La “flauta” Divje Babe, de hace 43,000 años, fue encontrada en una cueva de Eslovenia en 1995. Foto: Tomada de news.nationalgeographic.com

Fuente: National Geographic| 7 de abril de 2015

Alguna vez considerados instrumentos musicales primitivos, los artefactos de hueso llamados “flautas neandertales” eran en realidad obra de hienas en busca de comida.

Descubiertos en cuevas en el sureste de Europa, las “flautas” son huesos de muslos de osos jóvenes de las cavernas, con perforaciones circulares regulares que parecen agujeros para los dedos. El más famoso de ellos, la “flauta” Divje Babe de hace 43,000 años, fue encontrado en una cueva de Eslovenia en 1995.

Los científicos han debatido si estas “flautas” fueron hechas por los neandertales o por los carroñeros al roer huesos. Para responder la interrogante, el paleobiólogo Cajus Diedrich (izquierda) examinó los patrones de rotura de huesos y restos de animales prehistóricos en 15 puntos de la cueva, en busca de pruebas de que las perforaciones fueron hechas por animales.

El estudio, publicado por Royal Society Open Science, encontró que las “flautas de hueso de neandertal” no llevan marcas de taladros de piedra, sino de dientes de hienas de la Era de Hielo, que perforaban los huesos blandos de los osos pequeños.

¿Por qué es importante?

"La mayoría de los paleoantropólogos aceptan que la ‘flauta’ Divje Babe es un hueso masticado por un carnívoro, aunque de vez en cuando se refieren a ella como flauta", dice April Nowell (derecha), arqueóloga de la Universidad de Victoria en Canadá.

El artefacto Divje Bebé se remonta a la época de los neandertales, y el Museo Nacional de Eslovenia lo describe como una “flauta neandertal”. Hay varios más similares, pero el estudio señala que muchos de ellos en realidad no se remontan a los tiempos de los neandertales.

El descubrimiento de sus orígenes significa que ya no hay ninguna evidencia de que los neandertales hicieran instrumentos musicales. Pero, si los neandertales no fueron los primeros en hacer instrumentos musicales, ¿quién fue?

Ese logro se sitúa con gente de la cultura Auriñaciense en el suroeste de Alemania, que hacía flautas con huesos de buitre y marfil de mamut hace 40,000 años.

Estas flautas se parecen más a los instrumentos modernos, y presentan una clara evidencia de herramienta de trabajo.

Nicholas Conard (izquierda), arqueólogo de la Universidad de Tübingen en Alemania, escribe que hacer música habría permitido a estos seres humanos modernos fortalecer los lazos sociales, lo cual pudo haberles ayudado a organizar sus sociedades y a extenderse con más eficacia que los neandertales.

Lo que sigue

Los neandertales podrían haber hecho música sin instrumentos, aplaudiendo o dándose palmadas en el cuerpo, señala Nowell. Quizá también utilizaron instrumentos construidos con materiales descompuestos.

Pero ninguna evidencia de instrumentos o comportamientos musicales se ha encontrado todavía,  y la verdad sobre la “flauta” Divje Bebé ayudará a “desmantelar un mito que ha sido demasiado persistente en algunos círculos”, comenta Nowell.

Destrucción de fémures de osos de las cavernas por hienas manchadas.

* En los fémures jóvenes, que no están completamente calcificados y conservan la elasticidad, las      hienas producen en muchos casos solo agujeros con su P3.


* Los fémures de subadulto se parten en escamas.


* Los fémures de adulto no presentan apujeros de dientes porque se parten en pedazos.


Visitas: 1730

Comentario por María Jesús el abril 9, 2015 a las 4:01pm

En el registro arqueológico, los huesos largos procesados por los hiénidos (http://es.wikipedia.org/wiki/Hyaenidae), en general, sin tratar a los individuos inmaduros, presentan la forma de cilindros diafisarios (Véase, por ej., el artículo de A.J. Rodríguez-Hidalgo, A. Canals, P. Saladié, E. Carbonell, (2010). Los cubiles de Crocuta crocuta como contenedores de información paleoeconómica.  El caso de la Sala de los Huesos.  Cueva de Maltravieso (Cáceres). Actas de 1ª Reunión de científicos sobre cubiles de hiena.

Está en español y contiene fotos.  Es muy muy interesante.

Saludos.

