Establecen la cronología de las primeras dispersiones del 'Homo sapiens' en Eurasia

Trabajos arqueológicos en la Cueva de Manot. Credit: Omry Barzilai

Los europeos actuales somos el resultado de constantes movimientos poblacionales, pero quiénes eran, cuándo y cómo se dispersaron por Eurasia los primeros grupos de humanos modernos en el Paleolítico Superior (hace unos 44.000 años) sigue siendo uno de los debates más intensos de la paleontropología y la arqueología.

Desde África, donde comenzó la dispersión del Homo sapiens hacia Eurasia, el Próximo Oriente es una región clave para comprender cómo se expandieron las personas y tradiciones del Paleolítico Superior temprano (hace algo más de 40.000 años).

Por eso, analizar los restos prehistóricos para reconstruir la historia de las primeras migraciones y definir las razones de su éxito colonizador es un proceso complejo en el que el corredor del Levante juega un papel clave.

Otro aspecto de la excavación en la cueva Manot.

Ahora, un estudio publicado en Science Advances y realizado en el yacimiento israelí de la Cueva de Manot, afina en la datación de dos de las culturas del Próximo Oriente implicadas en la extensión humana por Eurasia: la Ahmariana temprana y la Auriñacense levantina; junto al Proto-auriñaciense y el Auriñaciense antiguo europeo.

Actualmente, la hipótesis más respaldada en arqueología propone que los primeros ahmarienses dieron origen a los proto-auriñacienses (una cultura exclusivamente europea) en Europa y que los autores del Auriñaciense europeo regresaron al Próximo Oriente, donde produjeron el llamado ‘Auriñaciense levantino’.

Sin embargo, estas hipótesis no están confirmadas dado que los arqueólogos y paleontropólogos no han sido capaces de determinar los movimientos de ambas culturas en el Levante, ya que los estudios arqueológicos de estas épocas se han basado en dataciones que resultaban contradictorias.

Y es que “la mayor parte de los yacimientos del Paleolítico superior de la región fueron excavados hace décadas y no siempre siguiendo los protocolos de investigación actuales que son mucho más precisos”, explica a Efe el coautor del estudio, José Miguel Tejero (izquierda), arqueólogo del CNRS francés y del grupo de investigación SERP de la Universidad de Barcelona.

Una datación sin errores

Para conseguir una cronología más exacta de las industrias arqueológicas en el Levante, la investigadora de la Universidad de Harvard, Bridget Alex  (derecha, líder del estudio), y sus colegas diseñaron su propio programa de investigación para lograr una buena datación.

El estudio, utilizó la datación por radiocarbono (un método de datación radiométrica que utiliza el isótopo carbono-14 para determinar la fecha de materiales de hasta 50.000 años de antigüedad), pero con un pretratamiento de limpieza y purificación de 41 muestras y 6 tipos de sedimento para eliminar los contaminantes que podrían inducir al error en las fechas.

También usaron métodos geoquímicos y geoarqueológicos para definir más cuidadosamente los contextos estratigráficos donde se hallaban las muestras recogidas.

La autora principal del estudio, la Dra. Bridget Alex, recoge muestras de sedimentos y carbón para llevar a cabo la datación por radiocarbono. Específicamente, aquí se prepara para eliminar un bloque de sedimentos para el análisis micromorfológico envolviéndolo en yeso. Crédito: Bridget Alex

Cueva de Manot, un lugar único

Toda esta sofisticada datación se hizo con muestras recogidas en la Cueva de Manot, Israel, cuya entrada quedó sellada en la prehistoria de modo que sus niveles arqueológicos están intactos.

“Este yacimiento es extremadamente rico en vestigios materiales paleolíticos con niveles ocupados por ambas culturas arqueológicas y con restos óseos en un excelente estado de conservación, y restos humanos que confirman la hipótesis del origen africano de nuestra especie y su coexistencia con los neandertales“, explica Tejero.

Las primeras herramientas de piedra del Paleolítico superior excavadas en la cueva de Manot. Crédito: Omry Barzilai.

Con el avanzado análisis de las herramientas y de los restos encontrados en la cueva israelí, el estudio reconstruye un marco cronológico del Paleolítico superior temprano levantino que confirma la hipótesis de que efectivamente el Ahmariense levantino dio lugar al proto-auriñaciense en Europa y que, a su vez, el Auriñaciense europeo está en el origen del Auriñaciense levantino.

