Hallan debajo de una autopista en Inglaterra restos del fortín de la legendaria y desaparecida Legión IX "Hispana"

Foto: Vista aérea del yacimiento en la autopista A1.

Vía: Mail Online | Chris Brooke | 26 de agosto de 2010 (Traducción de G.C.C.)

Fue una de las legiones más antiguas y más temible en todo el Imperio Romano, pero, en algún momento después de 108 d. C., desapareció; nunca más se supo de élla.

Ahora los arqueólogos han descubierto un 'polígono industrial' romano cerca de unas ruinas, las cuales pudieron una vez haber sido el hogar de la famosa Legión IX "Hispana", la legión perdida.

El yacimiento desenterrado incluye los restos de un molino movido por agua, utilizado para moler el grano de harina y producir alimentos para los soldados, ropa, restos de comida, tumbas y cerámica.

El lugar fue excavado con parte de los 318 millones de libras de la Agencia de Autopistas programados para reformar la autopista A1 entre Dishforth y Leeming, en el norte de Yorkshire. Se encuentra cerca de una fortaleza en ruinas, en el puente de Healam, el cual formaba parte de la frontera romana hace 2.000 años.

La IX Legión había luchado en victoriosas campañas a través de todo el Imperio, desde la Galia hasta África, de Sicilia a España, y de Germania a Britania. Muchos creen que la IX Legión desapareció después de haber sido enviada a combatir a los salvajes pictos, en Escocia, y nunca más regresó.

Otras teorías son más mundanas, sin embargo, y sugieren que fue enviada a otra parte del Imperio donde fue disuelta, o que su nombre fue eliminado de los registros después de haber sido deshonrada en una batalla.

Las teorías acerca de lo que sucedió con la IX Legión han generado una serie de novelas, series de televisión y películas.

Foto: Recreación de la fortaleza imperial romana en el Puente Healam, Norte de Yorkshire.

Las excavaciones llevadas a cabo durante una reforma de 318 millones de libras de una carretera en el norte de Yorkshire, han proporcionado a los arqueólogos una idea sobre la economía de mantenimiento de una guarnición militar en los siglos pasados.

El área fue desarrollada para abastecer de alimentos, bebidas y otros servicios relacionados con el comercio, a los vecinos de la fortaleza imperial en el Puente Healam, cerca de Dishforth.

Había un molino de harina, movido por agua, que producía alimentos para la guarnición, así como a las legiones que viajaban a lo largo de la vía romana de "Dere Street".

Los grandes edificios de madera próximos a la puerta, ocupados probablemente hasta el siglo IV d. C., habrían sido utilizados para procesar alimentos, guardar el ganado, y elaborar cerveza y cerámica.

Los arqueólogos han encontrado monedas, broches, fragmentos de cerámica y media tonelada de huesos de animales sacrificados en el lugar. También se excavaron 14 cremaciones humanas y el esqueleto, bien preservado, de un caballo debajo de un edificio. Se cree que habían sido sacrificados como ofrenda a los dioses para traer suerte a los edificios construidos.

Foto: Restos de un caballo sacrificado.

Foto: Fueron encontrados en el yacimieno un broche del S. II d. C., y una moneda romana de 218-222 d.C., mostrando a Julia Maesa, abuela de dos emperadores romanos.

El jefe del equipo del Patrimonio Cultural, Blaise Vyner, dijo: "Sabemos mucho sobre fuertes romanos, los cuales han sido ampliamente estudiados, pero excavar una zona industrial con un molino es realmente excitante. Esperamos que pueda decirnos más acerca de cómo tales puestos militares avanzados atendían sus necesidades y hasta qué punto la auto-suficiencia habría sido importante".

La zona industrial comprendía una serie de grandes edificios de madera, la mayor parte en el lado norte de un arroyo, el cual alimentaba al molino. Habría suministrado al fortín con bienes y provisiones, probablemente procesando carne y otros alimentos, así como la harina, y también podría haberse convertido en algo así como un establecimiento central por derecho propio.

