Excavan un segundo barco íbero en Cala Cativa (Gerona)

Foto: Las aguas cristalinas, transparentes, de Cala Cativa, en el Port de la Selva, esconden a pocos metros los restos de una antigua embarcación que naufragó aquí hace más de veinte siglos.

Fuente: EL PAIS.com | Marta Rodríguez| 7 de octubre de 2015

En la parte septentrional del Cap de Creus (Gerona), algunas millas frente al litoral de El Port de la Selva (Alt Empordà), las aguas esconden los restos de una embarcación de apenas 10 metros de eslora de entre los años 40 y 30 del siglo I antes de Cristo que transportaba cien ánforas de vino procedente de la zona del Baix Llobregat en dirección a Narbona. Los expertos del Centro de Arqueología Subacuática de Catalunya (CASC), que han podido datar la embarcación gracias entre otras cosas a los objetos de la marinería, han determinado este septiembre que el Cala Cativa I es el segundo pecio estudiado en su totalidad, tras el de Cap del Vol, que tiene “un sistema constructivo propio de la costa ibérica”.

El Cala Cativa I fue descubierto hace 121 años por Romualdo Alfaras, un erudito vecino de El Port de la Selva y un precursor de la arqueología subacuática. A mediados del siglo XX hubo otro intento de descender hasta él pero la falta de financiación lo impidió.

No ha sido hasta este mes de septiembre cuando los arqueólogos del CASC han descendido hasta el fondo de arena a más de 30 metros de profundidad donde yacen los restos de este pecio. Han apartado los millares de fragmentos del centenar de ánforas que transportaba (de 22 litros de vino cada una) y han hallado apenas el fondo del barco. Eso sí, siete metros del casco de madera, la quilla y las cuadernas, con la misma tradición constructiva propia en la costa ibérica que Cap del Vol. Este sistema, descubierto recientemente, “responde a una necesidad náutica del momento”. La costa catalana de aquella época no era como en la actualidad, había una serie importante de marismas y lagunas interiores y con un barco plano podían pasar de un estadio marítimo a uno lacunar.

El hecho de que sea más pequeño que Cap de Vol “también refuerza la idea de que estos barcos son de aquí, porque un barco tan pequeño no sería de otro lugar y vendría a comerciar a esta costa. Es la evolución perfecta que necesitábamos, al ser más pequeño y más antiguo defiende nuestra teoría”, asegura el director del Museo Arqueológico de Cataluña-CASC, Gustau Vivar (izquierda), y su equipo. Los arqueólogos creen que la zona geográfica del astillero de origen de estos dos pecios se situaría en el Conventus Tarraconensis (la actual costa catalana y valenciana). Hacían la ruta entre el Baix Llobregat y Narbona durante 3 y 4 días, dependiendo de los vientos.

“La importancia del Cala Cativa I y de Cap del Vol radica en que será un antes y un después para entender la cultura ibérica relacionada con el mar”, asegura Vivar. Se trata, según él, “del primer momento, son los inicios de la producción de este vino que procede de la zona del Baix Llobregat, de Badalona (Baétulo) y Mataró (Iluro) y va hacia Narbona; es el principio del comercio de este vino”. Los especialistas consideran que a partir de ahora cada vez descubrirán más pecios con este sistema constructivo. "Es cuestión de probabilidad, por una parte porque eran los de construcción local, y por otra porqué entendemos mejor esta técnica”, atestigua el director del CASC.

La dificultad de esta campaña de septiembre en el Cala Cativa I, debido a la gran profundidad con la que tienen que trabajar los arqueólogos, con 20 minutos de descompresión por cada media hora de inmersión, se ha visto reducida por la colaboración con el departamento de Antropología de la University of Southern California. Gracias a esta colaboración, los arqueólogos de CASC están usando de forma pionera a nivel mundial varios Ipads adecuados con cajas estancas para poder trabajar en el fondo del mar. La universidad americana, de la que uno de sus profesores ha hecho el curso de arqueología con el CASC, ha aportado este material para poder dibujar a tiempo real las características del pecio. Aparte de la comodidad, esto les permite economizar tiempo. Se ahorran dibujar con lápiz en el fondo del mar y tener que pasar los datos al ordenador una vez en tierra.

