La tinta de los papiros egipcios desvela antiguas prácticas de escritura

Detalle de un tratado médico (inv. P. Carlsberg 930) de la biblioteca del templo de Tebtunis con títulos marcados en tinta roja. Crédito de la imagen: The Papyrus Carlsberg Collection. Crédito: Colección Papyrus Carlsberg.

Hace 5.300 años, los antiguos egipcios empleaban tinta negra para escribir sus textos y roja para destacar títulos, instrucciones o palabras clave. Saber de qué estaban compuestas es esencial para trazar la historia de la escritura en el Antiguo Egipto y de otras culturas como las mediterráneas de Grecia y Roma.

Hoy, el análisis de doce antiguos fragmentos de papiros del periodo romano (entre el año 100 y 200 d.C.) analizados con microscopios de rayos X ha desvelado que los egipcios utilizaban plomo en la tinta de sus textos pero no como pigmento, sino por sus propiedades secantes, una técnica similar a la empleada por los artistas del Renacimiento en Europa, durante el siglo XV.

El estudio concluye que, 1.400 años antes de que Rafael o Fra Angélico marcasen una época, los egipcios ya sabían cómo conseguir que sus papiros no se emborronaran con tinta fresca, lo que, para los autores del estudio obliga a revisar los antiguos escritos del Mediterráneo, ya que las técnicas de secado podrían haberse difundido mucho antes de lo pensado.

La investigación, liderada por científicos del Laboratorio Europeo de Radiación Sincrotrón (ESRF) de Grenoble, Francia, y de la Universidad de Copenhague (Dinamarca), y publicada en la revista PNAS, desvela la composición de las tintas de una docena de antiguos papiros egipcios de la biblioteca del templo de Tebtunis del antiguo Egipto, y famosa por sus textos científicos y costumbristas, con explicaciones de cómo vivían sus habitantes -muchos griegos y romanos-.

Un fragmento de papiro de un extenso tratado astrológico (inv. P. Carlsberg 89) de la biblioteca del templo de Tebtunis y los mapas de fluorescencia de rayos X del ESRF que muestran la distribución de hierro (rojo) y plomo (azul) en las letras rojas que describe la antigua palabra egipcia para "estrella". Crédito de la imagen: The Papyrus Carlsberg Collection y ESRF. Crédito: Colección Papyrus Carlsberg y ESRF.

Las muestras estudiadas en este proyecto de investigación, por tanto, son excepcionales no solo por las tintas con los que fueron escritos.

"Al aplicar la tecnología de punta del siglo XXI para revelar los secretos ocultos de la antigua tecnología de la tinta, contribuimos a desvelar el origen de las prácticas de escritura", explica Marine Cotte  (izquierda), investigadora de la ESRF y coautora del trabajo.

"Algo muy llamativo fue que encontramos que se añadió plomo a la mezcla de tinta, no como un tinte, sino como un secador de la tinta, para que la tinta se quedara en el papiro", dice Cotte.

Los investigadores llegaron a esta conclusión porque no encontraron ningún otro tipo de plomo, como el plomo blanco o el minio, que debería estar presente si servía como pigmento.

Además, "el hecho de que el plomo no se añadiera como pigmento sino como secante implica que la tinta tenía una receta bastante compleja y que no podía ser fabricada por cualquiera", añade Thomas Christiansen (derecha), egiptólogo de la Universidad de Copenhague y coautor del estudio.

"A juzgar por la cantidad de materias primas necesarias para abastecer una biblioteca de templo como la de Tebtunis, creemos que los sacerdotes deben haberlas adquirido o supervisado su producción en talleres especializados muy parecidos a los de los maestros del Renacimiento", añade Christiansen.

Vista aérea del ESRF, el sincrotrón europeo que produce rayos X 10 billones de veces más brillantes que los rayos X médicos. Crédito: ESRF / Stef Candé.

El hallazgo fue posible gracias a las diferentes técnicas que el equipo utilizó en la línea de luz ID21 de la ESRF para estudiar los fragmentos de papiros y que permitieron descubrir que el plomo estaba asociado una compleja mezcla de fosfatos de plomo, a sulfatos de plomo potásicos, a carboxilatos de plomo y a cloruros de plomo. EFE

Fuentes: lavanguardia.com | phys.org | 26 de octubre de 2020

Visitas: 538

Comentario por Hispalois el noviembre 7, 2020 a las 10:35pm
Creo que hay una errata en la traducción: “microscopios de rayos X” no es muy exacto ya que la técnica usada es la fluorescencia de rayos X. Sería mejor decir “instrumentos” en vez de microscopios.
Comentario por Guillermo Caso de los Cobos el noviembre 8, 2020 a las 4:25pm

Buenas tardes, Hispalois:

Tengo que decirle que no hay ningún error de traducción. "Microscopios de rayos X" viene así referenciado en el artículo de La Vanguardia, que no es fruto de ninguna traducción, y tal descripción informativa de la metodología empleada en el análisis de los papiros egipcios es perfectamente lícita, habida cuenta que la fluroescencia de rayos X no es otra cosa que una modalidad procedimental derivada de la utilización de la microscopía de rayos X.

Un saludo.

Comentario por Hispalois el noviembre 8, 2020 a las 11:00pm
Hola Guillermo. Pues gracias por tu comentario porque me ha llevado a leerme el artículo original y en efecto, además de XRF “macro”, han aplicado XRF también a escala microscópica, junto a difraccion y espectrometría infrarroja.

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae para añadir comentarios!

Participar en Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en Redes Sociales: Facebook y Twitter

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2021   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más