Los juguetes prehistóricos de los niños han estado escondidos en el registro arqueológico

Figura de león de las cavernas hallada en el yacimiento paleolítico de Isturitz, Francia. M. LANGLEY/MAN

Las personas que ocupaban Europa occidental entre hace 21.000 y 14.000 años eran artistas talentosos y prolíficos. Fue esta gente, de la cultura Magdaleniense, quien decoró las paredes rocosas de Altamira en España y de Lascaux en Francia. Pero los magdalenienses no se limitaron a la pintura. En el registro arqueológico de este periodo abundan objetos decorativos artesanales: bisutería de hueso y conchas, y estatuillas talladas en hueso, marfil o cuerno. Una de estas figuras, hallada en la localidad pirenaica de Isturitz, representa un león de las cavernas y está esculpida en un fragmento de cornamenta de reno de unos 10 centímetros de largo. Los arqueólogos sugieren que era un colgante ritual por sus perforaciones, que permiten su suspensión, y por la suavidad y lustre de su superficie, que delatan su frecuente manipulación. Pero existe otra explicación: pudo haber sido el juguete de un niño.

“En la arqueología tenemos una broma: si no sabes lo que es, debe de ser ritual”, confiesa Michelle Langley (izquierda), la investigadora de la Universidad de Griffith (Australia) que está revisando el registro arqueológico para identificar objetos, como el león de Isturitz, que pueden haber pasado desapercibidos como juguetes infantiles.

Muchos de los candidatos son estatuillas supuestamente religiosas que fueron etiquetadas así por la falta de información o de imaginación de los arqueólogos. “Hay que tener en cuenta que durante mucho tiempo los niños, al igual que las mujeres, eran invisibles en la interpretación arqueológica”, explica Alba Menéndez (derecha), doctoranda en arqueología y graduada por la Universidad de Cambridge (Reino Unido). "En una disciplina históricamente dominada por los hombres y sus sesgos, el hecho de que un artefacto prehistórico pudiese haber pertenecido a un niño probablemente ni se les pasara por la cabeza”, opina.

En yacimientos más recientes sí se han encontrado juguetes infantiles, sobre todo desde que aparecen en el registro arqueológico junto a textos y pinturas que los identifican como tal. En el mundo greco-romano, por ejemplo, existían sonajeros y carritos de caballos con ruedas. También han sobrevivido bastantes muñecas del antiguo Egipto. Pero identificar los juguetes de la prehistoria es mucho más difícil, asegura Margarita Sánchez (izquierda), cuyo trabajo en la Universidad de Granada se centra en dar visibilidad a las mujeres y los niños del pasado.

La conservación de los objetos es parte del problema. Seguramente hubo muñecos de arcilla, madera u otros materiales orgánicos que sencillamente no han sobrevivido hasta la actualidad. Pero también es difícil identificar lo que sí perdura. “En arqueología todavía se trabaja mucho con la analogía”, explica Sánchez. “Nosotros sabemos que una cuchara en el Neolítico es una cuchara porque se parece al utensilio actual. Hay mucha cultura material que no se parece a nada que tengamos en la actualidad”, señala.

Este es el caso de otro objeto magdaleniense del yacimiento de Isturitz. Se trata de un utensilio de cuerno de unos 10 centímetros de largo, también liso y brillante, con un agujero lateral y las extremidades rudamente talladas. Aunque no se parece a ningún objeto actual, sí se parece a otros hallazgos de la época: los llamados batôns percés, herramientas que probablemente sirvieron para enderezar astas de lanza o para fabricar correas de cuero. Pero los demás batôns percés que se han encontrado son el doble de grandes que este. Langley cree que también fue un juguete. “Sabemos por estudios etnográficos y por experiencia cotidiana que a los niños les gusta intentar hacer lo que hacen mamá y papá; cabe esperar que tuvieran herramientas pequeñas de juguete de los objetos que más utilizaban los adultos”, razona la arqueóloga.

A la izquierda, un 'batôn percé', herramienta paleolítica para enderezar astas de lanza. El objeto pequeño de la derecha podría ser una versión 'de juguete' para niños. M. LANGLEY/MAN

Foto: Niños parakanã (Brasil) haciendo figuritas de barro (fotografía: Yumi Gosso)

Imitar a los adultos aúna juego y aprendizaje, dos aspectos de la cultura que según Sánchez han estado vinculados en todas las sociedades hasta la modernidad. “¿Cómo aprendían los niños de la prehistoria a hacer cerámicas? Jugando con barro”, afirma la arqueóloga. Ella ha estudiado vasos muy pequeños hallados en el yacimiento del Cerro..., en la localidad granadina de Monachil. Pertenecen a la cultura argárica del sur de la península ibérica, una gente de la Edad de Bronce que vivió hace unos 4.500 años y producía cerámica meticulosa y estandarizada. Pero “los vasos pequeños están muy mal hechos”, dice Sánchez: “Hemos encontrado vasitos con pastas demasiado gruesas, muy bastos, mal cocidos”. Algunos incluso han aparecido enterrados en las tumbas de niños, lo cual no demuestra pero sí sugiere que podrían haber sido sus posesiones y sus creaciones.

En el yacimiento de Tel Nagila de Israel, también del Bronce, se han encontrado cerámicas similares con huellas dactilares infantiles. Los arqueólogos concluyen que los niños ya jugaban a las casitas en la prehistoria. Y Langley añade que en yacimientos europeos mucho más antiguos, del Paleolítico, han hallado puntas de lanza dañadas con señas de reparación muy torpe. Probablemente los adultos daban sus herramientas rotas a los niños para que éstos practicasen técnicas de artesanía y jugasen con ellas, dice la arqueóloga.

