El famoso egiptólogo Zahi Hawass halla en Saqqara cientos de ataúdes y otros vestigios del Imperio Nuevo

El egiptólogo Zahi Hawass posa durante el anuncio oficial de los descubrimientos realizados por una misión arqueológica que dirige en la necrópolis egipcia de Saqqara, al sur de El Cairo (Khaled DESOUKI / AFP).

Es, tras 5.000 años de su primer esplendor, y con perdón de los estudios del gran Jean-Philippe Lauer, el gran momento de Saqqara. Los descubrimientos que se están haciendo últimamente en el inmenso yacimiento que fue la necrópolis principal de Menfis, obligan a revisar lo que se sabía de este conjunto monumental a 30 kilómetros al sur de El Cairo. Con Saqqara, Patrimonio de la Humanidad, está sucediendo lo que ocurrió con la necrópolis de Giza en los pasados años noventa: una explosión de hallazgos e investigaciones que cambian nuestra concepción del sitio y de la historia de Egipto.

El sitio de excavación donde el arqueólogo egipcio Zahi Hawass y su equipo han desenterrado un tesoro de antiguos sarcófagos, artefactos y cráneos en una vasta necrópolis al sur de El Cairo, en Saqqara, Foto: AP / Nariman El-Mofty)

Ahora, tras los extraordinarios descubrimientos de un recinto de momificación conectado con tumbas que señala un tratamiento casi industrial de la muerte y un conjunto de ataúdes y sarcófagos realmente asombroso por su cantidad y calidad, el famoso arqueólogo Zahi Hawass, que no podía perderse la fiesta egiptológica, ha anunciado su propia batería de hallazgos. Hawass, el insumergible exresponsable de las antigüedades faraónicas de su país y que fuera todopoderoso gestor de la arqueología en tiempos de Hosni Mubarak, ha dejado de momento sus excavaciones en el Valle de los Reyes y sus aledaños para trabajar en Saqqara, el lugar donde se concentran hoy en día los focos del interés mundial. Saqqara (del árabe sakhr, piedra), esconde aún una de las tumbas más buscadas de Egipto, la de Imhotep, arquitecto y visir del faraón Zoser faraón de la tercera dinastía del Imperio Antiguo.

Sarcófagos encontrados en la necrópolis de Saqqara. También se ha descubierto una lujosa capilla que alcanza una profundidad de 24 metros bajo el nivel del suelo. Aunque aún no se ha localizado la cámara sepulcral con la que estaría conectada. HANAA HABIB. REUTERS.

Un sarcófago descubierto en la necrópolis de Saqqara (El Cairo). Los descubrimientos que se están haciendo últimamente en el inmenso yacimiento, que fue la necrópolis principal de Menfis, obligan a revisar lo que se sabía de este conjunto monumental a 30 kilómetros al sur de El Cairo. KHALED DESOUKI. AFP.

Un sarcófago de madera adornado en la necrópolis de Saqqara, en Egipto. Se trata del templo funerario de la reina Nearit, esposa del rey Teti, primer rey de la Sexta Dinastía del Reino Antiguo (2686-2181 a. C.), según el jefe de la misión y arqueólogo egipcio Zahi Hawass. También se encontraron los planos de la distribución del templo.

El egiptólogo, que dirige una misión egipcia en cooperación con el Ministerio de Antigüedades y por medio de la Biblioteca Alejandrina, señala como lo más interesante de sus hallazgos los que han realizado en el templo funerario de la reina Nearit, la mujer del faraón Teti (primero de la sexta dinastía del Imperio Antiguo), una estructura parcialmente descubierta hace años); el descubrimiento de numerosos pozos funerarios, sarcófagos (se habla de cientos) y momias que datan, y esto es importante, del Imperio Nuevo (hace 3.000 años); el de un papiro de cuatro metros de longitud por un metro de ancho con el texto del capítulo 17 del Libro de los Muertos y el de numerosas estatuas, estelas, juguetes, maquetas de barcos funerarios y máscaras de momia, también del Imperio Nuevo, una época de la que Saqqara, espectacularmente rica en vestigios del Imperio Antiguo y luego de época tardía, presenta muchos enigmas.

Uno de los sarcófagos hallado y restos de un papiro de cuatro metros de largo sobre el 'Libro de los Muertos'. Fotos: Ministry of Tourism and Antiquities.

El arqueólogo egipcio Zahi Hawass, en la necrópolis de Saqqara. Hawass ha dejado de momento sus excavaciones en el Valle de los Reyes y sus aledaños para trabajar en Saqqara, el lugar donde se concentran hoy en día los focos del interés mundial. KHALED DESOUKI. AFP.

