age of nine, and moved to Thebes, he changed his name to Tutankamun ("honoring Amun" -- a traditional cult).

He married 13-year-old Ankhesenpaaten, the daughter of Akhenaten and Nefertiti, on his accession to the throne and reigned until his death in 1325 B.C., aged 19.

He was a pharaoh of the 18th Dynasty, probably the greatest of the Egyptian royal families.

He has been believed to be either the son of the minor king Smenkhkare or the offspring of Amenhotep III, the father of the "heretic" pharaoh Akhenaten (1353-1336 B.C.)

Another leading theory suggested that King Tut was sired by Akhenaten, the revolutionary pharoah who established the capital of his kingdom in Amarna, introducing a monotheistic religion that overthrew the pantheon of the gods to worship the sun god Aton.

Doubts also remain about King Tut's mother. Scholars have long debated whether he is the son of Kiya, Akhenaten's minor wife, or Queen Nefertiti, Akhenaten's other wife.

Evidence that Tutankhamun was the child of Akhenaten has come from an inscribed limestone block pieced together by Hawass in December 2008.

The block shows the young Tutankhamun and his wife, Ankhesenamun, seated together. The text identifies Tutankhamun as the "king's son of his body, Tutankhaten," and his wife as the "king's daughter of his body, Ankhesenaten.”

According to Hawass, "the only king to whom the text could refer as the father of both children is Akhenaten."

Egyptologists also debated whether two fetuses found in his tomb were the stillborn children of King Tut and his wife Ankhesenpaaten, who had changed her name to Ankhesenamun, or if they were placed in the tomb with the symbolic purpose of allowing the boy king to live as newborns in the afterlife.

A series of X-rays taken by British scientist Ronald Harrison in 1968 revealed a bone fragment in his skull, prompting speculation that a blow to the head killed the boy pharaoh.

In 2005 the mummy underwent a series of CT scans, which revealed that the fragments were not broken because of an injury incurred before death, but during the embalming process.

It also ruled out that the boy pharaoh crushed his chest when falling from his chariot, as suggested by American Egyptologist Denis Forbes.

While establishing that the boy king was about 1.70 metres (4 feet, 9 inches) tall, the CT scan showed that the king had a small cleft in his hard palette, the lower teeth slightly misaligned, and the overbite characteristic of other kings of from his family.

It rejected the diagnosis of an abnormal curvature of the spine and fusion of the upper vertebrae, which would have indicated King Tut suffered from a rare disorder called Klippel-Feil syndrome, a condition often associated with scoliosis which makes sufferers look as if they have a short neck.

The most important anomaly was a fracture of the left lower femur (thighbone). Some members of the team who examined the 17,000 images of the CT scan, suggested that King Tut suffered an accident in which he broke his leg badly, leaving an open wound, with infection setting in.

Other members of the team believed it was also possible that the fracture was caused by the embalmers.

In 2007, a black, leathery, shriveled and cracked King Tut emerged with a toothy smile from his sarcophagus, showing his face to the world for the first time.

The rest of the body, which despite restoration work carried out over the past two years resembles a badly burnt skeleton, remain covered with beige linen.

Visitas: 3929

Comentario por Guillermo Caso de los Cobos el febrero 17, 2010 a las 1:59am
Bueno, se acabaron los legendarios misterios que, sobre su temprana muerte, siempre acompañaron al joven Tutankamón. Con este resultado final ya no ha lugar a más especulaciones noveladas. Para muchos será una desilusión.

El pobre Tuntakamón, ni que decir tiene, físicamente estaba hecho un desastre. La endogamia familiar debió pasarle una dura factura.

Y otro dato importante: con el análisis se confirma que las deformaciones escultóricas del período de Tell-el-Amarna correspondían a un estilo diferenciado y característico de la XVIII dinastía, que nada tenía que ver con los defectos físicos externos que se les presuponían a sus personajes.
Comentario por Ferran el febrero 17, 2010 a las 8:52am
Pues yo no veo ninguna aportación novedosa importante sobre las causas de su muerte y, en cuanto a que no tuvo descendencia, creo recordar que s encontraron en su tumba los restos de varios bebes, presumiblemente hijos suyos muertos al poco de nacer.
Comentario por José Luis Santos Fernández el febrero 17, 2010 a las 10:58am
Scientists unravel mystery of King Tut's death


Three thousand years after his death, scientists believe they have worked out what killed Egypt's best-known Pharaoh.

After conducting extensive DNA analysis on King Tutankhamen's remains, researchers believe they've uncovered details of his lineage, and found that he died of one of the world's most prevalent modern-day diseases: malaria.

Divya Gopalan reports.
Comentario por José Luis Santos Fernández el febrero 17, 2010 a las 11:17am
Ancestry and Pathology in King Tutankhamun's Family

Source: © 2010 American Medical Association. All Rights Reserved.