Asimismo, hay una indicación de que los ocupantes romanos podían tener los calcetines muy gastados: impresiones del óxido de un clavo de una sandalia romana aparecen en las fibras, lo que podría sugerir que el tipo de calcetín utilizado para vestir fue muy usado.

Blaise Vyner dijo: "Usted sólo tiene que buscar el camino de Catterick para ver cómo las ciudades con guarnición son atendidas por las tiendas locales. Tal vez tenemos algo parecido aquí".

Gary Frost, director del proyecto de la Agencia de Autopistas, dijo que la excavación, que comenzó en julio de 2009 y se terminó este verano, proporcionó a los expertos una ventana única al pasado: "Ellos han descubierto un mundo oculto, que muestra cómo los romanos sostenían el fuerte y el área circundante".


Sobre el posible final de la Legión IX "Hispana", la Wikipedia nos cuenta lo siguiente:

En 120 la Legio VI Victrix reemplaza a la Legio IX Hispana en York. Durante mucho tiempo fue desconocida su historia a partir de esta fecha, lo que dio lugar incluso a elaborar leyendas sobre su «misteriosa desaparición» entre los Scotti en sucesivas novelas de recreación histórica, como la muy popular de R. Sutcliff, "The Eagle of the Ninth", de 1954 y muchas veces reeditada, cuya adaptación cinematográfica se halla en proceso de posproducción y tiene previsto su estreno en 2011 .

Sin embargo, la leyenda se demostró como tal, ya que a partir de 1970, con el hallazgo de diversas inscripciones, pudo acreditarse que la legión IX (o VIIII, como aparece en los epígrafes) había sido trasladada desde Britannia a los alrededores de Noviomagus, ciudad de los Bátavos (actual Nimega, Holanda), donde estuvo acuartelada al menos hasta 131 d. C., cuando fue enviada a Oriente.

Foto: Lápida funeraria de un legionario de la IX Legión "Hispana"

Tras esa fecha sí se pierde su rastro, por lo que se cree que pudo ser diezmada o aniquilada. Se han sugerido diferentes opciones para ello: en Judea bajo Adriano (años 132-135), en Armenia o en Capadocia bajo Marco Aurelio (161) o, en 162 d.C., durante la invasión de los Chatti. Lo único cierto es que en una relación de legiones de época de Marco Aurelio ya no se la menciona.

Hay que tener en cuenta que los historiadores y cronistas romanos eran extremadamente reservados a la hora de registrar en sus escritos aquellas legiones que hubieran sido deshonradas, debido a que el recuerdo de su memoria había sido prohibido. Igualmente ocurría con aquellas que fueron aniquiladas en el campo de batalla, no siendo dado a conocer el hecho por cuestión de moral pública y para asegurar la estabilidad política del imperio.

Visitas: 2697

Comentario por José Luis Santos Fernández el febrero 22, 2011 a las 1:16pm

This is the film version of Rosemary Sutcliff's novel, "The Eagle of the Ninth'.

.

.

Le mystère de la 9ème légion romaine est-il enfin résolu ?

Alors que les studios hollywoodiens viennent de sortir The Eagle, un nouveau péplum (sortie en France prévue le 20 avril 2011), une équipe de chercheurs prétend avoir résolu l'énigme qui plane depuis des siècles sur la disparition de la 9ème légion romaine aux alentours de 108 apr. J.C. Selon les historiens, le roman de Rosemary Sutcliff, The Eagle of the Ninth (L'Aigle de la 9ème légion), qui a inspiré le film de Kevin Macdonald, serait basé sur des hypothèses historiques solides.

Les soldats de la Neuvième légion auraient disparus de la surface de la terre après avoir maté la rébellion de la reine Boudicca (30 apr. J.-C. - 61 apr. J.-C) contre l'envahisseur romain, et battu les Pictes ou les Calédoniens, en 83, à la bataille du mont Graupius dans l'actuelle Écosse. Dès lors, il n'est plus jamais fait mention de cette armée d'infanterie lourde. La thèse qui dominait jusqu'à aujourd'hui était celle de la dissolution de la légion et de la dispersion des milliers d'hommes qui la composait au sein d'autres unités. La Legio IX Hispana aurait également pu être redéployée sur le front oriental de l'empire.

