'Little Foot' (Piececito) se convierte en el 'austrolopithecus' completo más antiguo

Foto: Restos del Australopithecus 'Little Foot' en el yacimiento de Sterkfontein (Sudáfrica). Imagen cortesía de la Universidad de Witwatersrand.

Fuente: Europa Press | 14 de marzo de 2014

Después de trece años de excavación meticulosa del esqueleto fósil casi completo de un austrolopithecus llamado Little Foot (Piececito), científicos sudafricanos y franceses han demostrado de manera convincente que es probable que tenga alrededor de 3 millones de años.

En un artículo publicado este viernes en Journal of Human Evolution, los últimos hallazgos del profesor Ron Clarke (izquierda), de la Universidad de Witwatersrand, y sus colegas refutan afirmaciones anteriores de que estos restos corresponden a un especímen más joven, como resultado de un estudio detallado de la estratigrafía, microestratigrafía, y geoquímica en todo el esqueleto.

Las cuevas de Sterkfontein, en Gauteng, Sudáfrica, consiguieron renombre mundial desde 1936 por albergar los hallazgos de un gran número de fósiles de homínidos australopithecus. Sin embargo, durante sesenta años, estos fósiles sólo consistían en cráneos parciales y mandíbulas, dientes aislados y fragmentos de huesos de las extremidades. Estos fueron obtenidos por voladura o perforación y rotura del antiguo relleno calcificado de la cueva, o por excavación a pico y pala de los rellenos descalcificados más livianos.

  

A partir de ello, surgieron preguntas acerca de la antigüedad de estos fósiles, de cómo llegaron a las cuevas, y también de si aparecería un esqueleto completo. Luego, en 1997, Ron ClarkeStephen Motsumi y Nkwane Molefe, de la Universidad de Witwatersrand, descubrieron un esqueleto casi entero de australopithecus con el cráneo incrustado en el sedimento calcificado de una cámara subterránea de las cuevas mencionadas.

Digitalización en 3D de 'Little Foot'. Imagen: Laurent Bruxelles / INRAP

Seguidamente, comenzaron a excavar cuidadosamente este esqueleto con el fin de entender los procesos que contribuyeron a su conservación. Fue la primera vez que una excavación de un australopithecus tuvo lugar en un antiguo depósito calcificado. Durante el transcurso de dicha excavación, se hizo evidente que el esqueleto estuvo sometido a una perturbación y a un colapso parcial en una cavidad inferior, y que un fluido calcáreo había rellenado posteriormente los huecos formados alrededor de los huesos desplazados.

  

A pesar de que este hecho se publicó, otros investigadores dataron las coladas calcáreas y afirmaron que tales dataciones representan la antigüedad del esqueleto. Esto creó la falsa impresión de que el mismo era mucho más joven de lo que realmente es.

  

Pero ahora, un equipo francés de especialistas en el estudio de cuevas de piedra caliza ha demostrado que las coladas que rellenaron los huecos se formaron por una antigua erosión y colapso, y que, por tanto, el esqueleto es más antiguo.

Foto: La mano izquierda y el antebrazo de "Little Foot", parcialmente incrustados en la roca. Imagen: Universidad de Witwatersrand.

Piececito (Little Foot) tiene, probablemente, alrededor de 3 millones de años de antigüedad, y no los 2,2 millones de años que habían sido injustamente reclamados por otros investigadores. El esqueleto ha sido totalmente excavado en la cueva, y el cráneo, los brazos, las piernas, la pelvis y otros huesos, se han limpiado en gran medida.

  

El profesor Clarke ha llegado a la conclusión, después de un estudio sobre el cráneo, que pertenece a un Australopithecus prometheus, una especie así nombrada por el profesor Raymond Dart (derecha) en 1948 a partir de los fósiles fragmentarios de homínidos procedentes Makapansgat, en lo que hoy es la provincia de Limpopo.

Por tanto, en Sterkfontein, existían dos especies de homínidos, el Australopithecus africanus (por ejemplo, la Sra. Ples) y el Australopithecus prometheus, muchos ejemplares de los cuales han sido identificados por Clarke a partir de dos depósitos.

Post de Terrae Antiqvae relacionado:

* La batalla por el Australopithecus "Little Foot" (Piececito) (06/11/2012)

Artículos relacionados:

Little Foot, l’australopithèque sud-africain, aussi vieux que Lucy? (INRAP)

New dating for old bones (University of the Witwatersrand)

Visitas: 654

Comentario por Guillermo Caso de los Cobos el marzo 15, 2014 a las 7:06pm

Little Foot, el australopiteco sudafricano, podría ser tan viejo como Lucy

 

Fuente: INRAP | 14 de marzo de 2014

 

 

Laurent Bruxelles (izquierda), investigador del Inrap, acaba de publicar junto a Ron Clarke, Richard Maire, Richard Ortega y Dominic Stratford un artículo en el Journal of Human Evolution sobre la datación mediante la aplicación del método de análisis estratigráfico de Little Foot (cueva de Silberberg en Sterkfontein, Sudáfrica).