Zahi Hawass, PhD; Yehia Z. Gad, MD; Somaia Ismail, PhD; Rabab Khairat, MSc; Dina Fathalla, MSc; Naglaa Hasan, MSc; Amal Ahmed, BPharm; Hisham Elleithy, MA; Markus Ball, MSc; Fawzi Gaballah, PhD; Sally Wasef, MSc; Mohamed Fateen, MD; Hany Amer, PhD; Paul Gostner, MD; Ashraf Selim, MD; Albert Zink, PhD; Carsten M. Pusch, PhD


JAMA. 2010;303(7):638-647.

Context The New Kingdom in ancient Egypt, comprising the 18th, 19th, and 20th dynasties, spanned the mid-16th to the early 11th centuries BC. The late 18th dynasty, which included the reigns of pharaohs Akhenaten and Tutankhamun, was an extraordinary time. The identification of a number of royal mummies from this era, the exact relationships between some members of the royal family, and possible illnesses and causes of death have been matters of debate.

Objectives To introduce a new approach to molecular and medical Egyptology, to determine familial relationships among 11 royal mummies of the New Kingdom, and to search for pathological features attributable to possible murder, consanguinity, inherited disorders, and infectious diseases.

Design From September 2007 to October 2009, royal mummies underwent detailed anthropological, radiological, and genetic studies as part of the King Tutankhamun Family Project. Mummies distinct from Tutankhamun's immediate lineage served as the genetic and morphological reference. To authenticate DNA results, analytical steps were repeated and independently replicated in a second ancient DNA laboratory staffed by a separate group of personnel. Eleven royal mummies dating from circa 1410-1324 BC and suspected of being kindred of Tutankhamun and 5 royal mummies dating to an earlier period, circa 1550-1479 BC, were examined.

Main Outcome Measures Microsatellite-based haplotypes in the mummies, generational segregation of alleles within possible pedigree variants, and correlation of identified diseases with individual age, archeological evidence, and the written historical record.

Results Genetic fingerprinting allowed the construction of a 5-generation pedigree of Tutankhamun's immediate lineage. The KV55 mummy and KV35YL were identified as the parents of Tutankhamun. No signs of gynecomastia and craniosynostoses (eg, Antley-Bixler syndrome) or Marfan syndrome were found, but an accumulation of malformations in Tutankhamun's family was evident. Several pathologies including Köhler disease II were diagnosed in Tutankhamun; none alone would have caused death. Genetic testing for STEVOR, AMA1, or MSP1 genes specific for Plasmodium falciparum revealed indications of malaria tropica in 4 mummies, including Tutankhamun’s. These results suggest avascular bone necrosis in conjunction with the malarial infection as the most likely cause of death in Tutankhamun. Walking impairment and malarial disease sustained by Tutankhamun is supported by the discovery of canes and an afterlife pharmacy in his tomb.

Conclusion Using a multidisciplinary scientific approach, we showed the feasibility of gathering data on Pharaonic kinship and diseases and speculated about individual causes of death.


Author Affiliations: Supreme Council of Antiquities, Cairo, Egypt (Dr Hawass and Mr Elleithy); National Research Center, Cairo, Egypt (Drs Gad, Ismail, and Amer and Mss Hasan and Ahmed); Ancient DNA Laboratory, Egyptian Museum, Cairo, Egypt (Drs Gad and Ismail and Mss Fathalla, Khairat, Hasan, and Ahmed); Institute of Human Genetics, Division of Molecular Genetics, University of Tübingen, Tübingen, Germany (Ms Khairat, Mr Ball, and Dr Pusch); Learning Resource Center, Kasr Al Ainy Faculty of Medicine, Cairo University, Cairo, Egypt (Drs Gaballah and Fateen and Ms Wasef); Department of Radiodiagnostics, Central Hospital Bolzano, Bolzano, Italy (Dr Gostner); Department of Radiology, Kasr Al Ainy Faculty of Medicine, Cairo, Egypt (Dr Selim); and Institute for Mummies and the Iceman, EURAC, Bolzano, Italy (Dr Zink).
Comentario por José Luis Santos Fernández el febrero 17, 2010 a las 11:57am
VIDEO: How Did King Tut Die?


Before the tomb of King Tutankhamun was found, Egyptologists knew very little about this short-reigned king. Since the discovery of KV 62 in 1922, King Tut has become the most famous pharaoh, and there has been much debate about why he died so young.

Egyptologists previously thought that it was most likely that Tutankhamun was the brother of Akhenaton, and the son of Amenhotep III. Now much more is known about the Amarna Period and the lives of Akhenaton and Tutankhamun. Through studying the reliefs and historical texts, it seems very unlikely that he could be the son of Amenhotep III. Tutankahmun was born in Amarna, so we now believe his mother was probably Kiya, an Egyptian princess and wife of Akhenaton, who likely died when she was giving birth to Tutankhamun.