El análisis de las fechas y herramientas encontradas sugiere que la cultura Ahmariense temprana existió hace entre 46.000 y 42.000 años en el Levante y la Auriñaciense entre 38.000 y 34.000 años. EFE

Fuente: efefuturo.com | 15 de noviembre de 2017

Post de Terrae Antiqvae relacionado:

En busca del primer hijo entre neandertales y sapiens (29/01/2015)

* La tecnología de caza del hombre moderno no acabó con los neandertales (30/04/2015)

----------------------------------------------------------------------------------------------------------

Datan la cultura Ahmariana como anterior a la cultura Auriñaciense

Foto: Cueva de Manot.

Un equipo de arqueólogos israelíes ha descubierto que las herramientas y obras de arte prehistóricas de Europa occidental deben su existencia a una cultura aún más antigua ubicada en el Medio Oriente. La datación por carbono de una cueva en Israel respalda la teoría de que la cultura Ahmariana del Levante era anterior a la cultura Auriñaciense de Europa por miles de años, según Haaretz.

Las culturas Ahmarian y Auriñaciense fueron las dos primeras culturas humanas modernas, y ambas coexistieron, pero no está claro si una procede de la otra. Sin embargo, los arqueólogos han datado la Cueva de Manot, habitada por los ahmarianos, en el norte de Israel, cerca de la frontera con el Líbano, y la misma muestra que dichos ahmarianos vivieron en la región hace unos 42.000 o 46.000 años, es decir, poco antes de la existencia de los auriñacienses.

Esta evidencia sugiere que en algún momento de esa época los ahmarianos entraron en Europa y dieron lugar a la cultura auriñaciense, la cual evolucionó a lo largo del tiempo, y debilita la teoría opuesta de que las dos culturas evolucionaron al mismo tiempo e independientemente la una de la otra.

"Una vez que vemos la secuencia desde el Levante hacia Europa, desde lo antiguo hasta lo más reciente, podemos confirmar que el modelo de dispersión de las culturas Ahmarian-Auriñaciense es correcto”.

"Si en el Levante esta cultura tiene 46.000 años de antigüedad y en Europa es de 40.000 años entonces tiene sentido decir que la dirección es desde Levante hacia Europa”, dijo a Haaretz la codirectora de la investigación Omry Barzilai (izquierda), arqueólogo perteneciente a la Autoridad de Antigüedades de Israel.

 

Los científicos del Laboratorio Dangoor de espectrometría de aceleración de masas, en el Instituto Weizmann, en Rehovot, Israel, pudieron datar con radiocarbono los restos de carbón de los fogones de la Cueva de Manot.  Elisabetta Boaretto (derecha), directora del Centro de Ciencia Arqueológica Kimmel de Weizmann, dijo a Haaretz que pudieron datar niveles que contenían herramientas de cada cultura. Los ahmarianos de Medio Oriente desarrollaron predominantemente herramientas de piedra, mientras que los auriñacienses europeos posteriores desarrollaron, preferentemente, herramientas de hueso.

A principios de 2017, un artículo publicado en la revista científica Quaternary International publicó detalles de una imagen grabada auriñaciense, de hace 38.000 años (abajo), en Francia. La cultura auriñaciense es conocida por sus obras de arte, las cuales incluyen pinturas rupestres y objetos elaboradamente tallados, dijo Barzilai a Haaretz.

Barzilai es también uno de los autores de un artículo publicado en noviembre en la revista Science Advances que demuestra que, mientras se desarrollaba la diáspora en toda Europa, no se trataba de un viaje de ida para todos los auriñacienses. Hace unos 38,000 años, algunos de ellos regresaron al Medio Oriente, volviendo a ocupar la Cueva de Manot y otras similares, posiblemente empujados por los cambios de temperatura en la Edad de Hielo.


"Piénsalo de esta manera: fueron al norte de Europa, dieron la vuelta en U y regresaron", dijo Barzilai a Haaretz.


De acuerdo con el documento Science Advances, hay cuatro sitios adicionales además de la Cueva de Manot que tienen secuencias similares de fechas de radiocarbono: tres refugios rocosos en la costa mediterránea y uno en el Valle del Jordán. Ahota bien, no se han encontrado sitios prehistóricos con pinturas en cuevas en regiones habitadas por los ahmarianos; todos los ejemplos conocidos están en Europa y están asociados con los auriñacienses, informó Haaretz.

Fuente: newsweek.com | 28 de diciembre de 2017

Visitas: 602

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae para añadir comentarios!

Participar en Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en Redes Sociales: Facebook y Twitter

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2020   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más