 

Situada en el noroeste de Johannesburgo, más exactamente en la provincia del Gauteng, Sterkfontein hace parte de una zona que fue declarada patrimonio mundial por la UNESCO en 1999 y que se conoce como «Cuna de la Humanidad».

 

Desde su hallazgo en circunstancias excepcionales el año 1997 en la cueva de Silberberg, el esqueleto de Little Foot ha sido objeto de una excavación muy minuciosa: se trata del australopiteco más completo exhumado hasta ahora y constituye un elemento único para el conocimiento sobre los orígenes de la Humanidad. Si bien su edad aún no ha sido exactamente determinada –tiene entre 2 y 4 millones de años-, un equipo de investigadores franceses, en colaboración con la Universidad del Witwatersrand de Johannesburgo, ha aportado nuevos e importantes elementos acerca de su datación.

 

Un descubrimiento excepcional

El 6 de septiembre de 1994, Ronald J. Clarke descubrió en una caja de osamentas de bóvidos cuatro pequeños huesos del pie izquierdo de un homínido procedentes de los desmontes de una red de cuevas de Sterkfontein: de este primer hallazgo provendría el nombre de «Little Foot», el cual hacía referencia al piececito que acababa de identificar.

En mayo de 1997, el investigador encontraría en una caja distinta otros fragmentos, esta vez provenientes de un pie derecho. Convencido de que se trataba de las osamentas de un mismo individuo, Ron Clarke encomendó a sus asistentes Stephen Motsumi y Nkwane Molefe a que buscasen el conjunto del esqueleto. Contra todo pronóstico, al interior de la inmensa cavidad rellena de escombros sucesivos provenientes de minas dinamitadas, los investigadores equipados del molde de una tibia encontraron una conexión ósea en la roca. Ron Clarke y su equipo necesitaron trece años para despejar a Little Foot de su ganga rocosa, millones de años después de su muerte.

Foto: Durante la caída del Australopithecus, esta cavidad no estaba obstruida con sedimentos y una abertura se encontraba en la parte superior de la galería, a pocos metros por encima de las escaleras.

 

El paso en falso de Little Foot


Numerosas osamentas aisladas de animales y australopitecos provienen de esa cueva, así como de aquellas situadas en las inmediaciones. Algunos huesos presentan huellas de dientes de grandes carnívoros, tales como leopardos y félidos dientes de sable. En ese paisaje de simas, los carnívoros devoraban a sus presas trepados en las ramas de los árboles que dominaban los abismos. Así, los restos parcialmente descarnados de comida se fueron acumulando poco a poco al caer.

La historia de Little Foot fue distinta: probablemente sufrió una caída fatal de más de veinte metros mientras era perseguido por un predador. Su cuerpo rodó por un talud de material de desprendimiento hasta quedar inmovilizado con un brazo tendido sobre su cabeza y el otro encogido contra sí. Con el paso del tiempo, sus restos mortales fueron cubiertos por una acumulación de sedimentos y grava de más de diez metros de espesor.

Para conocer la edad de los fósiles es importante entender primero el sitio, es decir, la relación entre las capas de sedimentos y el esqueleto de Piececito. Se distinguen los niveles de brecha (oscuro) y concreciones de calcita blanca depositadas lentamente por la filtración de aguas.

Últimas investigaciones antes de la extracción del fósil


Desde que fuera descubierto distintas opiniones divergentes han surgido respecto a la edad de Little Foot. Basándose en la morfología del homínido y de una primera datación paleomagnética, Ron Clarke y Tim Partridge estimaron su edad en 3,3 millones de años. No obstante, dataciones posteriores de los sedimentos que rodeaban el fósil le atribuyeron una edad más reciente, entre 1,5 y 2,2 millones de años. Otras dataciones fecharon el esqueleto en 4 millones de años, pero fueron descartadas tal vez con demasiada celeridad...

El año 2007, tras ser solicitado por la universidad sudafricana, el geomorfólogo del Inrap Laurent Bruxelles se abocó al delicado problema de la cronología, logrando determinar precisamente la sucesión de estratos que ceñían el esqueleto. Junto a Ron Clarke, este especialista de las redes kársticas demostró que las capas fechadas en 1,5 y 2,2 millones de años no eran contemporáneas de Little Foot. Tras estudiar los sedimentos que contenían al homínido, el experto llegó a la conclusión que su edad es más antigua: alrededor de 3 millones de años e incluso mayor. En efecto, las dataciones fueron realizadas sobre formaciones sedimentarias que se depositaron mucho tiempo después del deceso del australopiteco. Entre su fosilización y la aparición de los sedimentos que fueron fechados, se distinguieron varias etapas geológicas, cada una de las cuales implicó fenómenos lentos que requirieron de un largo lapso de tiempo.

