Las restauradas catacumbas de san Marcelino y Pedro abren sus puertas en Roma

Fuente: La Vanguardia.com | 23 de febrero de 2016

Las pinturas paleocristianas que decoran las catacumbas romanas de los santos Marcelino y Pedro, pueden ser admiradas desde hoy por el público, después haber sido restauradas durante más un año.

Los frescos de estas catacumbas, que constituyen una auténtica pinacoteca subterránea, conforman un vasto enclave arqueológico de dos hectáreas que vuelve lucir en todo su esplendor, gracias a un proyecto de restauración con técnicas láser financiado por la Fundación "Heydar Aliyev" de Azerbaiyán.

Esta iniciativa es resultado de un acuerdo firmado en junio de 2012 entre esa fundación y la Comisión Pontificia de Arqueología Sagrada del Vaticano.

El recorrido por esta galería subterránea discurre en forma de laberinto por pasillos muy estrechos formados por rocas viejas, el olor a tierra que desprende el suelo y un ambiente claustrofóbico con luz tenue intensificada en los mausoleos con frescos en sus paredes y techos reservados a familias.

Entre los espacios restaurados con los 300.000 euros aportados por la fundación azerbaiyana se encuentran el arco de Sabina y Orfeo, el nicho de Daniele y los cubículos de Susanna y de la Virgen con dos magos.

Uno de los espacios más amplios y valorados de estas catacumbas es la cripta de los mártires Marcelino y Pedro, donde se puede apreciar un espacio que fue excavado alrededor de sus tumbas para permitir las visitas de los peregrinos que acudían a venerarles.

Sus reliquias, sin embargo, no se encuentran en la cripta desde el siglo VIII, como dijo a Efe la catedrática Raffaella Giuliani.

En las paredes de roca de la estancia que custodia los nichos de san Marcelino y san Pedro hay inscripciones realizadas por peregrinos que ahora se pueden ver gracias a la restauración, afirmó la catedrática.

Las catacumbas de san Marcelino y san Pedro pertenecen al complejo arqueológico "Ad duas lauros", emplazado en la Vía Casilina 461, una zona suroriental de Roma donde vivían en la antigüedad familias de clase baja y comerciantes.

Esta obra de arte fue realizada entre los años 100 y 200 d.C y que ahora ha sido limpiada con técnicas láser que han retirado la capa de cal negra y la suciedad que cubría los frescos, los cuales se encontraban en "un estado de deterioro avanzado", subrayó Giuliani.

Explicó que las catacumbas "muestran el color original de los frescos", puesto que la intervención "se ha limitado a hacer una limpieza con láser en la superficie".

Además, aclaró que en un espacio con características de humedad y temperatura tan particulares como estas catacumbas "no ha sido posible aplicar ninguna pintura porque podría provocar la aparición de moho".

Al acto de presentación asistió el presidente de la Comisión Pontificia de Arqueología Sagrada, cardenal Gianfranco Ravasi, que denominó estas catacumbas como las de "la tolerancia y el diálogo" porque, señaló, son un tesoro cristiano que ha sido "puesto en valor" gracias a una fundación musulmana.

En la misma línea se expresó el superintendente de Arqueología de estas catacumbas, Fabrizio Bisconti, quien lamentó que "ningún país de tradición cristiana haya querido financiar este proyecto y haya tenido que ser un país musulmán chií el que contribuya a la revalorización de un monumento cristiano".

Según Bisconti, detrás de este hecho subyace una intención simbólica: "Un diálogo intercultural que dirige a un sucesivo diálogo religioso".

La presidenta de la fundación y esposa del presidente de Azerbaiyán, Mehriban Aliyeva, destacó "las relaciones excelentes" que existen entre su país y el Vaticano y subrayó su intención de "devolver a los visitantes un espacio arqueológico cristiano prestigioso y poco conocido".

Las catacumbas de san Marcelino y san Pedro constituyeron una zona importante durante el Imperio Romano cuyo nombre fue citado por primera vez en el "Liber Pontificalis" o Libro de los Papas, un manuscrito que incluye reseñas biográficas de los primeros pontífices.

El primer uso funerario de esta zona por parte de los miembros de la comunidad cristiana de Roma se concentró sobre todo en el subsuelo, con creación y evolución de los primeros núcleos de una de las que sería más tarde una de las más grandes catacumbas de la capital italiana. EFE

Visitas: 1068

Comentario por José Luis Santos Fernández el marzo 31, 2016 a las 10:56am

El láser desvela espectaculares frescos de antigua catacumba de Roma.

Es un fresco que representa la adoración de los Reyes Magos. Está la Virgen María, el Niño y dos de los sabios de Oriente. Pero que nadie se asuste, no es que olvidaran al tercero. Los expertos dicen que el artista que los pintó en la catacumba de San Marcelino y Pedro lo hizo así por cuestiones de simetría.

Un año de minuciosa restauración con láser ha desvelado lo que se escondía tras una densa capa de cal negra y suciedad. Son pinturas que hablan de la transición del mundo romano pagano al cristiano.
 
CARD. GIANFRANCO RAVASI (Presidente, Pontificia Comisión Arqueología Sacra):

"Primero nos hablan de la importancia del diálogo entre el mundo clásico romano y el mundo cristiano que estaba naciendo. De hecho, Cristo está representado en las catacumbas con la imagen de Orfeo, que atrae a las almas, un modo de establecer un puente de diálogo entre culturas diferentes, tan importante en nuestro tiempo”.


Prueba de esta transición son frescos como este. Una mujer, Sabina, ofrece vino a sus invitados recostados en un triclinium. No hay ningún tipo de referencia religiosa. No es más que una escena de la vida cotidiana en la antigua Roma.

Unos metros más adelante está Orfeo, símbolo pagano reconvertido al cristianismo y que representa al propio Cristo.

La catacumba es una auténtica pinacoteca paleocristiana. Ha recuperado todo su esplendor, curiosamente, gracias a la contribución de Azerbayán, un país de mayoría musulmana chiíta.
 
CARD. GIANFRANCO RAVASI:
 
"Es algo significativo en estos momentos en los que se ve al islam y al cristianismo enfrentados a causa del fundamentalismo. Y aquí lo que vemos es un ejemplo estupendo de colaboración”.
San Marcelino y Pedro es una de las catacumbas más antiguas de Roma y también de las más desconocidas. Data del siglo I después de Cristo y se usó hasta el siglo IX. Por eso, abarca una extensión de unas dos hectáreas y varios pisos. Sus pinturas y laberínticos pasillos y galerías son uno de los mejores testimonios de la antigua y rica presencia del cristianismo en la Ciudad Eterna.


Fuente: Roma Reports, 26 de marzo de 2016

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae para añadir comentarios!

Participar en Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en Redes Sociales: Facebook y Twitter

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2019   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más