Comentario por María Jesús el abril 9, 2015 a las 5:00pm

Respecto a la flauta (http://www.ikerjimenez.com/noticias/instrumento-musical-mas-antiguo/) que aparece en la foto en manos de Nicolás Conard, fue excavada en 1970 en la cueva de Hohle Fels (sí, la de la venus de marfil, http://es.wikipedia.org/wiki/Venus_de_Hohle_Fels).  Los sedimentos recuperados consistían en diminutas piezas de marfil, 31 de las piezas tenían agujeros para el dedo y muescas a los lados, de modo que dedujeron que fue tallada vaciando sus dos mitades -en sentido longitudinal- y estas muescas las hacían coincidir -a las dos mitades- de una manera muy precisa.  La autora de este descubrimiento fue María Malina. 

De este evento, y de otros muchos, se habla en el documental La cueva de los sueños olvidados (www.youtube.com/watch?v=rSCIbZOkYZc), que trata del descubrimiento y exploración de la Cueva de Chauvet (Francia), el cual recomiendo encarecidamente.

Saludos.

Comentario por Guillermo Caso de los Cobos el abril 10, 2015 a las 12:01am

Gracias por los comentarios y enlaces, María Jesús.

Tienes también en Terrae Antiqvae otros posts relacionados con los instrimentos musicales en la prehistoria y que son éstos:

'35,000-year-old flute is oldest known musical instrument' (26/06/2009)

Descubren en Vallada (Valencia) el primer instrumento musical de la... (17/02/2012)

Los instrumentos musicales más antiguos de Europa tienen más de 40.... (26/05/2012)

El arqueólogo que descubrió el primer arte 'sapiens', Nicholas Cona... (27/02/2013)

Canciones de las cuevas (08/05/2014)

Saludos

Comentario por María Jesús el abril 12, 2015 a las 1:33pm

Arte

Francia inaugura la réplica de la cueva de Chauvet, la otra «catedr...

Día 12/04/2015 - 02.37h

Sigue los pasos de Altamira, cuya Neocueva permite la visita de miles de turistas para conocer las pinturas

François Hollande ha inaugurado una copia turística de la Cueva de Chauvet, una de las «catedrales» más antiguas e importante..., de 25.000 a 32.000 años de antigüedad. La Cueva Chauvet fue descubierta el 18 de diciembre de 1994, por un trío de espeleólogos, Éliette Brunel-Deschamps, Christian Hillaire y Jean-Marie Chauvet, cuyo apellido dio nombre al descubrimiento, «canonizado» por la Unesco el 2014, eligiendo la Cueva como Patrimonio de la Humanidad. [visita la impresionante galería de fotos]

Los especialistas llevan veinte años disputándose sobre algunos aspectos concretos del descubrimiento, comenzando por la datación. La mayor parte de las obras descubiertas, en una gigantesca «catedral» de más de 8.500 metros cuadrados, fueron realizadas durante el Auriñaciense (de 30.000 a 32.000 años). Y otra parte significativa del inmenso legado de la Cueva Chauvet data del Gravetiense (de 25.000 a 27.000 años).

Mientras los especialistas comenzaban sus primeras investigaciones, el Estado francés decidió muy pronto construir una copia o reproducción de la Cueva Chauvet, a un kilómetro corto del sitio arqueológico, en la pequeña localidad de Vallon-Pont-d'Arc, en el departamento de la Ardèche, en el sureste de Francia, al norte de la Costa Azul.

Esa réplica es la que ha inaugurado el presidente Hollande, con una solemnidad particular, declarando: «En este lugar... los hombres inventaron la pintura... aquí se inventó el autorretrato, aquí se inventó el comic, aquí se inventaron las imágenes en tres dimensiones, aquí se inventó el cine». De hecho, el director alemán Werner Herzog dedicó en 2010 un documental a la gruta titulado «La cueva de los sueños olvidados»


Sin entrar en mayores matices, Hollande insistió en la dimensión histórica de la Cueva Chauvet: «No me canso de repetirlo, cuando viajo, repitiendo a mis interlocutores: si quieren saber de donde venimos, vengan a la Ardéche, vengan a la Gruta Chauvet. Allí nació el arte de la pintura, allí nacieron muchos de los fundamentos de nuestra civilización. Esta reproducción del original es un acontecimiento importante. En su día se hizo un descubrimiento mayor. Hay lugares, como este, que no pertenecen a nadie, ni a un país ni a una época. Pertenecen a la humanidad».

La copia / reproducción de la Gruta Chauvet reproduce las pinturas artísticas y religiosas de 3.500 de los 8.500 metros cuadrados del original. El Estado francés ha invertido 55 millones de euros en un sitio turístico que será abierto al público a partir del próximo día 25 y pudiera recibir unos 350.000 visitantes anuales.

