El misterio de la construcción de Stonehenge podría descansar sobre la técnica de cojinetes

Foto: Stonehenge

Vía: The Independente |PA| 18 de noviembre de 2010 (Traducción G.C.C.)

Ingenieros neolíticos pudieron haber utilizado rodamientos de bolas (cojinetes) en la construcción de Stonehenge, ha sido propuesto hoy en día.

La misma técnica que permite a vehículos y maquinaria funcionar sin problemas en la actualidad, podría haber sido utilizada para el transporte de enormes piedras hasta el pie del monumento de más de 4.000 años, según una nueva teoría.

Los científicos mostraron cómo las bolas colocadas en raíles de madera con acanaladuras habrían permitido un fácil movimiento de piedras de varias toneladas.

Nadie ha explicado satisfactoriamente cómo las pesadas losas, utilizadas para construir Stonehenge, fueron trasladadas desde sus canteras hasta la llanura de Salisbury, en Wiltshire.

Algunas, las "piedras azules", pesan cuatro toneladas cada una y fueron llevadas a una distancia de 150 millas desde Pembrokeshire, en Gales. Los intentos de recrear el transporte de los bloques sobre rodillos de madera o en flotación por vía marítima no han resultado convincentes.

Las duras superficies y las zanjas necesarias cuando se usaron los rodillos de madera habrían también dejado su huella en el paisaje, pero han desaparecido.

Foto: Bolas de piedra talladas. La mayoría se encuentran en Aberdeenshire, Escocia.

A los expertos se les ocurrió la nueva idea después de examinar las misteriosas bolas de piedra que se encuentran cercanas a monumentos como Stonehenge, en Aberdeenshire, Escocia.

Tienen el tamaño de una pelota de cricket, y están precisamente modeladas para ser, milímetro más o menos, del mismo tamaño. Esto sugiere que estaban destinadas para utilizarse juntas de alguna manera, en lugar de individualmente.

Los círculos de piedra de Escocia son similares en la forma a Stonehenge, pero contienen algunas piedras mucho más grandes.

Para probar la teoría, los investigadores de la Universidad de Exeter construyeron un modelo en el que las bolas de madera se insertaron en ranuras talladas en tablones de madera. Cuando pesados bloques de hormigón fueron colocados en la plataforma por encima de las bolas, mantenidas en su posición por las ranuras de aquélla, pudieron moverse con facilidad.

El arqueólogo Andrew Young describe el experimento, advirtiendo que él se sentó en la parte superior de los bloques para proporcionar un peso extra: "La verdadera prueba fue cuando un colega utilizó su dedo índice para moverme hacia adelante: un simple empuje y los bloques, conmigo encima, se dispararon hacia adelante. Esto demuestra que las bolas pueden mover grandes objetos pesados y podrían ser una explicación viable sobre cómo gigantescas piedras fueron trasladadas".

Foto:Estudiantes de Arqueología de la Universidad de Exeter llevando a cabo el experimento.

El equipo se propuso entonces llevar a cabo una prueba de tamaño natural, financiada por un realizador de documentales de TV en América. Para reducir los costos, los científicos utilizaron madera verde, relativamente blanda, en lugar del duro roble que ha sido abundante en el Neolítico, cuando Gran Bretaña estaba cubierta de bosques.

Esta vez, los investigadores utilizaron esferas de granito conformadas a mano, así como bolas de madera. Los resultados demostraron que la técnica habría hecho posible mover grandes pesos a grandes distancias.


El profesor Bruce Bradley (al lado, en la foto), director de arqueología experimental de la Universidad de Exeter, dijo: "La demostración indica que grandes piedras podrían haber sido trasladadas usando este sistema de rodamientos de bolas con aproximadamente 10 bueyes, y que podían haber sido capaces de transportar piedras hasta 10 millas por día. Este método, además, no tiene un impacto duradero sobre el paisaje: como los raíles de los rodamientos de bolas se mueven hacia lo largo, a salto de rana entre sí, así es como la plataforma consigue moverse encima de la línea".

La gente del Neolítico sabía cortar largos tablones de madera que utilizaban como caminos a través de los pantanos, señaló el profesor Bradley. Aunque las pruebas no demuestran con certeza que el método de rodamiento de bolas fuera utilizado, al menos muestran que "el concepto funciona", dijo. Y agregó: "Este es un nuevo punto de partida radical, porque las ideas anteriores no eran particularmente eficaces sobre el transporte de grandes piedras y dejaban preguntas sin respuesta sobre el registro arqueológico que ellos han dejado atrás".

La siguiente etapa en el proyecto es proporcionar evidencia matemática de cuánta fuerza se necesitaría para mantener una piedra en movimiento. En última instancia, los científicos esperan llevar a cabo un experimento a escala completa en Aberdeenshire, utilizando materiales auténticos, bolas de piedra y un grupo de bueyes.

* Puede leerse la versión de la Universidad de Exeter en este enlace.

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

La teoría que aquí se propone sobre cómo podría haberse llevado a cabo el traslado de grandes bloques de piedra para la construcción (otra cosa es su función) de Stonehenge, hay que reconocer que es sugestiva. Se diría que con ella se matan dos pájaros de un tiro: el primero, el mencionado traslado de los bloques de piedra, y, segundo, la función de esas misteriosas piedras que se han hallado en distintos lugares de Escocia y que han servido de inspiración técnica para matar el primer pájaro.

