Herramientas y huesos de 45.000 años de antigüedad revelan evidencia temprana del 'Homo sapiens' en el este de Asia

Reconstrucción de la vida cotidiana en el sitio de Shiyu (China) hace 45.000 años, por Xiaocong Guo. © IVPP

La aparición de fragmentos de rocas y huesos antiguos en el este de Asia están cambiando nuestra comprensión de la historia de la migración humana. Son artefactos encontrados en el yacimiento de Shiyu, situado en la provincia de Shanxi, en el extremo oeste de la famosa cuenca de Nihewan (China del norte), y que se descubrió y excavó en 1963. Un nuevo análisis ha revelado que fueron elaborados por el Homo sapiens hace unos 45.000 años.

La colonización de China por el «hombre moderno» se había datado anteriormente en 40.000 años, con los restos del Hombre de Tinyuan (hallados cerca de Pekín). Este hallazgo podría estar vinculado con sitios más antiguos en Asia central, como el de  Obi-Rakhmat Grotto, en Uzbekistán, datado hace 48.800 años, explica a New Scientist la arqueóloga Arina Khatsenovich. Son indicio de una hipotética “ruta norte” que los humanos podrían haber seguido para llegar al este del continente a través de países como Uzbekistán.

Ello supone, pues, la primera evidencia de humanos modernos en el este de Asia, lo que sugiere que los Homo sapiens ya estaban establecidos en Shiyu, lo que provoca una nueva interpretación de los artefactos culturales encontrados anteriormente en este yacimiento.

«El sitio refleja un proceso de criollización cultural –contacto entre sociedades y pueblos reubicados– que mezcla características heredadas con innovaciones, complicando así la comprensión tradicional de la expansión global del 'Homo sapiens'», explica  en Scimex el arqueólogo Francesco D'Errico (izquierda), de la Universidad de Burdeos.

Shiyu ha sido conocido durante décadas como un sitio de importancia arqueológica. Estuvo habitada durante mucho tiempo: la secuencia sedimentaria tiene una profundidad de 30 metros y las capas que contiene se depositaron durante decenas de miles de años. Enterrados en el sedimento, los arqueólogos encontraron una rica variedad de herramientas y artefactos hechos y utilizados por los humanos que vivieron allí.

Establecer quiénes eran estas personas y cuánto tiempo vivieron en la zona está dentro del proyecto de excavación en curso. Las primeras realizadas en 1963 arrojaron miles de objetos: 15.000 artefactos de piedra, miles de trozos de huesos y dientes… y un único fósil de homínido, un trozo de hueso de un cráneo identificado como perteneciente a Homo sapiens.

Artefactos iniciales del Paleolítico Superior de Shiyu, China. Una variedad de herramientas de piedra que incluyen puntas de Levallois (arriba), denticulados utilizados en el movimiento de aserrado y un raspador (abajo a la izquierda) y herramientas con espigas para empuñar mangos (abajo a la derecha).

Sin embargo, la mayor parte de la colección se perdió posteriormente, incluido el fragmento craneal. Sin inmutarse, los científicos llevaron a cabo otra excavación en 2013 dirigida por la paleoantropólogo Shi-Xia Yang  (derecha) de la Academia de Ciencias de China, junto un equipo multidisciplinario internacional que ha trabajado ahora para caracterizar en detalle el yacimiento.

Se seleccionaron una gran cantidad de artefactos disponibles y se analizaron minuciosamente junto cono huesos de animales encontrados en el lugar. También se realizaron nuevos análisis de datación, mediante radiocarbono y   luminiscencia ópticamente estimulada, técnicas que sirven para fechar con precisión muestras tomadas de diferentes secciones de la secuencia de sedimentos.

Las dataciones revelaron que la capa más antigua de la secuencia se depositó hace unos 45.000 años. Por su parte, el análisis de los artefactos reveló una serie de habilidades tecnológicas, como  el empleo de la Técnica Levallois para tallar piedras, desarrollado en Europa hace unos 250.000 años.

