Los humanos ya asaban ‘patatas’ hace 170.000 años

Algunas de las muestras chamuscadas de los rizomas de las patatas africanas. LYN WADLEY

El hallazgo de una serie de tallos tostados prueba que los humanos ya cocinaban plantas hace al menos 170.000 años. Las muestras serían rizomas o tubérculos de una especie de patata. Aunque se pueden comer crudos, multiplican su aporte nutricional una vez cocinados. Para las autoras del descubrimiento, los restos chamuscados de la fotografía debieron ser parte fundamental del desarrollo de la dieta humana y de la propia evolución de la especie.

"Se trata de las partes subterráneas de plantas comestibles más antiguas halladas en el mundo", afirma la investigadora del Instituto de Estudios de la Evolución de la Universidad de Witwatersrand (Johannesburgo, Sudáfrica) y principal autora de la investigación, Lyn Wadley (izquierda). La observación al microscopio y su comparación con varias especies actuales ha permitido a Wadley y sus colegas determinar que 55 de las muestras analizadas serían rizomas de Hypoxis angustifolia, planta que pertenece al género de las patatas africanas. "Aún se comen hoy en muchas zonas rurales de África cocinándolas sobre las ascuas de una hoguera", añade. De hecho, los restos encontrados en la Cueva de la Frontera, en la cordillera de Lebombo, en el nordeste de Sudáfrica, estaban entre las cenizas de un fuego.

"Es extraordinario que restos tan frágiles de plantas hayan sobrevivido durante tanto tiempo", dice la doctora Christine Sievers (derecha), científica de la Universidad de Witwatersrand, quien completó el trabajo arqueobotánico con Wadley. "La especie que más crece hoy en día en KwaZulu-Natal es la 'Hypoxis angustifolia', de hojas delgadas, lo que la favorece como alimento", agrega Sievers. "La misma tiene pequeños rizomas de pulpa blanca, lo que la hace más sabrosa que la pulpa amarga y anaranjada de los rizomas de las especies medicinales de 'Hypoxis' más conocidas (incorrectamente llamadas patata africana)".

Gracias a varias técnicas de datación y a su posición en el estrato, las autoras del estudio estiman que los tallos fueron asados hace unos 170.000 años, con un margen de error de unos pocos miles de años. "Se han hallado semillas aún más antiguas en otros yacimientos", aclara Wadley. "Pero la relevancia de los rizomas de 'Hypoxis' es que son ricos en almidón (como las patatas) y altamente nutritivos", añade la veterana arqueóloga.

Excavación en la Cueva de la Frontera (Sudáfrica). Crédito: Dra. Lucinda Backwell

El almidón es el carbohidrato de reserva de la mayoría de los vegetales y en el intestino humano tiene un papel que resulta vital. Como recuerda la investigadora sudafricana, la carne de caza africana es muy magra y escasa en grasas, en especial en la temporada seca. "Las proteínas de la carne magra no pueden ser metabolizadas por los humanos si no intervienen los carbohidratos o las grasas", dice. Así que la incorporación de los azúcares de los rizomas de Hypoxis angustifolia habría permitido a los primeros Homo sapiens procesar las proteínas y obtener una dieta más equilibrada.

En la columna de la izquierda, vistas al microscopio de muestras actuales de 'Hypoxis' chamuscadas intencionadamente y, a la derecha, las de hace 170.000 años. LYN WADLEY

Lyn apunta un detalle en apariencia menor: "Una vez cocinados, son más fáciles de pelar y la fibra se descompone, haciendo que los rizomas sean más digeribles. Esos beneficios debieron ser relevantes para los mayores del grupo y para los más pequeños". Sobre este hecho argumenta: "Al ser los miembros más vulnerables, no formarían parte de las salidas a recolectar, debiendo esperar en la cueva. El hecho de que la comida fuera transportada hasta el hogar y luego cocinada aporta información extra sobre la conducta social y cómo compartían la comida hace 170.000 años".

Las autoras de la investigación, publicada en Science, aportan otro elemento en sus conclusiones. Los humanos necesitan un mínimo de 100 gramos de carbohidratos al día para que su órgano estrella, el cerebro, funcione de forma óptima. Con estos rizomas podrían cubrir sus necesidades. "Por los huesos de animales que hemos encontrado, sabemos que los habitantes de la cueva también comían carne", comenta Lyn y añade: "Los 'Homo sapiens' tienen cerebros grandes y exigentes [en energía], pero intestinos pequeños (comparados con homininos anteriores). La única manera de mantener esta relación era que comieran comida de gran calidad". Lyn también recuerda que la Hypoxis angustifolia se da en casi toda África, así que bien pudo ser un sostén en la expansión humana por el continente y más allá.

"Desde el punto de vista alimenticio no es sorprendente que los homínidos que frecuentaban este asentamiento eligieran estos rizomas como una parte fundamental de su alimentación, ya que tienen un alto contenido calórico, necesario para sustentar poblaciones tan activas de cazadores recolectores", comenta la investigadora del Museo Británico, Lara González Carretero (izquierda). "Sin embargo, desde el punto de vista arqueobotánico es muy interesante, ya que confirma el consumo humano de rizomas y tubérculos desde una edad muy temprana y no solo el consumo de carne", añade esta científica, no relacionada con el estudio.

Sin embargo, González Carretero no descarta la posibilidad de que estos rizomas fueran quemados accidentalmente o como leña. La misma duda plantea la arqueobotánica de la Universidad de Copenhague (Dinamarca), Amaia Arranz-Otaegui (derecha), ajena también a esta investigación. Aunque destaca su relevancia, recuerda que en los hogares prehistóricos no solo hay comida, sino también combustibles vegetales y otros restos de plantas que "pudieran estar ahí antes de la propia combustión".

Ambas científicas creen que habría que hacer más estudios sobre las muestras para determinar si fueron preparadas antes de cocinarlas. En caso contrario, no se sostendría el argumento central del estudio y solo se trataría de unos antiguos rizomas chamuscados.

Fuentes: elpais.com | elmundo.es | phys.org | 2 de enero de 2019

Posts de Terrae Antiqvae relacionados:

La dieta del hombre hace 30.000 años incluía carbohidratos (19/10/2010)

Hallan evidencias en Sudáfrica de que los humanos cocinaban almidon...  (18/05/2019)

Visitas: 295

Comentario por Jose de Teresa el enero 6, 2020 a las 2:53am

Si los restos de tubérculos se han hallado dentro de cuevas como la del Klasies (enlazado también al final de esta nota), es de creerse que al menos, esos rizomas no estaban en el suelo antes de encenderse los fuegos que los cocinaron

Comentario por María // el enero 10, 2020 a las 3:02pm

A lo mejor se llevaron con otros tallos y ramas para el fuego.

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae para añadir comentarios!

Participar en Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en Redes Sociales: Facebook y Twitter

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2020   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más