En 1954, alors que le mythe perdurait, l'écrivain britannique, Rosemary Sutcliff, publiait un roman d'aventure pour enfants qui mettait en scène une 9ème Légion héroïque massacrée par les Pictes. Un groupe de spécialiste accrédite maintenant cette version. Selon eux, la honteuse défaite des Romains face aux Barbares aurait été effacée par une conspiration du silence. De nouveaux indices ont d'ailleurs été mis en lumière par Phil Hirst, dans un documentaire intitulé Rome’s Lost Legion et qui sera diffusé sur History Channel le 18 mars prochain. Selon lui, la bataille du mont Graupius n'aurait pas mit fin à la menace qui pesait sur l'empire romain. La découverte d'une pierre tombale appartenant à un centurion stationné au Fort de Vindolanda, dans la province de Northumbrie, montre que les Barbares menaçait encore les territoires du nord, vingt ans plus tard.

L'historien Neil Faulkner confirme que les insurgés pouvait appartenir à une confédération de tribus, faisant face à l'armée romain dans le nord de la province de Britannia. La disparition de la Legio IX Hispana donne du poids à cette théorie. Par ailleurs, on sait que des renforts ont été envoyés au nord pour faire face à une bataille majeure, au début du règne de l'empereur Hadrien (76-138), soit vers 117 après J.C. Par ailleurs celui ordonna la construction du fameux mur qui porte son nom pour protéger le sud de l'île des attaques des tribus calédoniennes de l'actuelle Écosse. Pour Phil Hirst, le mur d'Hadrien est la preuve que l'empereur avait réalisé que la conquête totale de la Britannia était illusoire.

Comentario por Guillermo Caso de los Cobos el marzo 20, 2011 a las 7:18pm

 

La misteriosa pérdida de la Novena Legión romana

Vía: BBC News | 16 de marzo de 2011 (Traducción: G.C.C.)

Por Dr. Miles Russell, catedrático de Prehistoria y Arqueología romana en la Universidad de Bournemouth

 

La desaparición de la Novena Legión de Roma siempre ha desconcertado a los historiadores, pero una emboscada brutal podría haber sido el caso por el cual se forjó la frontera de Inglaterra-Escocia, aduce el arqueólogo Dr. Miles Russell, de la Universidad de Bournemouth.

Una de las leyendas más duraderas de la Bretaña romana se refiere a la desaparición de la Novena Legión.

La teoría de que 5.000 de los mejores soldados de Roma se perdieron en la niebla de Caledonia, mientras marchaban hacia el norte para sofocar una rebelión, es la base de una nueva película, "El Águila", pero ¿cuánto de esto es cierto?

Es fácil entender el atractivo de las historias que rodean a la pérdida de la Novena Legión romana: una banda marginal de guerreros británicos infligiendo una humillante derrota a un excelente adiestrado ejército profesional fuertemente blindado.

Es el último triunfo de los desvalidos: un relato inverosímil de una victoria contra todo pronóstico. Recientemente, sin embargo, la historia se ha filtrado aún más en la conciencia nacional de Inglaterra y Escocia.

Para los ingleses, la masacre de la Novena es un relato de cosecha propia sobre una especie de "David" que afortunadamente rindió a un implacable "Goliat" europeo. Para los escoceses, proporciona el debate sobre la recuperación del gobierno y la identidad nacional, por no hablar del impacto cultural de Braveheart; la historia ha ganado un adicional interés: los habitantes de las altas montañas, amantes de la libertad, resistiendo monolíticamente a los imperialistas con sede en Londres.

La leyenda de la Novena adquirió forma gracias a la aclamada novelista Rosemary Sutcliff, cuya obra maestra, "El águila de la Novena", se convirtió en un éxito instantáneo cuando se publicó en 1954.

Desde entonces, generaciones de niños y adultos se han fascinado por la historia de un joven oficial romano, Marco Aquila, viajando al norte de la Muralla de Adriano con el fin de descubrir la verdad sobre su padre, perdido con la Novena, y el paradero del estandarte de la legión, el águila de bronce.