Ahora bien, en cuanto a lo segundo, no deja de llamar la atención que tales bolas escocesas estén significativamente decoradas con protuberancias geométricas en su elaboración. La pregunta es: si esas bolas servían a modo de rodamientos para trasladar pesados bloques pétreos, ¿qué necesidad se tenía de darles esas peculiares formas geométricas? Formas que, en ultima instancia, perjudicarían su rodamiento. ¿Tendrían, acaso, algún significado de tipo religioso? Cualquiera sabe, pero no deja de ser muy poco lógico, y ello con independencia de que les hayan servido de inspiración, a pesar de todo, a los investigadores de la Universidad de Exeter para elaborar su sugerente teoría.

Visitas: 1696

Comentario por pedro arrese villanueva el noviembre 20, 2010 a las 4:04pm
Todo lo que sea probar está bien, claro. Pero tendría que darse con un sistema de transporte que sirviera lo mismo para todos los sitios y no ceñirlo exclusivamente a esa parte de Inglaterra. Bolas de esas también hay por aquí (más sencillas), pero en yacimientos del Hierro, posteriores a los dólmenes
Comentario por Guillermo Caso de los Cobos el noviembre 21, 2010 a las 3:39pm
Bueno, es evidente, Sr. Arrese, que este sistema de transporte agradece más un terreno llano, o casi llano, que uno semi-montañoso o montañoso. Y también es notorio que la idea de este sistema de transporte siempre es válido para entornos orográficos similares, sean en Inglaterra o en cualquier otro lugar. En cualquier caso, el sistema se aplica para explicar el traslado de los bloques de piedra de Stonehenge, y allí, al parecer, como dicen sus realizadores, "el concepto funciona".
Comentario por pedro arrese villanueva el noviembre 21, 2010 a las 8:04pm
Comprendo que Stonehenge es un monumento muy conocido y que "vende". Pero igual no hasta el punto de querer buscar un sistema de transporte exclusivo para este monumento. Hay miles de dólmenes en Europa y esta explicación debería valer para los que estén en circunstancia parecidas y estas piedras deberían aparecer en todos esos sitios por igual ¿Están? QUizás las personas que no han olvidado (del todo) cómo tratar la piedra podrían darnos buenas ideas al respecto, sin recurrir a cosas extrañas. Un cantero, un levantador de piedras, los que han trabajado con bueyes o mulos, con leras, con palancas... esta gente probablemente sabría solucionar el transporte de piedras dolménicas en muchos casos.
Comentario por Guillermo Caso de los Cobos el noviembre 21, 2010 a las 10:11pm
Ahora le entiendo mejor su idea. Supogo que cuando Ud. se refiere a que "estas piedras deberían aparecer en todos esos sitios por igual", se está refiriendo, en realidad, a las bolas de rodamiento.

Es una buena pregunta, que me temo tiene no tiene fácil respuesta, porque es evidente que no aparecen en todos los lugares de Europa donde hay monumentos megalíticos. Ni siquiera en en el entorno de Stonehenge. Dichas bolas de rodamiento escocesas sólo aparecen en varios lugares megalíticos de esa región, que están bastante al norte de Stonehenge. Entre que dichas bolas de rodamiento tienen esas peculiares formas, y que sólo aparecen en Escocia y no en otros lugares de Europa -aunque sean de formas parecidas-, podrían ser argumentos suficientes para concluir que tal sistema, "aunque funciona" como concepto, no fue, en realidad el utilizado para transportar los bloques pétreos.

La única solución -apurada- que se me ocurre -para mantener la bondad del sistema- es que dichas bolas de rodamiento fueran exclusivamente de madera en todos lo demás lugares distintos a los de Escocia, y que fruto del tiempo, al ser material perecedero, desaparecieron. Aunque esto podemos, en el límite, suponerlo, no deja de presentarse como una conclusión excesiva. Al fin y al cabo, cabría preguntarse ¿por qué sólo en Escocia se habrían utilizado de piedra y en los demás lugares de madera?. ¿Cuál es la razón? Obviamente, resulta un tanto absurdo.

En conclusión: estoy de acuerdo con Ud., el concepto del sistema funciona, pero sus autores deberían dar respuesta a las objeciones planteadas.
Comentario por Óscar Fernández Luengo el noviembre 22, 2010 a las 11:07pm
Yo creo que una de las cosas que hace especial a Stonehenge respecto a otros monumentos megalíticos es la enorme distancia que hay a las canteras, hasta 30 km.

Me da la sensación de que es a eso a lo que están intentando dar una explicación, por lo que no sé si es bueno hacer paralelismos con otras construcciones similares donde el movimiento de las piedras y la forma de construcción están relativamente estudiados.
Comentario por pedro arrese villanueva el noviembre 22, 2010 a las 11:42pm
Ya siento explicarme tan mal, aunque me alegro que al final se me entienda.
Óscar: ¿sería tan amable de citar algún estudio sobre el transporte de piedras megalíticas? Si es de nuestra zona y en internet, mejor que mejor. Gracias de antemano.
Pienso que la piedra nos produce demasiado respeto a los que no la conocemos. Los que han trabajado con ella, saben cómo dominarlas, trabajarlas y transportarlas. Pienso que probablemente no sea tan complicado como nos imaginamos.

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae para añadir comentarios!

Participar en Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en Redes Sociales: Facebook y Twitter

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2019   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más