Misteriosas figurillas de osos de la cultura Dorset desconciertan a los arqueólogos

Foto: Thomas Pickard (Stockphotos)

Fuente: Science Nordic | Ditte Svane-Knudsen | 18 de octubre de 2012 (Traducción: G.C.C. para Terrae Antiqvae)

En la década de 1950, el ya fallecido arqueólogo danés Jørgen Meldgaard (izquierda) hizo un descubrimiento misterioso en el noreste de Canadá:

 

Una pequeña figura de un oso sin cabeza, tallada en un colmillo de morsa, yacía apoyada contra la pared del fondo de una chimenea de piedra de un antiguo asentamiento. El oso había sido colocado de tal manera que lo hacía parecer como si estuviera 'sumergiéndose' dentro de la chimenea.

 

En aquel momento esta figurilla no causó mucho revuelo. Fue sólo un hallazgo más de una larga serie de descubrimientos que Meldgaard hizo durante sus viajes de campo a la región de Igloolik, en el Canadá ártico, y en Groenlandia, en los años 1950 y 1960.

 

Pero cuando los investigadores del Museo Nacional de Dinamarca tuvieron recientemente acceso a los diarios, registros y fotos, sobrevivientes de Meldgaard, se dieron cuenta de que el descubrimiento de la estatuilla del oso era, de hecho, completamente sensacional.

La figurilla de oso sin cabeza fue encontrada contra la pared del fondo, como si se tratara de adentrarse en la chimenea. Esto ha llevado a los arqueólogos a creer que se trata de una práctica ritual desconocida hasta ahora. (Foto: Museo Nacional de Dinamarca)

 

Los seres humanos y los animales estaban cerca

Su examen del material reveló que la pequeña estatuilla de un oso podría ser una clave importante para comprender cómo las personas de hace más de 1.000 años, veían la relación entre los animales y los seres humanos.

 

"La figurilla nos brinda información acerca de algunos rituales desconocidos de hace 1.000 años de antigüedad, lo que sugiere que los pre-Inuit, también conocidos como el pueblo Dorset, imaginaban que los seres humanos estaban relacionados con ciertos animales en una forma que está muy lejos de lo que nosotros imaginamos hoy en día en el mundo occidental", dice Ulla Odgaard (izquierda) investigadora del Museo Nacional de Dinamarca.

 

"Al parecer, el pueblo Dorset, de Groenlandia y Canadá, no veía ningún antagonismo entre los seres humanos y los animales. Los seres humanos no eran superiores a los animales, sino que se trataba de una coexistencia simbiótica. Los osos y otros animales funcionaban como mediadores entre la humanidad y el mundo de los espíritus", añade.

 

 La forma de pensar del pueblo Dorset es también conocida en otras primitivas culturas

En otras palabras, los hallazgos revelan una creencia en la que los animales -los osos en particular- son nuestros hermanos, cuyas vidas se mezclan con las nuestras. La forma en que la cultura Dorset ve la relación entre los seres humanos y los animales se conoce como animismo, un fenómeno conocido también en otras culturas.

 

"Sabemos que la relación entre osos y humanos ha sido crucial en todas las culturas pre-modernas. Esto se aplica tan atrás en el tiempo como podamos rastrear: se remonta a las representaciones más tempranas del mundo que los humanos hemos creado", dice el colega de Odgaard en el Museo Nacional, Martin Appelt.

 

Por ejemplo, podemos ver esta relación expresada en pequeñas tallas y pinturas rupestres de los seres humanos y los osos en la cultura de los cazadores-recolectores.

 

"Muchas culturas han combinado rasgos humanos y animales en sus ilustraciones. Por ejemplo, una estatuilla de un oso con el cuerpo de un halcón, donde la parte inferior representa una cabeza humana tallada", dice.

 

En muchas figurillas de culturas antiguas, el esqueleto se recorta para que sea visible fuera del cuerpo, y ese es también el caso con la estatuilla de oso de Meldgaard. Según Appelt, estos osos testimonian la creencia de que la diferencia entre los seres humanos y los animales sólo se encuentra en la piel que llevan, por así decirlo.