Una productora audiovisual está llevando cabo un documental del Cala Cativa I y del Cap del Vol y del Museo de Badalona para demostrar que en el siglo I a.C. ya había en Cataluña una primera exportación importantísima.

Un pionero de la arqueología subacuática

M. R.

Romualdo Alfaras era un erudito hijo de El Port de la Selva. Se le puede considerar, según el director del CASC, Gustau Vivar “un precursor de la actual arqueología subacuática”. Con lo que sabían y con los medios de que disponían, hicieron seguramente una de las primeras actuaciones con cara y ojos de Europa; aunque en otros sitios también se hacía, “fue un pionero”, mantiene Vivar. Tras recuperar unas sesenta ánforas del fondo del mar, en agosto de 1894 escribió un artículo relatándolo con todo lujo de detalles en el Boletín de la Asociación artístico-arqueológica barcelonesa.

Alfaras siguió un recuerdo de infancia de cómo un pescador de palangre del pueblo, tras comprobar que no contenía ningún tesoro, le regaló a su abuelo un ánfora que había quedado enganchada al anzuelo por el asa cerca de Punta Cativa, y se dejó llevar por algo más que curiosidad. Habló con buzos pescadores de coral y contrató a tres de ellos e invitó a la expedición a dos artistas amigos suyos que veraneaban en la localidad. Uno de ellos, Frederic Marés, financió parcialmente la expedición a cambio de quedarse parte de la pesca.

El 22 de agosto de 1894 salieron del puerto tres laúdes y durante dos días, con escafandras, cuerdas de esparto y cáñamo, estuvieron sacando ánforas de diferentes formas, en total 62 de las que unas 40 estaban casi en perfecto estado. Están expuestas en el Museo Arqueológico de Cataluña y en la Fundación Marés.

Tras el estudio de las ánforas, el 30 de agosto de 1894 escribió el artículo en el que explica el comercio de la época y describe toda la aventura de recuperación de las ánforas y como imagina que fue la “furiosa tempestad” que hizo desaparecer el barco en el fondo del mar. Su conocimiento y sus palabras demuestran que se trataba de “un letrado” cuya voluntad no era sacar sólo ánforas, sino “hacer historia marítima”, asegura Vivar. En 1895 quiso volver al barco, sin embargo desde Comandancia Marítima se enteraron del hallazgo y le dijeron que debían venderlas y repartirse el beneficio entre el descubridor y el propietario del terreno, el Estado. Él se negó a vender patrimonio, y olvidó para siempre aquel pecio. Para Vivar “lo más destacable del personaje es que no tiene un fin económico, ya está concienciado de que quiere hacer historia”.

Hace 121 años, cuando en Empúries ni siquiera habían empezado las excavaciones y la arqueología estaba en sus primeros estadios, Alfaras ya firmó su artículo como “Corresponsal de la Arqueología”.

Visitas: 3142

Comentario por Guillermo Caso de los Cobos el octubre 10, 2015 a las 6:32pm

El submarino Ictineu 3, clave en la excavación de un barco íbero

Fuente: lavanguardia.com  | 9 de octubre de 2015

El yacimiento de Cala Cativa I, en el Port de la Selva (Alt Empordà), ha sido el escenario de la primera campaña científica subacuática realizada en Catalunya con el submarino Ictineu 3, una herramienta puntera desde el punto de vista tecnológico para investigar el fondo marino. Dicho yacimiento contiene un barco de entre 8 y 9 metros de eslora datado en el siglo I a.C. y que presenta los mismos rasgos de arquitectura naval de Cap del Vol, propios del mundo ibérico. 

Esta mañana se ha presentado en el Port de la Selva esta campaña que ha surgido gracias a la colaboración entre el Centro de Arqueología Subacuática de Catalunya (CASC), gestionado por la Agencia Catalana del Patrimonio Cultural del Departament de Cultura, y Ictineu Submarinos SL.

Con el Ictineu, se ha podido acceder a este yacimiento subacuático, descubierto hace 121 años por Romualdo Alfaras, un erudito vecino del Port de la Selva y pionero en la arqueología subacuática. El Ictineu 3 es el primer submarino científico catalán que hay en Catalunya en 150 años, desde los dos Ictineus que Narcís Monturiol construyó en 1859 y el 1864.

Realizado íntegramente en Catalunya por Ictineu Submarinos SL, es una herramienta puntera desde el punto de vista tecnológico y, por tanto, un instrumento ideal para el estudio y la conservación de los ecosistemas marinos y del patrimonio arqueológico subacuático.