Recently we CT scanned the mummy of King Tut to examine his life and death in depth and determine how he died. We found that he died at the age of 19, and that he was not murdered, as people have long speculated. Previous studies and X-rays of the body showed a hole in the back of his head, so many people took this as evidence that he was murdered. But studies of the CT scans show that this hole was made in the back of his head in order to pour the liquid used in mummification into his body after he died. We also found that there was a fracture in his left leg. CT scans revealed this damage was not caused by Howard Carter. We know that when Carter found the mummy, it was covered with the golden mask and other gold pieces. When he tried to take the mask and the rest of the gold off, he had to use forceful methods and ended up damaging the mummy, breaking it into 18 pieces. Previous scholars thought this fracture in the leg was caused by Howard Carter, but we discovered it was the result of an accident that happened shortly before he died.

From artistic and historical sources, we know that King Tut used to go hunting and riding in the desert around Memphis. Now the most likely scenarios are that he fell off while riding and broke his leg, or that he was fighting in a war and was injured. The broken leg most likely led to complications that resulted in his death. Now for the first time, we have been able to find scientific evidence of Tutankhamun’s cause of death.

Further information: King Tutankhamun: The Treasures of the Tomb
Further information: Dig Days - King Tut was the Son of Akhenaton
Zahi Hawass's blog
Comentario por Cecilia Pires el febrero 17, 2010 a las 2:45pm
Tenho uma grande dúvida. Os exames de DNA mostraram que tanto Akhenaton, quanto Tutahkhamon compartilhavam os mesmos aplogrupos. No entanto, sabemos da existência de Smankhare, que se supunha ser ou irmão, ou filho de Akhenaton. Portanto outro portador dos mesmos genes. Combinando tudo isso, afirmaram que a múmia da jovem senhora é a múmia da verdadeira mãe de Tutankhamon e que ela era irmã consanguínea (pai e mãe) de Akhenaton.
Sabemos que Amenophis III e Tiy tiveram várias filhas. Qual delas seria a mãe de Tut? Ou, talvez, seja ela Baketaton, que aparece em várias estelas ao lado de Tiy, mas que não sabemos com certeza se era filha dela.
Há ainda muitas dúvidas para mim. Gostaria de ler o relatório final dos geneticistas que fizeram esse exames todos e saber também quais as múmias que foram examinadas, pois não achei essa lista em lugar algum.
Comentario por José Luis Santos Fernández el febrero 17, 2010 a las 4:22pm
El Museo Egipcio de El Cairo presenta al padre, madre y abuela del faraón niño Tutankamón; expertos detallan los resultados de los últimos análisis de ADN practicados a las momias

EL CAIRO, Egipto, feb. 17, 2010.- El padre, la madre y la abuela del faraón niño Tutankamón, que hasta la fecha se desconocían, fueron presentados este miércoles en el Museo Egipcio de El Cairo, aunque la identidad de su madre sigue siendo un misterio.

El padre de Tutankamón, que reinó entre 1361 y 1352 a.C, fue Akenatón, su abuela fue la reina Tiye, esposa de Amenhotep III, y la madre no fue Nefertiti, tal y como se había especulado hasta ahora, anunció el arqueólogo egipcio Zahi Hawas.

Sentado frente a las momias de los tres miembros de la familia de Tutankamón, el experto explicó a decenas de periodistas congregados en el museo los resultados de los últimos análisis de ADN, revelados ayer en un artículo de la revista científica JAMA.

"Es un gran descubrimiento identificar la momia de Akenatón, padre de Tutankamón, e hijo de Amenhotep III", señaló Hawas, mientras apuntaba hacia la momia que fue descubierta en la tumba KV55 en Luxor, cuya identidad estaba envuelta en el misterio hasta hoy.

Los análisis han mostrado que Akenatón no sufría deformaciones en el cuerpo y que no tenía rasgos andróginos, tal y como aparece en los dibujos de los templos antiguos.

"Fue un hombre normal y no fue homosexual, pero los pintores lo dibujaron así para representar la fertilidad, la vida y la religión, y alabar más a este rey", explicó Hawas.

La segunda momia identificada, que luce una larga cabellera de color castaño y fue descubierta en la tumba KV35, lleva el título de "la señora mayor" y es de la reina Tiye, esposa de Amenhotep III, y abuela de Tutankamón.

La tercera es de la madre del faraón joven, cuya identidad queda todavía por descubrir.

Hawas dijo que "la madre del rey Tutankamón es hija de Amenhotep III, y por eso no puede ser Nefertiti", aunque todavía no se conoce el nombre de esa momia.

