Europa era hace 30.000 años un mosaico de culturas: lo que revelan los adornos del 'Homo sapiens'

Ilustración que representa a la población del Gravetiense del oeste y del centro/sur de Europa. La primera logró sobrevivir al Último Máximo Glacial. Michelle O‘Reilly y Laurent Klaric.

Hace unos 34.000 años, en el Paleolítico Superior, una nueva cultura que fabricaba puntas de muesca comenzó a expandirse por toda Europa, desde la actual Rusia hasta la península ibérica. Si bien la industria lítica presentaba ligeras variaciones en función de la región geográfica, se llevaron a cabo otras importantes innovaciones, como la elaboración de figuras antropomorfas femeninas, las famosas Venus paleolíticas, o la aparición de los primeros enterramientos con ajuares. El Gravetiense fue la primera cultura paneuropea del Homo sapiens desarrollada, de modo aproximado, hasta hace unos 24.000 años, hasta la época de frío extremo del Último Máximo Glacial.

En este periodo, enmarcado entre el Auriñaciense (hace 41.500 y 30.000 años) y el Solutrense (24.000-19.000), se registró también una producción sistemática de adornos personales, recuperados por los arqueólogos tanto en contextos funerarios como en yacimientos relacionados con la vida diaria de estas comunidades de cazadores-recolectores. Estos individuos hicieron collares con cuentas de materiales muy diferentes: marfil, conchas, huesos y dientes de animales (osos, caballos o conejos), piedras, ámbar, azabache...

Un estudio publicado el año pasado desveló que los individuos del Gravetiense del centro y sur de Europa eran genéticamente diferentes a los del oeste: es decir, había dos grupos principales que usaban la misma tecnología, compartían cultura arqueológica y producían arte similar que, sin embargo, tenían una ancestralidad diferente. Pero una nueva investigación científica, centrada en el análisis de los adornos personales elaborados en este periodo, ha desvelado ahora un paisaje todavía más complejo, con nueve grupos culturales distintos —de tres de ellos apenas se tienen datos de ADN antiguo—.

Material utilizado para los adornos personales gravetienses. a, Tipos de dientes utilizados como ornamentos identificados en lugares de ocupación y enterramientos atribuidos al gravetiense. 1, canino de oso; 2, incisivo de oso; 3, incisivo de bóvido; 4, canino de alce europeo (Colección PACEA); 5, Canino de felino; 6, canino de zorro; 7, incisivo de zorro; 8, diente de liebre (incisivo) (Colección PACEA); 9, incisivo de herbívoro; 10, incisivo de caballo; 11, diente humano (canino); 12, canino de hiena; 13, canino de lince; 14, canino vestigial de ciervo; 15, incisivo de ciervo; 16, diente de Sparus aurata; 17, canino de bisonte estepario (Colección PACEA); 18, incisivo de bisonte estepario (Colección PACEA); 19, canino de lobo; 20, incisivo de lobo. Barra de escala, 2 cm. b, Adornos moldeados y huesos modificados identificados en lugares de ocupación y enterramientos atribuidos al Gravetiense. Barra de escala, 1 cm.

El nuevo trabajo, publicado este lunes en la revista Nature Human Behaviour y liderado por Jack Baker, investigador de la Universidad de Burdeos (Francia), partía con la premisa de establecer si los adornos personales sirven para identificar la extensión geográfica y la evolución de grupos culturales pretéritos. Dicho de otro modo, para comprobar si las diferencias en la cultura material prehistórica se explica exclusivamente por una cuestión de distancia entre los yacimientos y sus habitantes o por la combinación de más factores.

En total, se han analizado 134 tipos de adornos identificados en 112 yacimientos, la mayoría sitios donde vivieron estos grupos de cazadores-recolectores, pero también más de una decena de lugares de entierro localizados en Europa occidental, central y oriental, Iberia y la zona mediterránea. Los investigadores han hallado diferencias sólidas en los ornamentos  documentados en la zona de estudio y han diferenciado nueve grupos. Según sus conclusiones, serían la representación de nueve entidades distintas con fronteras culturalmente determinadas entre ellas.

"Nuestros resultados son consistentes con la idea de que al elegir sus adornos personales, los cazadores-recolectores del Gravetiense seguían, al menos hasta cierto punto, convenciones dictadas por su sentido de pertenencia a un grupo cultural y que existían fronteras culturales ligeramente permeables entre grupos", escriben los autores del artículo científico.

Mapa con los grupos culturales del Gravetiense. Los números indican la localización de restos humanos datados en este periodo. Baker, J. et al.

Mapa más preciso

Otro de los objetivos del estudio ha sido precisar los efectos que esas barreras espaciales y culturales habrían tenido en la diversidad de las cuentas de adorno. El modelo estadístico desarrollado ha confirmado que aunque la distancia física pudo haber tenido su peso, no fue el único factor. En este sentido, proponen que el estatus de cada individuo habría sido relevante: los adornos con los que se habría inhumado a un individuo normal serían más austeros que el ajuar de un miembro destacado de la comunidad.

Asimismo, los investigadores aseguran que sus resultados concuerdan con los hallazgos de los estudios paleogenéticos recientes, aunque les permiten reconstruir la geografía de las culturas del Gravetiense a una escala más precisa. Dos metodologías complementarias ante la escasez de restos humanos en algunas zonas de Europa para este periodo: por ejemplo, el cráneo de una mujer adulta de entre 40-45 años hallado en la cueva catalana de Mollet-III (Serinyà) constituye el único individuo de la península ibérica con información genética disponible para este intervalo de 10.000 años.

Los investigadores encontraron lo que describen como diferencias consistentes entre grupos que viven en diferentes áreas. Descubrieron, por ejemplo, que las personas que vivían en lo que hoy es Europa del Este tendían a preferir objetos blancos, como marfil y dientes, mientras que las personas que vivían al otro lado de los Alpes tendían a gravitar hacia objetos de colores más vibrantes, como piedras y conchas. Las diferencias, afirma el equipo, eran sorprendentes y lo suficientemente fuertes como para permitir la identificación de nueve grupos culturales distintos.

"Los adornos personales asociados a los enterramientos descubren dos comunidades en la península itálica donde sus datos genéticos y culturales se visualizan en una sola entidad. Por otro lado, los adornos encontrados en hábitats muestran dos culturas en la península ibérica, un área para la cual solo se dispone de un individuo con datos genómicos, e identifican una región que cubre las actuales Francia y Bélgica como una única entidad cultural en la que se localizan restos humanos atribuidos genéticamente a diferentes ancestralidades", detallan los científicos. "Nuestro conjunto de datos también distingue una entidad cultural en la zona más oriental de Europa, una vasta región para la cual los datos de ADN antiguo aún no están disponibles".

Fuentes: elespanol.com |phys.org| 29 de enero de 2024

Visitas: 249

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae para añadir comentarios!

Participar en Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en Redes Sociales: Facebook y Twitter

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2024   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más