Explorando la evolución de los instrumentos musicales

Phintias

Fuente: Live Science | Joel N. Shurkin| 18 de cotubre de 2012 (Traducción: G.C.C. para Terrae Antiqvae)

La invención de los instrumentos musicales se produjo accidentalmente, según sugiere un físico australiano. El desarrollo de estos instrumentos dependió de los materiales disponibles, y en ocasiones el estímulo provino del clamor de la batalla.

Nadie sabe de dónde proviene la música, o quiénes fueron los predecesores de Elvis Presley, o incluso cuándo fueron inventados los primeros instrumentos, pero Neville Fletcher (izquierda) un científico jubilado de la Universidad Nacional de Australia, en Canberra, que ha hecho del estudio físico de los instrumentos musicales un pasatiempo, cree que la clave de la invención son los materiales disponibles en cada civilización. La gente usaba lo que tenían a mano.

En un artículo publicado en la revista Acoustics Australia, Fletcher escribió que en algún momento, un humano que marcaba un ruido rítmico añadió palabras o poesía para que una canción contara una historia.

"La poesía tradicional tenía ritmos para ellos", dijo Fletcher, y alguien extendió esos ritmos a las canciones que cantaban. Nadie sabe cuándo sucedió, pero eso fue la música.

Los arqueólogos debaten sobre cuándo fueron inventados los primeros instrumentos. El problema es que la mayoría de los mismos estaban hechos de materiales perecederos -tales como pieles de animales- y se han desintegrado hace mucho tiempo. Las flautas, uno de los instrumentos básicos de viento, puede hacerse de hueso con agujeros en ellos, por lo que han podido ser conservados.

Los arqueólogos han encontrado objetos de aproximadamente 67.000 años de antigüedad que podrían haber sido simples flautas. Otra posible flauta, de hace entre 40.000 y 60.000 años, podría haber sido realizada por los neandertales. Objetos que son claramente flautas fueron encontrados en China y datan de hace 7.000-9.000 años.

Liras y arpas, hechas entre 2.600-2.500 a.C., fueron encontradas en la ciudad sumeria de Ur, el hogar del bíblico Abraham.

Fletcher dijo que hace unos 10.000 años, los aborígenes australianos desarrollaron el didgeridoo (izquierda) un instrumento de viento hecho de las pequeñas plantas de eucalipto cuando las termitas han vaciado su centro. Alguien observó que hacían sonido si se soplaba dentro del tubo.

Los aborígenes también aprendieron a aplaudir con dos palos, y otras culturas aprendieron que podían hacer sonidos golpeando un tronco hueco con palos pesados. Pronto la gente fueron modificando la longitud del propósito del objeto para producir notas diferentes, lo que finalmente condujo a instrumentos como el xilófono.

Entonces, cuando la civilización avanzó hacia la Edad de Bronce, los metales llegaron, por lo general en forma de aleación resistente, especialmente peltre (estaño y plomo), latón (cobre y zinc) y bronce (cobre y estaño). Ahí es donde la guerra jugó un papel, aduce Fletcher. Las aleaciones originalmente fueron desarrolladas para hacer armas y escudos.

Alguien ha señalado, por ejemplo, que al golpear un casco de bronce con una espada de bronce producía un tono definido cuando estaba vacío, y otro si la cabeza de alguien estaba dentro de él. Esto puede haber dado lugar a las campanas de las iglesias.

La mayoría de las grandes campanas estaban hechas de latón, afirma Fletcher, porque el latón es denso y proporciona un sonido sostenido. Diferentes formas daban diferentes sonidos y cada cultura adopta aquellos que son mejores.

"Las campanas son inusuales porque tienen un tono concreto, pero usted podría volverse loco si afina los tonos de otros instrumentos para una campana", dijo Scott Metcalfe, director de grabación de la Institución Peabody de Baltimore  para las artes y las ciencias. "Las campanas no siguen armónicos normales". Por esta razón cada campana suena diferente.

Otros instrumentos de percusión de estructura delgada, como gongs y címbalos, requieren aleaciones de bronce especiales, dado que el estaño se puede doblar y el bronce normal romperse si se golpea lo suficientemente fuerte. Ellos podrían haber derivado de los escudos y todavía se hacen de aleaciones de bronce.

La madera es el secreto de los instrumentos de cuerda, tales como violines, violas, violonchelos, contrabajos, así como pianos y guitarras. Ellos podrían haber derivado de los arcos y flechas.

"El tañido de la cuerda cuando se la pulsa con el dedo tenía un tono definido", dijo Fletcher.

Las propias cuerdas eran, anteriormente, de tripa de animal, pero el metal y los polímeros han sustituido a la tripa.

Arqueando las cuerdas de un violín se produce muy poco sonido, según Metcalfe. El sonido que se escucha es sostenido y ampliado por la madera y su diseño. La madera en un piano también amplifica el sonido.

La madera es ideal porque es anisótropa, lo que significa que las vibraciones son más fuertes en una dirección, a lo largo de la veta, por lo que el sonido puede ser dirigido a través de la estructura. El diseño icónico de los instrumentos de arco también ayuda.

"Español II", Stradivarius, Palacio Real, Madrid. Foto: Wikipedia

Los famosos violines de Antonio Stradivari y Giuseppe Guarneri, del siglo XVIII, en Italia, conseguían su glorioso sonido de la madera que utilizaban, por lo que es difícil duplicarlos ahora. Europa experimentó, en aquel entonces, una "pequeña edad de hielo", y la madera era sutilmente diferente.

Sin embargo, los científicos pueden ahora reproducir violines que suenen al menos igual de bien, creen los expertos.

El primer instrumento de viento pudo haber sido una caracola, dijo Fletcher. Soplando dentro de su cáscara se produce un tono claro y definido.

En algunos instrumentos el material es irrelevante para el sonido. Cuenta la forma. Instrumentos cónicos como trompetas de bronce, cuernos y caracolas, tienen un sonido más rico, pero no por el bronce, sino por la forma, de acuerdo con Metcalfe.

Los instrumentos tubulares, como el clarinete, la zampoña, la gaita y la flauta, tienen sonidos más simples debido a la forma, una vez más. También los metales usados en órganos de tubos no son tan importantes como su forma cilíndrica.

Visitas: 5263

Comentario por Dani García de la Cuesta el octubre 22, 2012 a las 9:05pm

Muy buenas.

¡¡Buuuuf¡¡

Comentario por Horacio Atilio Fleitas el octubre 23, 2012 a las 2:31pm

Muy lindo artículo. Es sencillo y básico asi el lego puede entender. Saludos

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae para añadir comentarios!

Participar en Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en Redes Sociales: Facebook y Twitter

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2019   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más