Los historiadores han disentido, teorizando que la Novena no desapareció en Gran Bretaña en absoluto, argumentando que tanto el libro como la película se equivocan. Su teoría ha sido mucho más mundana: la legión fue, de hecho, víctima de un  traspaso estratégico, al intercambiar la fría extensión del norte de Inglaterra por los áridos suelos del Oriente Medio.  Y aquí, en algún momento antes del año 160 d. C.,  fueron exterminados en una guerra contra los persas.

Pero, en contra de este punto de vista, hay que decir que no hay una pizca de evidencia de que la Novena estuviera alguna vez fuera de Gran Bretaña. Es sólo una suposición, que, con el tiempo, ha adquirido un brillo de hierro fundido de certeza. Tres baldosas selladas que llevan el número de unidad de la Novena se encuentran en Nijmegen, en Holanda, y se han utilizado para apoyar la idea del traspaso desde Gran Bretaña.

 

Pero todas ellas parecen datarse en los años 80 d. C., cuando los destacamentos de la Novena estaban, en realidad, en el Rin luchando contra las tribus germánicas. Ellas no prueban que la Novena dejara Gran Bretaña para siempre.

En efecto, la última pieza cierta de evidencia relativa a la existencia de la legión en cualquier parte del Imperio Romano proviene de York, donde una inscripción, que data de 108 d. C., acredita a la Novena reconstruyendo la fortaleza en piedra. En algún momento entre esa fecha y mediados del siglo II, cuando un registro de todas las legiones fue compilado, la unidad debió dejar de existir.

¿Pero qué le sucedió a la Novena?

Los primeros años del siglo II fueron muy traumáticos para Britania. El escritor romano Fronto observó que, durante el gobierno del emperador Adriano (117-138 d. C.), un gran número de soldados romanos fueron asesinados por los británicos.

El número y la magnitud de estas pérdidas se desconoce, pero ellas eran evidentemente importantes. El anónimo autor de la "Historia Augusta", compilada en el siglo III, proporciona más detalles, señalando que, cuando Adriano se convirtió en emperador, "los británicos no podían ser mantenidos bajo control romano".

El problema británico fue de profunda preocupación para el gobierno romano central. Gracias a una lápida sepulcral recuperada en Ferentinum, Italia, sabemos que refuerzos de emergencia de más de 3.000 hombres fueron trasladados a la isla en "la Expedición Británica", a principios del gobierno de Adriano. El emperador mismo visitó la isla en el año 122 d. C., con el fin de "corregir muchos defectos", trayendo con él a una nueva legión, la sexta.

El hecho de que ellos se instalaran en la fortaleza de legionarios York sugiere que las "grandes pérdidas" de personal, a las que alude Frontón, se habían producido dentro de las filas de la Novena.

 

 

Parece que Sutcliff tenía razón después de todo.

Fue la novena, la más expuesta y norteña de todas las legiones en Gran Bretaña, la que tuvo que soportar el peso de la insurrección, poniendo fin a sus días luchando contra los insurgentes en los tumultos de principios del siglo II d. C. en Gran Bretaña.

La pérdida de dicha unidad militar de élite tuvo un giro inesperado que resuena hasta nuestros días. Cuando el emperador Adriano visitó Gran Bretaña a la cabeza de un mayor número de tropas, se dio cuenta de que sólo había una manera de garantizar la estabilidad en la isla: se necesitaba construir un muro.

La Muralla de Adriano fue diseñada para mantener a los invasores fuera del territorio romano, así como velar por que los potenciales insurgentes dentro de la provincia no tuvieran ninguna esperanza de recibir apoyo de sus aliados del norte. Desde este punto, las culturas a ambos lados de la gran división desarrollaron ritmos diferentes y de maneras muy diferentes.

El legado final de la Novena fue la creación de una frontera permanente, dividiendo siempre Gran Bretaña. Los orígenes de lo que iban a ser los reinos independientes de Inglaterra y Escocia se pueden atribuir a la pérdida de esta desafortunada legion romana.


Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae para añadir comentarios!

Participar en Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en Redes Sociales: Facebook y Twitter

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2019   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más