Según Hawass, “estos descubrimientos reescribirán la historia de la región, especialmente durante las dinastías XVIII y XIX del Imperio Nuevo, durante las cuales el faraón Teti fue adorado y numerosos personajes enterrados alrededor de su pirámide”. En cuanto al templo funerario de Nearit, se ha descubierto su diseño, y tres almacenes de adobe construidos para albergar las provisiones del templo, ofrendas y herramientas empleadas en la tumba de la reina.

Una arqueóloga cepilla cráneos antiguos desenterrado en la necrópolis de Saqqara. Foto AP / Nariman El-Mofty.

Uno de los sarcófagos encontrados en la necrópolis de Saqqara. Los hallazgos confirman la existencia en la necrópolis de numerosos talleres para producir ataúdes y otros bienes funerarios, así como para realizar las tareas de momificación.

Entre lo más importante también, la excavación de 52 pozos funerarios de hasta 12 metros de profundidad y en su interior cientos de sarcófagos de madera del Imperio Nuevo. La misión recalca que es la primera vez que se hallan sarcófagos de hace tres mil años en la zona de Saqqara. Los mismos son antropomorfos y decorados con escenas de divinidades y textos funerarios. Se ha descubierto también una lujosa capilla, igualmente del Imperio Nuevo, que alcanza una profundidad de 24 metros bajo el nivel del suelo; aún no se ha localizado la cámara sepulcral con la que estaría conectada. Hawass confía en encontrar estructuras no saqueadas por los ladrones de tumbas.

Una de las piezas encontradas en la necrópolis de Saqqara. Los nuevos descubrimientos incluyen 52 pozos de enterramiento, de entre 10 y 12 metros de profundidad. Además, había más de 50 ataúdes de madera que datan del Reino Nuevo (1520-1075 a.C.) descubiertos dentro de estos pozos. NARIMAN EL-MOFTY. AFP.

Un visitante toma fotografías junto a un sarcófago de madera desenterrado en la necrópolis de Saqqara. Los ataúdes encontrados son antropomorfos y decorados con escenas de divinidades y textos funerarios. KHALED DESOUKI. AFP.

Los hallazgos confirman la existencia en la necrópolis de numerosos talleres para producir saercófagos y otros bienes funerarios, así como para realizar las tareas de momificación. Entre los objetos hallados en los pozos, destacan estatuas de deidades como Osiris y Ptah-Soker-Osiris.

Conjuto de 'ushebtis' y otros objetos hallados en la excavación. Foto: Ministry of Tourism and Antiquities

En cuanto al excepcional papiro, consta su propietario: Pw-Kha-Ef. El mismo nombre ha sido hallado en cuatro ushebtis, esto es, estatuillas funerarias, y en un ataúd de madera antropomorfo. La misión ha descubierto también numerosas máscaras funerarias de madera y una capilla dedicada a Anubis, así como estatuas del mismo dios guardián de las necrópolis, y una serie dejuegos de Senet (similar a nuestro ajedrez) para entretener a los difuntos en la otra vida. Un hallazgo destacado es una magnífica hacha de bronce que indica que su propietario era un líder del ejército en el Imperio Nuevo.

Hacha de bronce hallada por la misión de Hawass en Saqqara.

Los descubrimientos son muy numerosos. Entre ellos, también, la estela de un difunto y su esposa identificados como Kha-Ptah y Mwt-em-wia. En los grabados en relieve aparecen junto a seis hijos e hijas, una de las cuales lleva el nombre de Nefertari, que es el mismo de la famosa esposa real principal del faraón Ramsés II, mientras que uno de los varones luce el de Kha-em-waset, el del célebre hijo de Ramsés II considerado el primer egiptólogo por su interés en restaurar los antiguos monumentos del país. Es una prueba de que ambos nombres debían ser populares.

Una momia descubierta en la necrópolis de Saqqara. También se han desenterrado estatuas, estelas, juguetes, botes de madera y máscaras funerarias que datan del Reino Nuevo. KHALED DESOUKI. AFP.

En cuanto a los hallazgos antropológicos, se ha podido determinar en la momia de una mujer que la difunta padecía una enfermedad crónica febril, típica de estar en contacto directo con animales y que le produjo un absceso en el hígado.

Ver vídeo en este enlace.

Fuentes: elpais.com | elpais.com (fotos) | timesof israel.com | eluniversal.com.mx| 17 de enero de 2021

Visitas: 854

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae para añadir comentarios!

Participar en Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en Redes Sociales: Facebook y Twitter

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2021   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más