Así, Little Foot sería prácticamente contemporáneo del famoso fósil de Lucy, la Australopithecus afarensis descubierta el año 1974 en Etiopía y cuyo esqueleto se encuentra menos completo.

Previo a su extracción, el año 2010 un equipo francés había efectuado un modelo en tres dimensiones del fósil dentro de la cueva. Laurent Bruxelles y José Braga (paleoantropólogo de la Universidad Paul Sabatier de Tolosa), junto a un equipo de informáticos y de especialistas del escáner en 3D –Gérard Subsol (LIRMM), Jean-Pierre Jessel (IRIT) y Benjamin Moreno (IMA Solutions)-, realizaron varios escaneados de diferentes resoluciones. Se trataba entonces no sólo de conservar todas las informaciones acerca del esqueleto, su posición y morfología, sino también de la totalidad de los datos geológicos de su contexto. Actualmente los expertos están abocados a reconstituir el conjunto del fósil en tres dimensiones.

Explicación geológica a Ron Clarke (a la derecha). La sucesión de capas sedimentarias en las cuales estaba Picecito atrapado es compleja. Aquí, Laurent Bruxelles (en medio) y Ron Clarke comparten sus puntos de vista sobre la estratigrafía en curso de estudio.

El lugar de Little Foot en la historia sobre los orígenes del Hombre


Little Foot no era un verdaderamente un humano pues vivió más de un millón de años antes de que aparecieran los primeros hombres en África. Se trataba pues de un australopiteco, esto es, pertenecía a un grupo de prehumanos muy bien representado en África austral. Distintos argumentos anatómicos indican la coexistencia de al menos dos especies de australopitecos en África austral hace unos 3 millones de años, especialmente en el sitio de Sterkfontein. La presencia del Australopithecus africanus se conoce bien, pero a medida que han ido avanzando sus investigaciones, Ron Clarke ha ido relacionando a Little Foot con la segunda especie, menos famosa: Australopithecus prometheus. Gracias a Little Foot, los investigadores disponen hoy en día de un esqueleto casi completo de esta especie. El desafío científico es de importancia puesto que uno de esos dos linajes engendró a la especie humana, en tanto que el otro posiblemente no dejó descendencia.

Cerca de allí, otras cuevas y sitios al aire libre son actualmente objeto de estudio por parte de equipos sudafricanos y/o internacionales. Desde 1995, los paleoantropólogos José Braga y Francis Thackeray (de la Universidad del Witwatersrand en Johannesburgo) dirigen la investigación del sitio de Kromdraaï, el cual podría aportar mayores luces acerca de la aparición del género Homo.

Laurent Bruxelles, quien participa también de estas excavaciones, se encuentra realizando además un estudio geomorfológico del conjunto del sector. El objetivo consiste en conocer los ritmos de evolución del paisaje, además de la sucesión de eventos que permitieron el desarrollo de las cuevas, su llenado con depósitos fosilíferos y su posterior evolución. Sobre esta base, se acaba de lanzar un programa relativo al estudio de los paleoclimas en el momento en que los sitios fueron frecuentados por los homínidos.
 

Paralelamente, una prospección efectuada el año 2012 con un vehículo aéreo no tripulado y equipado de una cámara infrarroja de alta resolución permitió localizar varias entradas de cuevas que aún no han sido estudiadas. En el sitio de Sterkfontein, el equipo compuesto por Florent Hautefeuille, Nicolas Poirrier y Carine Calastrenc (UMR 5608 TRACES y plataforma Terrae) logró incluso situar el pasaje a través del cual Little Foot cayó en la cueva.

Estas investigaciones cuentan con el auspicio de la Embajada de Francia en Sudáfrica, del Ministerio de Relaciones Exteriores de Francia, de la ciudad de Tolosa, de la Universidad del Witwatersrand (Johannesburgo), del Palaeontological Scientific Trust (PAST), de la National Research Foundation, del Inrap y del Centro Nacional de Investigación Científica de Francia (CNRS, por sus siglas en francés.

Ron Clarke presentando el tamaño de pie de 'Little Foot'

 

Referencias del artículo

BRUXELLES L., CLARKE R. J., MAIRE R., ORTEGA R., et STRATFORD D. – 2014. - Stratigraphic analysis of the Sterkfontein StW 573 Australopithecus skeleton and implications for its age. Journal of Human Evolution.

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae para añadir comentarios!

Participar en Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Introduce tu email:

Gentileza de FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en las Redes Sociales: Facebook, Twitter y Google+

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Temperatura y Hora en Madrid:

 

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2017   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más