Los análisis de ADN mostraron que Tutankamón tuvo que ser el descendiente de una de las cinco hijas que Amenhotep III tuvo con la reina Tiye, por lo que Nefertiti, que no era hija de Amenhotep, no pudo ser su progenitora.

"Esperamos que en los próximos seis meses podamos identificar a la madre de Tut y resolver los secretos sobre la esposa de este faraón dorado y sobre Nefertiti", señaló Hawas, que tenía a su lado su típico sombrero de "cowboy".

Otras dos momias de recién nacidos fueron encontradas en la tumba de Tutankamón y las pruebas de ADN han mostrado que son hijas de este faraón, pero aún no se sabe quién fue su madre, otro misterio que intentarán desvelar los expertos en los próximos meses.

Sobre la misteriosa muerte temprana del faraón a los 19 años, Hawas aseguró que Tutankamón, cuya tumba fue descubierta en 1922 por el británico Howard Carter en Luxor, a unos 600 kilómetros al sur de El Cairo, no fue asesinado, tal y como suponían algunos arqueólogos.

Para Hawas, el joven faraón sufría de malaria, no podía caminar por problemas óseos y se cayó justo antes de morir. Causas que, según el arqueólogo, contribuyeron a su fallecimiento.

Ante los periodistas y las cámaras de televisión, Hawas enseñó cómo caminaba Tutankamón cojeando.

"Ahora revelamos al mundo desde aquí, El Cairo, cómo falleció Tutankamón", añadió Hawas.

El experto en egiptología piensa que los casamientos entre los miembros de la misma familia, como entre los padres y sus hijos, y entre los hermanos, muy común entre los faraones, podrían ser las causas de estas enfermedades.

Los descubrimientos anunciados hoy en El Cairo echan luz sobre el misterioso período de Amarna, en el que vivieron Tutankamón y Akenatón, que se desarrolló durante la segunda mitad de la dinastía XVIII en Egipto.

"Este periodo es como una obra de teatro que no se sabe cuándo empieza y cuándo termina. Ahora conocemos el setenta por ciento del periodo de Amarna", comentó Hawas, contento por los nuevos hallazgos.

Fuente: EFE, El Cairo, 17 de febrero de 2010
Comentario por Carmen L. el febrero 17, 2010 a las 11:39pm
Interesantísimo estudio, digamos que se acaba con algunas fantasías y que también contextualiza un cuadro interesante de lo que era "la clase alta" egipcia.
Me interesa la parte anexa, el artículo de Howard Markel acerca de las cuestiones éticas de esta clase de investigacioes. ¿Es posible conseguirlo entero en algún lado? En el JAMA solo tienen las primeras 150 palabras... :(
Comentario por Ferran el febrero 18, 2010 a las 9:33am
Y me pregunto yo hablando de cuestiones éticas y, en concreto, sobre la polémica de exponer las momias, unos restos humanos, en un museo. ¿Qué preferiríais para, pongamos, unos centenares de años, estar dentro de una vitrina o triturados en una fosa común, si es que llega? Porqué sí, mucho cariño a nuestros muertos, flores en Todos los Santos (aunque deberían ser para el día después que es el de Difuntos), etc., pero, ¿alguien sabe donde está la tumba de su bisabuelo? Seguro que pocos. ¿A qué vienen pues tantas historias? Yo, personalmente, prefiero que me pongan una máscara de oro y que me exhiban. O incluso sin máscara, mi calavera será sin duda un buen recordatorio de que existí.
Comentario por Carmen L. el febrero 18, 2010 a las 12:30pm
Bueno, eso va en gustos. Los hay que prefieren quedar en tierra, aunque nadie sepa dónde, total: ese es el "misterio" que tiene la muerte.
Pero es que los hay que terminaron en agua y ahora están en un congelador, escrutados, diseccionados, pinchi-rascados migaja a migaja para "aportar algo a la Ciencia", cuando ya aportaron los suyo allá en la Edad del Hierro y ahora, apareciendo.
Dediqué a momias de turbera algunas entradas en mi viejo blog (y espero seguir haciendolo en el nuevo) y siempre me llama la atención eese tema... No, no creo que la Historia deba conservarse en los congeladores, sino en la mente de los supervivientes.
En todo caso lo que yo quería saber era los planteamientos de Mr. Markel, que vive en un país (EEUU) en el que los restos humanos anteriores al s. XVII se devuelven (para su enterramiento ritual) a sus descendientes tribales. Y, por cierto: también se devuelven, ritualizados, algunos restos más modernos.
De todos modos, bonito tema para hablarlo.

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae para añadir comentarios!

Participar en Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en Redes Sociales: Facebook y Twitter

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2019   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más