El primer escaneado de la pirámide de Keops apunta que podría haber pasadizos ocultos o materiales sin descubrir

Egipto quiere convertir 2016 en el año de las pirámides

Un oficial a los pies de la pirámide de Keops en Giza. EL MUNDO

FRANCISCO CARRIÓN / El Mundo

Hace tan solo dos semanas Egipto anunció un innovador escaneado de cuatro pirámides en busca de los secretos que han permanecido ocultos durante 4.500 años. Este lunes la tierra de los faraones ha anunciado que los primeros exámenes han hallado anomalías de temperatura en al menos dos zonas de la pared este de la Gran Pirámide de Keops, lo que podría abrir la puerta al hallazgo de nuevos pasadizos o cavidades en su laberíntica geografía.

"Hemos detectado diferencias de temperatura, lo que significa que hay algo detrás y que podría ser algo nuevo. Determinar de qué se trata depende de la investigación que vamos a realizar en los próximos días", ha declarado el ministro de Antigüedades egipcio Mamduh al Damati minutos antes de una rueda de prensa en la que el equipo de expertos ha mostrado en directo y al pie de la Gran Pirámide de Giza los resultados de la termografía por infrarrojos.

La técnica no invasiva, una de las cuatro que se están empleando para auscultar los monumentos que sirvieron para el descanso eterno de los faraones, mide la radiación de energía que emiten las pirámides, que han sobrevivido sin demasiados achaques a milenios bajo el sol y el rigor del desierto. Tal y como se esperaba, las imágenes capturadas por los sensores de la cámara están desvelando puntos y corrientes de aire desconocidas hasta ahora que pueden guiar el hallazgo de nuevas zonas y revelar detalles de su construcción cuyos misterios han abonado las teorías más disparatadas, que atribuyen su autoría a atlantes o extraterrestes en naves espaciales.

En concreto, los primeros resultados -presentados con pompa por las autoridades egipcias cuando la noche había caído sobre la meseta de Giza- han desvelado dos zonas que presentan anomalías de temperatura. Una de ellas se halla al pie de la construcción. "Hemos identificado un área localizada en la base que tiene una temperatura más alta que el resto de la pirámide. La diferencia de 6 grados en esas rocas es demasiada y sugiere que existe algo detrás", explica Hani Helal, profesor de Ingeniería de la Universidad de El Cairo y uno de los principales artífices del proyecto "Escanear las Pirámides". 

"No sabemos aún si son otros materiales o una posible cavidad. Puede ser cualquier cosa y tenemos que comprobarlo con otros científicos", agrega el académico. Según el ministro, los tres bloques que poseen una temperatura superior al resto podrían marcar la entrada a "un pasadizo que divide la cara este de la pirámide", levantada por el hijo de Snefru y la única que guarda en sus imponentes 146 metros de altura tres cámaras independientes situadas a distintos niveles que fueron expoliadas en la antigüedad. 

Foto: Presentación de los resultados de la termografía por infrarrojos. De izquierda a derecha, el experto del Instituto para la Preservación e Innovación en Patrimonio (HIP en ingles), Jean Claude Barre, el ministro egipcio de Antigüedades, Mamdouh Eldamaty, y el vicepresidente y cofundador del HIP, Hany Helal, hablan, hoy lunes 09 de noviembre de 2015. EFE

La sorpresa del aire caliente 

La segunda sorpresa se sitúa en la mitad superior de la pirámide. "Ahí hemos descubierto tres puntos calientes que podemos confirmar que tienen una temperatura más alta que el resto. Probablemente hay aire caliente que proviene del interior de la pirámide. Ahora debemos buscar nuevas pruebas para confirmar de qué se trata", detalla Helal, que se muestra cauto acerca del calendario. "Podemos saberlo a ciencia cierta mañana o dentro de un año", precisa.

De lo que está seguro es que la iniciativa -coordinada por la facultad de Ingeniería de la Universidad de El Cairo y el Instituto para la Preservación e Innovación en Patrimonio, con sede en París- "va a proporcionar nuevos puntos que permitirán nuevas investigaciones". "Convocaremos a todos los egiptólogos interesados en la arquitectura del antiguo Egipto para que piensen con nosotros lo que hay realmente aquí", anuncia el ministro.

Además de tratar de desentrañar los enigmas de la pirámide de Keops, el proyecto también examinará la contigua de Kefren y otras dos construcciones de la necrópolis de Dashur: las romboidal -con su doble inclinación causada por las modificaciones sufridas a mitad de obra- y la roja, la primera de caras lisas que allanó el camino para que la técnica acariciara la perfección en los poliedros de la meseta de Giza. 

Egipto -que aspira a convertir 2016 en "el año de las pirámides" y relanzar de paso su devastado sector turístico- ha exportado ya estos exámenes a otras joyas de su vasto patrimonio como la tumba de Tutankamon, donde los primeros resultados conocidos a finales de la semana pasada han reunido indicios de la existencia de una cámara oculta. 

Junto a la termografía por infrarrojos, las pirámides también serán estudiadas a través de una medición de temperatura centrada en las diferencias estacionales; el muón, una partícula que tiene la particularidad de atravesar todo tipo de cuerpos sólidos, aunque ello modifique su velocidad, distinguiendo las áreas más densas de las que permanecen vacías y una reconstrucción en tres dimensiones de la necrópolis de Giza y Dashur a partir de la información recogida por drones.