Comentario por María Jesús el abril 26, 2015 a las 11:12am

Fuente: El Mundo.es | IRENE HDEZ. VELASCO Enviada especial Vallon-Pont-D'Arc (Francia)

Una réplica exacta de la 'catedral' francesa del Paleolítico

Viaje virtual a la 'cueva de los sueños olvidados'

  • Se abre al público una réplica exacta de la cueva francesa de Chauvet, que permite recrear la experiencia de visitar una gruta con pinturas de hace 36.000 años sin dañar la original


Ciencia. Réplica de la cueva francesa Chauvet. Pinturas Rupestres Vídeo: KAREN BUJES


Hace 36.000 años, nuestros antepasados crearon en las paredes de una cueva situada en un acantilado a las afueras de lo que hoy es la localidad francesa de Vallon-Pont-D'Arc unas pinturas únicas, que llevan toda la eternidad congeladas en ese lugar, como si no hubiera pasado el tiempo. Esta cueva de los sueños olvidados, como la llamó el cineasta Werner Herzog en el documental que le dedicó a esta increíble joya antropológica, es la catedral francesa del arte rupestre. Ha permanecido intacta durante decenas de milenios, desde que hace unos 21.000 años un desprendimiento clausurara su entrada y hasta que el 18 de diciembre de 1994 tres espeleólogos aficionados encabezado por Jean-Marie Chauvet se toparon con ella.

La gruta, bautizada como cueva de Chauvet en honor a su descubridor, es un lugar absolutamente excepcional. No es sólo que albergue algunas de las pinturas rupestres más antiguas del mundo o éstas se encuentren en un increíble estado de conservación. Es que además la cantidad de dibujos que encierra es inmensa: nada menos que un millar, de las cuales 425 son figuras de animales. El bestiario representado incluye 14 especies animales diferentes, desde osos, rinocerontes, mamuts, bisontes o panteras hasta búhos. Por no hablar de la indudable calidad artística de esas pinturas, de su fortísima carga visual.

Sólo hay un problema: esa cueva, declarada patrimonio de la humanidad por la Unesco en julio pasado, no se puede visitar. Está cerrada a cal y canto desde hace 20 años, cuando el Ministerio de Cultura francés ordenó clausurarla al comprobar que las visitas la estaban deteriorando.

Pero, desde ayer, es posible volver a estremecerse de emoción ante las pinturas de la cueva de Chauvet que sin poner en peligro su supervivencia. A sólo tres kilómetros de donde se encuentra la original, la cueva ha sido replicada al más mínimo detalle. Se ha realizado una copia absolutamente idéntica, un clon perfecto. Todo se ha reproducido exactamente igual, al milímetro. Las estalactitas, las concentraciones calcáreas, los cristales, la rugosidad de las paredes, el agua que resbala por algunas piedras, las 52 tipos distintos de roca, los agujeros, los arañazos dejados en la piedra calcárea por los zarpazos de los osos que hibernaban en ella, los 550 huesos de esos animales... Y, por supuesto, las pinturas rupestres.

Publicidad

Interior de la réplica de la cueva de Chauvet. Stéphane-Compoint-Resolute

«Sí, es idéntica», asegura sacando pecho David Huguet, director del equipo científico que ha calcado la cueva de Chauvet, una cueva que originalmente estaba habitada por osos de las cavernas (Ursus spelaeus), una especie de enorme tamaño que se extinguió hace 28.000 años. Hasta las huellas de esos animales que aún se encuentran en la cueva original han sido reproducidas con obsesiva fidelidad. Como por motivos de conservación las huellas de la cueva original no podían usarse para sacar el molde, el equipo ha recurrido a unas huellas de osos de cavernas encontradas en Alaska.

Los 8.200 metros cuadrados que en total se extiende la réplica de la cueva han sido realizados en resina y cemento, utilizando las más modernas tecnologías pero echando también mano de la sabiduría y pericia de artesanos y artistas. El pintor mallorquín Miquel Barceló, conocido por pintar muchas de sus obras directamente con los dedos, ha asesorado por ejemplo a los responsables de reproducir las pinturas rupestres. Los Homo sapiens que pintaron la cueva de Chauvet no conocían siquiera los metales: pintaban con carbón, con arcilla roja, empleando sus manos o usando tampones realizados con material vegetal, haciendo incisiones en la roca con la ayuda de piedras afiladas.