 

"Así que un animal es también una persona, sólo que con una piel diferente. Y algunos de ellos han sido probablemente considerados como espíritus, es decir, individuos en un universo paralelo al nuestro".

 

El oso era algo especial

El hecho evidente de que los osos fueran considerados como algo especial podría ser debido a que, junto con el hombre, es uno de los pocos animales que se creía trasciende y viaja entre los mundos terreste y marítimo.

Otra explicación puede ser que los humanos y los osos podían cambiar sus roles en función de la situación: a veces era el hombre el que cazaba al oso y en ocasiones era al revés.

La estatuilla, de colmillo de morsa, tiene sólo 3,4 cm de largo y podría ser una clave importante para entender cómo las personas de hace más de 1.000 años percibían la relación entre humanos y osos. La figurilla se cree que ha desaparecido, dejando a los arqueólogos con poco más que unos bocetos de Jørgen Meldgaard y fotos borrosas. (Foto: Museo Nacional de Dinamarca)

El descubrimiento de otro oso fue una revelación

Meldgaard también encontró otra estatuilla de oso en un asentamiento cercano. Este oso estaba puesto de pie, con la cabeza sobresaliendo y la mitad del cuerpo enterrado en la grava. Por debajo encontraron una chimenea, lo que sugiere que este oso, al parecer, estaba a punto de emerger de la misma.

La combinación de ambos aspectos, la interacción de las estatuillas de oso con las chimeneas, llevó a Odgaard a creer que esto podría ser un signo de prácticas rituales. Las figurillas talladas como osos y su simbolismo, sumergiéndose o emergiendo, es también conocido en otras partes del mundo como, por ejemplo, en Siberia, donde los rituales de resurrección se han realizado durante miles de años, dice Odgaard.

Aquí, el oso era el antepasado mítico que cada año viajaba al mundo exterior para asegurar la liberación de las almas de los animales, a fin de que los humanos pudieran volver a cazarlos.

La chimenea era la puerta de entrada a otros mundos

Leyendas de Siberia indican que los seres humanos podían comunicarse con el mundo de los espíritus a través de la chimenea. En otras palabras, la chimenea puede haber sido considerada como una puerta de entrada a otros mundos.

Los osos también son conocidos desde el Neolítico en petroglifos de Siberia, y hay numerosos hallazgos de cabezas de osos, o estatuillas de oso sin cabeza, en la región ártica. Pero en ninguno de estos casos se ha encontrado un contexto ritual como los dos de Igloolik.

Las estatuillas de oso podrían explicar la falta de hallazgos de enterramientos

Dado que el ritual con chimeneas parece ampliarse en el tiempo y el espacio, los investigadores creen que los hallazgos tienen una importancia mucho mayor de lo que previamente se pensaba.

Las figurillas de osos en las chimeneas no son sólo algunos de los pocos vestigios físicos que dan testimonio del punto de vista de la cultura de Dorset sobre la vida y la muerte que los arqueólogos han encontrado alguna vez. Las figurillas también puede ayudar a explicar un antiguo misterio: ¿por qué los arqueólogos sólo rara vez encuentran tumbas de los primeros colonos de Groenlandia y del Canadá Ártico?

Entre los miles de objetos únicos y espectaculares que Jørgen Meldgaard y sus colegas excavaron en los asentamientos canadienses en los años 1950 y 60, había muchos hechos de colmillos de morsa, de cuerno de reno y madera flotante, finamente tallados y particularmente interesantes para los arqueólogos. Estos incluyen pequeñas tallas no sólo de seres humanos, otras similares a los humanos y a animales diversos, sino también figuras que parecían contener rasgos de seres humanos y de animales. Las mismas revelan una creencia en que los animales -los osos en particular- son nuestros hermanos, cuyas vidas se mezclan con las nuestras. (Foto: Museo Nacional de Dinamarca)

El pueblo Dorset pudo haber desmembrado a sus muertos

Aunque no hay escasez de antiguos relatos de los Inuit acerca de la relación especial entre los seres humanos y los animales, las fuentes orales tienden a secarse una vez que comenzamos a movernos hacia el milenio anterior al asentamiento de los Inuit en el Canáda ártico y en Groenlandia.