Puestos a copiar, los niños podrían haber imitado hasta los pasatiempos de los adultos. La investigadora Kristine Garroway  (izquierda), del Hebrew Union College–Jewish Institute of Religion (EE UU), se ha interesado por varios discos de arcilla que aparecieron en yacimientos israelíes datados en un milenio antes de Cristo. Cada uno es del tamaño de un botón grande y cuenta con dos perforaciones que permiten hacerlo girar al atar los extremos con cuerdas; podrían ser juguetes para adultos o para niños.

Garroway sugiere que los más rudimentarios —con bordes sin pulir y perforaciones irregulares— son la obra de niños, que quizá moldearon los discos con prisa por empezar a jugar con ellos. Increíblemente, los magdalenienses de Europa ya estaban fabricando discos de hueso similares 10.000 años antes. Ellos decoraban ambos lados del disco con animales que parecen correr según se gira el artefacto. Ese juguete existe hoy: se llama el taumatropo, y no se inventaría hasta el siglo XIX.

Una reconstrucción de un disco giratorio de hace aproximadamente 14.000 a 21.000 años muestra un animal en diferente posición en cada lado. A medida que el disco gira sobre una cuerda, el animal parece moverse.

¿ES SAGRADO O ES UN JUGUETE?

La arqueóloga Michelle Langley cree que las estatuillas de animales, a las que se suele atribuir significado ritual, tienen muchas posibilidades de ser antiguos juguetes infantiles. Langley está desarrollando una técnica experimental para tratar de distinguir si el desgaste de estos objetos fue consecuencia de la manipulación adulta o infantil. “La idea es repartir figuritas de madera a niños y dejar que jueguen como harían con cualquier otro juguete. Luego las voy a recoger para ver si la distribución del desgaste es característica”, explica. También estudiará cómo han quedado pulidos por el uso juguetes de las últimas décadas, a fin de tratar de establecer un patrón contra el que comparar los hallazgos prehistóricos.

Foto: Bisontes de arcilla de Le Tuc d'Audoubert , Francia (fotografía de R. Bégouën)

Para Michelle Langley los dos bisontes de arcilla de  Le Tuc d'Audoubert, dado su tamaño, no pueden considerarse como juguetes, pero sí pueden considerarse como una prueba indirecta de que las figuras de arcilla se realizaban en el contexto magdaleniense. Además, es improbable que sean las únicas dos figuras de arcilla jamás realizadas durante los 7000 años que constituye el período Magdaleniense, y parece igualmente improbable que los realizadores de estos bisontes hubieran moldeado animales de arcilla por primera vez. 

Fuentes: elpaís.com | sciencenews.org | 21 de marzo de 2018

Posts de Terrae Antiqvae relacionados:

Ancient figurines were toys not mother goddess statues, say experts... (12/09/2009)

Encuentran por primera vez en las ruinas de Empúries un muñeco de j... (29/10/2010)

* Un estudio dice que los niños de la Edad de Piedra tenían lecciones... (30/09/2011)

Las muñecas romanas de Eras de Ontur (Albacete) (07/01/2012)

Hallan en el sureste de Turquía el primer carro de juguete del mund... (25/02/2012)

Afirman haber encontrado juguetes de niños homínidos con dos millon... (29/03/2015)

Hallan una muñeca romana en las termas de Torreparedones (15/04/2016)

Cigüeña tracia de la Edad de Bronce podría ser el juguete para niño... (15/05/2016)

Descubierto en Turquía un sonajero de hace 4.200 años (04/09/2016)

Un carrito de caballos de cerámica encontrado en Turquía es el jugu... (20/10/2017)

Visitas: 1175

Comentario por María Jesús el marzo 25, 2018 a las 6:36pm
Comentario por Ernst el marzo 26, 2018 a las 10:43pm

 En la cueva de Isturitz se encontraron también quince flautas del Gravetiense y una más del Auriñaciense. Puede que fueran otro juguete para los niños.

Comentario por Juan Manuel Hernansanz Gozalo el marzo 26, 2018 a las 11:03pm
Pues eso de arriba no es ni un juguete ni un objeto ritual, sino un asa para fabricar un fardo. Me explico. Por los orificios de ese asa se hacían pasar con cierto arte unas tiras de cuero de una aparente longitud y resistencia que quedaban colgando debajo del asa. Unas cinco o seis tiras. Esas tiras de cuero dejaban un espacio debajo del asa donde se ponía lo que se quería transportar, bultos de pieles o prendas de vestir, otras tiras de cuero o hilos trenzados, incluso manojos de ramas de leña o helechos. Una vez dispuestos estos objetos en el hueco de las tiras, éstas se tensaban desde una terminal de las mismas y quedaba fabricado el fardo para su transporte. Se cogía el asa con la mano y se llevaba de un lugar a otro. Es muy posible que esa clase de asas se hayan seguido fabricando hasta tiempos históricos.


Lo que sí es un juguete es el disco giratorio, pero es un juguete de adultos, acaso de mujeres, acaso de hombres.
Comentario por Guillermo Caso de los Cobos el marzo 27, 2018 a las 1:36am

Juan Manuel:

Me gusta su interpretación de ese león interpretado también como juguete. Tiene su lógica, más que nada porque explica la función de los agujeros del mismo, cosa que no se ve su alcance si lo consideramos simplemente un juguete. Lo cierto es que hay muchos objetos paleolíticos de los que no sabremos nunca  de modo efectivo cuál era su destino.

Un saludo.

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae para añadir comentarios!

Participar en Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en las Redes Sociales: Facebook, Twitter y Google+

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2018   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más