El uso del Ictineu 3 permite llegar a profundidades de más de 1.000 metros, llevar a bordo un piloto y dos científicos, hacer la inmersión en el fondo del mar a una mayor velocidad, y aumentar las horas de observación para que los arqueólogos puedan documentar mejor los restos arqueológicos conservados.

En esta campaña concreta los arqueólogos submarinistas han podido analizar los restos que se conservan de un barco de entre 8 y 9 metros de eslora datado en el siglo I a.C., y que presentaría los mismos rasgos de arquitectura naval que el pecio de Cap del Vol, que son propios del mundo íbero. Así, se afianza la idea de una construcción íbera, dado que esta embarcación, al ser más pequeña, presentaría una navegación de cabotaje local.

El trabajo conjunto de los arqueólogos submarinistas del CASC y el submarino Ictíneu 3 ha permitido, también, crear las bases de los procedimientos y protocolos para poder actuar en yacimientos a más profundidad, hasta 1.000 metros, inaccesible para equipos de respiración autónomos, con los que habitualmente trabajan los arqueólogos.

A este hecho, se debería añadir la capacidad de prospección a gran profundidad, gracias a la autonomía del propio submarino, que permitiría ampliar el número de yacimientos de la Carta Arqueológica Subacuática de Catalunya.

Han participado en la presentación el alcalde de Port de la Selva, Josep Maria Cervera; el director del Museo de Arqueología de Catalunya, J. Manuel Rueda; el responsable del Centro de Arqueología Subacuática, Gustau Vivar, y el director del Ictineu 3, Pere Forés.

En su intervención, el alcalde del Port de la Selva ha destacado la importancia de la tarea de la arqueología subacuática: "Somos muy conscientes de que en la superficie tenemos un patrimonio arqueológico muy rico. La arqueología subacuática nos permite descubrir el fondo del mar, mucho más desconocido para todos. Y en el Port de la Selva tenemos la suerte de tener, a pocas millas, dos barcos hundidos importantísimos".

Pere Forés, director del Ictineu 3, se ha mostrado muy satisfecho de que la primera campaña científica del submarino sea en las costas catalanas y en un yacimiento arqueológico subacuático: "El trabajo conjunto que hemos hecho estos días con el CASC nos abre grandes ventanas para explorar y llegar a más profundidades".

En este sentido, Gustau Vivar, responsable del CASC y director de la campaña arqueológica, remarcó que gracias a esta tecnología "se nos abre un gran futuro a los arqueólogos subacuáticos para que, a partir de ahora, podamos trabajar más allá de la media de 30 metros de profundidad habituales, pudiendo llegar a más de 1.000 metros en el fondo del mar".

También destacó que, por primera vez, "podemos luchar contra el expolio y los cazatesoros". "Actualmente tenemos documentados 820 yacimientos subacuáticos en las costas catalanas. Ahora tenemos las herramientas para poder documentar todo el fondo marino", añadió.

Por su parte, José Manuel Rueda, director del Museo de Arqueología de Catalunya, ha celebrado la gran labor de investigación de calidad que está llevando a cabo el CASC. "Yacimientos como Culip, el Triumfante, Deltebre, Cap del Vol, y ahora Cala Cativa, son referentes internacionales. El CASC ha sabido aplicar las nuevas tecnologías a la investigación arqueológica. Ahora con el Ictineu 3, pero también con otros colaboraciones como la del departament de robótica de la Universitat de Girona en Cap del Vol, y la de la Universidad de California".

También ha puesto en valor la labor de difusión que se está haciendo, con la exposición de Deltebre, que se expone actualmente en el MNAT y que se podrá ver en el MAC-Barcelona el próximo mes de enero, y con la que se está preparando sobre el yacimiento de Cap del Vol, prevista para el 2017.

En esta campaña arqueológica, además de la tecnología del Ictineu 3, se ha podido contar con la colaboración del Departamento de Antropología de la University of Southern California probando nuevas tecnologías de registro basadas en varios Ipads adecuados con cajas estancas , lo que ha permitido documentar informáticamente en tiempo real los restos del barco.

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae para añadir comentarios!

Participar en Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en Redes Sociales: Facebook y Twitter

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2019   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más