"Hasta ahora hemos obtenido pocos hallazgos arqueológicos llamativos en las tumbas pre-Inuit de otros elementos rituales que podrían aumentar nuestra comprensión acerca de cómo dicho pueblo percibía su mundo", dice Appelt.

"Aquí es donde las estatuillas de oso aparecen bruscamente en varias piezas caídas dentro de un lugar. Sobre la marcha comprendemos muchas otras figuras con cabezas de oso, o sin cabeza, de una manera totalmente diferente".

Que las dos estatuillas de osos de las chimeneas tengan sus esqueletos tallados en la parte externa de sus cuerpos también confirma la sospecha que los arqueólogos han tenido de que las gentes de Dorset probablemente desmembraban a sus muertos y los dispersaban por los campos o los hundían en el mar, de modo que terminaban como alimento animal, tal como vemos hoy en día en Nepal y el Tíbet, por ejemplo.

"Esta sospecha se ve agravada por el hecho de que los pocos huesos que hemos encontrado de la cultura Dorset no son esqueletos completos, sino simples elementos como una mandíbula, un fémur, etc. Esto sugiere que el pueblo Dorset tenía un punto de vista completamente diferente de los esqueletos y cuerpos de lo que nosotros tenemos hoy en día, y que los grabados de los esqueletos externos de las figurillas de osos dan testimonio".

 

 

Una figura de madera tallada del este de Groenlandia, que representa a un 'angakoq' o chamán. Él está atado y a punto de salir en un viaje espiritual. Al lado del 'angakoq' le asisten extrañas figurillas (espíritus) y una especie de tambor que le hará entrar en trance. Therkel Mathiassen obtuvo la figura en 1932. (Foto: A. Mikkelsen, Museo Nacional de Dinamarca)

Rituales que trascienden el espacio y el tiempo

Appelt dice que las figurillas de oso de Igloolik están obligando a los arqueólogos a pensar fuera de las normas, a ser más creativos.

"Nosotros, los arqueólogos, preferimos trabajar a partir de la hipótesis de que podemos definir varios periodos de la historia y que hay una clara división entre el espacio y el tiempo. Pero las figurillas revelan que este no es el caso aquí", dice Appelt.

"Algunos fenómenos, como el animismo y los rituales con las chimeneas, y el desmembramiento de los cadáveres, trascienden el tiempo y el espacio, razón por la cual basta verlos en varios periodos de 100.000 años para que puedan comprenderse y tener sentido".

El tiempo y el espacio no es suficiente para entender el pasado

El arqueólogo explica que cuando nos fijamos en los hallazgos arqueológicos que se han realizado a través del mundo, hay tantas coincidencias donde los rituales trascienden a las culturas, al tiempo y al espacio, que tal parece haber una conexión.

"¡Es muy extraño! Y muchos arqueólogos seguramente encontrarán irrazonable pensar de esta manera como tales arqueólogos, porque ¿cómo pueden las cosas estar conectadas de esta forma?", dice Appelt.

"Yo no tengo la respuesta. No hay un libro de respuestas aquí. Pero creo que las dos figurillas de oso sin cabeza prueban que no siempre es correcto ver la historia desde dentro de los estrechos límites del tiempo, el espacio y las tradiciones".

 

El siguiente paso para Odgaard, Appelt y sus colegas, consiste en crear una visión general de los registros de Meldgaard y publicar los hallazgos científicos más importantes.

Visitas: 1896

Comentario por María // el octubre 29, 2012 a las 9:24am

Preciosa noticia  ,pero no acabo de entender porqué "desconcierta a los arqueólogos" :-)Se conoce bastante    el tipo de relación entre los cazadores y los animales en las sociedades arcaicas y la relación con el oso entre los pueblos siberianos;por ejemplo,la fiesta del oso,entre los Ainú,en la que un oso criado "ex-profeso" es sacrificado para ser enviado al otro mundo animando a los osos  a volver a la tierra para ser cazados.Frazer tiene  bastante material recopilado sobre esta fiesta en La  rama dorada 

También es muy interesante que haya  figuras de  osos sin cabeza  y la referencia a los huesos ;Creo que eran los Ainus los enterraban la cabeza de los  osos cazados en un tronco de arbol.