Entramos en la réplica exactamente en el mismo punto en que arrancaría nuestra visita si estuviéramos en la cueva original. La única diferencia es que a la auténtica se accede bajando una escalera y a su clon, atravesando una puerta. El interior es impresionante... No sólo todo es idéntico a la cueva original, sino que la atmósfera también ha sido minuciosamente reproducida. Reina el silencio, hace frío, se siente en la piel la humedad y la luz es muy tenue, como si fueran las antorchas de los hombres del paleolítico las que iluminaran el lugar. Todo está calculado para estimular los cinco sentidos de los visitantes, para ayudarles en ese viaje en el tiempo y provocarles las mismas emociones que sentiría si visitaran la cueva auténtica.

'El panel de los caballos' Jean-Clottes-Centre National-de la Préhistoire

Por eso, para lograr que quienes vengan a este lugar sientan un escalofrío de emoción recorriéndoles la espina dorsal, la visitas se realizan en grupos de 25 personas (es imprescindible reservar), con guías que más que hablar susurran y que piden silencio antes de entrar en esta especie de santuario del Paleolítico que se espera que visiten al año unas 400.000 personas. De hecho, ya hay cerca de 100.000 reservas.

El caso es que hace 36.000 años, este lugar era muy distinto. No existía el maravillosos bosque Mediterráneo que ahora inunda de verde toda la zona. En aquel entonces reinaba la era glacial y el paisaje era desolador. «Era más o menos como Siberia en la actualidad», sintetiza David Huguet. Apenas había árboles, lo que más abundaba eran los hierbajos. Y aunque no había hielo, hacía un frío atroz: en invierno la temperatura rondaba los 20 grados bajo cero.

Los científicos creen que aquellos sapiens eligieron esta cueva para realizar sus pinturas por dos motivos: su proximidad a esa increíble obra de arte de la naturaleza que es el Pont d'Arc (un majestuoso puente natural de 54 metros de altura sobre el río Ardèche) y porque había sido una cueva de osos. «No sabemos qué relación tenían con los osos de las cavernas, pero era una relación especial. La prueba es que en todos los dibujos en los que aparecen osos ese animal está sólo, sin otros animales alrededor. Y además a los osos, y sólo a los osos, los pintaban siempre sin ojos. Ese tratamiento singular sin duda esconde una simbología, sólo que no sabemos descifrarla», nos cuenta Huguet.

Un rinoceronte pintado en la cueva de Chauvet. EM

«No tenemos las claves para entender los signos pintados en la cueva. Pero todos los dibujos tienen un sentido espiritual. No son pinturas que documenten la vida diaria, como lo demuestra el que en ningún momento se represente el sol, la luna, ríos, los árboles... Las pinturas sólo muestran animales y unos pocos detalles de la anatomía humana». Quienes realizaron estos dibujos aprovechaban los volúmenes de las paredes para dar profundidad a sus pinturas. Los investigadores creen que no los hacían al azar en esta o aquella pared. Era una decisión meditada, fruto de un proceso intelectual. Al fin y al cabo su capacidades cognitivas y emocionales eran muy similares a las nuestras. Eran sapiens como nosotros, sólo que vivían en la era prehistórica. «La mayor diferencia con nosotros era su relación con la naturaleza. Vivían completamente inmersos en ella, y compartían su vida con los animales».

Las comparación con Altamira resulta inevitable. «Por supuesto, fuimos a visitar la réplica de Altamira antes de realizar la réplica de la cueva de Chauvet. Nos ayudó, pero aquí hemos ido un paso más allá, hemos logrado un efecto mucho más real», sentencia Huguet, quien no oculta su sorpresa ante la decisión de reabrir la cueva original de Cantabria a los visitantes, por muy limitados que sean y en grupos de cinco personas.

«Es una decisión política, porque no creo que científicamente se pueda sostener. Yo no conozco con precisión el estado de conservación de Altamira, pero está claro que la presencia humana provoca daños en una cueva. Una cueva que ha estado cerrada durante mucho tiempo desarrolla su propia atmósfera, crea su propio equilibrio químico. Y la presencia de seres humanos perturba esa atmósfera de equilibrio. Abrir al público representa el mayor peligro al que se puede enfrentar una cueva, incluso si son visitas limitadas. Los daños que la presencia humana puede generar en una cueva pueden tardar décadas en solventarse, y a veces son irreparables. Es un medio muy frágil. Por eso mismo hemos decidido no abrir al público la cueva original de Chauvet y crear esta réplica».

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae para añadir comentarios!

Participar en Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en las Redes Sociales: Facebook, Twitter y Google+

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2018   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más