Visitas: 1391

Comentario por Guillermo Caso de los Cobos el noviembre 14, 2015 a las 10:12pm

¿Qué misterio oculta la Gran Pirámide?

Fuente: ABC.es | 14 de noviembre | 2015

Las «anomalías térmicas impresionantes» detectadas en la Pirámide de Keops han reavivado la intriga. ¿Revelan la existencia de una tumba oculta? ¿Quizá la del mismísimo faraón de la IV Dinastía que reinó en Egipto hace más de 4.500 años?

«Hay algo detrás», afirmó el ministro egipcio de Antigüedades, Mamduh al Damati, durante la conferencia de prensa que ofreció el pasado 9 de noviembre a los pies del mausoleo de Keops en Guiza, junto al vicepresidente y cofundador del Instituto para la Preservación e Innovación en Patrimonio, Hani Helal, y el experto francés Jean Claude Barré, ambos en el equipo del proyecto «Scan Pyramids».

Estos expertos han «escaneado» la Gran Pirámide durante dos semanas y se han topado con una realidad inquietante. La tecnología de termografía infarroja ha identificado tres bloques de piedra en la base de la pirámide con una temperatura seis grados mayor que los otros, «mucha diferencia» a juicio de Helal.

«En la primera hilera de las piedras de la pirámide todas son uniformes, luego llegamos aquí y vemos que hay una diferencia en la formación», explicó Al Damati a un grupo de periodistas mientras les mostraba las tres piedras que mostraban signos de temperaturas más altas.

El «escaneo» también muestra otros tres puntos calientes en el medio de la pirámide, a una cierta altura.

«Esta imagen es la más importante del año 2015», señaló Al Damaty al presentar la pirámide de Keops en colores cálidos, del rojo al amarillo, que contrastan con los tonos más fríos del resto del monumento.

Mamduh al Damati, Jean Claude Barre y Hani Helal, ante la imagen en colores de la pirámide- AFP

«No sabemos qué es, podría ser otro material, cualquier cosa, tenemos que comprobarlo con otros científicos», señaló Helal sin atreverse a especular. La diferencia de temperatura podría indicar la existencia de cavidades o incluso, como destacaba The New York Times, la presencia de una tumba sin descubrir.

«Esa es una explicación posible para explicar las diferencias de temperatura que el equipo de investigación multinacional dijo que encontró entre las piedras a nivel del suelo en el lado oriental de la estructura de 4.500 años de edad», señalaba el diario estadounidense citando al Ministerio de Antigüedades de Egipto.

Al-Damati y Jean Claude Barre, durante sus explicaciones- REUTERS

La idea de que la Gran Pirámide oculta un sepulcro ya la tenía el antiguo jefe del Consejo Supremo de Antigüedades de Egipto. «Creo de verdad que, como dice el papiro de Westcar, Keops busca al Dios de la Sabiduría para poder diseñar su pirámide. Creo realmente que la Gran Pirámide está construida para ocultar su cámara funeraria», dijo Zahi Hawass (derecha) a ABC en 2014.

Los arqueólogos han descubierto hasta el momento tres grandes cámaras en el interior de la pirámide: la conocida como Cámara del Rey, la de la Reina y otra más, subterránea. En 2002 un equipo de arqueólogos de National Geographic introdujo al pequeño robot «Pyramid Rover» por un estrecho orificio de 20 x 20 en el muro sur de la Cámara de la Reina y recorrió 65 cm de un túnel hasta toparse con una segunda puerta sellada. El hallazgo llevó a Hawass a proponer la hipótesis de que las tres cámaras conocidas se excavaron para engañar a los ladrones y que túneles inexplorados conducirían a la cámara funeraria del faraón.

También en la década de 1830, el coronel británico Richard William Howard Vyse, creía que podría haber cámaras secretas en la Gran Pirámide y no dudó en probar su tesis con pólvora. Encontró un par de cámaras pequeñas cerca de la cima de la pirámide que los antiguos egipcios pudieron haber utilizado para aliviar la tensión en la estructura de la pirámide.

Prudencia

El egiptólogo del CSIC José Manuel Galán (izquierda) cree que «es demasiado temprano» para adelantar nada. Las anomalías térmicas pueden revelar una oquedad, pero ésta puede deberse a distintas razones. «No implica necesariamente la existencia de una cámara y menos aún de una tumba», subraya con cautela.

Galán apunta diversas posibilidades, como «una cámara vacía para ahorrar material de construcción» o alguna estancia inacabada. En sus expediciones ha encontrado tumbas inacabadas que por razones geológicas o de otro tipo se abandonaron. «Hay que ser prudente. Hasta que no se investigue ese indicio, todo son castillos en el aire», añade Galán.

El proyecto «Scan Pyramids» aún planea instalar una cámara termográfica fija, que grabe todos los días durante un año las zonas de las anomalías para tratar de identificarlas. En 2016, los expertos internacionales del equipo pretenden avanzar en el conocimiento de cómo se construyeron las pirámides con drones, termografía infrarroja y técnicas de detección de muones para descubrir si hay cámaras ocultas. También pretenden recontruir en 3D todo el área de Dahsur y Guiza.

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae para añadir comentarios!

Participar en Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en Redes Sociales: Facebook y Twitter

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2019   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más