Los pueblos cazadores suelen pensar que el alma,la energía vital reside en los huesos y algunos de ellos reciben un tratamiento especial(no se rompen,se entierran etc)para que el animal se pueda regenerar y volver a    la tierra. Y quizá,como apuntan en ela artículo ,los huesos  humanos podrían haber recibido un tratamiento parecido

El  Oso en la chimenea podría ser un  chamán convertido en oso pasando al otro mundo. Eliade habla también de que los huesos de los  antepasados animales del chamán   y de los ropajes con apariencia de esqueleto.  

 

Las dos figuras ,una más grande y otra más pequeña parece que están unidas por un cordón umbilical¿ las constelaciones de la osa mayor y la osa menor?

Comentario por Paco Aceitero Sac el octubre 30, 2012 a las 12:29am

El oso era un transmigrador de almas que las liberaba para carnaval con sus ventosidades desde la osera, cuando empezaba a despertar del letargo invernal... Es un ser psicopompo.

En el Pirineo a los primeros sueños de la tarde de los días de otoño que ya declina la luz se decía: "...ya ronda Martín...", dando a entender que pronto llega el invierno y el letargo. En el otoño, para San Martín, el oso se retira a la osera cargado el estómago de frutos y de las almas de los muertos de todo el año...para pederlos (liberarlos) en el carnaval...

Comentario por Guillermo Caso de los Cobos el octubre 30, 2012 a las 2:55am

Hola, María:  no se puede descartar que a quien seguramente desconcierta más el asunto de que trata el post sea al propio periodista (que utiliza ese término), pues, como bien dices, las prácticas rituales concernientes a la religación numinosa con el oso vienen ya desde la prehistoria y hay múltiples ejemplos conocidos como los que citas (por cierto, es muy famosa también la cueva de Drachenloch, Suiza, donde se ha encontrado una especie de altar y cráneos de osos guardados en cistas pétreas correspondientes a tiempos musterienses, es decir, neandertales).

En consecuencia, el término 'desconcierto' quizá habría que aplicarlo, más bien, no a que los arqueólogos desconocieran todos esos ejemplos similares que presenta el registro arqueológico sobre los rituales en torno al oso, sino más bien a las dificultades que encuentran para interpretar los mismos adecuadamente al ponerlos en relación. Me temo que sin un buen bagaje de ideas filosóficas, que conformen una teoría de la religión adecuada, tales dificultades serán complicadas de superar.

Un saludo.

Comentario por María // el octubre 30, 2012 a las 10:16am

Guillermo,quizá me he expresado de un modo algo frívolo sobre lo de la Filosofía.No quiero decir que sea innecesaria ,y sobre todo,que no sea recomendable  como parte de la preparación de antropólogos e historiadores de la  religiones pero no es imprescindible para entender la literatura etnográfica  y ni los estudios sobre la Historia de las religiones;ni  ,sobre todo ,para situarse -más o menos -frente a una noticia así.  

 (Si,tenía en mente lo de la cueva con craneos de oso en época de los neanderthales,pero no recordaba el nombre de la cueva ;estupendo que la hayas mencionado)

Saludos 

Comentario por María // el octubre 30, 2012 a las 10:44am

Me acabo de dar cuenta de que había borrado mi comentario anterior;Guillermo, también te decía que tienes  razón en que  el "desconcierto" es cosa del periodista .

Paco ,gracias por recordar el asunto del oso;lo comentaste en el post sobre   las mascaradas de  invierno ,que seguro qeu están relacionadas con este asunto.

http://terraeantiqvae.com/group/httpterraeantiqvaecomgroupetnologae...

En el comentario que borré también hablaba del  Olentzero ,que baja por las chimeneas 

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae para añadir comentarios!

Participar en Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en Redes Sociales: Facebook y Twitter

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2019   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más