Los neandertales aprendieron a hacer nuevas armas y adornos al imitar a los Homo sapiens, según un nuevo estudio

Colgantes tallados en dientes encontrados en la cueva de Renne (Francia) / Vanhaeren-Julien

 

Fuente: Materia | Nuño Domínguez | 29 de octubre de 2012

 

 

Las armas y los adornos eran los máximos exponentes de la civilización en la Europa de hace 40.000 años. Aquella etapa fue la última en que dos especies humanas diferentes habitaron el continente. De un lado estaban los neandertales, la especie local que llevaba más de 200.000 años habitando Europa y que conocía bien los cazaderos y los refugios en los que pasar los inviernos, cada vez más duros debido a la glaciación. Eran mucho más robustos y musculosos que sus primos Homo sapiens, que habían llegado desde África. Ambos tenían sus propias armas hechas de piedra y hueso y también adornos, colgantes de dientes cuyo significado se ha perdido en la noche de los tiempos.

 

Una de las mayores incógnitas sobre aquellos días es si ambas especies desarrollaron sus armas y sus adornos por sí mismos o si unos copiaron a otros. Es una cuestión peliaguda para muchos científicos ya que optar por una u otra opción puede implicar que la mente neandertal, después de todo, no eran tan compleja, cultural y simbólica como la de los sapiens. Esa menor complejidad pudo ser la causa última de que los neandertales se extinguiesen y los sapiensheredasen Europa y el resto del mundo.

 

Un nuevo estudio publicado hoy aporta nuevos datos que indican que los neandertales copiaron algunas de sus armas, herramientas y adornos de los sapiens. El equipo ha analizado los restos hallados en la gruta de Renne y Saint Cesaire. En ambos se han encontrado herramientas atribuidas a los neandertales que son únicas, ya que presentan un nivel de sofisticación superior al de otras herramientas anteriores hechas por la misma especie. Destacan las puntas afiladas hechas de hueso y también otras más pequeñas y estrechas pulidas en piedra.

 

“Estas se montaban en un nuevo tipo de armas más ligeras que permitían matar a la presa a distancia”, explica Jean-Jacques Hublin (izquierda), investigador del Instituto de Antropología Evolutiva Max Planck de Alemania y coautor del nuevo trabajo, publicado hoy en PNAS.

 

En los yacimientos también hay numerosos dientes perforados y tallados que se usaban como colgantes. En su conjunto, estos objetos se atribuyen a un cultura en transición y hablan, según los expertos, de un momento de evolución tecnológica y cognitiva conocida como el chatelperroniense (por la localidad francesa cercana de Chatelperron).

 

Hublin ha vuelto a datar las herramientas de Renne y el fósil de un neandertal chatelperroniense de Saint Cesaire. Ha usado una nueva técnica para rescatar carbono de los huesos que reduce la posibilidad de contaminación. El resultado es que los restos tienen entre 44.500 y 41.000 años. Lo más importante, según Hublin, es que estas fechas son posteriores a la llegada de los Homo sapiens, que trajeron consigo su propia tecnología (conocida como Auriñaciense) con armas y adornos muy parecidos a los de los neandertales, pero no iguales.

 

“Los neandertales que tallaron las herramientas y los adornos chatelperronienses hicieron objetos totalmente inusuales para su especie, demasiado avanzados”, apunta Hublin. El investigador cree que sus nuevos datos prueban que los neandertales “tomaron prestado el concepto” de las armas y los adornos sapiens y “los desarrollaron usando sus propias técnicas”. Es un proceso de difusión cultural del que poco más se sabe, pero que abre la puerta a jugosas especulaciones.

 

“Uno puede imaginar muchos tipos de contacto, desde encuentros amistosos ocasionales, intercambio, guerra, secuestro…”, comenta Hublin. “Lanzarle un arma a otro es también una forma de intercambiar tecnología, del mismo modo que la violación ha sido siempre una forma común de intercambiar genes”, resalta el investigador. Dada la falta de datos, la interpretación final de aquellos contactos dependerá “de cómo sea uno de idealista o pesimista sobre la naturaleza humana”, añade Hublin.

Útiles de hueso de la cueva de Renne / Vanhaeren, d'Errico, Julien

Contradicciones

No faltan estudios que contradicen a este investigador. El propio autor reconoce que las puntas arrojadizas se han hallado en otros yacimientos en los que no hay indicios de contacto entre una especie y otra. También hay pruebas de que los neandertales usaban adornos simbólicos en zonas donde no hubo contacto, como en Murcia, por ejemplo. Pero Hublin se aferra a la abundancia de adornos hallada en Renne, que es sobresaliente, y el hecho de que los sapiens llevasen miles de años componiendo adornos. “Los adornos de conchas hechos por sapiens se conocen en África y Turquía desde hace unos 80.000 años. Cuando llegaron a Europa simplemente cambiaron el material e hicieron los adornos de hueso”, apunta Hublin. Sin embargo, añade, no se conocen adornos neandertales de etapas previas a la llegada de los sapiens a Europa.