Foto: Yang Shixia, investigadora y coordinadora del estudio en su despacho del Instituto de Paleontología y Paleontología de Vertebrados de Pekín. 

El conjunto también incluye puntas con espiga y puntas de proyectil con evidencias de fracturas por impacto, lo que sugiere capacidad de caza con las mismas. Por otro lado, también había obsidiana que sólo pudo haberse obtenido a gran distancia, al menos entre 800 y 1.000 kilómetros, lo que indica posible viajes de intercambio de materiales. “El análisis químico nos permitió averiguar de dónde procedían estos objetos de roca volcánica", explica Yang Shixia. “Los resultados mostraron que esta obsidiana procedía del este de la montaña Changbaishan, que marca la frontera entre China y Corea del Norte. Está, por tanto, a más de 800 kilómetros de donde se encontraron".

¿Los grupos de Homo sapiens de Shiyu viajaron casi 1.000 kilómetros para encontrar este tipo de piedras de origen volcánico que consideraban preciosas, o llegaron hasta aquí gentes de Oriente y Extremo Oriente? Sigue siendo un misterio, pero lo que es seguro es que se produjo una cierta mezcla genética y cultural a grandes distancias: "Lo que podemos afirmar, basándonos en las pruebas de que disponemos, es que hace 45.000 años, diferentes individuos se encontraron aquí y que, como resultado de los intercambios y de la mezcla cultural, se produjeron innovaciones y la aparición de nuevas herramientas".   

Otros elementos interesantes incluyen una herramienta de hueso trabajado y un disco de grafito con un agujero en el centro, cuyo propósito aún no está claro (aunque este último, especulan los investigadores, puede haber sido algún tipo de botón grande).

Herramientas de hueso arriba y fragmento de un disco perforado de grafito abajo. Hallados en el yacimiento de Shiyu en capas arqueológicas que datan de hace 45.000 años. El disco de grafito es la joya más antigua descubierta en China. Es posible que se haya utilizado como botón. © F. d'Errico

Los huesos de animales del lugar también resultan fascinantes. La mayoría de ellos eran équidos o huesos de caballo, en su mayoría adultos. Muchos de ellos tenían marcas de cortes que indicaban una matanza, lo que sugiere que los habitantes del sitio de Shiyu eran hábiles cazadores que se alimentaban de équidos.

«Todo ello pinta un cuadro complejo e inspirador. La fusión de diversos rasgos culturales significa una adaptación compleja e innovadora de nuestros antepasados ​​durante su expansión territorial», dice Yang.

Vista general de la sección Shiyu. La autora principal, Shixia Yang, está preparando muestras para la datación por luminiscencia.

Combinado con el fragmento de cráneo (todavía perdido), el descubrimiento representa una pieza importante de la historia humana, dicen los investigadores. Quizás trabajos futuros descubran más pistas sobre las misteriosas personas que alguna vez habitaron en Shiyu, dejando rastros de su astucia e ingenio que serán descubiertos por sus descendientes decenas de miles de años después.

«Comprender las complejidades de nuestro pasado antiguo puede ofrecer conocimientos invaluables sobre los diversos caminos seguidos por nuestros antepasados ​​y la riqueza de la adaptación humana». dice el arqueólogo Michael Petraglia  (izquierda), de la Universidad Griffith, en Australia.

«Este descubrimiento en Shiyu revela una historia cautivadora de la migración humana temprana y la fusión cultural, ampliando el conocimiento de nuestros orígenes antiguos y la notable adaptabilidad del Homo sapiens».

La investigación fue publicada en Nature, Ecology, Evolution.

Fuentes: f1mundial.com | news.griffith.edu.au | hoy.com | 19 de enero de 2024

Visitas: 189

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae para añadir comentarios!

Participar en Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en Redes Sociales: Facebook y Twitter

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2024   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más