 

Su trabajo contradice otro publicado en 2010 y que poco menos que inutilizaba el yacimiento de Renne. Lo dirigía Tom Higham (izquierda) investigador de la Universidad de Oxford (Reino Unido) y creador de la ultrafiltración, la nueva técnica de datación usada por Hublin. El veredicto de Higham sobre Renne fue que los diferentes niveles estaban mezclados, por lo que no era posible adscribir las armas y los adornos con los restos óseos de neandertales hallados en la cueva.

“Nuestro trabajo muestra que no hay mezcla de capas”, asegura ahora Hublin.

La imagen de fondo que se desprende del estudio es compleja. La desaparición de los neandertales (hace unos 30.000 años) y la permanencia de los sapiens fue diferente en cada lugar. En unas zonas hubo un reemplazo total y en otras hubo una coexistencia lo suficientemente fructífera como para modificar el comportamiento de los neandertales tras contactar con los sapiens, propone Hublin. En otros lugares esa coexistencia se tradujo en cruces entre neandertales y sapiens, que tuvieron descendencia fértil. Lo que queda claro es que solo una especie sobrevivió a aquella Europa fría y hambrienta. En ningún yacimiento hay restos sapiens por debajo de los neandertales. Los restos de esta especie siempre son más antiguos, indicando que una especie reemplazó a otra para siempre.

“Es un buen trabajo, muy bien construido”, opina Javier Baena (izquierda) arqueólogo de la Universidad Autónoma de Madrid experto en neandertales.

“Con las cronologías que presenta, lo más plausible es la aculturación [que los neandertales aprendiesen de los sapiens], comenta.

 

 

Posts de Terrae Antiqvae relacionados:

* ¿Qué es el Chatelperroniense? (01/05/2009)

* Humanos modernos y neandertales alcanzaron idéntico desarrollo cu... (12/01/2010)

* Una investigación pone en duda la capacidad simbólica de los nean... (27/10/2010)

 

Visitas: 1728

Comentario por Percha el octubre 30, 2012 a las 9:22am

Es curioso que casi no hay semana en que no aparezca el tema de la extinción, convivencia y/o mezcla de los neandertales con los humanos modernos y su capacidad simbólico/cognitiva, con la elaboración de nuevos trabajos. Y con posiciones casi antagónicas, casi parece que se trata de la "yenka" neandertal ;-). En todo caso apasionante.

Comentario por ignacio el octubre 30, 2012 a las 6:46pm

la yenka....aquello de izquierda derecha  adelante, atras, 1,2,3,...si? jo, años 60. para los que leemos de vez en cuando, es un verdadero galimatías esta yenka, muy interesante, pero demasiado contradictoria. Esperemos que pronto se lleguen a conclusiones mas firmes......

Comentario por Guillermo Caso de los Cobos el octubre 31, 2012 a las 4:31pm

Sale ahora un nuevo estudio de la Universidad de la Laguna (el anterior era de la Universidad de Oviedo) que cuestiona que hubiera coexistencia entre neandertales y Homo sapiens en la península ibérica, con lo que la teoría del arqueólogo Jean-Jacques Hublin sobre la aculturación de los neandertales no funciona para los parajes hispanos.

En su momento ya se anunció que en dos yacimientos de Murcia (Cueva de los Aviones y Cueva Antón) se habían descubierto conchas marinas perforadas y pintadas, usadas como elementos de collar, y preparaciones cosméticas a base de pigmentos amarillos, rojos y negros procedentes de minerales de hierro de la región como hematita, goetita, lepidocrocita o pirita. Y todo ello datado hace 50.000 años. 

 

Sólo por este último dato -50.000 años-, la teoría del Jean-Jacques Hublin no servía de aplicación para los neandertales de la península ibérica, pues en ese tiempo se estima que los Homo sapiens no habrían llegado a la misma. Y ahora hay dos nuevos estudios que lo confirman.

 

Luego la minusvaloración de la capacidad simbólica de los neandertales, como una cualidad propia de su estirpe, no ha lugar, al menos, como decimos, en la piel de toro hispana. Para invalidar tal circunstancia, e incardinarla con la teoría del Sr. Hublin, habría que suponer que determinados neandertales coincidieron, hace unos 50.000 años, con los Homo sapiens en el centro de Europa, y que allí sufrieron, fruto de ese contacto, un proceso de aculturación. Y que, muy seguidamente, portando este bagaje, se trasladaron a la región de Murcia donde produjeron esas conchas perforadas y coloreadas. Algo que se presenta como un supuesto excesivo y muy, pero que muy apurado.

 

 

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae para añadir comentarios!

Participar en Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en Redes Sociales: Facebook y Twitter

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2019   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más